Ayuda

Rafael Bermejo Ceballos-Escalera

Biografía

Bermejo Ceballos-Escalera, Rafael. Soria, 3.X.1857 – 28.I.1929. Jurista, magistrado y presidente del Tribunal Supremo de Justicia.

Este ilustre soriano obtuvo la licenciatura en Derecho Civil y Canónico en el año 1870 y, como tantos otros juristas de la época, se dio de alta en el Colegio de Abogados de Madrid, donde tuvo despacho abierto, preparando, entre tanto, las oposiciones a Judicatura. En julio de 1885 se le entregó el nombramiento de aspirante a la Judicatura con el número 2 de la escala de dicho Cuerpo y promoción. Con fecha 10 de noviembre de 1885 fue nombrado juez de Primera Instancia e Instrucción en Castrogeriz y, ya en el año 1887, aparece de relator de la Audiencia de Valladolid, nombramiento que obtuvo al ser el primero de la terna formada para la provisión del cargo. Al año siguiente, Bermejo fue nombrado, por concurso de méritos, secretario de Gobierno de la citada Audiencia, y en 1803 ya desempeñaba la categoría de magistrado.

En 1902 aparece de magistrado en la Audiencia de Cádiz, de donde pasó a prestar servicios a la Audiencia Territorial de Valladolid. El año 1906 se recoge en La Gaceta de Madrid (18 de noviembre) un Real Decreto firmado por Su Majestad el Rey y por el ministro de Gracia y Justicia, conde de Romanones, con su nombramiento como presidente de la Audiencia Territorial de Pamplona, de donde —a solicitud suya— pasará de nuevo a igual cargo en la Audiencia de Valladolid. El 27 de septiembre de 1920 por Real Decreto es nombrado presidente de la Sala de lo Contencioso- Administrativo del Tribunal Supremo y por Real Decreto de 7 de diciembre de 1926 se le nombró presidente del Tribunal Supremo de Justicia, en la vacante producida por el Tornos, y, comoquiera que el Gobierno había creado el Consejo Judicial, por Real Decreto de 15 de diciembre de 1926 se le nombró presidente de dicho Consejo.

Rafael Bermejo fue miembro de la Comisión General de Codificación con el cargo de presidente de la Sección 4.ª y, en atención a sus méritos, Su Majestad el Rey, queriendo darle una muestra señalada de su real aprecio, le concedió la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden de Carlos III.

Ocupó la presidencia del Tribunal Supremo muy poco tiempo, pues falleció el 28 de enero de 1929. En la única apertura del año judicial en la que tuvo ocasión de intervenir leyó su discurso, que versó sobre el tema de la buena y mala fe en los negocios judiciarios, importante e interesante alegato —dentro del estilo de la época— en defensa de la buena y mala fe en los debates judiciales, abogando por la necesidad de suprimir las diligencias inútiles y excesivamente formularias, circunstancias que “no puede ser tanto obra de la ignorancia de los directores técnicos como de la mala fe dolosa, traída calculadamente a los debates judiciarios con fines injustos”.

 

Obras de ~: “La buena y la mala fe en los negocios judiciarios” (discurso leído por Bermejo Ceballos-Escalera, como presidente del Tribunal Supremo en la solemne sesión de apertura de los tribunales el día 15 de septiembre de 1927, Madrid), en Revista General de Legislación y Jurisprudencia, t. 151, Madrid, Editorial Reus, 1927, págs. 299-333.

 

Fuentes: Archivo del Senado, Expediente personal en el Senado del senador Rafael Bermejo y Ceballos Escalera por la provincia de Burgos, Signatura: HIS-0064-04, legislaturas de 1914 a 1923.

 

José Manuel González Porras