Ayuda

José de Espronceda y Delgado

Imagen
Biografía

Espronceda y Delgado, José de. Almendralejo (Badajoz), 25.III.1808 – Madrid, 23.V.1842. Escritor y político romántico.

José Ignacio Javier de Espronceda nació el 25 de marzo de 1808, a las seis y media de la mañana. Difieren los biógrafos si en una cabaña próxima a Pajares de la Vega o en el palacio del marqués de Monsalud de Almendralejo. Su padre, Juan José Camilo Espronceda, sargento mayor del regimiento Borbón de Caballería, y su madre, María del Carmen Delgado, eran viudos sin hijos, de clase media acomodada. El nacimiento en Extremadura fue pura casualidad. Debido a la invasión napoleónica, Juan José se trasladaba con su regimiento a Badajoz, llevando a su esposa en avanzado estado de gestación. No consta si Carmen y el niño le acompañaron en la Guerra de la Independencia. Los tres estaban en Madrid en 1820, afincados en la calle del Lobo, hoy Echegaray. Conoció entonces José a su vecino, luego íntimo amigo, Patricio de la Escosura, que ha transmitido importantes noticias suyas (1870, 1876). Niño revoltoso, adoraba a su madre. Renunció el 16 de julio de 1821 a ingresar en la Academia de Artillería de Segovia. En septiembre se matriculó en el recién abierto colegio de San Mateo en el que permaneció hasta su clausura en diciembre de 1823. Tuvo como maestros a José Gómez Hermosilla y Alberto Lista, autor del riguroso plan de estudios y la orientación liberal de la institución. Informes y notas lo muestran voluntarioso, inteligente, poco inclinado a las ciencias. En 1821 y 1822 obtuvo un primer premio de inglés. Su formación incluyó latín, griego, lenguas modernas, matemáticas, ciencias, religión, gramática y amplias lecturas. Compañeros suyos eran Ventura de la Vega, Eugenio de Ochoa, Gregorio Romero Larrañaga, Roca de Togores.

Espronceda y sus amigos participaron del entusiasmo revolucionario de Madrid durante el Trienio Liberal (1820-1823). Se dice que escribió un poema, no conservado, “Al 7 de julio”, sobre el asesinato de un militar liberal por sus propios soldados ese día de 1822. Al comenzar 1823, Espronceda, Vega, Núñez de Arenas y Escosura crearon la sociedad de los Numantinos, inspirada en los ritos de la masonería, para luchar por la libertad. El 7 de noviembre de 1823 vieron pasar delante del colegio de San Mateo, situado en la calle de Toledo, el cortejo que acompañaba al general Rafael Riego a su ejecución pública en la plaza de la Cebada. En su primera reunión tras el suceso juraron vengar al héroe. Denunciados por uno de los nuevos socios cuya identidad se ignora, fueron procesados según la ordenanza sobre sociedades secretas de 1 de agosto de 1824. El proceso comenzó el 23 de enero de 1825 y la sentencia se dio el 28 de mayo. Espronceda fue condenado a recluirse en el convento de San Francisco de Guadalajara por cinco años. Sólo sirvió tres meses. Paralelamente, Espronceda, Vega, Ochoa, Trueba, Cossío y Juan Bautista Alonso fundaron la Academia del Mirto. Lista fue su mentor. La primera reunión tuvo lugar el 25 de abril de 1823 y la última el 25 de abril de 1826. Comentaban y componían poesía clásica tomando por modelos a Horacio, Meléndez Valdés, Quintana y el propio Lista. De los varios poemas clasicistas que Espronceda escribió, destaca el soneto Fresca, lozana, pura y olorosa en que aparece por primera vez una de sus imágenes favoritas: la flor marchita de la ilusión. Lista propuso al joven poeta comenzar un poema épico de tema nacional, Pelayo, dándole el plan del mismo. El joven compuso entre 1825 y 1827 varios fragmentos.

