Ayuda

Ramón Ortega y Frías

Biografía

Ortega y Frías, Ramón. Granada, 1.III.1825 – Madrid, 16.II.1883. Novelista por entregas, dramaturgo.

Se desconoce su formación y en qué fecha se trasladó a la Corte, donde desarrolló su carrera de novelista.

Tuvo una familia numerosa. Es autor de una amplia obra de unas cien gruesas novelas que, sin embargo, no han suscitado en la crítica demasiado interés. De convicciones políticas progresistas, antimonárquico y anticlerical, refleja su ideario en sus creaciones, pero no de forma problemática, de modo que no está claro si se trata de auténtica convicción o si se limita a seguir una moda literaria, tal y como señala Juan Ignacio Ferreras. Editó en varias librerías y casas editoriales. Se le tiene por autor de la obra de teatro Viriato, drama histórico, al parecer perdido.

Murió en Madrid en 1883.

Sus intentos de lograr el éxito le llevaron a seguir la estela del gran maestro de la novela por entregas Manuel Fernández y González, pero carece de sus dotes imaginativas y de su calidad. Su producción abunda en tópicos y estereotipos y, en ocasiones, su estilo resulta poco cuidado y excesivamente folletinesco.

Afirma Juan Ignacio Ferreras en La novela por entregas: “Ortega y Frías sólo cree en la acción, en la peripecia llevada con toda la velocidad posible, descuida o ignora completamente el paisaje o el universo novelesco y sus obras suelen componerse de un eterno diálogo, entreverado de cintarazos, estocadas y puñaladas” (1972: 163). A pesar de que hace un uso abusivo de los recursos propios del género (interjecciones e interrogaciones, abundante diálogo para llenar papel...), sus novelas proporcionaron una lectura entretenida y fácil que agradó mucho a sus apasionados.

Esta literatura popular es diferente a las creaciones que ofrecerán a unos lectores más selectos los narradores de la Generación del 68, como Galdós, Varela, Leopoldo Alas y otros que intentaban reformar la novela mediante propuestas más creativas, con un estilo cuidado.

Aunque con escasa originalidad, en su repertorio se encuentran prácticamente todos los temas habituales del mundo de la entrega. La primera obra que publicó, El Caballero Relámpago (1853), pertenece al género de novelas históricas de aventuras, que fue el que más frecuentó.

Entre ellas algunas están situadas en la Edad Media (Guzmán el Bueno, 1857; El Cid Campeador, 1874), aunque otras muchas se ambientan en el reinado de Felipe II, monarca que dibuja con trazos muy negativos, lo que no era de extrañar por su condición de liberal; destacan Las justicias de Felipe II (1878), El gran tirano. Secretos de Felipe II (1880-1881) y La agonía de un déspota. Últimos días de Felipe II (18811882). Las más populares entre las historiales, reeditadas en varias ocasiones, fueron El tribunal de la sangre o Los secretos del Rey (1867) y El monaguillo de las Salesas (1868). Generalmente, estas obras presentan el típico dualismo moral: el traidor frente al héroe o la heroína, todo teñido de un cierto color histórico, pero con un mayor interés por las peripecias y aventuras.

Fue con éstas con las que Ortega y Frías logró un mayor seguimiento del público y calidad artística.

También fue autor de historias noveladas sobre personajes literarios (Cervantes, 1859), de historia americana (Conquista de Méjico por Hernán Cortés, 1874) y leyendas como El trovador (1860).

Sus novelas llamadas de “costumbres contemporáneas” constituyen también una parte importante de su producción. En ellas refleja aspectos pintorescos de la sociedad, tratados en ocasiones en clave de farsa, o asuntos sociales con tintes sentimentales. En general, emplea una estructura similar a la de las obras históricas, aunque en este caso se hallan ambientadas en el espacio actual del siglo xix. Al dualismo moral pertenecen títulos como Rostros blancos y conciencias negras (1865), El hijo pródigo (1866), Lobos y ovejas (1866), Víctimas y verdugos (1869), La gente cursi (1872), Honor de esposa y corazón de madre (s. f.). De tendencia social elaboró varias, pero sobresale Insurrección federal de 1873, en dos volúmenes, hecha en colaboración con E. Llofríu y Sagrera, en la cual hace una defensa del cantonalismo. En 1875 publicó Piel de zapa, una traducción de Honoré de Balzac.

Una de sus obras más exitosas, como lo demuestran sus numerosas reediciones, fue una novela de crímenes titulada La casa de Tócame Roque o Un crimenmisterioso (1877), en la que realiza una crítica de la Inquisición pero adornada con todo tipo de tópicos novelescos. Por su parte, en El rey de los bandidos o Los secuestrados de Andalucía (1877) rindió tributo a la moda de los bandoleros tan en alza en la época.

No debe olvidarse tampoco una serie de obras en las que relata viajes a tierras lejanas y extrañas, cargadas de fantasía e imaginación, con peripecias supuestamente vividas por aventureros y exploradores extranjeros: Un mundo desconocido. Exploraciones del Capitán Mister Greed (18711872), Un año entre salvajes. Viajes y aventuras del Doctor Smith (1875), Los mares de arena y las ciudades subterráneas. Viajes del capitán Milton (1882), e Islas maravillosas. Viaje a las regiones de Ecuador. Aventuras del capitán Bristol (18821883). Estas obras constituyen una parte interesante de su producción por lo que tienen de original y poco frecuente.

