Ayuda

Clemente Martínez Cebrián

Biografía

Martínez Cebrián, Clemente. Carazo (Burgos), 23.XI.1872 – Madrid, VIII.1936. Escolapio (SChP), pedagogo.

Ingresó en las Escuelas Pías el 6 de febrero de 1887, teniendo como maestro de novicios al padre Carlos Lasalde. Pasó luego a Irache (Navarra), para cursar la Filosofía y demás ciencias y estudios humanísticos.

De este contacto con la Filosofía le vino en lo sucesivo la atracción por ella. Allí también procuró imponerse en el aprendizaje de idiomas. Cursó la Teología en el monasterio de Cardeña, donde pronunció los votos solemnes el día 6 de enero de 1894.

Inició la docencia en el colegio San Antón de Madrid.

En él permaneció dieciocho años, simultaneando la enseñanza de Latín, Francés y Filosofía con la de director de internos y los estudios universitarios.

Fue ordenado de sacerdote el 6 de enero de 1895. A pesar de sus trabajos en el colegio, pudo terminar la carrera civil de Filosofía y Letras.

Desempeñó los rectorados de Úbeda (1912-1915) y San Antón (1915-1919). Estando en San Antón, inició la construcción del colegio Calasancio, en el barrio de Salamanca de Madrid, terminado, siendo ya provincial, en 1922.

En el Capítulo de 1919 salió elegido provincial, y en 1922 reelegido hasta 1925. Visitaba continuamente los colegios, y en las cartas circulares orientaba y alentaba su actividad educativa. Le apasionaba la vida y expansión de la provincia. Sin embargo, se vio obligado a cerrar el colegio de Úbeda (1920), por sus condiciones precarias, impracticables para la enseñanza.

Pero en el mismo año fundó el de Linares, e inició las obras del de Santander, que terminaron en 1926. Modernizó el colegio de Bilbao. Abrió la fundación y sucursal del Buen Suceso, en Granada.

Acarició el intento de abrir casas en México y Brasil.

Elegido para un tercer provincialato en el Capítulo de 1928, volvió a trabajar por los colegios, pero en circunstancias ya muy distintas y adversas. Terminado este mandato en 1931, permaneció tres años en la casa de San Antón como asistente provincial. Se presentó la ocasión de fundar un colegio en Brasil, y se ofreció personalmente, con otros religiosos. Fueron a Poços de Caldas, donde lo abrieron, en un edificio episcopal. Intentaban aún otra fundación en San Carlos, cerca de São Paulo, pero el padre Clemente fue avisado desde España de la declaración de la República y del asalto del colegio de Yecla. Tuvieron que volver urgentemente, abandonando el proyecto. En 1934 se celebró nuevo Capítulo, y fue por cuarta vez elegido provincial. Sin embargo, ahora corrían aún peores tiempos para él y para sus colegios, debido a la insurrección política y persecución religiosa.

Como en 1929 había tenido que cerrar el colegio de Celanova por la persecución, ahora tuvo que hacer lo mismo con el de Yecla. Para intentar salvar los demás, se vio forzado a adscribirlos a la SADEL —Sociedad Anónima de Enseñanza Libre—, oficialmente laica.

El padre Clemente seguía visitando continuamente sus colegios, y alentaba a los religiosos a mantener la fe y conservar los edificios. Pero el 20 de julio de 1936 era incendiado el colegio de San Fernando en Lavapiés. En agosto él mismo fue apresado por los milicianos de la Izquierda en el de San Antón, y luego asesinado en la pradera de San Isidro. Su cuerpo está enterrado en el Cementerio de La Almudena.

Dejó escritas numerosas Circulares de orientación educativa y pedagógica, dirigidas a los colegios escolapios, entre 1919 y 1936.

 

Fuentes y bibl.: Archivo Provincial de Escuelas Pías (Madrid), CC. 0221, 0222, 0223.

C. Rabaza, Historia De las Escuelas Pías de España, t. II, Valencia, Tipografía Moderna, 1917, págs. 125-127; Ephemerides Calasanctianae, Romae, 1950, págs. 75-80; C. Vilá Palá, Escolapios víctimas de la persecución religiosa en España, Salamanca, Imprenta Calatrava, 1964, págs. 125-177; C. Vila Palá y L. M. Bandrés Rey (coords. y dirs.), Diccionario Enciclopédico Escolapio (DENES), t. II, Salamanca, Ediciones Calasancias, 1983, pág. 358.

 

Valeriano Rodríguez Sáiz, SChP