Ayuda

Santa Teresa de Jesús

Imagen
Biografía

Teresa de Jesús, Santa. La Santa; Teresa de Cepeda y Ahumada; Teresa de Ahumada; Teresa de Ávila. ¿Gotarrendura (Ávila)?, 28.III.1515 – Alba de Tormes (Salamanca), 4.X.1582. Monja carmelita descalza (OCD), fundadora de monasterios de monjas y frailes contemplativos (o descalzos), mística, escritora.

Su padre, Alonso Sánchez de Cepeda, era hijo del converso Juan Sánchez de Toledo, afortunado mercader, casado con Inés de Cepeda. Don Juan había judaizado y fue penitenciado por la Inquisición. A raíz de este trance, tuvo que trasladar su negocio de paños a Ávila, donde volvió a prosperar, educando sus hijos cristianamente y casando a todos con familias hidalgas. No cejó hasta alcanzar en 1500 una ejecutoria que le hizo emparentar con un caballero de Alfonso XI. Su hijo, Alonso Sánchez de Cepeda, se casó en 1505 con Catalina del Peso e instaló su domicilio en las que fueran “Casas de la Moneda”.

La mujer murió dos años después, dejándole dos hijos: María de Cepeda y Juan Vázquez de Cepeda. En 1509 Alonso contrajo segundas nupcias con Beatriz de Ahumada, de quince años, que residía en Olmedo con su madre, Teresa de las Cuevas. La boda se celebró en Gotarrendura, donde los padres de Beatriz tenían casa señorial. Allí nació la primera hija de Beatriz, el 28 de marzo 1515, que recibió el nombre de la abuela y el apellido de su madre: Teresa de Ahumada.

Algunos autores se inclinan por Ávila como lugar de nacimiento de Teresa.

Toda su vida, Teresa de Ahumada tuvo que enfrentarse con una triple limitación socio-cultural y religiosa: era mujer y monja en una época en que la cultura dominante, el saber y el poder, en la sociedad y en la Iglesia, estaban totalmente en manos de los hombres; además, pertenecía a una familia de mercaderes; por último, era hija de conversos en una época en que se impusieron en Castilla los Estatutos de Limpieza de Sangre. Este dato da idea de su enorme repercusión en la biografía teresiana. Los Cepeda, a pesar de haber suprimido el hebraizante apellido de Sánchez figuraban como “modelo de familia judeo-conversa”. El comprobar ascendencia hebrea era la mayor infamia; de ahí las “ejecutorias de hidalguía”, como era el caso de los Sánchez de Cepeda.

Debe acentuarse, pues, la importancia que tuvo en la formación y actuación social-religiosa de Teresa de Ahumada el origen converso de su familia. Así, el tema de la honra, tema central de los escritos teresianos, corresponde a la obsesión por la “negra honra” de parte de los conversos. Américo Castro ya nota en la nieta del converso toledano “un anhelo de compensar con linaje espiritual la carencia de uno socialmente aceptable”. Teresa conoció los esfuerzos de su padre y de sus tíos conversos para lograr una declaración de hidalguía. Pero, hablando de sus padres, no dice que fueron “hidalgos”, sino “virtuosos y temerosos de Dios”. La atmósfera cultural-religiosa en la cual Teresa se educó es por ella caracterizada cuando escribe: “Era mi padre aficionado a leer buenos libros, y así los tenía de romance para que leyesen sus hijos éstos”, y de su madre declara: “Con el cuidado que mi madre tenía de hacernos rezar y ponernos en ser devotos de nuestra Señora y de algunos santos, comenzó a despertarme, de edad —a mi parecer— de seis o siete años”. La niña precoz pasó a ser la habitual compañera y confidente de doña Beatriz, que la enseñaba a leer y escribir. El temor a que sus hijas sufrieran la influencia de los alumbrados inducía a padres de familia a negarse a que sus hijas aprendiesen a leer y escribir. Tal temor no existía en casa de los Cepeda y Ahumada. La actitud de Alonso y Beatriz a este respecto era innovadora para la época. El libro que dejó una huella indeleble en Teresa y en su hermanito Rodrigo era el Flos Sanctorum, que tenía la vida de Cristo y de muchos santos. “Espantábanos mucho —dice ella— el decir que pena y gloria era para siempre, en lo que leíamos... Gustábanos de decir muchas veces: ¡para siempre, siempre, siempre!”.

Y concluye: “En pronunciar esto mucho rato era el Señor servido me quedase en esta niñez imprimido el camino de la verdad”.

En los umbrales de la adolescencia, Teresa perdió a su madre. Se le abrió un gran vacío afectivo. Después de una temporada de devaneos mundanos, Alonso recogió a su hija en el Convento de monjas Agustinas Santa María de Gracia, como doncella de piso.

Tal “mudanza” de la casa de su padre a un mundillo monjil significaba para Teresa una seria confrontación con su destino. En María de Briceño, maestra de novicias y de las doncellas, encontró la joven Teresa a “la amiga de más edad”, la confidente de sus intimidades, que le quitó “algo de la gran enemistad que tenía con ser monja”. En su alma empezó a surgir “la verdad de cuando niña”. Confiesa: “A cabo de este tiempo [...] ya tenía más amistad de ser monja”. Su proceso biográfico espiritual tomó un rumbo definitivo en el encuentro con su tío Pedro Sánchez de Cepeda, converso retraído y lector de “buenos libros en romance”.

Teresa escribe: “Aunque no acababa mi voluntad inclinarse a ser monja, veía era mejor y más seguro estado, y así poco me determiné a forzarme para tomarle”.

Además, en casa de su tío, dice: “Leía en las Epistolas de San Jeronimo, que me animaban de suerte que me determiné a decirlo a mi padre, que casi era como a tomar el hábito”. Teresa, “la más querida de su padre”, tuvo que ver cómo éste se puso delante “con ruegos, lágrimas y suspiros por detenerla”. Pero, “lo que más se pudo acabar con él fue que después de sus días haría lo que quisiese”. Entonces, ella planeó una fuga, el día de Ánimas, 2 de noviembre 1535, y tomó el hábito en el Monasterio Carmelita de la Encarnación, donde tenía “una grande amiga”, Juana Suárez.

De gran importancia para su evolución era la lectura del Tercer Abecedario de Francisco de Osuna, en casa de su tío Pedro Sánchez de Cepeda. Este libro, que “trata de enseñar oración de recogimiento”, dejó una huella decisiva en su alma; pero, pronto tuvo que dejar aquel recogimiento, cuando le sobrevino una tormenta de “grandes enfermedades”, desmayos y ataques de corazón; una extrema ruina física, que el 15 de agosto 1539 llegó a una terrible crisis: permaneció casi cuatro días sin conocimiento. Siguieron tres años de una lenta recuperación psicosomática, remontándose también su alma en el fervor espiritual.

Con la vuelta a la vida, surgió de nuevo el conflicto del amor. Inexperta en la vida espiritual, y sin guía, continuaba esforzándose en cumplir el consejo del Tercer Abecedario; “en comenzando a tener algo de oración sobrenatural, digo de quietud, procuraba desviar toda cosa corpórea”, incluso la Humanidad de Cristo. A partir de este momento, hizo todo lo posible para fundar la oración en la Humanidad de Cristo, buscando ayuda de “personas espirituales”. La gracia de la contemplación deja notar su influencia, inquietando el alma. Tal inquietud conducirá a Teresa hacia la compañía de Dios, como “Amigo verdadero”.

