Ayuda

Luisa Carlota de Borbón y Borbón

Imagen
Biografía

Borbón y Borbón, Luisa Carlota de. Portici (Italia), 24.X.1804 – Madrid, 29.I.1844. Princesa de las Dos Sicilias e infanta de España.

Bautizada como Luisa Carlota María Isabella e hija tercera del rey Francisco I de las Dos Sicilias y de la infanta María Isabel de España, hija del rey Carlos IV, nacida en el Palacio Real de Portici, en aquel reino, el 24 de octubre de 1804. Dama de carácter resuelto, orgulloso e impetuoso desde su juventud, en 1819 fue concertado su enlace con su tío, el infante de España Francisco de Paula, hermano de su madre. El 15 de abril de ese mismo año tuvo lugar su matrimonio por poderes en Nápoles, el cual se ratificó en el Palacio Real de Madrid el 11 de junio siguiente, adonde llegó con una dote de ciento veinte mil ducados napolitanos. Pronto cobró un gran ascendiente en la Corte de su cuñado y tío, Fernando VII, pero, muy dada a la intriga, desde fechas muy tempranas se enfrentó con su cuñada portuguesa, la infanta María Francisca, esposa del infante Carlos, por entonces heredero de la Corona.

En 1829, tras la muerte de la reina María Josefa —tercera esposa del Rey—, favoreció la cuarta boda del Monarca con su propia hermana, la princesa María Cristina de las Dos Sicilias, como forma de alcanzar mayor poder e influencia en la Corte. De ideas cercanas a los liberales, y defensora de los derechos sucesorios de su sobrina la infanta Isabel, nacida del cuarto matrimonio del Rey, utilizó todo su poder para forzar que el Monarca aboliese la ley semisálica, que impedía el acceso a la Corona de la pequeña infanta, dejando la sucesión en manos del infante Carlos. Para ello no dudó en llegar a irrumpir en la cámara regia, donde el Monarca yacía enfermo, para hacerle firmar la revocación de la ley, no sin antes propinar una sonora bofetada al ministro Tadeo Calomarde, que le cerraba el paso a la estancia. Más ambiciosa que su débil esposo, el infante Francisco de Paula, tras el fallecimiento de Fernando VII, en 1833, dio un apoyo decidido a la causa liberal, oponiéndose al Partido Carlista y apoyando el vacilante trono de su sobrina, la reina niña Isabel II.

Sin embargo, sus esperanzas de manejar los hilos de la política del reino a través de su hermana, la reina regente María Cristina, se vieron pronto frustradas y en 1838 sus continuas intrigas les llevaron a ella, a su esposo y a su larga prole de once hijos, a un exilio en París, donde fueron acogidos por su tío el rey Luis Felipe I de Francia. Aquello fue el origen de una fuerte enemistad entre ella y su hermana la Reina viuda, que no menguó las intrigas de Luisa Carlota desde París, quien pretendió que, tras la expulsión de la Regente de España, en 1840, la regencia del reino durante la minoría de la reina Isabel recayese en las manos de su esposo, como decano de los infantes varones de la Familia Real. De vuelta a España en 1842, el general Espartero mandó a la Infanta y a su esposo retirarse a Zaragoza, desde donde ambos promovieron un pronunciamiento que pretendía depositar la regencia en Francisco de Paula. A ello siguió un nuevo, aunque breve, alejamiento de los infantes, que volvieron a Francia, donde todos los esfuerzos de Luisa Carlota pasaron a centrarse en la realización de su nuevo proyecto: casar a su hijo primogénito, el infante Francisco de Asís, con la reina Isabel II, y a su segundogénito, Enrique, con la infanta Luisa Fernanda. Nuevamente de regreso a Madrid, los infantes se instalaron en el palacio de San Juan, a las puertas del parque del Retiro, donde Luisa Carlota enfermó y falleció a los tres días, el 29 de enero de 1844, en su residencia de la calle de la Luna, anexa al Palacio Real, sin llegar a ver cumplido su sueño de ver a su hijo Francisco de Asís convertido en Rey consorte, como así sucedió un año después. Sus restos fueron conducidos para su entierro al monasterio de El Escorial.

 

Bibl.: J. Ezquerra del Bayo y L. Pérez Bueno, Retratos de mujeres españolas del siglo xix, Madrid, Junta de Iconografía Nacional-Imprenta de Julio Cosano, 1924; E. Jones Parry, The Spanish Marriages, 1841-1846, London, Macmillan & Co., 1936; H. Acton, The Bourbons of Naples (1734-1825), London, Methuen & Co, 1956; The last Bourbons of Naples (1825-1861), London, Methuen & Co., 1961; J. del Burgo, Carlos VII y su tiempo, leyenda y realidad, Pamplona, Fondo de Publicaciones del Gobierno de Navarra, 1994; R. Mateos Sáinz de Medrano, Los desconocidos infantes de España. Casa de Borbón, Barcelona, Thassàlia, 1996; C. Segura Graíño, Diccionario de mujeres célebres, Madrid, Espasa Calpe, 1998; A. M. Moral Roncal, Carlos V de Borbón (1788-1855), Madrid, Actas, 1999; P. van Kerrebrouck, La Maison de Bourbon, 1256-2004, t. I, Villeneuve d’Ascq, 2004; I. Burdiel, Isabel II. No se puede reinar inocentemente, Madrid, Espasa Calpe, 2004.

 

Ricardo Mateos Sáinz de Medrano