Ayuda

Federico Fernández de Castillejo

Biografía

Fernández de Castillejo Jiménez, Federico. Córdoba, 10.XII.1899 – Madrid, 26.IX.1980. Político de la Segunda República, militar, abogado, escritor, historiador.

Hijo del abogado y político José Fernández Jiménez, cordobés natural de Zuheros, quien fuera diputado a Cortes en cinco legislaturas, fundador del partido Fernandista, gobernador de Sevilla y alcalde de Córdoba, y de Josefa Castillejo de la Fuente de Dávila, natural de Fuente Ovejuna, Córdoba.

Fernández de Castillejo realizó sus primeros estudios en Córdoba, siendo a los catorce años bachiller y profesor Normal. A los veinte años prestó servicios como teniente en el ejército de España en Marruecos, en la campaña del Rif, y a los veinticinco obtuvo el grado de capitán de Estado Mayor. Poco después recibió el título de abogado y comenzó a distinguirse ante los tribunales de Madrid y Sevilla por su gran preparación. El 6 de diciembre de 1929 contrajo matrimonio con la aristócrata sevillana María Taviel de Andrade Cavaleri.

Al proclamarse la Segunda República, fue designado, con tan sólo 31 años, gobernador civil de Valencia, cargo que ejerció durante junio y julio de 1931, ya que en las elecciones del 28 de junio de ese mismo año salió elegido diputado a las Cortes Constituyentes por Sevilla por la Derecha Liberal Republicana, partido liderado por Niceto Alcalá-Zamora y que en agosto de 1931 pasó a denominarse Partido Republicano Progresista. Por incompatibilidad de cargos, al ser nombrado diputado hubo de renunciar al de vocal de la Junta Provincial de Beneficencia Particular de Sevilla.

Durante este período Fernández de Castillejo formó parte del nuevo Comité Nacional y ostentó el cargo de secretario de la minoría parlamentaria progresista. Castillejo fue también, durante la legislatura de 1931, vocal suplente del Tribunal de Garantías Constitucionales. Participó asimismo con la delegación sevillana en la elaboración del Proyecto de Bases para la Autonomía de Andalucía el 29-30 de enero de 1933, y ese mismo año, en las elecciones del 19 de noviembre, resultó elegido nuevamente diputado por el Partido Republicano Progresista por la circunscripción de Córdoba. En su toma de posesión como diputado, el 30 de diciembre de 1933, renunció al cargo de director general de Agricultura para el que había sido nombrado y que había venido ejerciendo en los meses anteriores, optando así por el de diputado. Durante esta segunda legislatura, Fernández de Castillejo fue vicesecretario de la Comisión de Agricultura y vicesecretario de la Comisión de Guerra, así como titular de la Comisión encargada de investigar la denuncia de Antonio Nombela, más conocido como “escándalo Nombela”. A finales de 1935, Fernández de Castillejo fue nombrado subsecretario de Obra Públicas, tomando posesión del cargo el 20 de diciembre. Por último, tras las elecciones de febrero de 1936, en que de nuevo fue elegido diputado por Córdoba por el Partido Republicano Progresista, Castillejo ocupó el cargo de vicesecretario de la Comisión de Agricultura, además de ser titular de la Comisión de Guerra y suplente de las Comisiones de Gobernación y del Tribunal de Cuentas.

Al estallar la guerra civil, perseguido y amenazado de muerte, encontró asilo en el torpedero argentino Tucumán, logrando embarcar en Alicante junto a su esposa y sus tres hijos, José Luis, Federico y María, en el que sería el quinto viaje de evacuación de refugiados del Tucumán, que zarpó el día 13 de febrero de 1937 en dirección a Marsella. Tras instalarse en París durante un tiempo, Fernández de Castillejo se embarcó en Cherburgo en el vapor Alcántara el 29 de diciembre de 1937, su familia lo hizo en Lisboa, arribando a Buenos Aires el 16 de enero de 1938. Su llegada no pasó desapercibida para la prensa porteña y de ella dieron cuenta los principales diarios argentinos de la época. Fernández de Castillejo llegó a Argentina contratado por el gobierno de la Provincia de Buenos Aires como ingeniero geógrafo, título del que se había graduado en la Academia de Artillería, para los trabajos de levantamiento de los planos catastrales de dicha provincia. Asimismo, avalado por sus conocimientos sobre topografía, hidrografía y desarrollo y reforma agraria, y por su autoría de varios tratados sobre las condiciones geológicas de las costas españolas, sobre la cuenca del Llobregat y de un extenso estudio sobra la reforma agraria, Fernández de Castillejo colaboró junto al ingeniero Eugenio Richard, en el proyecto de navegación del río Santa Cruz, en su estudio técnico de navegabilidad y en el posterior análisis comercial y subsiguiente proyecto de mejora de los rendimientos agrícolas en las fincas ribereñas.

