Ayuda

Pedro de Melián

Biografía

Melián, Pedro de. Carachico (Santa Cruz de Tenerife), ? – Guatemala, 1659. Oidor de Guatemala, fiscal del Crimen de México, fiscal de lo Civil de México y de Lima.

Melián fue colegial de San Antonio en la Universidad de Alcalá en 1628 y obtuvo un doctorado.

Fue nombrado oidor de la Audiencia de Guatemala por consulta del 23 de agosto y Título del 27 de noviembre de 1632. El 12 de abril de 1633 obtuvo licencia para ir a Guatemala con su criado Juan de Baena Parada, de Madrid, hijo de Luis de Baena Parada, escribano de número, y de Antonia de Sandoval. Pedro de Melián avanzó como fiscal del Crimen de la Audiencia de México por consulta del 28 de julio y Título del 26 de agosto de 1638. Fue nombrado fiscal de lo Civil el 7 de marzo de 1640. Fue trasladado a Lima al mismo puesto por consulta del 6 de septiembre de 1653 y Título del 23 de mayo de 1654, pero declinó el nombramiento y el 11 de diciembre de 1655 fue enviado a Guatemala como oidor en depósito.

Melián dejó a su esposa, María Espínola, viuda y con deudas. Se le otorgó medio año de salario.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General de Indias (Sevilla), Contratación, 5414, n. 19; Pasajeros, l. 11, e. 2670.

E. Schäfer, El Consejo Real y Supremo de las Indias, t. II, Sevilla, Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1947, págs. 464-465, 475 y 491; G. M. de Guijo, Diario, 1648- 1664, ed. y pról. de M. Romero de Terreros, t. II, México, Editorial Porrúa, 1952, pág. 118; A. Heredia Herrera, Catálogo de las consultas del Consejo de Indias (1631-1636), Sevilla, Diputación Provincial, 1988, pág. 142; Catálogo de las consultas del Consejo de Indias (1637-1643), Sevilla, Diputación Provincial, 1990, pág. 149; Catálogo de las consultas del Consejo de Indias (1651-1656), Sevilla, Diputación Provincial, 1992, pág. 313; Catálogo de las consultas del Consejo de Indias (1657-1661), Sevilla, Diputación Provincial, 1993, pág. 533; J. Barrientos Grandon, Guía prosopográfica de la judicatura letrada Indiana (1503-1898), Madrid, Fundación Histórica Tavera, 2000, pág. 913.

 

Mark A. Burkholder