Ayuda

Ermesinda de Carcasona

Biografía

Ermesinda (Ermessenda, Ermedindis) de Carcasona. Carcasona (Francia), ú. t. s. x – San Quirico de Besora (Barcelona), 1058. Condesa de Barcelona.

Hija del conde Roger I de Carcasona. Casó poco antes de 993 con el conde Ramón Borell. Dotada de belleza, inteligencia y dotes políticas, gozó de gran prestigio por la ayuda que prestó a su marido en la reconstrucción de las áreas devastadas por las incursiones de Almanzor. Acompañó a su esposo en la expedición militar que recorrió tierras regadas por los ríos Segre y Ebro en 1015. Influyó en 1010 en la designación de su hermano Pere (Pedro) como obispo de Gerona, así como en la del abad Oliba como obispo de Vic en 1017. A la muerte de su esposo en 1018, ejerció hasta 1023 la tutela durante la minoridad de su hijo Berenguer Ramón I. Supo rodearse de consejeros prudentes, experimentados y sabios, entre los que destacan: el abad Oliba, Bernat de Gurb, Guerau de Cabrera, Hug de Cervelló, Bermon, vizconde de Cardona y el juez Ponç Bonfill Marc. Gracias a conseguir la ayuda del normando Roger de Toëny redujo las acciones piráticas de Mugahid, rey de Denia y de las Baleares, y con el que más tarde estableció una alianza. Tuvo serio conflicto jurisdiccional con el conde Hug (Hugo) de Ampurias, al que finalmente ganó el pleito. En 1023, tuvo dificultades con su hijo al acabar su tutelaje, que se resolvieron gracias a la intervención de su hermano el obispo Pere de Gerona, y que le comportó la cesión de treinta castillos a Berenguer Ramón I como garantía.

A la muerte de su hijo en 1035, volvió a la escena política como tutora de su nieto Ramón Berenguer I. También fue tutora de otros dos nietos suyos, Sanç’ (Sancho) y Guillem (Guillermo). Su fuerte personalidad hizo que en 1041 entrase en conflicto, está vez con su nieto, que quería prescindir de su tutela. Ermesinda se retiró a su condado de Gerona al lado de su hermano Pere, obispo de dicha ciudad. Ambos hermanos tomaron medidas para defender el valle de Aro y Calonge contra los ataques piráticos de los sarracenos. El enfrentamiento entre Ermesinda y su nieto Ramón Berenguer I fue atizado por Mir Geribert, si bien gracias al abad Oliba en 1043 se produjo una primera reconciliación entre ambos, que duró poco por la desaparición de sus dos mejores consejeros, el abad Oliba y su hermano Pere, obispo de Gerona. El irregular casamiento de su nieto con Almodís de la Marca en 1052 y la fuerte personalidad de ésta, supusieron un nuevo y grave enfrentamiento familiar entre abuela y nieto. Después de un período de graves dificultades, en 1057 Ermesinda llegó a un acuerdo definitivo con su nieto el conde de Barcelona, al que vendió por la módica cantidad de mil libras de oro todos sus derechos sobre los condados de Barcelona, Gerona y Osona, así como sobre los castillos de Begur, Pierola, Pontils y Cardona, entre otras cosas. También prometió interceder ante el Pontífice para que se levantara la excomunión que pesaba sobre el joven conde de Barcelona y su esposa Almodís. Firmado el acuerdo, se retiró a sus dominios de Besora, en donde murió al año siguiente. Su testamento demuestra que todavía mantenía una sólida posición económica.

Los restos mortales de Ermesinda descansan en la catedral de Gerona, en el tabernáculo que mandó fabricar.

 

Bibl.: S. Sobrequés, El grans comtes de Barcelona, Barcelona, Vicens Vives, 1961; A. Pladevall, Ermessenda de Carcassonne, comtessa de Barcelona, Girona i Osona. Esbós biogràfic en el mil·lenari del seu naixement, Barcelona, Comtes de la Vall de Marlés, 1975; M. Aurell i Cardona, Les noces del comte. Matrimoni i poder a Catalunya (785-1213), Barcelona, Ediciones Omega, 1997.

 

Salvador Claramunt Rodríguez