Ayuda

Muhammad V

Biografía

MUAMMAD V: Abū cAbd Allāh Muammad b. Yūsuf b. Ismācl b. Faraí b. Ismācl b. Yūsuf b. Muammad b. Amad b. Muammad b. Jams b. Naîr b. Qays al-Jazraí al-Anîār, al-Gan bi-[A]llāh. Granada, 22.VI.739/4.I.1339 C. – 10.II.793/15.I.1391 C. Emir de al-Andalus (1354-1359/1362-1391), octavo sultán y el mayor de la dinastía de los Nazaríes de Granada (precedido por Yūsuf I y Muammad VI y sucedido por Ismācl II y Yūsuf II), con el que alcanzó el cenit del esplendor.

Nació en la madrugada del 22 de íumādà II 739/4 de enero de 1339 en la Alhambra, cuando su joven padre, el emir Yūsuf I (1333-1354), contaba solo veinte años de edad y cinco de gobierno. Su madre fue una esclava de este emir llamada Butayna, que también dio a luz a c}'##

bre árabe de Muley 'iŠa. Además de esta hermana, Muammad V también tuvo otros siete hermanos que su padre engendró con otra mujer, su esclava Maryam, que fueron dos varones (Ismācl y Qays) y cinco mujeres (Fāima, Mu'mina, Jadía, Šams y Zaynab).

El asesinato de su padre Yūsuf I en la fiesta de ruptura del ayuno, el primero de Šawwāl de 755/19 de octubre de 1354, llevó repentinamente al trono a Muammad V con escasos dieciséis años. Adoptó el laqab (sobrenombre honorífico) de al-Gan bi-[A]llāh, el Satisfecho con Dios, en 769/1367 tras las victorias consecutivas en las campañas de Utrera, Jaén y Úbeda. Además, las crónicas cristianas lo denominan Lagus, derivado del árabe al-cAíūz, el Viejo, nombre que recibiría a pesar de su juventud por su largo reinado y para distinguirlo de su nieto, llamado también Muammad (VII) (1392-1408).

Su largo periodo de gobierno, el más esplendoroso y floreciente de toda la dinastía, fue interrumpido por el destronamiento de su hermano Ismācl II (1359-1360) y su primo Muammad VI el Bermejo (1360-1362). Esta interrupción marca un hito que separa dos etapas claramente diferenciadas en las que se puede dividir su vida: la primera, que abarca su primer reinado y el exilio (hasta 1362), y la segunda, que se extiende desde la recuperación del trono hasta su muerte en 1391.

Aunque cuando Muammad V fue proclamado se hallaba próximo a la mayoría de edad, todavía no la alcanzaba y su minoridad fue tutelada por el poderoso āíib o chambelán de su padre, Riwān, que también había ejercido este importante cargo con su tío Muammad IV (1325-1333), al que, además, había educado por encargo de su padre Ismācl I (1314-1325). Este visir, liberto de origen cristiano que había sido hecho cautivo de niño y educado como musulmán en palacio, ostentaba, además del poder civil, la jefatura del ejército andalusí y a partir de este momento tomó completamente las riendas del Estado. Sus ya demostradas cualidades para la administración y capacidad de gobierno proporcionaron a al-Andalus paz y tranquilidad durante los cinco años de este primer reinado del emir, a lo que también contribuyó sin duda el entendimiento con el otro hombre fuerte del emirato, el jefe de los voluntarios de la fe, el Šayj al-guzāt Yayà b. cUmar b. Raḥḥū. Con el genial Ibn al-JaṭẒb, colaborador de Riwān, se completa la tríada dirigente que supo conducir con acierto la administración y la política del emirato, al que le proporcionaron seguridad y estabilidad.

Junto a las cualidades físicas y morales que solían caracterizar a los sultanes de la dinastía (belleza, complexión proporcionada, bondad, fe sincera, buenas costumbres, paciencia, generosidad, afición a los caballos y torneos), se distinguió por su costumbre de frecuentar las calles y la proximidad al pueblo y solía elevar a los súbditos de valía aunque fueran de condición humilde.

 

Una de las primeras medidas que el nuevo sultán adoptó fue recluir a su hermano Ismācl, junto con la madre y hermanas uterinas de este, en uno de los palacios de su padre, un suntuoso y confortable alcázar que se hallaba cerca de la Casa Real, donde fueron tratados con generosidad. Sin duda, emir y visir eran conscientes de la amenaza que suponía la frustración de las aspiraciones emirales del que hasta hacía poco tiempo había sido oficialmente príncipe heredero, peligro que se verificaría mucho más real e inmediato de lo que preveían, como se verá enseguida.

En cambio, liberó a su tío Ismācl (hijo de Ismācl I y hermano de su padre Yūsuf I, al que este había encarcelado) y se casó con su hija, con la que posteriormente su hermano Ismācl II (1359-1360) también se casaría, tras divorciarla judicialmente, aprovechando el exilio de Muammad V en Fez.