El 27 de octubre de 1826 fue rechazada su solicitud de ingreso en el Colegio de Caballeros Guardias Marinas. Quizá por estar vigilado por la policía, quizá por afán de aventuras, como afirma en “De Gibraltar a Lisboa” (1841), marchó al exilio a mediados de 1827, dirigiéndose a Portugal por Gibraltar. Allí conoció a Teresa, con cuyo padre, el coronel Epifanio Mancha, detenido en el castillo de San Jorge, hizo amistad. No consta que en ese momento se estableciera una relación sentimental entre los jóvenes. Como los liberales españoles no eran bien vistos, fue detenido el 14 de agosto y expulsado. Llegó a Londres el 15 de septiembre de 1827. Fijó su domicilio en el 23 de la calle Bridge Water con su amigo el teniente Antonio Hernáiz. Sus padres le enviaban dinero regularmente según la correspondencia con ellos. Tres meses después, el 6 de diciembre, llegó Teresa con su familia. Pronto debieron de entablar algún tipo de contacto. Teresa se casó en marzo de 1829 con un rico comerciante vasco, Gregorio del Bayo, de quien tuvo dos hijos, posiblemente para aliviar la penuria familiar. El 3 de marzo de 1829 llegó Espronceda a Bruselas quizá tratando de olvidarla. El 11 estaba en París, alojado en el hotel Favart. Las autoridades diplomáticas españolas insinuaron que iba en misión secreta por orden de Mina o Torrijos. Luchó, según su propio testimonio en un “Comunicado” (1836), en las barricadas parisinas al lado de los revolucionarios franceses la última semana de julio de 1830. Entretanto, Mina y Torrijos organizaron un plan para invadir España por varios puntos y forzar la renuncia de Fernando VII. En octubre de 1830 se alistó Espronceda en un pequeño contingente que, a las órdenes de Joaquín de Pablo, Chapalangarra, entró en Navarra para enfrentarse al general Eraso. Chapalangarra cayó en el primer encuentro. El poeta evocó el hecho en A la muerte de Joaquín de Pablo. Quizá se alistó también como voluntario para luchar en Polonia, siguiendo el llamado de un comité polaco el 25 de enero de 1831. Del comité formaba parte Victor Hugo. La fuerza expedicionaria no salió de París.

En el verano de ese año participó activamente con Istúriz, Flórez Estrada, duque de Rivas, Alcalá Galiano Calatrava, para formar una comisión que velara por los intereses de los emigrados. El Gobierno francés actuó contra ellos. Espronceda fue enviado a Burdeos, donde permaneció entre el 21 de noviembre de 1831 y el 11 de enero de 1832 en que partió para Londres. Apenas llegado, se puso en contacto con Teresa y planearon fugarse juntos. Él regresó a París a comienzos de agosto de 1832; Teresa lo hizo con su esposo poco después. El matrimonio se hospedó en el mismo hotel que el poeta, lo que ella aprovechó para escaparse a Passy con éste el 16 de octubre de 1832. Acogiéndose al Decreto de Amnistía de 15 de octubre de 1832, retornó a Madrid en marzo de 1833, siguiéndole Teresa semanas después. Su padre acababa de fallecer el 1 de enero. Él se fue a vivir con su madre, instalándola a ella en una casa próxima. No olvidó Espronceda la literatura en estos años de exilio. Debió de familiarizarse con el romanticismo inglés, pues entre 1830 y 1831 compuso poemas ossiánicos, Oscar y Malvina, Al sol. Su actitud, sin embargo, siguió siendo neoclásica. Hacia 1828 redactó un estudio comparativo sobre La Jerusalén liberada de Tasso y La Henriada de Voltaire. Leyó también la Poética (1827) de Martínez de la Rosa. Pero sus experiencias políticas le impulsaron a dar acogida al tema cívico. Cantó el destierro y el dolor de la España peregrina en La entrada del invierno en Londres y A la patria. Vertió su entusiasmo liberal de patria y libertad en Canción patriótica. Denunció la tiranía de Fernando VII en el soneto A la muerte de Torrijos y sus compañeros fusilados en la playa de Málaga en 1831. De 1831 data el manuscrito de su tragedia Blanca de Borbón.