Y “comenzando a quitar ocasiones y a darme más a la oración —confiesa ella— comenzó el Señor a hacerme las mercedes”, a saber, “a darme muy ordinario oración de quietud y muchas veces de unión que duraba mucho rato”. Luego, Cristo se le aparece “con mucho rigor” para darle a entender que no le agrada cierta relación amistosa. También necesitará la fuerte emoción afectiva ante la imagen del Ecce homo, un Cristo “muy llagado”, para su conversión, profundizada por la lectura de las Confesiones de san Agustín. Gracias a la dirección acertada del jesuita Juan de Prádanos, llegó, a continuación, al desposorio espiritual. Tal vida en compañía de Dios, señal del desposorio con Él, trasladará el centro de gravedad de su vida espiritual hacia la experiencia de la amistad con Dios. Su evolución hacia la madurez afectivo-espiritual fue un proceso de identificación cristológica: Teresa de Ahumada se convirtió en Teresa de Jesús.

Al aumentarse las mercedes místicas, ella tuvo que enfrentarse con las injerencias y censuras de confesores, teólogos y amigos temerosos sobre las experiencias místicas de la monja visionaria. Ella temblaba ante la idea de que considerasen sus visiones y arrobamientos como “cosas de mujercillas que siempre las había aborrecido oír”. “Andaban los tiempos recios”, recuerda la madre Teresa, y no extraña que alguien expresase la temible sospecha de “que podría ser me levantasen algo y fuesen a los inquisidores”. Y, además de ser mujer y mística, debió de constituir un factor de peligro, la ascendencia judeoconversa de la madre Teresa y de varias de sus amigas, candidatas para el hábito en la nueva fundación de San José de Ávila. La participación de los “cristianos nuevos” o “conversos” en el movimiento iluminista era notable.

Los alumbrados habían sembrado terror y, en 1559, el pánico de la infiltración erasmista y protestante llevó la Inquisición a tomar medidas drásticas contra los “espirituales”, especialmente contra las mujeres. El inquisidor general, Fernando de Valdés, publicó su Índice de libros prohibidos, en el que se prohibían las traducciones de la Biblia y los libros espirituales en romance. Tal intervención oficial dejó a la madre Teresa profundamente afectada. Tal frustración se convirtió en un rehacimiento espiritual al oír en su interior la voz del Señor: “No tenga pena, que Yo te daré libro vivo”. Ella declara: “Su Majestad ha sido el libro verdadero adonde he visto las verdades”. La propia experiencia espiritual, el Evangelio vivido como Teresa de Jesús, será el libro vivo; tal como ella describe su experiencia de la unión con Dios: “Es otro libro nuevo de aquí adelante, digo otra vida nueva. La de hasta aquí era mía. La que he vivido desde que comencé a declarar estas cosas de oración es que vivía Dios en mí”. Poco después, el día 29 de junio 1559, tuvo la primera visión intelectual de Cristo. Luego, las visiones comenzaron a ser imaginarias. Con todo eso, la exasperación de sus censores llegaba al paroxismo y algunos la querían exorcizar. Sin embargo, día por día arreciaban sus ímpetus de amor; entre éstos fue célebre la “merced del dardo”, la famosa visión de la Transverberación.

Después ocurrió otra novedad, la más azarosa, los arrobamientos, que la sacaban de sí y la levantaban del suelo. Se lanzaban mil juicios contradictorios contra la monja “visionaria”. La tenían por endemoniada.

Ella protesta: “No entiendo esos miedos: ¡demonio, demonio!, adonde podemos decir: ¡Dios, Dios!, y hacerle temblar...; tengo ya más miedo a los que tan grande le tienen al demonio que a él mismo; porque él no me puede hacer nada, y estotros, en especial si son confesores, inquietan mucho”. Y “creció de suerte este miedo —dice ella— que me hizo buscar con diligencia personas espirituales con quien tratar”. Después de la ida del jesuita Juan de Prádanos en 1559, no encontró a directores espirituales que tenían experiencia en su camino espiritual. Bajo este aspecto había sido importante el encuentro de Teresa con Francisco de Borja, a fines de mayo de 1554. Este hombre espiritual, después de haberle oído, le dijo “que era espíritu de Dios, y que le parecía no era bien resistirle más”. Tal consejo significó un paso decisivo para fundar toda su vida en la Humanidad de Cristo. En un segundo encuentro, por abril de 1557, Teresa le consultó si en la contemplación podían andar sueltas las otras dos potencias, el entendimiento y la memoria, mientras la voluntad gozaba embebida. El padre Francisco le dijo “que a él le acaecía”. Teresa se sintió comprendida en su experiencia de la oración de quietud.

Del 17 al 25 de agosto 1560 estaba en Ávila otro espiritual, fray Pedro de Alcántara, con quien Teresa pudo hablar varias veces y la entendió “por experiencia”.

Aparentemente inició el paso de los espirituales, Francisco de Borja y Pedro de Alcántara, por Ávila una fase más tranquila para la discutida vida espiritual de Teresa. Pero, la que más zozobraba en lo íntimo era la propia protagonista. Ella sigue sintiéndose marginada como mujer y mística en la sociedad y en la Iglesia española del siglo xvi; sobre todo le molesta la prevención rigurosa de ciertos teólogos e inquisidores contra las mujeres contemplativas. Además, mayores recelos despertaron sus actividades espirituales y la dirección como madre fundadora del movimiento contemplativo de mujeres y hombres.

Ella apela a la actitud de Jesús hacia las mujeres que le seguían: “...veo los tiempos de manera que no es razón desechar ánimos virtuosos y fuertes, aunque sean de mujeres”. Ella reclama, sin más, el derecho a poder aportar como mujer y mística su experiencia contemplativa, y expresa tal aspiración como uno de los motivos que la inspiraron a escribir su autobiografía. En cuanto a su vivencia de acción y contemplación, Teresa de Jesús encuentra su figura de identificación en la Samaritana, que halla a Jesús cerca del pozo de Sichar, cree en su palabra y la comunica a sus paisanos (Jn. 4, 4-41): “¡Cómo la creyeron, una mujer!”. Esto era la gran revelación para Teresa. Podrá, pues, reconocer como justa su aspiración a tener autoridad como mujer y mística, identificándose espiritualmente con la samaritana y compartiendo sus ansias de hacer algo.