En política exterior, Muammad V concertó un nuevo acuerdo con el rey castellano Pedro I el Cruel por el que se obligaba al pago de tributos. Con Aragón, en cambio, las relaciones fueron más conflictivas y hubo incidentes fronterizos y ataque de naves mallorquinas a costas nazaríes. En cuanto al sultanato de los Benimerines del Magrib Occidental, intentó mejorar las relaciones y envió a Fez en 755/1354 al eminente Ibn al-JaṭẒb, pero la ambición del sultán benimerín, Abū cInān, que en el fondo aspiraba a apoderarse de al-Andalus, impedía un acercamiento estable; a pesar de ello y algunas fricciones, Muammad V entró en el tratado de paz que firmaron Pedro IV de Aragón y Abū cInān, quien llama “nuestro hijo” al emir granadino, el 27 de rabc II de 758/18 de abril de 1357 por un periodo de diez años.

De esta manera, Granada se encontraba perfectamente situada en un punto de equilibrio en el contexto internacional que, sin embargo, no duró mucho, pues con la guerra entre Castilla y Aragón desencadenada en 1358, Muammad V, como vasallo de Castilla, debió alinearse con Pedro I y facilitarle naves y puertos como el de Málaga, además de enviar fuerzas por tierra contra Aragón. A pesar de ello, Pedro IV de Aragón no dio por rota la tregua e intentó recuperar la paz con el emir nazarí, detener su apoyo a Pedro I y conseguir su neutralidad.

En cambio, con los Benimerines las relaciones mejoraron y se recuperó la colaboración entre ambos emiratos tras la entronización de Abū Sālim (1359-1361) en Šacbān de 760/julio de 1359, sultán que había estado refugiado en la corte granadina antes de emprender su marcha de conquista del Trono de Fez con ayuda de Pedro I.

A nivel interior, Muammad V debía proseguir la labor de su padre y antecesor en el desarrollo del Estado e intentar superar las consecuencias que todavía se sufrían de la gran peste de 1348.

Cuando la situación exterior e interior estaban ya en un proceso avanzado de asentamiento y estabilización, se produjo de nuevo la catástrofe en forma de golpe de Estado que destronó a Muammad V y entronizó a su hermano Ismācl. La madre de este, Maryam, mujer intrigante y ambiciosa, no se resignaba a esta relegación de su hijo y se dedicó a conspirar e instigar a su yerno el arráez Abū Sacd para que urdiera un complot que derrocara al joven Muammad V y entronizara a su hijo Ismācl. Este arráez (futuro Muammad VI el Bermejo), era primo segundo de Muammad V y de Ismācl y, además, se había casado hacía años con una de las hermanas de este último, hija de Yūsuf I y de la mencionada Maryam. Esta última utilizó las cuantiosas riquezas del tesoro real de las que se había apoderado el día que murió Yūsuf I, para financiar la operación.

La sublevación tuvo lugar una noche de verano, el 28 de ramaān de 760/23 de agosto de 1359. Aprovechando la oscuridad, alrededor de un centenar de conjurados reunidos entre los descontentos y codiciosos de poder y dirigidos por el arráez, escalaron los muros de la Alhambra y redujeron a la guardia. Una vez en el interior de la fortaleza, un grupo de ellos se dirigió con antorchas y griterío a la casa del visir Riwān, derribaron sus puertas, lo mataron en su lecho y se apoderaron de sus riquezas. Mientras tanto, el otro grupo liberó de su reclusión y proclamó al que se convertía entonces en Ismācl II y lo condujo, subido a caballo, hasta el palacio real.

Por fortuna para su vida, Muammad V no se encontraba en la Alhambra sino que se hallaba con su todavía único hijo, un niño de corta edad, de camino a su residencia del Generalife para descansar. Ello le permitió huir, perseguido por los sublevados y dejando a su hijo y familia atrás, para ponerse a salvo en Guadix, adonde llegó a la mañana siguiente. Allí fue instalado en la alcazaba por el jefe de los voluntarios de la fe magribíes de la ciudad, cAl b. Badr al-Dn, y la población le prestó la ayuda y el apoyo con los que pudo resistir a los ataques que lanzó contra él Ismācl II.

Aislado y rodeado por su hermanastro, pidió ayuda a Pedro I, pero el rey castellano estaba sumergido en la guerra civil con los Trastámara, que contaban con el apoyo aragonés, y necesitaba la paz con el emirato andalusí y disponer del litoral nazarí en la lucha contra Aragón, por lo que optó por reconocer a Ismācl II y firmar un tratado con él.

Ante ello, Muammad V solicitó asilo al sultán meriní, que aceptó acogerlo en su corte con la intención de debilitar el Gobierno nazarí y a los príncipes meriníes disidentes refugiados en Granada. El 12 de dū l-iíía de 760/4 de noviembre de 1359 abandonó Guadix acompañado de numerosos y destacados personajes así como de su visir Ibn al-JaṭẒb, que había sido liberado por Ismācl II a petición del sultán Abū Sālim y se había reunido con “el destronado” en Guadix.

Tras pasar por Loja, Antequera y Coín, embarcó en Marbella hacia Ceuta el 24 de dū l-iíía de 760/16 de noviembre de 1359 y llegó a Fez el jueves 6 de muarram de 761/28 de noviembre de 1359. Un año después, se les permitió trasladarse también a Fez al hijo de Muammad V y la madre del niño acompañados de algunas de sus sirvientes, que desde Málaga tomaron un barco a Ceuta y llegaron a la capital meriní a mediados [15] de muarram de 762/[25] de noviembre de 1360.