El 13 de mayo de 1833 ingresó en el Cuerpo de Guardias de Corps. Se le expulsó enseguida, quizá por haber escrito unas décimas exaltando la libertad, quizá víctima de la política del Gobierno de aislar a los retornados. Fue confinado en Cuéllar, donde completó Sancho Saldaña (1834), novela histórica bien documentada situada en la época de Sancho IV el Bravo. En enero de 1834 estaba otra vez en Madrid. El 11 de mayo tuvo de Teresa una hija, Blanca, que, andando el tiempo, casaría con Escosura. Ingresó como redactor en El Siglo (21 de enero14 de marzo de 1834), periódico que se proclamaba monárquico y moderado. Su artículo “Poesía”, basado en el prefacio de Cromwell de Hugo, proponía renovar el quehacer poético español imitando la naturaleza y cantando temas nacionales. Al ser censurado el número 14 del 7 de marzo, a Espronceda se le ocurrió la idea de publicarlo en blanco con los títulos de los artículos censurados, lo que mereció un jocoso comentario de Larra en “El siglo en blanco” (Revista Española, 9 de marzo de 1834). A raíz de ello, el periódico fue clausurado. El 10 de marzo fue aceptado en la Milicia Nacional de la que fue nombrado teniente el 14 de octubre de 1839. El 25 de abril estrenó Ni el tío ni el sobrino en colaboración con Ros de Olano. El 23 de julio se descubrió una supuesta conjuración de la sociedad Confederación de los Guardadores de la Inocencia o Isabelinos. Espronceda fue detenido el 25, puesto en libertad el 14 de agosto y enviado por un tiempo a Andalucía.

Colaboró en El Artista (enero de 1835-abril de 1836). Por primera vez emergió como romántico con la Canción del pirata y El pastor Clasiquino. Aquel poema sería el origen de una nueva poesía española por su polimetría, color oriental y exaltación de la libertad.

Este artículo contenía una dura sátira del clasicismo tal como se encarnaba en su viejo maestro Gómez Hermosilla. Asistía a la tertulia del Parnasillo en el Café del Príncipe con Larra, Ventura de la Vega, Bretón, Ros de Olano, Escosura y otros. Los más atrevidos del grupo formaron la Partida del Trueno y se dedicaron a hacer calaveradas, como Larra las definió. Tomó parte activa en las revueltas callejeras del verano contra el primer ministro conde de Toreno. Entre Espronceda y éste surgió una enconada enemistad que se refleja en sus escritos. Saludó con entusiasmo el ascenso de Juan Álvarez y Mendizábal, ministro desde el 14 de septiembre de 1835 hasta el 15 mayo de 1836. Fue uno de los fundadores de El Ateneo cuya primera reunión tuvo lugar el 26 de noviembre de 1835. Siguiendo la línea iniciada en El Artista, publicó, en Revista Española, El mendigo y El verdugo. El 14 de diciembre de 1835 comenzó a colaborar en El Español, en el que ya publicaba Larra. La amistad entre los dos se estrechó tanto que a veces se hacían eco de las mismas preocupaciones, aproximando cada vez más su posición. Aparte de insertar fragmentos de El estudiante de Salamanca, se dedicó a exponer en él sus ideas políticas. En Libertad, igualdad, fraternidad (15 de enero de 1836), tras definir esas palabras, revisa su realización en la historia y augura su triunfo. Se percibe influencia de Saint-Simon y de Palabras de un creyente de Lammenais, recién traducido por Larra. En “El gobierno y la bolsa” (7 de marzo de 1836) denunció la base mercantilista de la gestión de Mendizábal. Su ataque frontal al ministerio de éste, a raíz de sus decretos de desamortización de 16 y 19 de febrero y 8 de marzo, se dio en El Ministerio Mendizábal, publicado en abril, que Larra comentó con aplauso en El Español (6 de mayo de 1836). Siguiendo las ideas del economista Flórez Estrada, criticó la Desamortización porque no resolvía el problema del reparto equitativo de la riqueza nacional, no conducía a una verdadera reforma agraria ni mejoraba la condición de los pobres.

Candidato por Almería en las elecciones parlamentarias de julio de 1836, expuso sus principios políticos e hizo una defensa de su conducta en un “Comunicado” a El Español (1836): igualdad, libertad, soberanía nacional, independencia de juicio. No resultó elegido. A fines de año, Teresa le abandonó, dolida de sus frecuentes ausencias. Durante la convalencia de una grave enfermedad a comienzos de 1837 conoció a Zorrilla que trazó un retrato muy favorable de él en Recuerdos del tiempo viejo. Ese mismo año colaboró a la fundación del Liceo Artístico y Literario. Asistía a sus sesiones puntualmente. Allí leyó el 5 de julio de 1838 A una estrella y explicó en marzo de 1839 unas lecciones de literatura, cuyo contenido se conoce por el resumen de Gil y Carrasco (1839): expone ideas generales sobre el romanticismo, cree la poesía expresión social y admira a Byron como encarnación de su tiempo. El 18 de septiembre de 1839 murió Teresa. Vio su cadáver expuesto en un humilde cuarto a través de las rejas de una ventana, escena que evocó en El diablo mundo. El Canto II del mismo, A Teresa, es una de las elegías más sentidas de toda la poesía española. Poco después apareció en su vida otra mujer, Carmen de Osorio, conocida como la generala, de conducta frívola y atrevida. A ella le dedicó sus Poesías (1840) si bien sin nombrarla.