A raíz de una visión horrenda, hacia fines de agosto de 1560, se preguntaba Teresa “qué podría hacer por Dios, y pensé que lo primero era seguir el llamamiento que Su Majestad me había hecho a religión, guardando mi Regla con la mayor perfección que pudiese”. Ese era el punto de partida de su actividad fundacional. El acercamiento a Dios iba despertando un ideal de vida que contrastaba con aquella a que estaba sometida en la Encarnación. Además, contaba con un grupo de amigas, monjas y seglares que, animadas por su ejemplo, no se resignaban al status quo de la comunidad. Trataban con la madre Teresa de cómo reformar aquella casa, “acerca de lo cual la Santa dijo algunos razones..., trayendo a la memoria la soledad y retiro de los antiguos ermitaños de su Orden...”. Todo hace pensar que la madre fundadora estaba inspirada por la Institución de los primeros monjes, “el principal libro de lectura espiritual” de la Orden. En el siglo xvi era considerada como la Regla antigua, la fuente primitiva, aunque jurídicamente lo era la Regla dada por Alberto patriarca de Jerusalén alrededor de 1210. A la madre Teresa era conocida la Institución, pues su convento poseía copia manuscrita, en latín y romance, en un códice de mediados del siglo XV. Acerca de la vida según la Regla primitiva, la madre fundadora “fue ayudada y aconsejada” por el padre Antonio de Heredia, prior del Carmen de Ávila en 1564. En 1571, Jerónimo Gracián, el futuro fray Jerónimo Gracián de la Madre de Dios, le mandó unos opúsculos de su propia mano sobre “cosas de la Orden y la Regla”, entre otros un compendio en romance del Libro de Juan Patriarca XLIV de Jerusalén, a quien ha sido atribuido la Institución hasta principios del siglo pasado.

Cuando la gente se enteró del proyecto fundacional de la madre Teresa, surgió una oposición fuerte.

En este período complicado de su itinerario espiritual —de 1559 a 1562—, período de “visiones y censuras”, embrollado más todavía por los inicios de su obra fundacional, la madre Teresa acudía con mayores ansias a los “letrados”, sabiendo que de la confrontación entre experiencia y doctrina debería salir la verdad. Ella no pretende ser “letrada”, sino sólo que los teólogos disciernan el carácter de sus experiencias y actividades espirituales.

Así se comprende que la madre fundadora busca el amparo de los mejores teólogos ante aquella hostil barahúnda contra el proyecto fundacional, tanto de parte de sus hermanas monjas como de toda la ciudad. Teresa acudió a Pedro Ibáñez, dominico, “el mayor letrado que entonces había en Ávila”. A éste, el proyecto fundacional “se le asentó ser muy en servicio de Dios y que no había de dejar de hacerse”; además, “dijo la manera y traza que se había de tener...”, y “que quien lo contradijese fuese a él, que él respondería”.

Animadas por el apoyo del dominico, Teresa y sus amigas empezaron a poner por obra sus planes.

Cuando ya estaban ultimando la compra de una casa, el provincial, Ángel de Salazar, revocó la licencia de fundar; “le pareció recio ponerse contra todos”. Ante tales perspectivas, Teresa acudió de nuevo al teólogo, Pedro Ibáñez. Este redactó un valiente Dictamen en favor del buen espíritu de la madre Teresa.

Con el decidido apoyo del teólogo dominico, se comenzó a preparar la fundación: enviaron por los despachos a Roma y compraron una casa. Por fin, el 24 de agosto 1562, se inauguró la fundación del Monasterio de San José. “Estuve yo —dice la madre fundadora— a darles el hábito —a las cuatro jóvenes candidatas— y otras dos monjas de nuestra misma casa”, de la Encarnación. El maestro Gaspar Daza, en nombre del obispo, ofició y admitió a las cuatro primeras novicias, con las ceremonias del ordinario de la Orden, al hábito y Regla primitiva de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

En Teresa de Jesús, los términos de “la primera Regla” o “Regla primitiva” tienen un contenido más “retroactivo” que lo que la letra de la Regla dada por Inocencio IV en 1247, que transformaba la Orden eremítica en mendicante, puede dar a entender. Tal Regla, en su forma adaptada a las circunstancias de Occidente, llamada por la madre Teresa y por todos los carmelitas “primera” o “primitiva”, había introducido elementos de la vida cenobítica y mendicante: la vida mixta, una transformación substancial del rumbo de la Orden, de origen eremítico. Sin embargo, aunque tiene la madre fundadora en sus manos la Regla de Occidente, transformada por Inocencio IV en 1247, sus intenciones miran más allá, al yermo primitivo del Monte Carmelo: oración y contemplación. Por otro lado, la reforma iniciada en San José, de Ávila, tenía un contenido claramente contrarreformista. En este trance de ansias apostólicas, recibe en abril 1567 la visita del general de la Orden, fray Juan Bautista Rubeo. A éste tocará interpretar los deseos de su alma y dar a sus ansias reformadoras y apostólicas el espacio vital que la madre Teresa busca para desencadenar la acción. Refiriéndose a este punto culminante de su encuentro con el padre Rubeo, escribe: “... con la voluntad que tenía que fuese muy adelante este principio, diome muy cumplidas patentes para que se hiciesen más monasterios, con censuras para que ningún provincial me pudiese ir a la mano. Estas yo no se las pedí, puesto que entendió de mi manera de proceder en la oración, que eran los deseos grandes de ser parte para que algún alma se llegase más a Dios”. Con la patente aludida, fechada en Ávila el 27 abril 1567, la madre Teresa llevará a cabo durante los quince años que le quedarán de vida una intensa actividad fundacional. En la mente de la fundadora había madurado la idea de completar su obra fundacional con la institución de unos frailes contemplativos y escribió al padre general una carta “suplicándoselo”.

La respuesta del general, fechada en Barcelona, 10 de agosto de 1567, accedía a la petición. “Tales religiosos —dice— vivan perpetuamente juntos en la obediencia de la provincia de Castilla”. Sigue la patente con la famosa cláusula en la que el general quiere conjurar el peligro de una escisión. El tono alarmante de esta cláusula se explica por la enseñanza de las recientes incidencias, como la rebeldía inaudita de los hermanos Nieto, carmelitas andaluces, contra la obediencia a la Orden, la inminente “reforma del Rey” —bajo la jurisdicción de los obispos— y el conflicto con el Consejo Real, que había quitado al general Rubeo sus cartas credenciales para hacer la visita canónica en los conventos, y admitido los recursos de los frailes rebeldes contra las medidas tomadas por el general; el Consejo había impedido sistemáticamente, en conformidad con la ley de fuerza, la ejecución de las sentencias condenatorias del general contra los frailes díscolos y rebeldes, hasta rehabilitando por provisión real al ejercicio de sus oficios a frailes por el general expulsados de la Orden. Con todo, los recelos del general parecen, efectivamente, nacidos de una previsión de lo que iba a suceder; en los decretos del capítulo general de 1575 relativos a los “contemplativos” o descalzos, el mismo general escribe: “Siempre hemos tenido miedo de que surgiesen discordias y contenciones”.

Los hostigadores pondrían también mano algún día en la obra fundacional de la madre Teresa y de sus “contemplativos”. Cuando la madre Teresa recibió la noticia de la concesión del general para que se fundasen dos conventos de carmelitas contemplativos, ya estaba en Medina del Campo, donde el 15 de agosto había fundado el segundo monasterio de sus descalzas. Pero pasaría más de un año hasta que pudiera inaugurarse en Duruelo la primera casa de los frailes contemplativos.

El ulterior despliegue de su actividad fundadora con su primera salida de Ávila para erigir el Carmelo de Medina (1567) tomará forma intensiva; animada por el general Rubeo e inspirada por el objetivo misional de su obra fundacional, la madre Teresa da comienzo a sus “andanzas” fundacionales: a Malagón (1568), Valladolid (1568), Duruelo, religiosos (1568), Toledo (1569), Pastrana, religiosos y religiosas (1569), Salamanca (1570), Alba de Tormes (1571), Segovia (1574), Beas (1575).