Asimismo, Castillejo se desempeñó como abogado de los accionistas de la Compañía Hispano Argentina de Obras Públicas y Finanzas (CHADOPyF), popularmente conocida como Metro Español de Buenos Aires, y ostentó, entre otros, el cargo de director general de la editorial CLYDOC. En Argentina publicó seis obras, la primera de ellas, Heroísmo criollo: la marina argentina en el drama español, junto a la abogada, política y sufragista española Clara Campoamor, seguida de La epopeya del nuevo mundo, El amor en la conquista: Malitzin, Andalucía: lo andaluz, lo flamenco y lo gitano, La ilusión en la conquista: génesis de los mitos y leyendas americanos y Rodrigo de Triana (Historia novelada del primer descubridor de América), que lo consagrarán como experto andalucista y americanista de reconocido prestigio, a las que se añaden otras inéditas como El enigma de Cristóbal Colón o El Hijo del Sol.

En Buenos Aires, Castillejo participó activamente en la Asociación Patriótica Española, donde dictó conferencias y donde, además, formó parte del claustro del Curso de Literatura, Historia y Arte Españoles en 1943, junto a otros intelectuales como Manuel de Góngora, Alberto Insúa, Arturo Berenguer Carisomo, Pilar de Lusarreta, Pedro Massa y Clara Campoamor, y al año siguiente, del de Historia de la Civilización Hispánica y de Literatura Española, con casi el mismo claustro, menos Massa y Lusarreta, pero con la incorporación del historiador Vicente Sierra, a efectos de equilibrar siempre el profesorado español y argentino. En 1945, Castillejo participó de nuevo en otro ciclo de conferencias sobre Literatura e Historia Españolas en el siglo XVII organizadas en homenaje a Francisco de Quevedo y Villegas con ocasión del tercer centenario de su muerte, en el que participaron también de nuevo Campoamor, Góngora y Berenguer Carisomo. Profesor y colaborador habitual del Liceo de España, entidad presidida por el diplomático argentino José María Cantilo y cuyo director-gerente y verdadero impulsor y alma mater fue Antonio Manzanera, Fernández de Castillejo participó, entre otros actos, en el ciclo de conferencias radiadas que se inició en agosto de 1940, junto a otros intelectuales españoles exiliados como Vicente Sánchez Ocaña, Álvaro de las Casas, Ramón Gómez de la Serna y Clara Campoamor. Asimismo, Fernández de Castillejo fue uno de los principales contribuidores de algunos de los ciclos de conferencias organizadas y radiadas por La Voz de España, popular programa radiofónico dirigido por Manzanera. Además, en el seno de dicho programa, Castillejo estuvo a la cabeza de la sección “Cartas a un Oyente” en el que pronunció una serie de charlas emitidas a diario y lanzadas al éter por L.R. 10 Radio Cultura. Por otra parte, entre otras publicaciones científicas y culturales argentinas, destacó su colaboración en el Diario Español.

Tras acogerse a la amnistía de 1945, Federico Fernández de Castillejo y su familia regresaron a España vía Lisboa a principios de 1946 en el trasatlántico Cabo de Buena Esperanza. Tras pasar un tiempo en Andalucía, se instalaron definitivamente en Madrid, donde Castillejo residió hasta su muerte, acaecida el 26 de septiembre de 1980.

 

Obras de~: La Reforma Agraria, Proyecto de Ley de Bases, Tipografía Moderna, Sevilla, 1931; Heroísmo criollo: la marina argentina en el drama español, Talleres Gráficos Fanetti & Gasperini, Buenos Aires, 1939; La epopeya del nuevo mundo, Talleres Gráficos Fanetti & Gasperini, Buenos Aires, 1942; El amor en la conquista: Malitzin, Emecé, Buenos Aires, 1943; Andalucía: lo andaluz, lo flamenco y lo gitano, editorial Clydoc, Buenos Aires, 1944; La ilusión en la conquista: génesis de los mitos y leyendas americanos, ediciones Atalaya, Buenos Aires, 1945; Rodrigo de Triana (Historia novelada del primer descubridor de América), editorial Clydoc, Buenos Aires, 1945.

 

Bibl.: J. L. Abellán, El exilio español de 1939, t. 5, Taurus Ediciones, Madrid, 1978, pág. 319; F. Moreno Gómez, La república y la Guerra Civil en Córdoba (I), Córdoba, Ayuntamiento de Córdoba, Delegación de Cultura, 1982, págs. 208 y 209; L. Álvarez Rey, La derecha en la II República: Sevilla, 1931-1936, Sevilla, Secretariado de Publicaciones de la Universidad de Sevilla, Servicio de Publicaciones del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, 1993, págs. 78 y sigs; Diego Martínez Barrio, Palabra de Republicano, Sevilla, Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), 2007, pág. 458; Los Diputados por Andalucía de la Segunda República 1931-1939, Diccionario Biográfico t. II, Sevilla, Centro de Estudios Andaluces, 2010, págs. 41 y sigs;  M. Aznar Soler y J. R. López García (eds.), Diccionario biobibliográfico de los escritores, editoriales y revistas del exilio republicano de 1939, vol. 2, Sevilla, Renacimiento, 2016, págs. 375 – 376;

 

Beatriz Ledesma Fdez. de Castillejo