Mientras tanto, en Granada, Ismācl II había sido depuesto y asesinado por el mismo que lo había llevado al trono, su primo segundo Abū Sacd el Bermejo, que se convirtió en Muammad VI el 27 de Šacbān de 761/13 de julio de 1360. La alianza del nuevo emir con Aragón y su ruptura con Castilla, a la que dejó de pagar tributo, provocó que Pedro I tuviera que firmar la paz con Aragón para combatir a Muammad VI el Bermejo y apoyar a Muammad V desde finales de 1361. Varios ataques castellano-meriníes a las costas andalusíes forzaron al Bermejo a pedir diez naves a Pedro IV de Aragón para repeler el ataque conjunto.

Al mismo tiempo, contando ya con el apoyo castellano además del meriní (obtenido por presiones de Pedro I), Muammad V partió de Fez la mañana del sábado 17 de Šawwāl de 762/21 de agosto de 1361 para regresar a al-Andalus, donde se instaló en Ronda aprovechando que la plaza se encontraba entonces bajo control meriní. Empezó a gobernar la comarca rondeña y nombró algunos cargos para su administración mientras recuperaba el trono.

Una vez instalado, Muammad V se unió con Pedro I de Castilla para realizar una serie de ataques a diversos lugares del emirato nazarí con la esperanza de sumar partidarios y comarcas a su causa. Así, en 1361 derrotaron a las tropas granadinas en Belillos y las persiguieron hasta Pinos Puente, aunque ningún nuevo partidario se sumó a su causa.

Meses más tarde, las fuerzas de Pedro I fueron ampliamente derrotadas en Guadix frente a las tropas de Muammad VI el sábado 19 de rabc I de 763/15 de enero de 1362.

Poco después, a primeros [1] de cíumādà I de 763/[26] de febrero de 1362, Muammad V se reunió de nuevo con Pedro I en Casares para atacar Iznájar y entrar en Coria, pero la ambición del rey de Castilla por quedarse con las plazas conquistadas provocó el desacuerdo del nazarí, que, consciente de lo inaceptable para los musulmanes de esta entrega al castellano, abandonó la empresa y se retiró a Ronda el 8 de ese mes/5 de marzo para seguir la lucha en solitario. Pedro I continuó la guerra y en solo dos campañas en ese mismo año de 1362 se apoderó de Cesna (Fuentes de Cesna), Sagra (recuperada enseguida por los nazaríes), Benamejí, El Burgo, Ardales, Cañete (la Real), Turón, Cuevas (del Becerro) y otras fortalezas, además de Iznájar.

Por su parte, Muammad V tomó diversos lugares de la Algarbía en su camino hacia la entrada en Málaga, tras la que se le entregaron otras poblaciones de la zona.

El avance parecía imparable y las noticias de estas conquistas provocaron el descontento de la población, que veía cómo el enfrentamiento de los dos emires ocasionaba la pérdida del territorio. Incapaz de resistir el avance, Muammad VI huyó de Granada llevándose lo mejor del tesoro real el 17 de íumādà II de 763/13 de abril de 1362 y fue a refugiarse con el Rey castellano pensando que podría ganarlo para su causa o ser admitido como vasallo.

La noticia de la huida llegó enseguida a Muammad V, que se apresuró a llegar desde Ronda a la capital y entró en la Alhambra antes de que pasaran tres días, al mediodía del sábado 20 de íumādà II de 763/16 de abril de 1362.

Una vez recuperado el Trono, recibió apenas dos semanas después la prueba definitiva del final de la usurpación: Pedro I, tras matar a Muammad VI en Sevilla el 2 de raíab de 763/27 de abril de 1362, le envió su cabeza y la de treinta y siete de sus seguidores, que el emir granadino colgó en el muro de la Alhambra por el que escalaron los sublevados para derrocarlo, apenas tres años antes.

El regreso de su hijo primogénito Yūsuf, que se había quedado en Fez con su séquito, fue conflictivo, pues el nuevo sultán meriní Abū Zayyān inicialmente lo retuvo para exigir a Muammad V la devolución de Ronda en contra de lo acordado previamente, pero luego le permitió regresar libremente. Así, un mes y medio después de que lo hiciera su padre, llegó a Granada acompañado del visir Ibn al-JaṭẒb el 20 de Šacbān de 763/14 de junio de 1362.

Este segundo reinado, de una gran duración (casi treinta años), fue el periodo de paz más largo que vivió en toda su historia el emirato naîrí. Muammad V, con veintitrés años a la sazón, entendió que los pilares de la prosperidad del Estado y de la consolidación interior de su autoridad se basaban principalmente en la paz exterior. Por ello, su política se dirigió a evitar la guerra con los estados vecinos una vez recuperada la línea fronteriza y conseguida una sólida posición defensiva. Pero, además, en este objetivo supo establecer las prioridades: aunque mantuvo buenas relaciones con Aragón, estas estuvieron generalmente supeditadas a mantener la paz y la alianza con Castilla, ya que este reino, mucho mayor y con afanes expansionistas, era la principal amenaza para al-Andalus.