 

Obras de ~: El Caballero Relámpago, Madrid, 1853 (Madrid, Tesoro, 1952; Madrid, Tebas, 1975); Guzmán el Bueno, Madrid, Gabinete Científico, 1857 (Madrid, Ediciones Siglo XX, 1952; Madrid, Tebas, 1975); Cervantes, Madrid, A. García y Orga, 1859; El Trovador, Madrid, Manini H., 1860 (Madrid, Tesoro, 1952); El hechicero o El castillo de los Siete Condes, Madrid, Gómez, 1860; El peluquero del rey: memorias del tiempo de Felipe IV, Madrid, Manini H., 1860 (Madrid, Ediciones Siglo XX, 1952); El Duende de la Corte o Memorias de un fraile, Madrid, T. Fortanet, 1862; La capa del diablo, Madrid, P. García y Orga, 1863; El hijo pródigo, Madrid, Murcia y Martí, 1866; Abelardo y Eloísa, historia de dos mártires, Madrid, U. Manini, 1867; El Tribunal de la Sangre o los secretos del rey, Madrid, Galería Literaria, 1867 (Madrid, Tesoro, 1946); El monaguillo de las Salesas, Madrid, 1868; La política y sus misterios o Libro de Satanás, Madrid, Murcia y Martí, 1869; Víctimas y verdugos, Madrid, 1869; La gente cursi, Madrid, 1872; Castigo del cielo, Madrid, Murcia y Martí, 1872; con E. Llofriu y Sagrera, Insurrección federal en 1873: sus causas y sus consecuencias, sus misterios políticos y sociales, sus honras, sus dramas y sus horrores con todos sus detalles, Madrid, Murcia y Martí, 1873; El Cid Campeador, Madrid, 1874; Un año entre los salvajes: viajes y aventuras del doctor Smith, Madrid, Aullo y Rodríguez, 1875; Dos pillos: memorias de una duquesa, Madrid, Aribau, 1875; Piel de zapa, Madrid, Aullo y Rodríguez, 1875; El padre Ginés: memorias del tiempo de Felipe II, Madrid, Escámez, 1875; Los libertinos, novela festiva, Madrid, U. Manini, 1876; La gazmoña, Madrid, M. Minuesa, 1876; La casa de Tócame-Roque o Un crimen misterioso, Madrid, Hijos de Cruz Gómez, 1877 (Madrid, Tesoro, 1944; Madrid, Tebas, 1975); La gota de sangre o el escudero de Satanás, Madrid, Biblioteca Ilustrada de J. Salvador, 1877-1878; El rey de los bandidos o Los secuestrados de Andalucía, cuadros de bandolerismo, Madrid, E. Rubinos, 1877- 1878; La vida alegre, Madrid, M. Minuesa, 1877; El testamento de un conspirador o Memorias de un reo de estado, Madrid, S. Calleja, 1878 (Madrid, Ediciones Siglo XX, 1951); Las justicias de Felipe II, Madrid, 1878 (Madrid, La Novela Ilustrada, 1912); Un reinado de sangre, justicia de don Pedro el Cruel, Madrid, Galería Literaria, 1979; El gran tirano. Secretos de Felipe II, Madrid, H. de Cruz, 1880-1881; Periquito entre ellas, Madrid, La Galería Literaria, 1880; La loca del Vaticano, Madrid, Vda. de Rodríguez, 1880-1881; El amor de una negra, Madrid, La Galería Literaria, 1881; Historia de una mujer bonita, Madrid, La Galería Literaria, 1881; La agonía de un déspota. Últimos días de Felipe II, Madrid, M. P. Montoya, 1881-1882; El anillo de Satanás: memorias del reinado de Fernando VI, Madrid, J. Muñoz, 1881-1882; La justicia de Dios, Madrid, J. Muñoz, 1882; Las islas maravillosas: viaje a las regiones del Ecuador. Aventuras del capitán Bristol, Madrid, J. Muñoz, 1882-1883; El esclavo de su crimen, memorias de un resucitado, Madrid, Viuda de Rodríguez, 1883; Las dos reinas: memorias de un paje y un capuchino, Madrid, La Novela Ilustrada, 1910; La condesa de Rocanegra, Madrid, Tesoro, 1952; El siglo de las tinieblas o Memorias de un inquisidor, Madrid, F. Fernández, s. f.

 

Bibl.: A. Gallego Morell, Sesenta escritores granadinos con sus partidas de bautismo, Granada, Caja de Ahorros de Granada, 1970, pág. 90; I. M. Zavala, Ideología y política en la novela española del siglo xix, Salamanca, Anaya, 1971; J. I. Ferreras, La novela por entregas (1840-1900), Madrid, Taurus, 1972; J. F. Botrel, “La novela por entregas: unidad de creación y consumo”, en Creación y público en la literatura española, Madrid, Castalia, 1974, págs. 111-155; L. Romero Tobar, La novela popular española del siglo xix, Madrid, Ariel, 1976; R. Benítez, Ideología del folletín español: W. Ayguals de Izco (1801-1873), Madrid, José Porrúa Turanzas, 1979; E. Palacios Fernández, “La novela por entregas”, en E. Palacios Fernández (coord.), Historia de la literatura española e hispanoamericana, vol. V, Madrid, Orgaz, 1980, págs. 85-119; A. Carmona González, La mujer en la novela por entregas del siglo xix, Sevilla, Caja San Fernando, 1990; Enciclopedia Universal Ilustrada, t. XL, Madrid, Espasa Calpe, 1991, pág. 705; T. Rodríguez Sánchez, Catálogo de dramaturgos españoles del siglo xix, Madrid, Fundación Universitaria Española, 1994; P. Aparici e I. Gimeno (eds.), Literatura menor del siglo xix. Una antología de la novela de folletín.

I: Ideas literarias. Temas recurrentes, Barcelona, Anthropos, 1996; J. L. Molina Martínez, Anticlericalismo y literatura en el siglo xix, Murcia, Universidad de Murcia, 1998.

 

Emilio Palacios Fernández y Elena Palacios Gutiérrez