Ayuda

Ibn al-Darrây

Biografía

IBN AL-DARRĀŶ: Abū ‘Umar Amad b. al-Darrā’ al-Qasallī. Cazacilla (Jaén), III.958 – Denia (Alicante), 21.VI.1030. Poeta andalusí.

Nacido en las montañas de Jaén en una familia de origen bereber, instalada en al-Andalus desde la conquista musulmana, nada se sabe de su familia, de su infancia, ni de su formación. Con dotes y afición a la poesía, se trasladó a la capital del califato, Córdoba, donde logró introducirse en los círculos literarios de la corte de Almanzor (Al-Manîūr b. Abī ‘Āmir). Debutó como poeta con un poema que los exigentes críticos literarios cordobeses consideran un plagio, dada su perfección. El propio Almanzor le invita a comparecer a palacio e improvisar un poema sobre un plato de manzanas rodeado de junquillos. Ibn Darrā’ compone el poema improvisado y alardea de ser un excelente poeta y prosista. Almanzor le inscribe entonces en el Dīwân al-InŠā’ u “oficina de redacción”, donde se componían y redactaban los poemas y cartas oficiales. Era el año 992.

Durante dieciséis años, Ibn al-Darrā’ será el poeta oficial de Almanzor, encargado de cantar sus campañas contra los cristianos, sus construcciones como Madīnat al-Zāhira y todos los acontecimientos importantes que se producen bajo la hégira del dictador cordobés y luego de su sucesor e hijo, al-Muaffar. Aunque Ibn Darrā’ es un poeta neo-clásico árabe, con todos los tropos y convenciones de este tipo de poesía, sus casidas son una fuente histórica, especialmente de las campañas de Almanzor e incluso de las relaciones que éste mantiene con los reyes cristianos del Norte.

A la muerte de Al-Muaffar, le sucede otro hijo de Almanzor, ‘Abd al-Ramān, apodado Sanchol por ser nieto de un rey de Navarra y que lleva al desastre al califato omeya, pues cuando inicia una de las campañas contra los cristianos, Córdoba se levanta, derroca al califa títere HiŠām II, y cuando Sanchol regresa es asesinado (1008). Ibn Darrā’ pone su pluma al servicio del nuevo califa Muammad, que es efímero como todos los que le suceden y a los que Ibn Darrā’ sigue dedicando casidas hasta que decide abandonar la capital y tras un viaje penoso  —al-Andalus está en plena guerra civil—, logra llegar a Ceuta con toda su familia. Allí es gobernador el príncipe bereber ‘Alī b. ammūd, que es Ši’í, por lo que Ibn Darrā’ compone una casida con alusiones a esta secta como si el propio poeta no hubiese sido y fuese ortodoxo. No debió tener éxito porque Ibn Darrā’ abandonó Ceuta y volvió a la Península, donde recorre diversos reinos de taifas: Almería, Valencia, Játiva y Tortosa, y aunque sus casidas tienen gran éxito con los reyezuelos, prefiere instalarse en el reino de Zaragoza en 1008. La dinastía Tu’ībī le acoge muy favorablemente y se convierte de nuevo, como en tiempos de Almanzor, en el funcionario-poeta y parece que las cosas le van tan bien que se compra tierras y huertas en Aragón. Pero algo debió torcerse con el emir Yayā b. al-Munir, porque volvió a emigrar en el año 1028, esta vez a Denia, donde reinaba el emir Mu’âhid. Posiblemente habría buscado nuevos horizontes, pero murió dos años después de instalarse en Denia.

Según el editor de su diván y estudioso de su vida y obra, Mamūd ‘Alī Makkī, b. Darrā’ al-Qasallī fue un gran poeta neoclásico, superior en algunos de sus poemas al considerado maestro del género entre los árabes, al-Mutanabbī. Además de sus casidas cantando las campañas de Almanzor contra los cristianos, son de destacar una serie de poemas nawriyyāt o florales también con grandes aciertos y la sinceridad de los poemas que compuso describiendo la guerra civil que se desencadenó a la caída del régimen de Almanzor y su viaje al huir de Córdoba.

De su prosa quedan pocos fragmentos que muestran que fue mejor como poeta. Destaca por su interés histórico el comunicado que escribió en nombre de Almanzor con ocasión de la toma de Santiago de Compostela en el año 997.

Obras de ~: Dīwān Ibn Darrā’ al-Qasallī, ed. de M. ‘A. Makkī, Damasco, 1961.

Bibl: R. Blachère, “La vie et l´oeuvre du poète-épistolier andalou Ibn Darrāg al-Kastallī”, en Hesperis, XVI (1933), págs 99-121; A. R. Nykl, Hispano-Arabic Poetry, Baltimore, 1946, págs 56-58; M. ‘A. Makk•, [“Introducción, biografía y apéndices en árabe”], en Ibn DarrĀ’ al-Qasallî, Dīwān Ibn Darrā’ al-Qasallî, Damasco, 1961; I. ‘Abbâs, Ta’rîj al-adab al-andalusi, El Cairo, 1962, págs. 191-213; M. ‘A. Makk•, “La España cristiana en el dîwàn de Ibn Darrāy”, en Boletín de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, XXX (1963-1964), págs. 63-104; M. Lachica Garrido, Almanzor en los poemas de Ibn Darrā’, Zaragoza, 1979; L. Molina, “Las campañas de Almanzor a la luz de un nuevo texto”, en Al-Qanara (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), III (1981), págs. 209-264; M.ª J. Rubiera Mata, Literatura hispanoárabe, Alicante, Universidad, 2004 (2.ª ed.), págs. 40-41, 67-68, 72 y 90.

María Jesús Rubiera Mata