A comienzos de 1840 se batió en duelo con Juan de la Pezuela, del que salió levemente herido. En abril aparecieron en libro sus Poesías entre las que se incluía completo El estudiante de Salamanca. Firmó un manifiesto de varios miembros de la Milicia Nacional felicitando a Espartero y se opuso a la intentona golpista del general Concha para derribarlo el 7 de octubre de 1841. Formó parte de una junta republicana y expuso sus convicciones en El Huracán, al que defendió con éxito en un proceso judicial el 18 de octubre. Pidió al Congreso que los emigrados de la Ominosa Década fueran declarados beneméritos de la patria. Su madre murió el 29 de octubre de 1840. Fundó con Ros de Olano y Miguel de los Santos Álvarez El Pensamiento, que sólo duró de mayo a octubre de 1841. Ese mismo año vio la luz como libro El diablo mundo, aparecido por entregas en 1940. En noviembre fue nombrado secretario de legación en los Países Bajos, adonde se dirigió en diciembre. Poco después fue elegido diputado a Cortes por Almería, por lo que regresó para tomar posesión el 1 de marzo de 1842. Asistía y participaba en los debates. Se conservan cinco discursos. Murió el 23 de mayo de 1842 de una afección de las vías respiratorias y fue enterrado con grandes honores en el cementerio de San Nicolás de Atocha. Sus restos descansan hoy en el panteón de Hombres Ilustres. Proyectaba entonces casarse con Bernarda de Beruete, con la que había iniciado relaciones formales al volver de los Países Bajos. Ella permaneció soltera y, mientras vivió, se encargó de que en la tumba del poeta luciese siempre un ramo de flores frescas.

La obra de Espronceda estuvo durante mucho tiempo envuelta en acusaciones de plagio, impiedad, pornografía, filosofía barata e irresponsabilidad (Cascales Muñoz, 1914 y 1932). Por eso, pasó mucho tiempo antes de disponerse de una biografía documentada (Marrast, 1974), un estudio serio de su producción poética (Mazzei, 1935) y una edición cronológico- crítica de su poesía (Marrast, 1969). Aquella imagen, basada en su conducta e ideología, ha sido ya totalmente desmontada. Espronceda es hoy reconocido como uno de los grandes poetas españoles, admirado e imitado por escritores como Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Unamuno, Baroja, Valle-Inclán, Vicente Huidobro. Su gran contribución literaria es haber renovado por completo el lenguaje, los temas y las actitudes de la poesía española, haciéndola ingresar en la modernidad. Rompió las barreras lingüísticas, abogando por un lenguaje total, desde el poético al callejero. Cantó la libertad, el hastío vital, la marginación social, el satanismo, la rebelión contra Dios y los fantasmas religiosos del más allá, la decadencia política. En El estudiante de Salamanca transformó la condición narrativa de la leyenda en un mecanismo gnoseológico. Con El diablo mundo introdujo el poema simbólico al estilo de Fausto y las técnicas de la ironía romántica a la manera byroniana: la obra abierta, inconexa, el fragmentarismo, el humor, el comentario del autor sobre sí mismo, las digresiones, la superposición de planos opuestos como imagen de la multiplicidad de la vida.

