Ayuda

José Antonio de Hebrera y Esmir

Biografía

Hebrera y Esmir, José Antonio de. Ambel (Zaragoza), 16.VI.1652 – Zaragoza, 30.V.1719. Franciscano (OFM), cronista, hagiógrafo y preceptista literario.

Debido a la desaparición de documentos del archivo del Real Convento de San Francisco de Zaragoza, se cuenta con pocas noticias sobre la vida de Hebrera. Debió de ingresar muy pronto en la Orden Franciscana, tal vez en alguno de los conventos de Calatayud, Alpartir o Zaragoza, que tenían casas de noviciado. En el prólogo a su primera obra, el Jardín de la elocuencia, declara que con veintidós años estaba estudiando Teología.

En 1681 —según se apunta en el prólogo a la Crónica seráfica (1703)— fue nombrado cronista de la provincia de Aragón por José Ximénez de Samaniego, ministro general de la Orden, en uno de los Capítulos Provinciales, celebrados trienalmente, que tuvo lugar en la ciudad de Huesca. No mucho tiempo después accedió al cargo de predicador provincial, lo que le obligó a viajar por todo Aragón. Estos viajes le facilitaron la consulta de los archivos que nutrieron sus trabajos como historiador.

Desde muy pronto destacó en la faceta literaria, como señalan algunos estudiosos, al subrayar su vasta erudición y su presencia en las academias literarias de Zaragoza, a alguna de las cuales debió de pertenecer.

No hay coincidencia acerca del número de obras que escribió Hebrera. Latassa, por ejemplo, en su Biblioteca antigua y nueva de escritores aragoneses, cita veintidós.

El padre Luis Falcón las divide en cinco grupos: circunstancial, hagiográfico, histórico-franciscano, sermonarios y miscelánea.

Dos de sus obras, El jardín de la elocuencia y Breves noticias del buen hablar, pertenecen al ámbito de la preceptiva literaria. La primera de ellas publicada en Zaragoza, en 1677 y la más conocida, es un tratado de retórica dividido en cinco libros, al que Rico Verdú incluye dentro de la escuela culteranista. El sentido del título y su objetivo se aclaran en el mismo prólogo: “En los breves campos de este jardin estan repartidas las flores con que comunmente hazen ramilletes los Oradores, Poetas y Politicos. Indiferentes estan para divinos y humanos fines”. Es, además, autor de un tratado en verso, titulado Opúsculos poéticos publicado en Zaragoza, en 1678.

En 1683 se imprimió en Zaragoza La vida de San Antonio de Padua, la primera obra que publicó siendo ya sacerdote, con el seudónimo de Victoriano Esmir Bayetola y Cassanate, escritor y jurista aragonés coetáneo.

Su más destacada labor intelectual se desarrolló, no obstante, en el campo de la historiografía, en el que sobresale como cronista de la historia de la Orden Franciscana, sobre todo en sus libros Seis tablas cronológicas de la Santa Provincia de Aragón (Zaragoza, 1687) y Crónica de la Provincia franciscana de Aragón (Zaragoza, 1703), con los que intenta paliar el escaso interés con que en la Orden —dice— se había atendido esta labor anteriormente. La crónica, dividida en tres libros, alterna el relato de los acontecimientos conla biografía de los personajes más relevantes de la institución seráfica, con un estilo ágil y transparente que persigue en todo momento la objetividad.

Con motivo de las dos bodas del rey Carlos II, primero con María Luisa de Orleans y, tras su muerte, con María Ana de Neoburgo, publicó Hebrera sendos folletos en los que relata los desposorios del Monarca.

En 1690 se imprimió el segundo de estos relatos, precisamente el mismo año de la aparición de su obra Vida de los santos mártires de Teruel, en cuya portada Hebrera añade al título de cronista franciscano, antes mencionado, también el de “Cronista del Reino de Aragón”, con el que sellaba la corona su prestigio como historiador, honor que habían alcanzado predecesores tan ilustres como Jerónimo Zurita o los hermanos Argensola.

En 1694, Hebrera (junto con el padre José Abaroa) fue elegido secretario general del comisario general de la Orden, el reverendo padre Jacinto Hernández de la Torre. Por este motivo, se trasladó a vivir a Madrid al convento de San Francisco el Grande, donde se hallaba la sede oficial del comisario general de los franciscanos.

Aunque en ocasiones se ha dicho que Hebrera ocupó el cargo de ministro provincial en Aragón, no consta tal designación en ningún documento. Lo mismo sucede cuando se alude al cargo de “Comisario y Padre de la Provincia de Santiago” que, probablemente, designaba un título póstumo aplicado a algunos frailes que habían sido visitadores en provincias ajenas a la suya. Así parece que debió de ocurrir con Hebrera, a pesar de que tal cargo no esté documentado. Como señala el padre Luis Falcón en el prólogo a la Crónica de la provincia franciscana de Aragón, su asistencia al Capítulo Provincial de Santiago como secretario del comisario general sea tal vez la causa del equívoco.

Fray José Antonio de Hebrera y Esmir falleció a los sesenta y seis años en la mañana del 30 de mayo de 1719 en el Real Convento de San Francisco de Zaragoza.

