Ayuda

Gabriel Zaporta

Biografía

Zaporta, Gabriel. Monzón (Huesca), p. s. xvi – Zaragoza, 4.II.1580. Mercader, financero.

Gabriel Zaporta nació en la villa oscense de Monzón en los albores del siglo xvi. Según el Libro Verde de Aragón, pertenecía a una familia judeoconversa de la que también formaban parte su hermano, el mercader Guillén Zaporta, domiciliado en Monzón, y las hermanas Jerónima, Isabel, Beatriz y Margarita.

El mercader Gabriel Zaporta debió de llegar a Zaragoza –para permanecer allí hasta su muerte– en los años treinta del siglo xvi, seguramente casado con Jerónima de Arbizu o Albricio y acompañados de Luis (muerto en 1581) e Isabel (en 1574), hijos de dicho matrimonio. A la muerte de Jerónima, su esposo contrajo segundas nupcias con Sabina Santángel (fallecida en 1579) en fechas cercanas al 20 de abril de 1549, cuando firmaron la capitulación matrimonial. Fruto de esta segunda unión fueron tres vástagos, llamados Guillén (muerto en 1606), Gabriel (muerto en 1572) y Leonor (muerta en 1590).

Llevó a cabo estrategias matrimoniales que si en un primer momento eran endogámicas –su casamiento con Sabina le ponía en contacto con la judeoconversa familia de los Santángel de Barbastro, con un suegro mercader y con una suegra descendiente de drogueros–, luego se convirtieron en exogámicas —una vez superadas las dificultades de asimilación de la primera generación de convertidos y después de lograr la consolidación de la posición social—. Las nupcias de sus hijos, Luis con la noble Mariana de Albión; Isabel con Juan de Gurrea, señor de Argavieso y gobernador de Aragón; y Leonor con Francisco de Gurrea y Aragón, quien fue I conde de Luna, VI duque de Villahermosa y IX y último conde de Ribagorza, reforzaron el ascenso social de la estirpe y eliminaron las dudas sobre la limpieza de sangre.

Estas estrategias familiares fueron posibles por la riqueza acumulada por Gabriel en las diversas actividades mercantiles en que participó. Comerciante al por mayor de los más diversos productos (lana, azafrán,...), arrendatario de derechos señoriales, arrendatario de los derechos de aduanas del Reino de Aragón, prestamista, interesado en la producción pañera, atraído por la inversión en censos consignativos...

La fortuna lograda la perpetuó a través de la institución de un “mayorazgo” a favor de su hijo Luis, y favoreciendo el linaje con una significativa renta anual para casar y dotar a sus parientes. El planteamiento prioritario de perpetuar el patrimonio en un único sucesor se frustró con la muerte sin descendientes de su nieta Jerónima y del esposo de ésta, Alonso Luis de Villalpando. Con estas muertes, el patrimonio de las familias Zaporta y Santángel quedó inmovilizado en la fundación de la Cartuja de la Inmaculada Concepción en Zaragoza.

La riqueza quedó patente en diversos signos de lujo y ostentación. Los diversos bienes inmuebles (entre los que destaca la casa-palacio que servía de residencia habitual en la parroquia zaragozana de San Pedro, de la que solamente se conserva el célebre Patio de la Infanta), el lujo en la vivienda y mobiliario, la ostentación en la mesa, las obras de arte, etc., son algunos de los elementos externos que demostraban a la sociedad el poder personal y familiar. Tampoco cabe citar la suntuosa dotación de la capilla funeraria de los Arcángeles que mandó erigir en la catedral de la Seo de Zaragoza al final de su vida.

Antes de su muerte, Gabriel Zaporta ya mostró que era un buen cristiano, honrado y muy rico, lo que le permitió penetrar en el universo del privilegio. Como ciudadano de la capital aragonesa, ocupó en varios años los cargos de consejero y jurado. Parece que Carlos V le concedió en las Cortes de Monzón de 1542 el señorío de Valmañá, en tierras de Lérida, como compensación por un préstamo de cuatro millones de reales y, seguramente, por otros servicios que no es posible contabilizar.

 

Bibl.: Á. San Vicente Pino, “La capilla de San Miguel del patronato Zaporta, en la Seo de Zaragoza”, en Archivo Español de Arte, 142 (1963), págs. 99-118; J. F. Esteban Lorente, “Imperio, religión, finanzas y filosofía en el palacio de Gabriel Zaporta”, en Boletín del Museo e Instituto Camón Aznar, VI-VII (1981), págs. 56-79; J. I. Gómez Zorraquino, Los Zaporta: una familia de mercaderes en el Aragón del siglo XVI, Zaragoza, Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja [1984]; J. F. Esteban Lorente, “El palacio matrimonial de Gabriel Zaporta y Sabina Santángel: un cosmos humanista”, VV. AA., Actas del III Coloquio de Arte Aragonés, t. II, Huesca, Diputación Provincial de Huesca, 1985, págs. 215-265; J. I . Gómez Zorraquino, La burguesía mercantil en el Aragón de los siglos XVI y XVII (1516-1652), Zaragoza, Diputación General de Aragón, 1987; J. F. E teban Lorente, El palacio Zaporta y patio de la Infanta, Zaragoza, Gante, Ibercaja, 1995; J. Criado Mainar, “La capilla de los Arcángeles de la Seo de Zaragoza (1569-1579), Mausoleo del mercader Gabriel Zaporta”, en La capilla de los Arcángeles de la Seo de Zaragoza. Restauración, 2004, Zaragoza, Ministerio de Cultura, Diputación General de Aragón, Caja Inmaculada y Cabildo Metropolitano de Zaragoza, 2004, págs. 11-119.

 

José Ignacio Gómez Zorraquino