No hay que olvidar que en esta fase decisiva salieron treinta monjas, más cuatro seglares, de la Encarnación a la Descalcez, de las que sólo ocho regresaron por falta de salud. Este monasterio había sido el “punto de partida de la reforma”. También es muy de tener en cuenta el hecho que en la reforma teresiana se hace caso omiso de los “Estatutos de Limpieza de sangre”.

Otra idea que la madre fundadora tiene siempre en mente es la ubicación de sus conventos; éstos son ante todo espacios comunitarios de vida contemplativa y preferentemente de implantación urbana.

“Fundar” significa para la madre Teresa una irradiación apostólica y eclesial: ella quiere fundar conventos de mujeres orantes por la Iglesia; crear desde la interior y pacífica ofensiva oracional. El historial de su ideología fundadora resulta ser su propio itinerario espiritual; nos revela el proceso de “arraigo e innovación”; su actividad fundacional no es una ruptura con el pasado, sino el culmen de la tradición contemplativa adaptada al contexto cultural-religioso.

Tal nueva forma de vida carmelitana, más que de reforma, debe calificarse de obra creadora y fundadora. Ella misma nunca utiliza el título de “reformadora” en sus escritos. En la documentación de la Iglesia se le concede el título de fundadora. Más explícitamente, en documentos oficiales suele decir: “Yo, sor Teresa de Jesús, Fundadora de los monasterios de monjas descalzas de la dicha Orden”. Tanto en el breve de beatificación como en la bula de canonización se le da el título: “Fundadora de la Orden de carmelitas descalzos”.

“Fundar” fue uno de sus carismas, documentado en el Libro de la Vida, “el más sobrecogedor de sus escritos, la más intensa revelación de un alma con que cuentan nuestras letras” (F. Lázaro Carreter). Su autobiografía del espíritu, “autorretratista más que autobiográfica”, es un género del que hasta entonces no había precedente en las letras españolas. Así puede F. Lázaro Carreter, con acierto, poner que Teresa como escritora “también en las letras fundó”. Existía como modelo clásico del Libro de la Vida las Confesiones de san Agustín. Allí halló ella un guía espiritual que configuraba el camino de recogimiento a raíz de su “conversión”.

El Libro de la Vida había dejado asombrados a los confesores de la autora; pensaron que podía escribir un buen tratado de vida interior prescindiendo de las noticias autobiográficas. “Y mandáronle que lo trasladase e hiciese otro libro para sus monjas”. El confesor, Domingo Báñez, que se mostró reacio a entregar el Libro de la Vida a la lectura de las novicias y monjas jóvenes de San José, dio licencia para que la madre Teresa escribiese “algunas cosas de oración”. Escribió dos veces. La primera redacción, escrita para la intimidad, sin epígrafes ni división de capítulos, es el códice de El Escorial. Cuando Teresa comienza su “librillo” para sus monjas, “adonde les diese algunos avisos”, el número de monjas ha llegado ya a trece y fue necesario redactarlo en forma menos familiar. En la segunda redacción (códice de Valladolid), el planteamiento ha cambiado. Han desaparecido las comparaciones audaces y las experiencias personales. El título Camino de perfección fue asignado por la propia santa, aunque a veces lo llama “el librillo” y también “el paternóster”.

El primer problema que se planteó cuando la fundación de San José de Ávila fue el de la legislación. El breve de fundación de 2 de febrero de 1562 no sólo pone en marcha su tarea fundacional, sino que daba licencia a determinar el estilo de vida de la nueva comunidad.

El primer núcleo de Constituciones fue de 1567, año en que las somete a la aprobación del general Rubeo. Esas páginas, en 1568, les sirven de base a fray Juan de la Cruz y a sus compañeros, para poner en marcha la vida contemplativa en Duruelo. Refiere el padre Ángel de Salazar: “Este testigo vio y aprobó los capítulos y regla de los dichos monasterios de descalzos, así de monjas como de frailes, que la dicha madre presentó ante el general de la orden, el cual general así mismo vio y aprobó la dicha regla; de ahí suelen llamárseles ‘Constituciones de 1567’”. Cuando en 1568 se funda el Convento de Duruelo, será ese el texto constitucional que les entregará la santa y que ellos pasarán del femenino al masculino y de la formulación monacal a la clerical. Las Constituciones de las monjas tratan en sendos capítulos de la legislación de la vida descalza: 1. Del orden que se ha de tener en las cosas espirituales. 2. De lo temporal: pobreza, trabajo, oficios comunes. 3. De los ayunos y penitencias. 4. De la clausura. 5. De recibir las novicias. 6. De la vida común. 7. De las enfermas (de la comida y recreación). 8. De las difuntas. 9. Sobre el quehacer de cada una en su oficio. Siguen los capítulos del capítulo de culpas y del código penal, tomado de un texto similar a las llamadas “Constituciones de la Encarnación”. “Con éstas —escribe Jerónimo de San José— se gobernaban las religiosas hasta el año 1581”. La puesta al día hízola la propia santa. La redacción definitiva fue obra de los descalzos en el capítulo de separación de 1581, al que la fundadora envió muchos memoriales.

Al iniciar la reforma de los frailes —“los contemplativos”—, la madre Teresa se presenta como fundadora en la ejecución del proyecto. El 10 de agosto de 1568 se repetía el encuentro del año anterior en Medina, donde fray Juan, por mediación de la madre Teresa, decidió su participación activa en el movimiento contemplativo carmelitano. Ahora la comunión espiritual se intensifica en la fundación de las descalzas en Río de Olmos (Valladolid), adonde fray Juan acompañó a la madre fundadora. Ella le hizo de su propia mano el hábito de descalzo de “sayal pardo” con el que partió el 9 de agosto de 1568 para estrenar vida en Duruelo junto con fray Antonio de Jesús (Heredia).

Medio año después, se presenta en Duruelo para ver cómo habían realizado los descalzos sus consejos. Ella estaba admirada, pero tiene un reparo: “Les rogué mucho no fuesen en las cosas de penitencias con tanto rigor que le llevaban muy grande” (F 14, 12).

Poco tiempo después de la fundación de Duruelo, se hizo la fundación del segundo Convento de Descalzos en Pastrana, en cuya ejecución la madre fundadora tuvo parte activa. Conoció en Madrid a dos ermitaños italianos del Tardón: Ambrosio Mariano y fray Juan de la Miseria, que tienen la oferta de unas ermitas en Pastrana de parte de la princesa de Éboli. La madre Teresa los convenció de que podían realizar sus ideales participando en el movimiento eremítico-contemplativo del Carmen. La fundadora les preparó el hábito de descalzos y volvió a la profesión de ellos el 10 de julio de 1570.