En cuanto a su política norteafricana, con respecto a los Benimerines siguió la misma línea que sus predecesores consistente en debilitar e influir en el Gobierno de Fez para impedir su intervención en al-Andalus. Con este objetivo, estableció relaciones de amistad y colaboración con los Zayyāníes de Tremecén, tradicionales aliados de los Nazaríes y enemigos de los Meriníes. Lo mismo hizo con el otro estado magribí, el de los afîíes de Túnez: buenas relaciones diplomáticas aunque sin colaboración material por la mayor distancia. También mantuvo contactos con el Egipto de los Mamelucos.

En política interior, convirtió este periodo en la época dorada de la dinastía.

Muammad V tenía poderosas razones para mantener una relación preferente con Castilla frente a Aragón: la primera le había ayudado a recuperar el Trono, mientras que el segundo había colaborado con el usurpador Muammad VI el Bermejo. Por tanto, cuando se reanudó la guerra civil por el trono que enfrentaba a Pedro I con su hermano bastardo Enrique de Trastámara, al que ayudaba Pedro IV de Aragón, el emir naîr mantuvo su alianza con Pedro I, a pesar de que el monarca aragonés intentó pactar con Muammad V.

Así, Pedro I recibió la ayuda nazarí en la guerra, concretada en el envío de un contingente de seiscientos caballeros que colaboraron en la conquista de Teruel en 1363, el mismo año en que Muammad V envió a Ibn Jaldūn a Sevilla como embajador cerca del Rey castellano para ratificar el tratado con los Meriníes.

Pero Enrique de Trastámara recurrió al apoyo de compañías de mercenarios franceses que cruzaron los Pirineos por Cataluña. La masiva concentración de tropas cristianas provocó la alerta de Muammad V, que vio la amenaza que se cernía sobre al-Andalus, en particular, un ataque aragonés a Almería y una invasión de las costas nazaríes por barcos cristianos. Ante ello, se preparó para defenderse y convocó el íihād (lucha en defensa de la comunidad) en îafar de 767/octubre-noviembre de 1365 e invitó a unirse al mismo a los diferentes estados magrebíes. La respuesta fue bastante favorable tanto por parte de Fez como de Tremecén, cuyo soberano, Abū ammū II, le envió una elevada contribución en metálico además de víveres y un contingente de soldados.

Asumiendo el mando del ejército en persona, el emir de Granada llevó a cabo entonces una serie de campañas que tuvieron lugar en el mes de Šacbān de 767/13 de abril a 11 de mayo de 1366 contra varias fortalezas en la región de Ronda (conquista de El Burgo y de Priego). Poco después, a primeros [1] del mes de ramaān de ese año 767/[12] de mayo de 1366, tomó Iznájar, en cuyas obras de reparación trabajó con sus propias manos.

A pesar de ello, Enrique II había seguido avanzando por tierra mientras los barcos aragoneses atacaban las galeras nazaríes. Para complicar aún más las cosas, en el interior Muammad V se encontró con el descontento por los impuestos extraordinarios para la guerra y tuvo que sofocar una sublevación dirigida por al-Dall al-Bark a primeros [1] de dū l-iíía de 767/[9] de agosto de 1366 en favor de un pariente del sultán llamado cAl b. Amad b. Naîr, el cual acabó aherrojado y llevado a la alcazaba de Almería.

El sultán se vio forzado a reconocer al ya proclamado Enrique II y solicitar una tregua que a cambio de vasallaje le proporcionó paz y seguridad en la frontera y le permitió reconciliarse con Aragón, lo que se materializó en el tratado tripartito acordado el 8 de raíab de 768/10 de marzo de 1367 entre Pedro IV el Ceremonioso, Abū Fāris de Fez y Muammad V.

Sin embargo, Muammad V no llegó a ratificar este tratado porque las circunstancias políticas cambiaron repentina e inesperadamente y el conflicto castellano dio un nuevo giro. El antiguo soberano de Castilla, Pedro I, que se había refugiado en Francia, regresó y derrotó a Enrique II en Nájera en Šacbān de 768/abril de 1367. Entonces Muammad V restableció la alianza con el rey legítimo, puesto que, además de razones de amistad y lealtad, este acuerdo fomentaba la discordia y debilitamiento de la poderosa Castilla.

El emir nazarí, aprovechó para fortalecer las fronteras y reconquistar las plazas que los castellanos habían ido arrebatando al sultanato en etapas anteriores, además de debilitar la frontera enemiga y obtener un cuantioso botín. Para ello efectuó una serie de expediciones militares en las que Muammad V se puso nuevamente al frente de sus tropas personalmente, pero también se plasmó en la reparación de veintidós fortalezas fronterizas abandonadas o que conquistó a los castellanos, además del refuerzo de las defensas de ciudades como Archidona. Junto a ello y a lo largo de su reinado, reforzó gran parte de las defensas del emirato y construyó otras nuevas, a lo que dedicó gran cantidad de dinero e impuestos; también atendió la marina y renovó la flota.