 

Obras de ~: Breves noticias del bien hablar. Luces retóricas y epítome de tropos y figuras con exemplares en prosa y en verso, para poetas y oradores, conforme a los maestros clásicos, 1676, Zaragoza, Convento de Predicadores de Zaragoza, ms. (inéd.); Jardín de la elocuencia. Flores que ofrece la retórica a los oradores, poetas y políticos, Zaragoza, Herederos de Diego Dormer, 1677; Opúsculos poéticos y Triunfo de los justos (trad. de una obra del italiano), Zaragoza, Herederos de Pedro Lanaja, 1678; Demostraciones del reino de Aragón en el primer casamiento del católico Rey de España el Sr. D. Carlos II, Zaragoza, Pascual Bueno, 1679; Vida de San Antonio de Padua, Zaragoza, Pascual Bueno, 1683; Vida del mejor Rey de Borgoña, San Segismundo, mártir, Zaragoza, Pascual Bueno, 1686; Seis tablas cronológicas de la Santa Provincia de Aragón de menores observantes de San Francisco, Zaragoza, Manuel Román, 1687; Historia abreviada de la vida, y martirio glorioso, de los mártires de Teruel, S Ivan de Perusia y Pedro de Saxoferrato, fundadores y patronos de la provincia de Aragón de la observancia de Nuestro P. San Francisco, Zaragoza, Pascual Bueno, 1690; Efigie histórica por la ciudad de Zaragoza en el segundo casamiento del Rey Católico de España el Sr. D. Carlos II, Zaragoza, Pascual Bueno, 1690; Exercicios de virtudes en la vida de la V. M. Sor Manuela Olcinellas, ministra del Convento de Religiosas del Angel Custodio de la villa de Exea de los Caballeros de la V. Orden Tercera de San Francisco de la santa provincia de Aragon, Zaragoza, Pascual Bueno, 1693; Vida e historia del beato Agno, Obispo de Marruecos, hijo primogénito de la santa provincia de Aragón, natural de la villa de Gallur, Zaragoza, Pascual Bueno, 1697; Vida de la Excma. Sra. y V. M. Sor María de las Llagas, Marquesa de Camarasa y Fundadora y Abadesa del insigne y religiosísimo convento del Angel de la Guardia de Granada, de la primera regla de la Seráfica Madre Santa Clara, Zaragoza, Domingo Gascón, 1698; Oración panegírica, I del ínclito Godo San Gaudioso, Obispo de Tarazona, Zaragoza, Diego Dormer, 1698; Vida prodigiosa del Ilmo. y V. Señor D. Martín García, Obispo de Barcelona, hijo de la villa de Caspe, Zaragoza, Domingo Gascón, 1700; Descripción histórico panegírica de la Montaña y Convento Religiosísimo de Nuestra Señora de Monlora, de religiosos recoletos de la santa provincia de Aragón, de la regular observancia de san Francisco, Zaragoza, Domingo Gascón, 1700; Sermón de Santa Tecla, virgen y mártir, predicado en la villa de Ayerve, Zaragoza, Domingo Gascón, 1700; Segunda oración panegírica del mismo Santo Obispo San Gaudioso, Zaragoza, Domingo Gascón, 1701; Historia Sagrada en la vida de San Gaudioso, Obispo de Tarazona, Godo Nobilísimo, Penitentísimo Anacoreta. Varón doctísimo y acérrimo perseguidor de los arrianos, Zaragoza, Domingo Gascón, 1701; Crónica seráfica de la santa provincia de Aragón, de la Regular Observancia de N. P. San Francisco, I y II parte, Zaragoza, Diego de Larumbe, 1703 y 1705 (ed. de L. Falcón Aller, Madrid, Editorial Cisneros, 1991); Opúsculos poéticos, Zaragoza, Diego de Larumbe, 1708; Descripción histórica panegírica de las solemnes demostraciones festivas de la Santa Iglesia Metropolitana y augusta ciudad de Zaragoza, en la traslación del Santísimo al nuevo gran Templo de Ntra. Sra. del Pilar de Zaragoza, Zaragoza, Manuel Román, 1719; Sermones [morales y panegíricos], Zaragoza (inéd.); Cartas y varios fragmentos literarios [Convento de los Predicadores de Zaragoza].

 

Bibl.: F. Latassa, Bibliotecas antigua y nueva de escritores aragoneses; aumentadas y refundidas en forma de diccionario bibliográfico-biográfico por don Miguel Gómez Uriel, t. II, Zaragoza, Imprenta de Calisto Ariño, 1885, págs. 4-5; M. Jiménez Catalán, Ensayo de una tipografía zaragozana del siglo xvii, Zaragoza, Tipografía La Académica, 1925; Ensayo de una tipografía zaragozana del siglo xviii, Zaragoza, Tipografía La Académica, 1939; R. del Arco y Garay, La erudición española en el siglo xvii y el cronista de Aragón Andrés de Uztarroz, t. II, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 1950, pág. 839; A. Palau y Dulcet, Manual del librero hispanoamericano, t. VI, Barcelona, Librería Palau, 1953 (2.ª ed. corr. y aum.), pág. 529; F. Monge(ed. y pról.), Iardin de la eloquencia, Zaragoza, La Académica, 1959; J. Rico Verdú, La retórica española de los siglos xvi y xvii, Madrid, CSIC, 1973, págs. 140-146; J. Simón Díaz, Bibliografía de la Literatura Hispánica, t. XI, Madrid, CSIC, 1976, págs. 465-469; A. Egido, “La literatura en Aragón: de los orígenes a finales del siglo xviii”, en M. Alvar López (dir.), Enciclopedia temática de Aragón, t. VII (Literatura), Zaragoza, Ediciones Moncayo, 1988, págs. 160 y 174; L. Falcón Aller (OFM), “Introducción”, en J. A. de Hebrera y Esmir, Crónica de la provincia franciscana de Aragón, parte primera, Madrid, Editorial Cisneros, 1991; L. Falcón Aller (OFM), “Hebrera y Esmir”, en VV. AA., Enciclopedia aragonesa 2000, vol. 10, Zaragoza, Prensa Diaria Aragonesa 2000.

 

Luis Alburquerque García