Fray Juan de la Cruz y la madre fundadora volvieron a encontrarse a primeros de 1571 en la fundación de Alba de Tormes (F 20). En la primavera de 1572 se abre el período más largo de convivencia de ambos en el mismo lugar. La madre Teresa había sido nombrada priora del Monasterio de la Encarnación por el visitador apostólico, Pedro Fernández, y, habiendo tomado posesión el 14 de octubre de 1571, logró persuadir al mismo visitador apostólico que nombrase a fray Juan de la Cruz como confesor-vicario de la Encarnación. Durante los años de Ávila (1572- 1577) la comunión se intensifica. La autoridad espiritual de fray Juan aumenta, así como su aportación en el intercambio de ideas y experiencia. Sin embargo, surgen rumores contra los viajes y actividades fundadoras de la madre Teresa de monjas descalzas y religiosos descalzos. A estos rumores se agregan las reticencias del nuncio Ormaneto. Crece la desconfianza por las fundaciones de descalzas y descalzos en Andalucía en el ánimo de su gran patrocinador el prior general Rubeo y del capítulo general, celebrado en Piacenza (1575), que oficiosamente intima a la madre fundadora al cese de sus viajes y la reclusión claustral. Ella regresa a Castilla, a Toledo y luego a su Carmelo de Ávila, para poner el Convento de San José bajo la jurisdicción de la Orden. Desde Toledo, donde llegó el 23 de junio de 1574, se quedó para presenciar los momentos dramáticos que se iban a desatar contra los descalzos. Los propios descalzos traicionaban al padre Gracián con informes detestables.

Los confesores de la Encarnación, fray Juan de la Cruz y Germán de San Matías, eran apresados, golpeados y encarcelados por los del “paño”, y fray Juan de la Cruz había desaparecido, sin saber dónde se hallaba, y era en Toledo. El nuevo nuncio, Felipe Sega, mostrábase hostil a los descalzos. En fecha 23 de julio de 1576, había derogado la comisión apostólica del padre Gracián, que por el padre Francisco Vargas, dominico, visitador apostólico, había sido nombrado vicario provincial y visitador de los carmelitas de Andalucía (13 de junio de 1574) y luego por el nuncio Ormaneto con el padre Vargas in solidum, reformadores del Carmen en Andalucía (22 de septiembre de 1574); pero el Consejo Real había prohibido que le obedeciesen, enconando más con ello al nuncio Sega. Hubo desbandada y pánico, que creció con la presencia del Tostado, que venía con la comisión de someter a los descalzos bajo la autoridad de los calzados. Y más que todo esto sintió cuando vino la noticia de que el día 4 de septiembre de 1578 había fallecido fray Juan Bautista Rubeo; estaba inconsolable: todo era “llorar que llorarás” (cta 15-10-78,1). En Castilla convocaba el provincial, Ángel de Salazar, a capítulo, cumpliendo las órdenes de Piacenza, a los descalzos para el 12 de mayo de 1576, pero tan a punto que cuando ellos llegaron, ya se estaban redactando las conclusiones y las actas, muy contrarias a cuanto los descalzos podían aprobar.

El cronista dice: “Desabridísimo quedó todo el capítulo y resuelto de hacer la guerra a la descalcez”.

Puesta en tales circunstancias críticas, la madre fundadora escribió aquellos años libros de inefable serenidad: la Visita de descalzas, parte de Las Fundaciones, el desenfadado Vejamen y su obra maestra, Las Moradas del Castillo Interior. En su tratado místico, el progreso espiritual es el “itinerario del sujeto hacia su centro”.

Así también en las Moradas el ‘motivo’ simbólico se convierte en el lenguaje nuevo de la experiencia mística.

El vocabulario de la ‘morada’ o del ‘centro’ es tradicional; el del ‘castillo’ tiene, en el siglo XVI, antecedentes conocidos de santa Teresa. Lo nuevo es el papel totalizador que desempeña el momento cultural y espiritual de una toma de conciencia mistagógica; ésta era el núcleo de su obra. Es una escritora inspirada, en cuyas obras “los dos planos, el natural-histórico- estético y el sobrenatural... se maridan” (V. García de la Concha).

Los amigos que tenían los descalzos en España emprendieron su defensa; el nuncio fue advertido de que debía informarse mejor de sus vidas. Se buscó una fórmula airosa para liberar a los descalzos del yugo de los provinciales calzados, y les nombraron vicario general padre Ángel de Salazar, que luego colmó de atenciones al padre Gracián, llevándolo consigo y siguiendo sus dictámenes de gobierno. Al mismo tiempo, negociaron en Roma el breve de separación de descalzos. La santa tornó a recorrer sus conventos y reanudó sus viajes fundacionales en febrero de 1580 (Villanueva de la Jara), Palencia (1580), Soria (1581) y Burgos (1582). El padre Gracián estaba dominado por el nuncio, por la Corte y por muchos de sus descalzos, que preferían seguir la diplomacia dura del Rey contra cualquier intromisión extranjera. Ni la madre Teresa pudo conseguir que Gracián tuviese ciertas atenciones con el general Rubeo, que sintió naturalmente lesionados sus derechos.

Las cosas de Roma seguían su curso. El 22 de junio se despachó el breve de separación de los descalzos. Se convocó un capítulo para el 3 de marzo de 1581, en Alcalá. Iban a redactarse las Constituciones definitivas, y la madre fundadora envió numerosos memoriales. Salió elegido primer provincial, aunque por leve mayoría, el padre Gracián.

La santa regresó el 6 de julio de Burgos a Ávila, con ánimos de esperar allí los despachos para fundar en Madrid. Regresó por los Conventos de Palencia, Valladolid y Medina, mas esta vez no en viaje triunfal, sino en retirada tristísima. En Valladolid fue despedida con malos modales por su sobrina y priora María Bautista. En Medina le salió al encuentro fray Antonio de Jesús, y le ordenó ir derecha a Alba de Tormes, a petición de la duquesa, porque su nuera, la duquesa joven, iba a dar a luz, y ambas querían consolarse con la santa. Salió de Medina el 19 de septiembre, sin provisiones de camino, porque la priora, Alberta Bautista, también enojada, no la quiso despedir. También sintió mucho que el padre Gracián, “su querido hijo”, la dejaba sola en estas horas. Llegada a la ciudad ducal, se acostó temprano con una hemorragia recísima. El día 1 de octubre la acostaron; no se levantaría más. El día 3 le fue administrado el Viático: “Por fin muero hija de la Iglesia”. El día 4, reclinada la cabeza entre los brazos de Ana de San Bartolomé, expiró.

En 1614, el 24 de abril, Pablo V la proclamó beata. En 1622, el 12 de marzo, Gregorio XV la canonizó juntamente con los santos Isidro, Ignacio, Francisco Javier y Felipe Neri. Con fecha 18 de septiembre de 1965, por el breve Lumen Hispaniae, Pablo VI la declaró patrona de los escritores católicos de España. El 27 de septiembre de 1970, el mismo Pablo VI la proclamó doctora de la Iglesia Católica, título que por primera vez en la historia se otorgaba a una mujer.

