Ayuda

Gonçal Peris

Biografía

Peris, Gonçal. Valencia, ú. t. s. xiv – 1451. Pintor.

Hijo de Antoni Peris y nieto de Joan Sarrià. Su hermano Francesc también era pintor. Genuino exponente del estilo gótico internacional está documentado desde 1380, su formación se inició en el taller de Pere Nicolau, del que fue su principal discípulo, lo que patentiza su producción juvenil, muy influida por la del maestro y por la del alemán avecindado en Valencia Marçal de Sax. Sus primeras obras conocidas las contrató en 1404 y 1405, asociado a Marçal de Sax y a Gerardo Gener, conservándose muestra de esta participación con el último citado en la tabla de los santos Clemente y Marta (Museo Catedralicio de Valencia), única parte que se conserva del retablo de Climent, contratado por este obispo de Barcelona hacia 1421.

La documentación publicada por Ll. Cerveró muestra que Peris pintó el Retablo de San Antonio hacia 1414, y otro en 1418 por compromiso con el obispo de Valencia, Vidal de Blanes. En 1408 al morir Pere Nicolau el tribunal civil de Valencia le encargó la gestión de sus bienes. La documentación muestra que Peris gozaba de una situación relevante en la escena valenciana. Hay constancia, entre 1404 y 1443, de veintiséis retablos que le conciernen. Al morir Pere Nicolau fundó un taller.

Se conserva el Retablo de Santa Bárbara procedente de Puertomingalvo (Museo de Arte de Cataluña, Barcelona), obra de hacia 1420. Rodeado por cinco pintores llevó a cabo trabajos pictóricos en el coro de la Catedral de Valencia en 1431-1432. El regreso de Lluís Dalmau de Flandes no le perjudicó de forma inmediata. En el Retablo de Santa Bárbara destaca el refinamiento del colorido, a base de matizadas tonalidades de verdes pálidos, ocres, violetas, azules luminosos y blancos, de los paños de los santos de la predela, mostrando el excelente dominio que tenía del oficio de pintor. En este retablo la predela está ocupada por santos sentados en un paisaje, según fórmula iniciada por Lorenzo Zaragoza y adoptada por Pere Nicolau.

En el Museo de Arte de Cataluña se conservan cuatro tablas que representan los Rostros de los reyes de Aragón, procedentes de la antigua Casa Municipal de Valencia, decorada en 1427 por Peris, Jaume Mateu y Joan Moreno. Variados en cuanto a su representación, desiguales en su factura, todos ellos dependen de una fuente común que es Pere Nicolau.

Otras obras de Gonçal Peris son los paneles con San Cristóbal, el panel de la Piedad o Quinta Angustia (colección Demotte, París), o las tablas de San Bartolomé (Museo de Worcester), San Miguel (National Gallery, de Edimburgo), Santo Entierro (Museo de Bellas Artes, Sevilla), ciertos paneles de la colección del Barón de Cárcer en Valencia, un Descendimiento (colección Puig Palau, Barcelona), y tres paneles representativos del ciclo micaeliano (colección del Príncipe Ouroussof, Viena). En el Museo de Bellas Artes de Valencia se conservan dos tablitas de polsera representando a Santa María Magdalena y a Un monje, la tabla de La Verónica, donde se refleja la maestría de Peris en la suave gama de colores, a base de azules, grises, marrones, verdes, etc.

Heriard Dubreil ha atribuido a Peris el retablo de Santa Úrsula, San Martín y San Antonio (Museo de Bellas Artes de Valencia), de hacia 1440 y procedente de la Cartuja de Porta-Coeli, verdadera obra maestra de Peris, encargada por Úrsula y Berenguer Martí de Torres. Es una obra que puede codearse con la mejor pintura italiana del momento. Contiene seres de carne y hueso, que viven intensamente, a los que la meditación ensimisma o el dolor subyuga. En él se ha visto junto a recuerdos de Nicolau y Marçal, una grandiosidad escultórica y un aplomo y solemnidad en las figuras, a caballo entre el mundo flamenco y el cuatrocentismo italiano más avanzado. El dibujo es impecable y de una elegancia y refinamiento notables, que hablan de su categoría como pintor. Peris está profundamente arraigado en el gótico internacional valenciano y en sus obras se aprecia el grado de exquisitez y primor al que llegó este estilo. Mayes lo calificó de “Pisanello de Valencia”. Peris destaca por la acusada sensibilidad cromática con que modula las efigies, la capacidad de otorgarles una dimensión dramática o soñadora, el desdén hacia lo tridimensional, y sus evasivas ante lo espacial y paisajístico, cuyo buril no alcanzan tal calidad en ningún otro artista valenciano.

No dejó discípulos, aunque se consideran en cierto modo como tales el Maestro del Puig, el Maestro de Juan de Bonastre y el de los Ocón, y de algún modo paralelo al Maestro de Puebla Larga, por haber recibido sus mismas influencias.

 

Obras de ~: Retablo de San Antonio, c. 1414; Retablo de Santa Bárbara, procedente de Puertomingalvo, c. 1420; San Cristóbal, Piedad o Quinta Angustia; San Bartolomé; San Miguel; Santo Entierro; Descendimiento; Santa María Magdalena; Un monje; La Verónica; Santa Úrsula, San Martín y San Antonio, c. 1440.

 

Bibl.: M. H. Dubreuil, “Importance de la peinture valencienne autour de 1400”, en Archivo de Arte Valenciano, 1975, págs. 13-21; M. A. Catalá, Gran Enciclopedia de la Región Valenciana, t. VIII, Valencia, Más Ivars, 1978, pág. 268; X. Company y F. Garín Llombart, “Valencia y la pintura flamenca”, en Historia del arte valenciano, t. II, Valencia, Consellería de Cultura, 1993, págs. 222, 224, 226, 236, 247 y 250.

 

José Hinojosa Montalvo