Ayuda

Santa Flora

Biografía

Flora, Santa. Córdoba, p. m. s. IX – 24.XI.851. Mártir y santa junto a María.

Para estas dos mártires voluntarias —Flora y María— bajo el reinado de Abderramán II escribió san Eulogio el Documentum Martyriale, dirigido a ellas y, además, les dedica un capítulo del Memoriale Sanctorum (851-856), en el que narra la vida y el martirio de ambas.

Flora era hija de una cordobesa cristiana y de padre musulmán, procedente de Sevilla, lo que, según las leyes islámicas, la obligaba a abrazar esta religión. Flora, niña huérfana de padre, se educó en la fe cristiana y la profesaba secretamente, por lo que abandonó la casa para reunirse con los cristianos; ante ello, su hermano musulmán emprendió su búsqueda y encarceló a alguno de sus conocidos, lo que determinó a la joven a regresar al hogar. Fue llevada por su hermano ante el cadí, que trató de convencerla azotándola y la devolvió a su hermano para que la convenciera en casa.

Según relata Eulogio, milagrosamente, la virgen se escapó de casa y se dirigió a la zona de Martos (Jaén), donde se ocultó durante unos seis años. Por su parte, María era hija de padre cristiano, de la ciudad de Niebla, y de madre musulmana convertida al cristianismo, lo que en la ley islámica implicaba la muerte. Esto determinó que la familia debiera trasladarse varias veces de lugar hasta recalar en Froniano, en la serranía cordobesa, junto con sus hijos Walabonsó y María. El joven ingresó en el monasterio de San Félix y María, en el de Santa María de Cuteclara, regido a la sazón por Artemia, madre de los mártires Juan y Adulfo. Walabonsó fue martirizado, junto con otros cinco varones de diversa procedencia, el día 7 de junio del 851, lo que sumió a su hermana en una gran tristeza y en un ferviente deseo de imitar a su hermano en el martirio buscado.

Con vidas diferentes, los caminos de estas vírgenes se cruzan en un punto, puesto que ambas se dirigieron a Córdoba para confesar su fe y, en su proceso de preparación al martirio, se encontraron en la iglesia de San Acisclo y se unieron en un estrecho vínculo de amistad y metas comunes; juntas se dirigieron ante el cadí y juntas profesaron su fe, por lo que fueron amonestadas y enviadas a la cárcel. Para fortalecerlas en su decisión e instruirlas, san Eulogio les dedicó un tratado, Documentum Martyriale. Tras un período en la cárcel, fueron conducidas juntas al martirio, el 24 de noviembre, y decapitadas; sus cuerpos se expusieron para que fueran devorados por los animales carroñeros, pero como éstos los respetaron; fueron arrojados al Guadalquivir. El mismo san Eulogio narra que, por intervención divina, el cuerpo de María apareció y fue sepultado en el monasterio de Cuteclara.

Iconográficamente se acostumbra representar juntas a las santas Flora y María, ataviadas con túnica y palio; Flora suele mostrar alguna herida en la cabeza. Como atributo genérico llevan la palma del martirio y su símbolo particular es la espada curva propia de los musulmanes y, en ocasiones, aparecen con un ave de rapiña.

 

Bibl.: S. Eulogio, Documentum Martyriale, s. l., 851; Memoriale Sanctorum, lib. II, s. l., 851-856, cap. VIII; M. Cardona, Santa Flora, una mártir mozárabe, Barcelona, Juventud, 1945; I. Villapadierna, “Flora e Maria”, en Bibliotheca Sanctorum, vol. III, Roma, Pontificia Università Lateranense, 1961-2000, págs. 931-932; E. P. Colbert, The martyrs of Córdoba. A study of the sources. A dissertation [...] (850-859), Washington, The Catolic University of America Press, 1962, págs. 223-234; J. Vives Gatell, “Flora y María” y “Mártires de Córdoba”, en Q. Aldea Vaquero, T. Marín Martínez y J. Vives Gatell (dirs.), Diccionario de Historia Eclesiástica de España, vols. II y III, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Instituto Enrique Flórez, 1972 y 1973, págs. 939-940 y pág. 1440, respect.; J. F. Rivera Recio, “La Iglesia Mozárabe”, en R. García Villoslada (dir.), Historia de la Iglesia en España, vol. II, t. I, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1982, págs. 46-60; F. J. Simonet, Historia de los mozárabes en España, II. De Abderramán I a Mohamed I (años 756-870), Madrid, Turner, 1983; M. J. Aldana García (ed.), Obras completas de San Eulogio, Córdoba, Universidad, 1998, págs. 173-190 y 126-132; J. L. Repetto, “Flora y María”, en C. Leonardi, A. Ricardi y G. Zarri, Diccionario de los santos, vol. I, Madrid, San Pablo, 1998, págs. 810-811.

 

Elena Sainz Magaña