 

Obras de ~: Libro de la Vida (en Los libros de la Madre Teresa de Jesús, ed. príncipe de Fr. Luis de León, Salamanca, por Guillermo Foquel, 1588, págs. 25-544; en Obras Completas de Santa Teresa de Jesús, ed. preparada por E. Llamas Martínez, Madrid, EDE, 2000, 5.ª ed.; ed. preparada por Otger Steggink, Madrid, Clásicos Castalia, 1986, 1991 y 2001; ed. de E. di Pastena, pról. de V. García de la Concha, Barcelona, Círculo de Lectores, 1999; ed. preparada por S. Ros García, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos [BAC], 2001; I, ed. fototipográfica; II, presentación y transcripción paleográfica; II*, nota histórica, ed. de T. Álvarez, Burgos, Patrimonio Nacional– Monte Carmelo, 1999).

Camino de Perfección, publicado con el título de Tratado que escrivió la Madre Teresa de Jesús a las hermanas religiosas de la Orden de nuestra Señora del Carmen del Monasterio del Señor Sanct Josef de Ávila, ed. de T. de Braganza, Évora, 1583; Tratado llamado Camino de perfección, ed. de J. Gracián de la Madre de Dios, Salamanca, por Guillermo Foquel, 1585; Camino de perfección, dir. P. Tomás de la Cruz, Città del Vaticano, tipografia Poliglotta Vaticana, 1964-1965, t. 1: reproducción en facsímil del autógrafo de Valladolid [1964], t. 2: Introducción. Transcripción del texto. Léxico [1965]; “Camino de perfección”, en Obras Completas, edición manual, Madrid, BAC, 1997 (9.ª ed.), págs. [233]-419; texto completo de los códices de El Escorial (CE) y de Valladolid (CV), señaladas en notas las acotaciones que la Santa introdujo en el códice de Toledo; Camino de perfección, ed. preparada por D. de Pablo Moroto, OCD, en Obras Completas, Madrid, EDE, 2000 [5.ª ed.]).

Meditaciones sobre los Cantares [libro conocido tradicionalmente con el título de Conceptos del amor de Dios]: Conceptos del amor de Dios escritos por la Beata Madre Teresa de Jesús sobre algunas palabras de los Cantares de Salomón con unas anotaciones del P. M. Fray Gerónymo Gracián de la Madre de Dios Carmelitano, En Bruselas, por Roger Velpio y Huberto Antonio, 1611 (Conceptos del amor de Dios, ed. facs. por T. Álvarez de la ed. de Bruselas 1611, Burgos, Monte Carmelo, 1979).

Moradas del Castillo Interior, publicado como “Castillo Interior”, en Los libros de la Madre Teresa de Jesús, Salamanca, por Guillermo Foquel 1588; Castillo Interior, Salamanca 1588 [ed. facs. por T. Álvarez, Burgos, Monte Carmelo 1984]; Castillo Interior, transcripción del texto por T. Álvarez y A. Mas, Burgos, Monte Carmelo, 1990; “Reproducción en facsímil según el autógrafo conservado en el monasterio de las Carmelitas Descalzas de Sevilla; Moradas del Castillo Interior, en Obras Completas de Santa Teresa, ed. manual, Madrid, BAC, 1997 [9.ª ed.], págs. 459-583; “Las Moradas”, en Obras Completas, preparada por T. Álvarez, Burgos, Monte Carmelo, 2004 [13.ª ed.], págs. [643]-859).

Cuentas de conciencia, o Relaciones/Mercedes: La primera colección de estas Relaciones la publicó Fr. Luis de León, a continuación del Libro de la Vida, en la edición príncipe: Los libros de la Madre Teresa de Jesús, Salamanca, por Guillermo Foquel, 1588; “Relaciones espirituales dirigidas por Santa Teresa a sus confesores”, en Obras de Santa Teresa de Jesús, editadas y anotadas por Silverio de Santa Teresa, vol. 2, Burgos, Tip. “El Monte Carmelo”, 1915, págs. [3]-87; “Cuentas de conciencia”, en Obras Completas, ed. manual, Madrid, BAC, 1997 [9.ª ed.], págs. 585-663).

Exclamaciones, publicado como “Exclamaciones o meditaciones del alma a su Dios escritas por la madre Teresa de Jesús, en diferentes días, conforme al espíritu que le comunicaua nuestro Señor después de auer comulgado, año de mill y quinientos y sesenta y nueve”, en Los libros de la Madre Teresa de Jesús..., Salamanca, por Guillermo Foquel, 1588, págs. 269- 304 (Las Exclamaciones según el códice de Salamanca en Obras de Santa Teresa de Jesús, editadas por el P. Silverio de Santa Teresa, t. IV, Burgos, Tipografía de “El Monte Carmelo”, 1917, págs. [353]-369; “Exclamaciones”, en Obras Completas, edición manual, Madrid, BAC, 1997 [9.ª ed.], págs. [635]-649).

Poesías: “Poesías”, en Escritos de Santa Teresa, ed. de V. de la Fuente, t. I, Madrid, M. Rivadeneyra, 1861, págs. [509]- 518; “Poesías de Santa Teresa de Jesús”. Texto revisado y establecido críticamente, en La poesía de Santa Teresa, por Á.

Custodio Vega, O.S.A., de la Real Academia de la Historia, Madrid, BAC, 1972, págs. [239]-277; Libro de romances y coplas del Carmelo de Valladolid, ed. de V. García de la Concha, y A. M.ª Álvarez Pellitero, Salamanca 1982); Libro de las Fundaciones publicado como Libro de las Fundaciones de las hermanas descalças Carmelitas que escribió la Madre Fundadora Teresa de Jesús (...), ed. de Jerónimo Gracián de la Madre de Dios, En Bruselas, en casa de Roger Velpio y Huberto Antonio, 1610 (Libro de las Fundaciones... Nueva edición conforme al original autógrafo que se conserva en el Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial, ed. de V. de la Fuente, Madrid, José del Ojo y Gómez, 1882; Las Fundaciones de Santa Teresa de Jesús; ed. facs. de la editada por primera vez en Madrid en el año 1880. Madrid; Libro de las fundaciones, autógrafo de la Biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial, presentación y transcripción paleográfica de T. Álvarez, Burgos, Patrimonio Nacional-Monte Carmelo, 2003, 2 vols.).

Constituciones teresianas de 1567 publicadas como “Constituciones que hizo y dio nuestra gloriosa madre santa Teresa de Jesús a las monjas de su primer convento de San Josef de Ávila”, en J. de S. José, Historia del Carmen Descalzo, t. I, Madrid, Francisco Martínez, 1637, págs. 641-659; Constituciones para las hermanas de la Orden de N. S. del Monte Carmelo de la primera Regla sin relajación, dadas por el Rmo. P. Fray Juan Bautista Rubeo, general de la dicha Orden. Año de MDLXVIII; en Regla y Constituciones de las Carmelitas Descalzas de la Purísima Concepción, que llaman de la Imagen, de la Villa de Alcalá de Enares... año de 1596, Alcalá, Francisco García Fernández, 1678, págs. 22-71; reproducido en la edición de 1895 (Alcalá, F. García Caballo; “Constituciones”, en Obras Completas de Santa Teresa, ed. manual, BAC, 1997 [9.ª ed.], págs. [817]-840).

