Ayuda

Sebastián de Morra

Imagen
Biografía

Morra, Sebastián de. ?, p. m. s. XVII – Madrid, 1649. Bufón de la Corte de Felipe IV.

Sirvió en Flandes al cardenal-infante don Fernando de Austria, circunstancia que ha hecho pensar en su probable origen flamenco. Tras la muerte de su primer señor, pasó al servicio del príncipe Baltasar Carlos, quien le apreciaba hasta el punto de dejarle en su testamento una espada, un espadín plateado con tahalí y una daga. Semejante legado hace pensar que el enano acompañaba al príncipe en sus cacerías, a las que éste era muy aficionado. En el Archivo de Palacio, escrupulosamente estudiado por el experto en “gente de placer” Moreno Villa, consta como enano y bufón.

Velázquez lo retrató sentado en el suelo, con traje de paño verde y ropilla de púrpura y oro. Los finos encajes de Bruselas en puños y cuello indican que gozaba de la protección de Baltasar Carlos, pues la pragmática de austeridad prohibía el uso de tales prendas a los caballeros. En el retrato del pintor sevillano, soberbio documento de la psicología del personaje, nos mira un adulto de cabeza proporcionada y expresión adusta e introvertida; con miembros extremadamente cortos y manos pequeñas y globulosas dobladas hacia dentro. Contrasta aquí la postura como de niño o muñeco, o, en palabras de Justi, “como de perro atado a una cadena”, con la dignidad humana que confiere Velázquez a Morra.

El doctor Moragas lo describe como un “un acondroplástico, con inteligencia normal, al que una larga experiencia había hecho reservado, pesimista y triste”.

 

Bibl.: J. Moreno Villa, Locos, enanos, negros y niños palaciegos. Gente de Placer que tuvieron los Austrias en la Corte Española desde 1563 a 1700, México, Casa de España-Editorial Presencia, 1939, págs. 119-120; C. Justi, Velázquez y su siglo. Madrid, Espasa Calpe, 1953, pág. 718; J. de Moragas, “Los bufones de Velázquez”, en Medicina e historia, VI (noviembre-diciembre de 1964), pág. 9; M. Mena Marqués, Monstruos y enanos en la Corte de los Austrias, catálogo de exposición, Madrid, Museo del Prado, 1986; J. J. Martín González, “Papel social del bufón en Velázquez”, en VV. AA., Reflexiones sobre Velázquez, Madrid, Real Academia de San Fernando, 1992, págs. 163-165; F. Bouza, Locos, enanos y hombres de placer en la corte de los Austrias. Oficio de Burlas, Madrid, Temas de Hoy, 1995, pág. 17; L. Peñalver Alhambra, De soslayo. Una mirada sobre los bufones de Velázquez, Madrid, Fernando Villaverde, 2005, pág. 57.

 

Luis Peñalver Alhambra