Ayuda

Beata Manuela Arriola Uranga

Biografía

Arriola Uranga, Manuela. Ondárroa (Vizcaya), 29.XII.1891 – Madrid, 10.XI.1936. Religiosa Adoratriz del Santísimo Sacramento y de la Caridad (ASSC), mártir, beata.

Ingresó en el noviciado de las adoratices de Madrid en 1916. Se encargó de formación y enseñanza hasta 1929, en que fue designada secretaria general de la Congregación, cargo que ocuparía hasta su muerte. Forma parte del grupo de diecisiete monjas adoratrices, de la comunidad de Alcalá de Henares, Guadalajara y Almería, que, junto a seis “hijas de la Casa” —antiguas alumnas del Instituto, que pertenecían a la Congregación como laicas consagradas, con votos privados, colaborando con las hermanas—, estaban refugiadas en la Costanilla de los Ángeles, 15, de Madrid, y que fueron fusiladas. Era una religiosa de carácter afable y cordial, deseosa siempre de complacer, tenía una gran influencia espiritual, irradiando la paz y la sencillez recibidas en el contacto con Jesús Eucaristía. Durante los tres meses de permanencia en el piso de Costanilla de los Ángeles, la madre Manuela, de cuarenta y cuatro años de edad, animaba a las hermanas, exhortándolas al abandono absoluto a la voluntad de Dios. Les hablaba sobre el valor del martirio y la gracia grande de entregar la vida por Cristo.

La superiora general del instituto, madre Diosdada Andía del Corazón de Jesús, confió a la madre Manuela Arriola, secretaria general, el cuidado de una comunidad que no podía domiciliarse en casas particulares por su precaria salud o por carecer de familia. Se instalaron en la calle de la Princesa, 15, de Madrid, en la casa generalicia de su instituto. En el mes de agosto de 1936, viendo que permanecer en dicha casa era un peligro, se trasladaron a cuatro lugares diferentes.

El día 8 de septiembre pudo lograrse en alquiler el piso segundo de la vivienda de la Costanilla de los Ángeles, 15, asegurando la atmósfera de fervor eucarístico propio de su instituto, ya que consiguieron conservar la sagrada Eucaristía. En la tarde del 9 de noviembre entraron los milicianos con el pretexto de que había aparecido muerto en la calle un miliciano, acusando a alguna de las monjas. Fueron detenidas todas las madres y hermanas, incluso la madre Lucila, enferma e imposibilitada, a la que bajaron en una silla, y las condujeron a la checa de Fomento. En la madrugada del día 10, las fusilaron a todas en el cementerio del Este de Madrid. Días más tarde, una religiosa adoratriz consiguió ver en la Dirección General de Seguridad las fotografías de todos los fusilados el día 10, entre las que se encontraban las de toda la comunidad. El encargado del cementerio le hizo entrega de algunos objetos, entre los que se hallaba una caja de reloj vacía que llevaba la madre Rosaura. La explicación más razonable sería pensar que esta religiosa llevó el Santísimo reservado, y que luego comulgarían todas como viático inmediato de su fusilamiento.

Éstas fueron las diecisiete religiosas adoratrices asesinadas en la misma circunstancia en Madrid el 10 de noviembre de 1936.

Juana Francisca Pérez de Labeaga García, beata Blasa de María —Desojo (Navarra), 29.I.1864—, de setenta y dos años. Desempeñó trabajos domésticos y se distinguió por su exquisita caridad en el trato con los demás.

Lucía González García, beata Lucila María de Jesús —San Esteban del Valle (Ávila), 2.III.1908—, de veintiocho años. También se ocupó de trabajos domésticos y era muy dada a la oración. Deseaba ser mártir y lo repetía con frecuencia.

Rosa López Brochier, beata Rosaura de María —Madrid, 29.V.l876—, de sesenta años. Fue superiora en varias casas y era la sacristana de la improvisada comunidad de la Costanilla de los Ángeles. Ella llevó la cajita con las sagradas especies.

Teresa Vives y Missé, beata Casta de Jesús —Arenys del Mar (Girona), 20.IV.1866—, de setenta años. También fue superiora en varias casas y miembro de la curia generalicia. Muy observante, caritativa y con espíritu de obediencia.

María Zenona Aranzábal Barrutia, beata Borja de Jesús —Elgueta (Guipúzcoa), 9.VII.1878—, de cincuenta y ocho años. Realizaba trabajos domésticos. Presentía el martirio.

Luisa Pérez Adriá, beata Luisa de la Eucaristía —Castellón de la Plana, 7.III.1897—, de treinta y nueve años. Se dedicó a la enseñanza y a la formación de las colegialas. Muy buena religiosa, abnegada y con espíritu de oración.

María de la Presentación García Ferreiro, beata María de la Presentación —Villalba (Lugo), 9.XI.1896—, de cuarenta años. Encargada de la enseñanza y la formación.

Dionisia Rodríguez de Anta, beata Sulpicia del Buen Pastor —Cerecinos de Campos (Zamora), 14.XI.1890—, cuarenta y cinco años. Realizó tareas domésticas y se la recuerda como muy abnegada, muy respetuosa y muy querida por todos.

Belarmina Pérez Martínez, beata Belarmina de Jesús —Villarejo de Órbigo (León), 26.IX.1899—, de treinta y siete años. Dedicada a tareas domésticas. Trabajadora y virtuosa.

María Dolores Hernández Santorcuato, beata María Dolores de la Santísima Trinidad —Bilbao, 7.IV.1911—, de veinticinco años. Fue enfermera; muy buena religiosa.

María Dolores Monzón Rosales, beata María Dolores de Jesús Crucificado —Oviedo, 8.I.1907—, de veintinueve años. Recién profesa en Guadalajara, aunque tenía familiares, prefirió quedarse con las hermanas, aceptando la posibilidad del martirio.

Emilia Echeverría Fernández, beata Máxima de San José —Dicastillo (Navarra), 5.IV.1881—, de cincuenta y cinco años. Trabajadora y ejemplar. Procedía de Alcalá de Henares y se quedó con las hermanas, pudiendo haberse refugiado con sus familiares.

María Prima Ipiña Malzárraga, beata María Prima de Jesús —Valle de Orozco (Vizcaya), 9.VI.1888—, de cuarenta y ocho años. Procedía de Alcalá. Muy fiel en sus obligaciones.

Sinforosa Díaz Fernández, beata Sinforosa de la Sagrada Familia —Novales (Cantabria), 23.III.1892—, de cuarenta y cuatro años. Humilde y respetuosa, procedente de Alcalá.

Purificación Martínez Vera, beata Purificación de María —Añavieja (Soria), 15.VI.1910—, veintiséis años. De muy sólida virtud. También procedía de la casa de Alcalá.

Josefa Boix Riera, beata Josefa de Jesús —Anglés (Girona), 22.II.1893—, de cuarenta y tres años. Se ocupó de tareas domésticas. Muy trabajadora, respetuosa y caritativa.

Las “Hijas de la Casa” que fueron asesinadas con las religiosas fueron:

Áurea González Fernández, beata Herlinda —San Andrés (Cantabria), 1904—, de treinta y dos años. Había sido alumna en Santander. Procedía de la casa de Alcalá de Henares.

Mercedes Tuní Ustech, beata Ángeles —Gerona, 19.VI.1888—, de cuarenta y ocho años. Antigua colegiala en la casa de Gerona, perteneciente a la de Madrid.

Concepción Vázquez Áreas, beata Ruperto —Bóveda (Lugo), 1871—, de sesenta y cinco años. Colegiala en la casa de Madrid, donde se quedó como enfermera.

Felipa Gutiérrez Garay, beata Felipa —Zaragoza, año 1861—, de setenta y cinco años. Se ignoran sus datos personales porque en la Guerra Civil desaparecieron algunos libros y archivos. Procedente de Madrid. De carácter muy alegre.

Concepción Iglesias del Campo, beata Cecilia. También se ignoran sus datos por desaparición de los archivos. Procedía de Madrid.

Magdalena Pérez, beata Magdalena. Se desconoce la fecha y el lugar de nacimiento. Procedía de Alcalá de Henares, donde ayudaba a las hermanas.

Todas ellas fueron beatificadas en Roma el 28 de octubre de 2007.

 

Bibl.: A. Montero, Historia de la persecución religiosa en España 1936 a 1939, Madrid, La Editorial Católica, 1961 (Biblioteca de Autores Cristianos, 204); R. Casas de la Vega, El Terror de Madrid 1936, Toledo, Fénix, 1994; G. Rodríguez Fernández, El hábito y la cruz, Madrid, Edibesa, 2006, págs. 88-96; Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad, Veintitrés mártires Adoratrices, [Madrid, 2007]: Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad, Los Ángeles de Costanilla, [Madrid, 2007]; M.ª E. González Rodríguez (ed.), Quiénes son y de dónde vienen. 498 mártires del siglo XX en España, Madrid, Conferencia Episcopal Española, Edice, 2007, págs. 159-173; Hablar hoy de martirio y de santidad, Madrid, Conferencia Episcopal Española, Edice, 2007, págs. 145-206; VV. AA., “Vosotros sois la luz del mundo. 28 de octubre de 2007. Beatificación de 462 Religiosos y Religiosas Mártires de España”, en Folletos Con Él. Testimonio y Testigos (Conferencia Episcopal), n.º monogr., 282 (octubre, 2007).

 

María Encarnación González Rodríguez