Constituciones del Capítulo de Alcalá, publicadas como Constituciones de las Monjas Carmelitas Descalzas de la Primitiva Observancia. En Regla primitiva y Constituciones de las Monjas Descalzas de la Orden de Nuestra Señora la Virgen María del Monte Carmelo, Salamanca, por los herederos de Matías Gast, 1581, págs. 1-80 (2.ª ed. Madrid, por Pedro Madrigal, 1588 [f. 63v-154v.]; Constituciones Salamanca 1581, ed. facs. por T. Álvarez, Burgos, Tip. Monte Carmelo, 1978 [las Constituciones comprenden las págs. 1-69]; en Santa Teresa de Jesús, Constituciones Salamanca 1581, 2.ª ed. facs. por T. Álvarez, Burgos, Ed. Monte Carmelo, 1985, págs. 1-69).

Visita de las descalzas o Modo de visitar los conventos de religiosas: Tratado del modo de visitar los Conventos de Religiosas descalzas de nuestra Señora del Carmen. Compuesto por la santa Madre Teresa de Jesús, su Fundadora, Madrid, Alonso Martín, año de 1613; Modo de visitar los conventos de religiosas descalzas de Nuestra Señora del Carmen, compuesto por la Santa Madre Teresa de Jesús, ed. de T. de Jesús, OCD, Madrid, imprenta de L. Sánchez, 1615; Visita de Descalzas, edición manual, Madrid, BAC, 1997 [9.ª ed.]; “Visita de Descalzas”, en Obras, 5.ª ed., preparada por F. Antolín, Madrid, EDE, 2000, págs. [1135]- 1150; “Modo de visitar los conventos”, en Obras... 13.ª ed., preparada por T. Álvarez, Burgos, Ed. Monte Carmelo, 2004, págs. [1329]-1531; Modo de visitar conventos, “impreso en Madrid, por Alonso Martín, año 1613” (ed. facs. por T. Álvarez, Burgos, Monte Carmelo, 1979).

Avisos: [D. Teutonio de Braganza], Avisos de la Madre Teresa de Jesús, en la ed. del Camino de perfección..., Évora, 1583; Avisos de la Madre Teresa de Jesús, para sus monjas, ed. de J. Gracián de la Madre de Dios, en la ed. del Camino de perfección, en Salamanca, Guillermo Foquel, 1585; Avisos, edición manual, Madrid, BAC, 1997 [9.ª ed.], págs. [857]-861).

Epistolario: Cartas de la gloriosa Madre santa Teresa de Jesús, con notas del Exmo. y Revmo. D. Juan Palafox y Mendoza, obispo de Osma... En Zaragoza, por Diego Dormer, año 1658, 2 vols; ed. en Amberes, en la Imprenta Plantiniana de Baltasar Moreto, 1661; Cartas de la gloriosa Madre santa Teresa de Jesús, ed. preparada por el P. Pedro de la Anunciación, Bruselas, por Francisco Foppens, en 1674, 2 ts.; Epistolario, en Obras de Santa Teresa de Jesús, editadas y anotadas por S. de Santa Teresa, t. VII-IX (Burgos, tip. “El Monte Carmelo”, 1922-1924); Obras Completas. Nueva revisión del texto original con notas críticas, t. III: Introducción general. Epistolario. Memoriales. Letras recibidas. Dichos. Ed. preparada por Efrén de la Madre de Dios (†) y Otger Steggink (Madrid, La Editorial Católica, 1959) (BAC 189); “Epistolario”, en edición manual, 9.ª ed., (BAC 212, 1997), preparada por Otger Steggink, págs. [862]- 1414; Cartas (Burgos, Ed. Monte Carmelo, 1981). Introducciones y notas: T. Álvarez. Revisión del texto: S. de la S. Familia; Cartas de Santa Teresa. Reproducción foto-litográfica (Madrid, Imprenta de al Viuda e Hijo de D. E. Aguado, 1884), por Vicente de la Fuente.

Desafío espiritual: Respuesta de la Santa a un desafío espiritual que le envió una comunidad de sus hijos, siendo priora de la Encarnación, en Escritos de Santa Teresa, por Vicente de la Fuente, t. I, Madrid, M. Rivadeneyra, 1861, págs. 520-524; “Desafío espiritual”, en edición manual, Madrid, BAC, 1997 [9.ª ed.], págs. [1427]-1430.

Vejamen: Carta de la Madre Teresa de Jesús a D. Álvaro de Mendoza, obispo de Ávila, Toledo, a fines de 1576 o en los primeros días de 1577, en Cartas... con notas de D. Juan de Palafox y Mendoza, obispos de Osma... vol. 1, número 5, En Zaragoza, por Diego Dormer, 1657; “Vejamen dado por Santa Teresa a varios escritos sobre un punto de mística, por mandado del obispo de Ávila, don Álvaro de Mendoza”, en Escritos de Santa Teresa, t. I, Madrid, M. Rivadeneyra, 1861, págs. 525-526; Vejamen dado por Santa Teresa sobre las palabras “Búscate en mí”, en Obras de Santa Teresa, editadas y anotadas por el P. Silverio de Santa Teresa, Burgos, Tipografía de “El Monte Carmelo”, 1919, págs. [57]-61.

Obras completas: Los libros de la Madre Teresa de Jesús, ed. de L. de León, Salamanca, por Guillermo Foquel, 1588; Escritos de Santa Teresa, ed. por V. de la Fuente, Madrid, M. Rivadeneyra, 1861-1862, 2 vols.; Obras de Santa Teresa de Jesús, editadas y anotadas por el P. Silverio de Santa Teresa, Burgos, Tip. “El Monte Carmelo”, 1915-1924, 9 vols.; Obras Completas, nueva revisión del texto original con notas críticas, ed. preparada por Efrén de la M. de Dios, Otilio del Niño Jesús y Otger Steggink, Madrid, La Editorial Católica, 1951, 1954 y 1959, 3 vols.; Obras Completas, edición manual de E. de la Madre de Dios y O. Steggink, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1979; Obras Completas, ed. de T. Álvarez, Burgos, Monte Carmelo, 2004 (13.ª ed.).

 