El 1 de ramaān de 768/1 de mayo de 1367, asedió y tomó Utrera y su alcazaba. En muarram de 769/septiembre de 1367 asedió y tomó Jaén, de la que sólo se retiró tras imponer a unos pocos refugiados en la segunda fortaleza de la alcazaba su demolición y la entrega de un rescate y rehenes. Un mes después, arrasó y saqueó Úbeda y su comarca a primeros [1] de rabc I de 769/[26] de octubre de 1367. En la primavera de 1368, en colaboración con Pedro I, cercó Córdoba y taló la campiña de Jaén. En ramaān de 770/9 de abril a 8 de mayo de 1369 reconquistó Cambil y Alhabar, Rute, que costó un gran esfuerzo, Torre Alháquime y El Gastor. También se recuperaron otras fortalezas como Turón, Ardales, El Burgo, Cañete y Cuevas del Becerro.

Sin embargo, la plaza más importante que Muammad V tomó en todo este proceso de reconquista fue Algeciras, para lo que contó con la ayuda del sultán de Fez, cAbd al-cAzz, que le envió dinero y la flota de Ceuta para bloquear el puerto. Tras breve asedio, la guarnición capituló y entregó la plaza el lunes 25 de dū l-iíía de 770/30 de julio de 1369; sus defensas fueron destruidas por Muammad V entonces o posteriormente, en 780/1378-1379, en prevención de una eventual conquista por cristianos (o meriníes).

A pesar de la muerte de Pedro I, todavía Muammad V emprendió una algazúa a mediados [15] de rabc I de 771/[17] de octubre de 1369 para aliviar el asedio de Carmona, reducto petrista, por los partidarios de Enrique II, algareó los alfoces de Sevilla y saqueó Osuna y Marchena, donde se apoderó de una gran cantidad de bestias y enseres.

Al mismo tiempo, el emir asentó una alianza frente a Castilla con Fernando I de Portugal y firmó un tratado tripartito con Aragón y Fez el 17 de noviembre de 1369 por cinco años.

La reacción de Enrique II, que se dirigió con su ejército a la frontera, y la desaparición de la causa de Pedro I con su muerte, llevaron a Muammad V a concluir una tregua de ocho años con el nuevo Rey castellano. Acordada el 31 de mayo de 1370, incluía también a Fez y abrió un largo periodo de paz de más de dos decenios mantenido por sucesivos pactos (1375, 1378), a pesar de diversos incidentes y escaramuzas de una y otra parte de la frontera. Muammad V llegó a dejar de de pagar tributo en 772/1370-1371.

Por lo que respecta a Aragón, tras prorrogar el tratado de 1369 con dos treguas de 1375 a 1376 mientras se desarrollaban negociaciones para renovar las paces, se concluyó un nuevo tratado de carácter comercial y ayuda militar el 18 de muarram de 779/27 de mayo de 1377 por un periodo de cinco años. Fue renovado el 29 de julio de 1382 y en 1386, a pesar de las fricciones en la frontera murciano-granadina y valenciana e, incluso, el quebrantamiento de las paces.

Tras la muerte de Enrique II en 1379 y el consiguiente fin de la vigencia de la tregua, tropas nazaríes atacaron Quesada y capturaron numerosos cautivos y botín, pero el hijo del rey castellano, Juan I, absorbido por otros conflictos, tuvo que mantener la paz con Muammad V. En 1390 se renovó el tratado y durante todos estos años el emir nazarí consideró que su situación de fortaleza no debía ser, como de costumbre, una ocasión para la guerra, sino una oportunidad para la paz y el desarrollo interior.

Hasta finales del siglo XIV, la dinastía islámica más importante para los Nazaríes fueron los Benimerines del Magrib Occidental. Muammad V comenzó manteniendo las relaciones en un tono de amistad y cordialidad. Además de la ayuda naval y financiera de Fez en la toma de Algeciras por el sultán nazarí en 1369, el interés personal del gran visir Ibn al-JaṭẒb en las relaciones con la dinastía zanāta de Fez y el cese de la intervención meriní en al-Andalus por sus propios conflictos internos propiciaron un punto de equilibrio entre ambos estados.

Pero Muammad V fue más allá y con el objetivo de mantener y garantizar la paz interior y la estabilidad, adoptó varias medidas de gran alcance que reafirmaban su independencia y superioridad frente a los Banū Marn.

En primer lugar, decidió acabar con el cargo de Šayj al-guzāt, jeque o jefe de los combatientes de la fe norteafricanos que solía desempeñar un príncipe meriní, de enorme poder e influencia. Para ello, asumió el cargo directamente o a través de sus hijos, a los que nombró a pesar de su corta edad tras encarcelar al Šayj Yayà b. cUmar el 13 de ramaān de 764/26 de junio de 1363 en un calabozo de la alcazaba de Almuñécar; no obstante, la supresión definitiva del cargo se produjo hacia 775/1374. En segundo lugar, conquistó Gibraltar en 775/1374, que era la última plaza que conservaban lo Benimerines ya que Muammad V había recuperado Ronda por un acuerdo secreto en muarram de 763/noviembre de 1361. En tercer lugar, aumentó la injerencia en el Gobierno de Fez, apoyando a diferentes candidatos al trono (que mantenía en Granada hasta el momento oportuno) y contribuyendo a las conspiraciones palaciegas para debilitar el Estado y entronizar sultanes afines. De esta manera, el emir granadino no solo consiguió con creces el objetivo nazarí de independizarse de los Benimerines, sino que, como observa Ibn Jaldūn, parecía que el Magrib se había convertido en una provincia del Imperio Nazarí.