Obras de ~: “Poesía”, en El Siglo, 24 de enero de 1834; “Al Sol”, en El Siglo, 28 de enero de 1834; “Fresca, lozana, pura y olorosa”, en El Siglo, 4 de febrero de 1834; “Influencia del gobierno sobre la poesía” y “Despedida del patriota griego de la hija del apóstata”, en El Siglo, 28 de febrero de 1834; “A la muerte de un patriota” [v. Chapalangarra, 1836], en Gaceta de los Tribunales, 7 de mayo de 1834; “Canción patriótica”, en Gaceta de los Tribunales, 12 de junio de 1834; con A. Ros de Olano, Ni el tío ni el sobrino, Madrid, 1834; Sancho Saldaña o el Castellano de Cuéllar, Madrid, Delgado, 1834; “Canción del pirata”, en El Artista, I, 26 de enero de 1835; “La pata de palo”, en El Artista, I, 22 de marzo de 1835; “Pelayo”, [fragmentos], en El Artista, I, 29 de marzo y 19 de abril de 1835; “Crónica de teatros”, en El Artista, I, 26 de abril de 1935; “Teatros”, en El Artista, I, 10 de mayo de 1935; “El Pastor Clasiquino”, en El Artista, I, 24 de mayo de 1835; “Teatro”, en El Artista, I, 31 de mayo de 1835; “Costumbres”, en El Artista, I, 28 de junio de 1835; “El mendigo”, en Revista Española, 6 de septiembre de 1835; “El verdugo”, en Revista Española”, 19 de septiembre de 1835; “Guerra”, en La Abeja, 25 de octubre de 1835; A la memoria de las víctimas de Málaga”, en El Español, 14 de diciembre de 1835 [v. “A la muerte de Torrijos”]; “El reo de muerte”, en El Español, 17 de enero de 1836; “Libertad, igualdad, fraternidad”, en El Español, 15 de febrero de 1836; “El Gobierno y la Bolsa” y “El Estudiante de Salamanca. Fragmentos”, en El Español, 7 de marzo de 1836; “A la patria”, en El Español, 11 de marzo de 1836; “A la muerte de don Joaquín de Pablo Chapalangarra”, en El Español, 26 de abril de 1836; “Comunicado”, en El Español, 29 de junio de 1836; El Ministerio Mendizábal, en Madrid, Repullés, 1836; “Canto del cruzado”, en El Español, 9 de mayo, 30 de junio de 1836 y 23 de julio de 1837; “El estudiante de Salamanca. Primera parte”, en Museo Artísitico Literario, 22 de junio de 1837; “Oscar y Malvina”, en El Español, 29 de junio de 1837; Luis Senra Palomares (seud.) y E. Moreno López, Amor venga sus agravios, en Madrid, 1838; “El canto del cosaco”, en El Guardia Nacional, 15 de diciembre de 1838; “El dos de mayo”, en El Labriego, 2 de mayo de 1840; Poesías, Madrid, Yenes, 1840, a cargo de García Villalta y Gil y Carrasco, con poemas líricos, “Pelayo” y “El estudiante de Salamanca”; “El diablo mundo, con pról. de A. Ros de Olano, Madrid, Boix, 1840 [por entregas], 1841; “A la traslación de las cenizas de Napoleón”, El Iris, 28 de febrero de 1841; “Política general”, en El Pensamiento, 9 de mayo y 11 de junio de 1841; “A una mariposa”, en Revista de Teatros, 15 de mayo de 1841; “Un recuerdo”, en El Pensamiento, 23 de mayo de 1841; “A un ruiseñor”, en El Pensamiento, 30 de junio de 1841; “Fragmento”, en El Pensamiento, 31 de julio de 1841; “A Matilde”, en El Pensamiento, 31 de agosto de 1841; “De Gibraltar a Lisboa. Viaje histórico”, en El Pensamiento, 31 de agosto de 1841; “A Guardia”, en El Corresponsal, 1 de noviembre de 1841; “La entrada del invierno en Londres”, en Revista Literaria de El Español, 13 de julio de 1846; Obras poéticas, ordenadas y anotadas por J. E. Hartzeribusch, París, Baudry, 1848; “A don Diego de Alvear sobre la muerte de su amado padre”, en La América, 12 de febrero de 1865; Obras poéticas, París, Garnier, 1869; Blanca de Borbón, Madrid, 1870; Páginas olvidadas, pról. de G. Laverde Madrid, Medina y Navarro, 1873; Obras poéticas y escritos en prosa, ed. de P. de la Escosura y B. Espronceda con estudios introductorios, Madrid, Mengíbar, 1884; Obras poéticas, ed. de J. Cascales Muñoz, Madrid, Rivadeneyra, 1923; “A Anfriso en sus días”, en ABC, 18 de mayo de 1930; Poesías inéditas. Cartas desconocidas, publicadas por Roger de Bassagada, Montevideo, 1940; “La tormenta de noche”, en ABC, 22 de mayo de 1942; Obras completas, ed. y pról. de Jorge Campos, Madrid, Atlas, 1954 (Biblioteca de Autores Españoles, 72); Articles et documents oubliés, ed. de R. Marrast, Paris, 1966; L. Romero Tobar, “Textos desconocidos de Espronceda”, en Revista de Literatura, 32 (1967), págs. 137146; Poésies lyriques et fragments épiques, ed. cronológica y crítica de R. Marrast, Paris, 1969.