Bibl.: D. de Yepes, Vida, virtudes y milagros de la Bienaventurada Virgen Teresa de Jesús, en Çaragoça, por Ángelo Tauanno, 1606; J. Vandermoere, Acta S. Teresiae a Iesu... Comentario et observationibus illustrata..., Bruxelles, Alphonse Gruese, 1845 (en Acta Sanctorum Bollandistarum, t. 77, octobris VII, pars prior, págs. 107-790); F. de Ribera, La vida de la madre Teresa de Jesús..., Salamanca, Pedro Lasso, 1890 (nueva ed., aumentada con una intr. por el P. Jaime Pons, Barcelona, Gustavo Gili, 1908); M. Mir, Santa Teresa de Jesús. Su vida, su espíritu, sus fundaciones, Madrid, Jaime Ratés, 1912, 2 vols.; R. Hoornaert, “Le progrès de la pensée de Sainte Thérèse entre la ‘Vie’ et le ‘Château’”, en Revue des Sciences Philosophiques et Théologiques, 14 (1924) págs. 20-43; G. Cunninghame Graham, Santa Teresa, su vida y época, Madrid, Revista de Occidente [G. Hernández y Galo Sáez], 1927; Procesos de beatificación y canonización de santa Teresa de Jesús [...], Burgos, Tipografía El Monte Carmelo, 1934-1935, 3 vols. (BMC, t. 18-20); F. de Ros, Un maître de Sainte Thérèse. Le Père François d’Osuna. Sa vie, son oeuvre, sa doctrine spirituelle, Paris, G. Beauchesne, 1936; O. del Niño Jesús, “Bibliografía teresiana”, en Obras completas de Santa Teresa de Jesús, t. I, Madrid, Editorial Católica, 1951 (BAC, 74), págs. 25-127; S. de la Sagrada Familia, “Bibliografía del M. R. P. Silverio de S. Teresa”, en Zelo Zelatus Sum, 190-1952, Roma, Curia Generalitia, OCD, 1952, págs. 65-152; M. Gaibrois de Ballesteros, “Lugar del nacimiento de Santa Teresa de Jesús”, en Boletín de la Real Academia de la Historia, t. CXXXVII, cuaderno II (octubrediciembre de 1955), págs. 167-179; S. de Santa Teresa, Ensayo de bibliografía general y crítica de la Vida y Obras de santa Teresa de Jesús, copia ms. en Archivo Silveriano, Burgos; M. Jiménez Salas, Santa Teresa de Jesús. Bibliografía fundamental, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1962 (Cuadernos bibliográficos, VI); O. Steggink, La reforma del Carmelo español; la visita canónica del general Rubeo y su encuentro con Santa Teresa (1566-1567), Roma, Institutum Carmelitanum, 1965 (2.ª ed., corregida y aumentada, Ávila, Instituto Gran Duque de Alba, 1993, bibliografía, págs. XI-XXVI); S. de la Sagrada Familia, Bibliographia operum s. Teresiae a Jesu, typis editorum 1583-1967, Roma, Ed. Teresianum, 1969 [recoge todas las ediciones hasta 1967]; Bibliographia Operum S. Teresiae a Iesu typis editorum (1583- 1967), Roma, Edizioni del Teresianum, 1969; J. Poitrey, Vocabulario teresiano de ‘Vida’ y ‘Camino de perfección’, filones lexicales del castellano vivo, Doctorat en Lettres et Sciences humaines, présenté à l’Université de Paris-Sorbonne, 1975, 7 vols.; M. Andrés Martín, Los recogidos. Nueva visión de la mística española (1500-1700), Madrid, Fundación Universitaria Española, 1975; O. Steggink, Arraigo e innovación en Santa Teresa Madrid, 1976 (BAC Minor, 41); Archivum bibliographicum Carmelitanum, Roma, Teresianum, 1956- 1981: recoge toda la bibliografía teresiana desde 1955 a 1980; V. García de la Concha, El arte literario de Santa Teresa, Barcelona-Caracas-México, Editorial Ariel, 1981; F. Lázaro Carreter, “Santa Teresa de Jesús, escritora (El ‘Libro de la Vida’)” y J. Sangnieux, “Santa Teresa y los libros”, en Actas del Congreso Internacional Teresiano, 4-7 de octubre de 1982, Salamanca, 1983, vol. I, págs. 11-27, y vol. II, págs. 747-764, respect.; M. Diego Sánchez, “Bibliografía del centenario Teresiano”, en Teresianum-Ephemerides Carmeliticae, 34 (1983), págs. 355-451; P. M. Garrido, El hogar espiritual de Santa Teresa. En torno al estado del Carmelo español en tiempos de la Santa, Roma, Institutum Carmelitanum, 1983; J. Poitrey, Vocabulario de Santa Teresa, Madrid, Salamanca-Fundación Universitaria Española, 1983; O. Steggink, Santa Teresa y su tiempo, Salamanca Universidad Pontificia, 1982-1984, 3 vols. [bibliografía, págs. 819-853]; T. Egido, El linaje judeoconverso de Santa Teresa (pleito de hidalguía de los Cepeda), Madrid, Espiritualidad, 1986; L Saggi, Le origini dei Carmelitani Scalzi, 1567-1593. Storia e storiografia, Roma, Institutum Carmelitanum, 1986; O. Steggink (ed.), Santa Teresa de Jesús. Libro de la Vida, Madrid, Editorial Castalia, 1986 (Clásicos, Castalia) [reimpr. 1991 y 2001; introducción biográfica y crítica, págs. 7-70; noticia bibliográfica, págs. 71-72; bibliografía selecta, págs. 73-84]; N. L. E. Rodríguez Sanpedro, “Libros y lectura para el hogar de don Alonso Sánchez de Cepeda”, en Salmanticensis (Salamanca), 34 (1987), págs. 169-188; González, Historia del monasterio de la Encarnación de Ávila, Madrid, EDE, 1995; E. de la Madre de Dios y O. Steggink, Tiempo y vida de Santa Teresa, Madrid, BAC, 1996 (bibliografía, págs. [XVII]-XXXIX); O. Steggink, “Elías en la tradición mística del Carmelo teresiano primitivo”, trad. del francés por M. Ordóñez Villarroel, en El profeta Elías, Padre de los carmelitas, Burgos, Monte Carmelo, 1998, págs. 153-183; “Bibliografía teresiana”, en Obras Completas de santa Teresa, edición manual, Madrid, BAC, 1997 [9.ª ed.], págs. [XXXVII]-CXVII; J. L. Astigarraga y A. Borrell, Concordancias de los escritos de Santa Teresa de Jesús, vol. I: A-L, vol. II: M-Z, Roma, Editoriales OCD, 2000; E. Llamas Martínez, “Bibliografía”, en Libro de la Vida, Madrid, EDE, 2000 (5.ª ed.) (eds. por orden de aparición: págs. [XXVII-XIX]- biografías: págs. XIXXXI; estudios, págs. XXI-XXVII); J. A. Marcos, Mística y subversiva: Teresa de Jesús, Madrid, EDE, 2001 (bibliografía: págs. [265]-269); T. Álvarez (dir.), Diccionario de Santa Teresa. Doctrina e Historia, Burgos, Monte Carmelo, 2002 (Bibliografía de bibliografías teresianas, págs. 90-91); “Bibliographia carmelita annualis” (Roma, Institutum Carmelitanum): aparece anualmente en la revista Carmelus, a partir de 1954, y aporta también una bibliografía teresiana; Bibliographia internationalis Spiritualitatis (Roma, Teresianum) presenta igualmente un elenco de los mejores estudios teresianos, a partir de 1966; B. Yuste, Coloquio de Amor. Reseña histórica de Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz y la Beata Ana de San Bartolomé, [adjunto CD del recital de poemas de Santa Teresa, San Juan y la Beata Ana de San Bartolomé interpretados por la mezzosoprano y autora de las adaptaciones musicales S. L. Rivas-Caballero], Madrid, RTVE-Música, 2003 (edición de lujo Madrid, RTVE-Música y Conferencia Episcopal Española, 2004); J. Pérez, Teresa de Ávila y la España de su tiempo, Madrid, Algaba, 2007; G. Serés (dir.), Santa Teresa de Jesús, en www.cervantesvirtual.com, Alicante, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2008; C. Ros Carballar, Teresa de Jesús. Esa mujer, Madrid, San Pablo, 2011; D. De Pablo Maroto, Santa Teresa de Jesús. Nueva Biografía (Escritora, fundadora, maestra), Madrid, Editorial de Espiritualidad, 2014.

 

Otger Steggink, OCarm.