En este contexto internacional, la fuerte posición de Muammad V le permitía recuperar una vieja empresa y sueño de la dinastía: el dominio de Ceuta, que consiguió a comienzos [1] de îafar de 786/[25] marzo de 1384 mediante actuaciones políticas. Aunque ejerció la soberanía plena sobre ella y llegó a visitarla y acuñar moneda con ceca ceutí, no pudo mantenerla mucho tiempo en su poder y la perdió el 2 de îafar de 789/22 de febrero de 1387.

Con respecto al Magrib Central, los cAbd al-Wādíes de Tremecén habían sido tradicionales aliados de los Nazaríes, por lo que se intercambiaron regalos, embajadas y ayuda de forma habitual. También mantuvo relaciones diplomáticas con Túnez (se conserva abundante correspondencia epistolar de 1362 a 1368) y, sobre todo, el Egipto mameluco, poderoso y floreciente centro del mundo islámico por entonces.

Aunque en su primer reinado y con la dirección de su āíib o chambelán Riwān ya realizó algunas mejoras, fue durante su segundo reinado cuando Muammad V realizó la mayoría y más importantes actuaciones en el interior del Estado.

Ya se ha hablado de la importante labor desarrollada en las estructuras defensivas mediante la reparación de las fortificaciones rurales y urbanas, la construcción de otras nuevas y el impulso de la marina.

Sin embargo, es en la arquitectura civil donde realizó las más bellas y espectaculares edificaciones, especialmente en las construcciones palatinas. El palacio más singular, considerado como una de las maravillas del mundo, el Palacio o Cuarto de los Leones de la Alhambra con su universalmente conocido patio, fue obra suya. Junto a este, otras de las cuatro más hermosas e importantes obras de la ciudad palatina se deben a él, como muestran las inscripciones conservadas en ellas: la fachada del Palacio de Comares, la sala y patio del Cuarto Dorado, remodelación y ampliación del Mexuar, fachada este de la Puerta del Vino, además de otras en diversos lugares de la Alhambra. En varias de estas estancias, donde Muammad V organizó refinadísimas fiestas áulicas, la esplendorosa decoración integra además los versos de la poesía epigráfica compuesta por los poetas-secretarios de alto nivel, como Ibn Zamrak, en honor del sultán.

Fuera del ámbito cortesano y la alta sociedad, se debe destacar que fundó un establecimiento de carácter social, el Māristān, un hospital benéfico construido de 767/1365 a 768/1367 y que exigió una cuantiosa inversión, en parte financiada con el elevado botín obtenido en sus victoriosas campañas militares. También hay que mencionar, en la capital, la nueva Alhóndiga (que en época cristiana se llamó Corral del Carbón), diversos aljibes y algún ammām (baño árabe), y en Málaga, sus atarazanas para las construcciones navales.

Con el objetivo de acercarse a sus súbditos y reforzar el funcionamiento de la justicia, concedía audiencia dieciséis días al mes para desempeñar el maālim (jurisdicción de apelación y resolución de injusticias), lo que duplicaba las dos audiencias semanales que solían realizar sus antecesores, como su padre Yūsuf I o el mismo Muammad I (1232-1273).

Se han conservado testimonios materiales de la activa labor del emir en la administración y la economía, como variados tipos de dahír o edicto (nombramientos, sentencias, confirmación de derechos) y diversos tipos de monedas de oro (dinares) acuñadas a su nombre.

Tuvo cinco hijos, cuatro varones y una mujer llamada Umm al-Fat. Los cuatro varones fueron: Yūsuf (II), el primogénito y príncipe heredero, al que nombró jefe del cuerpo principal de combatientes de la fe norteafricanos y que nació durante su primer reinado; el segundo fue Abū l-Naîr Sacd, al que también nombró jefe pero del segundo cuerpo a pesar de su corta edad, y nació ya durante su segundo reinado, en los primeros años; el tercero, Naîr (padre del futuro Muammad IX del s. XV), y el cuarto, Abū cAbd Allāh Muammad. Con motivo del icdār o circuncisión de sus cuatro hijos y algunos nietos, Muammad V celebró fastuosas fiestas y los poetas oficiales compusieron solemnes casidas para la ocasión que luego quedaron epigrafiadas en los palacios alhambreños.

Muammad V falleció a la hora de la oración de la tarde, el domingo 10 de îafar de 793/15 de enero de 1391 a temprana edad, pues murió a los pocos días de cumplir cincuenta y dos años, sin que se sepan las causas. Con más de treinta y cuatro años de reinado a sus espaldas y en la cumbre de su poder, dejaba a al-Andalus en una situación de seguridad y estabilidad gracias a las cuales el emirato nazarí alcanzó el mayor esplendor y florecimiento de sus doscientos sesenta años de historia.