 

Bibl.: E. Gil y Carrasco, “Crónica teatral. Amor venga sus agravios”, en El Correo Nacional, 4 de octubre de 1838; “Revista de cursos literarios y científicos. Liceo Literario y Artístico”, en El Correo Nacional, 12 de abril de 1839; D. Coello y Quesada, “Poesías de don José de Espronceda”, en El Corresponsal, 25, 26 y 27 de mayo de 1840; J. García de Villalta, “Biografía de Espronceda”, en El Labriego, 23 de mayo de 1840, págs. 221-227; A. Lista, “Poesías de don José de Espronceda”, en El Tiempo, 21 de junio de 1840; E. Gil y Carrasco, “Poesías de don José Espronceda”, en Semanario Pintoresco Español, 12 de julio de 1840; J. García de Villalta, “El diablo mundo”, en El Labriego, 7 de octubre de 1840, págs. 431-433; A. Iza Zamacola, “El diablo mundo, poema de don José de Espronceda”, en El Entreacto, 20 de agosto de 1840; A. Ferrer del Río, “Biografía de Espronceda”, en El Laberinto, 16 de noviembre de 1846; J. Valera, “Del romanticismo en España y de Espronceda”, en Revista Española de Ambos Mundos, II (1854), págs. 610-630; F. Pi y Margall, “Espronceda y Larra”, en El Museo Universal, 30 de junio de 1847, págs. 93 y 94; P. de la Escosura, Tres poetas contemporáneos, Madrid, M. Rivadeneyra, 1870; “Recuerdos literarios”, en La Ilustración Española y Americana, febrero-septiembre de 1876; E. R odríguez Solis, Espronceda, su tiempo, su vida y sus obras, Madrid, Imprenta de Fernando Cao y Domingo de Val, 1883; A. Corton, Espronceda, Madrid, Casa Editorial Velázquez, 1906; A. Bonilla San Martín, “El pensamiento de Espronceda”, en La España moderna, CCXXXIV (1908), págs. 69-101; P. H. Churchman, “Byron and Espronceda”, en Review Hispanique, XX (1909), págs. 5-210; J. Cascales Munoz, Don José de Espronceda: su época, su vida y sus obras, Madrid, Biblioteca Hispania, 1914; A. Hamell, Humor bei José de Espronceda, Halle, Krüber, 1922; J. Cascales Munoz, El auténtico Espronceda pornográfico y el apócrifo en general, Toledo, Imprenta Colegio Huérfanos, 1932; G. Bereton, Quelques précisions sur les sources de Espronceda, Paris, 1933; P. Mazzei, La poesía de Espronceda, Florencia, Nuova Italia, 1935; N. Alonso Cortés, Espronceda. Ilustraciones biográficas y críticas, Valladolid, Santarem, 1945; S. Montoto, “Lista y la Academia del Mirto”, en España, Tánger, 17 de julio de 1948; E. Pujals, Espronceda y Lord Byron, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1951; S. García, “El Pensamiento de 1841 y los amigos de Espronceda”, en Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, 54 (1958), págs. 365-388; J. Casalduero, Espronceda, Madrid, Gredos, 1961; A. Martinengo, Polimorfismo nel Diablo Mundo de Espronceda, Torino, Botega d’Erasmo, 1962; D. Yndurain, Análisis formal de la poesía de Espronceda, Madrid, Taurus, 1971; R. Marrast, Espronceda et son temps, Paris, Kliensieck, 1974; G. Carnero, Espronceda, Madrid, Júcar, 1974; J. Casalduero, Forma y visión de El diablo mundo de Espronceda, 2.ª ed., Madrid, Gredos, 1975; J. Talens, El texto plural. Una lectura simbólica de Espronceda, Valencia, Universidad, 1975; D. J. Billick, José de Espronceda. An Annotated Bibliography, New York, Garland, 1981; R. Landeira, José de Espronceda, Society of Spanish and Spanish-American Studies, 1985; S. Pallady, Irony in the Poetry of José de Espronceda, Lewiston, E. Mellen Press, 1990; J. M. Caballero Bonald, Espronceda, Barcelona, Omega, 2002.

 

Ricardo Navas-Ruiz