Bibl.: P. de Gayangos, “De los Beni Nasr ó Naseríes de Granada”, en Ilustraciones de la Casa de Niebla por Alonso Barrantes Maldonado, Memorial Histórico Español, X, Madrid, Real Academia de la Historia, 1857, vol. II, apéndice B, págs. 544, 548-549; al-Bunnāh (al-Nubāh), Nuzhat al-baîā'ir wa-l-abîār, ed. y trad. parciales E. Lafuente Alcántara, Inscripciones árabes de Granada, Madrid, Imprenta Nacional, 1859 (ed. B. López García, (comp.), Textos y obras clásicas sobre la presencia del Islam en la historia de España, CD-ROM, Madrid, Fundación Histórica Tavera, 1998), pág. 63 (66 trad.); E. Lafuente y Alcántara, Inscripciones árabes de Granada, precedidas de una reseña histórica y de la genealogía detallada de los reyes Alahmares, Madrid, Imprenta Nacional, 1859 (ed. López García, (comp.), Textos y obras clásicas), págs. 37-39; A. Giménez Soler, La Corona de Aragón y Granada. Historia de las relaciones entre ambos reinos, Barcelona, Imprenta Casa Provincial de Caridad, 1908, págs. 294-321; M. M. Antuña, “Una versión árabe compendiada de la Estoria de España de Alfonso el Sabio”, en Al-Andalus, 1 (1933), págs. 105-154; Los documen­tos árabes diplomáti­cos del Archivo de la Corona de Aragón, ed. y tr. M. A. Alarcón y Santón y R. García de Linares, Madrid, Escuelas de Estudios Árabes de Madrid y Granada, 1940, págs. 135-154, docs. n.os 69-76, passim; Crónica de don Pedro Primero, en Crónicas de los Reyes de Castilla desde don Alfonso el Sabio hasta los Católicos don Fernando y doña Isabel, ed. C. Rosell, Biblioteca de Autores Españoles, 66, Madrid, Atlas, 1953, vol. I, pág. 526, cap. 2, pág. 545, cap. 15, passim; Crónica del rey don Enrique, segundo de Castilla, en Crónicas de los Reyes de Castilla, ibídem, BAE 68, vol. I, pág. 4, cap. 7, pág. 6, cap. 3, passim; L. Seco de Lucena Paredes, “El āíib Riwān, la Madraza de Granada y las murallas del Albaicín”, en Al-Andalus, 29 (1956), págs. 285-296; Ibn al-JaṬẒb, Acmāl al-aclām, ed. E. Lévi-Provençal, Beirut, 19562, págs. 306, 309-321, 335-337; E. García Gómez, “Ibn Zamrak, el poeta de la Alhambra (siglo XIV)”, en García Gómez, Cinco poetas musulmanes. Biografías y estudios, Madrid, Espasa Calpe, 19592 [19441], págs. 169-271; al-QalqaŠand, ub al-acŠà f îinācat al-inŠā', El Cairo, Wizārat al-Taqāfa, 1963, vol. VI, págs. 262-263 (trad. parcial L. Seco de Lucena, Valencia, 1975, pág. 79); Ibn aíar al-cAsqalān, al-Durar al-kāmina f acyān al-mi'a al-tāmina, ed. M. S. ìād al-aqq, El Cairo, Umm al-Qurrà, s.d. (reimp. de Cairo, 1966), vol. V, pág. 63, n.º 4675; Ibn al-Qāˆ al-Miknās, Durrat al-iíāl f asmā' al-riíāl, ed. M. Abū l-Nūr, Túnez, al-Maktaba al-cAtqa, El Cairo, Dār al-Turāt, 1970-1971, vol. II, pág. 277, n.º 787; Historia de la Casa Real de Granada, ed. J. de Mata Carriazo, “La “Historia de la Casa Real de Granada”, anónimo castellano de mediados del siglo XVI”, en J. de Mata Carriazo, En la frontera de Granada. Homenaje al profesor Carriazo: I, Sevilla, Facultad de Filosofía y Letras, 1971 [reimp. de Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos, 6 (1957), págs. 7-56], págs. 166, 168-170; A. M. al-cAbbād, El Reino de Granada en la época de Muammad V, Madrid, Instituto de Estudios Islámicos en Madrid, 1973 (reimp. de “Muammad V, al-Gan bi-llāh, rey de Granada (755-760/1354-1359 y 763-793/1362-1391)”, en Revista del Instituto Egipcio de Estudios Islámicos en Madrid, 11-12 (1963-1964), págs. 209-327, 13 (1965-1966), págs. 43-102 y 14 (1967-1968), págs. 139-193); al-Maqqar, Naf al-ṭẒb min guîn al-Andalus al-raṭẒb, ed. I. cAbbās, Beirut, Dār ādir, 1968, vol. V, págs. 84-85, vol. VI, 146-147, passim; R. Arié, L'Espagne musulmane au temps des naîrides (1232-1492), París, De Boccard, 1973, (reimp. con addenda, 1990), págs. 106-109, 112-121; Ibn al-JaṬẒb, al-Iāa f ajbār Garnāa, ed. cA. A. cInān, El Cairo, Dār al-Macārif bi-Miîr, 1973-1977, vol. II, págs. 13-91; Ibn al-Qāˆ al-Miknās, Laq al-farā'id min lufāat uqaq al-fawā'id, ed. M. aíí en M. āíí, Alf sana min al-wafayāt f talātat kutub, Rabat, Dār al-Magrib li-l-Ta'lf, 1976, págs. 218, 223, 226; al-Maqqar, Azhār al-riyā f ajbār cIyā, ed. M. al-Saqā y otros, Rabat, undūq Iyā' al-Turāt al-Islām, 1978-1979 (reimp. El Cairo, 1939-1942, vols. I-III), vol. I, págs. 58-60, 206-207, passim; Ibn Jaldūn, Kitāb al-cibar, Beirut, Dār al-Fikr, 1979, vol. IV, págs. 174-178, vol. VII, págs. 306-309, passim [trad. parcial M. Gaude­froy-Demombynes, “Histoire des Benou'l-Ahmar, rois de Grenade”, en Journal Asiatique, 9 serie, 12 (1898), págs. 415-416, trad. parcial W. M. G. de Slane, Histoire des Berbères et des dynasties musulmanes de l'Afrique septentrionale, París, Paul Casanova, 1952-1956 y 1978 [reimp. de Argel, 1852-1856], vol. IV, págs. 332-341, passim]; J. E. López de Coca Castañer, “El reino de Granada (1354-1501)”, en A. Domínguez Ortiz (dir.), en Historia de Andalucía. III. Andalucía del Medievo a la Modernidad (1350-1504), Madrid, Cupsa, Barcelona, Planeta, 1980, págs. 318-333; Ibn al-JaṬẒb, al-Lama al-badriyya f l-dawla al-naîriyya, ed. A. c}î y M. D. al-JaṭẒb, Beirut, Dār al-}fāq al-ìadda, 1980 [19782], págs. 113-126, 129-131 [trad. J. M.ª Casciaro, Historia de los reyes de la Alhambra. El resplandor de la luna llena (al-Lama al-badriyya), estudio preliminar E. Molina López, Granada, Universidad, El Legado Andalusí, 1998, págs. 125-142, 147-149); Ibn al-JaṬẒb, Rayānat al-kuttāb wa-nuícat al-muntāb, ed. M. cA. A. cInān, El Cairo, Maktabat al-Jāní, 1980-1981, passim [ed. y trad. parciales M. G. Remiro, “Correspondencia diplomática entre Granada y Fez (siglo XIV)”, en Revista del Centro de Estudios Históricos de Granada y su Reino, 4 (1914) y 5 (1915), passim]; Ibn al-JaṬẒb, Nufāat al-íirāb f culālat al-igtirāb, ed. A. M. al-cAbbād, Casablanca, Dār al-NaŠr al-Magribiyya, 1985, págs. 118, 285-286, passim; al-Watā'iq al-siyāsiyya wa-l-idāriyya f l-Andalus wa-Šimāl Ifrqiya 64-897/683-1492. Dirāsa wa-nuîūî, comp. M. M. ammāda, Beirut, Mu'assasat al-Risāla, 19863, págs. 493-536, docs. n.os 313-325; M. cA. A. cInān, Nihāyat al-Andalus wa-ta'rj al-carab al-mutanaîîirn, El Cairo, Laínat al-Ta'lf wa-l-Taríama wa-l-NaŠr, 1987 (reimp. 19663), págs. 138-149; M.ª T. Ferrer i Mallol, La Frontera amb l'Islam en el segle XIV. Cristians i sarraïns al País Valencià, Barcelona, CSIC, 1988, págs. 152-172; M. Á. Ladero Quesada, Granada. Historia de un país islámico, Madrid, Gredos, 19893, págs. 157-163; E. Toral y Fernández de Peñaranda, “Dos cartas del rey Mahomad V de Granada”, en Boletín del Instituto de Estudios Giennenses, 35/140 (1989), págs. 45-59; L. P. Harvey, Islamic Spain, 1250 to 1550, Chicago, London, University Chicago Press, 1990, págs. 206-209, 214-219; M. Á. Manzano Rodríguez, La intervención de los Benimerines en la Península Ibérica, Madrid, Consejo superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 1992, págs. 301-304, 366-369; M. de Ximena Jurado, Historia, o anales del mvnicipio albense vrgavonense, o villa de Arjona, ed. R. Frías Marín, Arjona, Ayuntamiento, Caja Provincial de Jaén, 1996, págs. 340-341; F. Vidal Castro, “Esplendor y apogeo (1333-1408)” (“Historia política”, cap. III), en M.ª J. Viguera Molins, (coord.), El Reino Nazarí de Granada (1232-1492). Política, instituciones. Espacio y economía, Historia de España Menéndez Pidal, vol. VIII-III, Madrid, Espasa Calpe, 2000, págs. 133-135, 137-141; F. Vidal Castro, “El asesinato político en al-Andalus: la muerte violenta del emir en la dinastía nazarí (s. XIV)”, en M. Fierro (ed.), De muerte violenta. Política, religión y violencia en al-Andalus, EOBA, 14, Madrid, CSIC, 2004, págs. 387-388; V. Martínez Enamorado, “La espada de protocolo del sultán nazarí Muammad V”, en Gladius, 25 (2005), págs. 285-310.

Francisco Vidal Castro

Relación con otros personajes del DBE

Personajes similares