Ayuda

Leticia Bonaparte

Biografía

Bonaparte, Leticia. Duquesa de Aosta, en Italia. París (Francia), 20.XII.1866 – Castillo Real de Moncalieri (Italia), 25.X.1926. Segunda esposa del príncipe Amadeo de Saboya, princesa.

Bautizada como su alteza imperial Marie Laetitia Eugénie Catherine Adélaïde Bonaparte, princesa Napoleón, era hija de Jérôme Bonaparte, príncipe Napoléon, príncipe francés, conde de Moncalieri, jefe de la Casa Imperial de Francia, y de la princesa Clotilde de Saboya, princesa de Cerdeña. Su vida transcurrió entre París, Roma, la Villa Prangins en Suiza y el castillo de Moncalieri.

Aunque a los dieciocho años se hablaba de su posible boda con su primo Manuel Filiberto de Saboya, hijo primogénito del príncipe Amadeo de Saboya, primer duque de Aosta, antiguo rey de España, finalmente casó con este último, su tío, el martes 11 de septiembre de 1888. El entonces duque de Apulia, más tarde II duque de Aosta, dijo: “Contento lei, contenti tutti”. Los reyes Humberto I y Margarita de Italia no aprobaron la boda, pero ésta se celebró fastuosamente, con asistencia de toda la familia real, en una ceremonia oficiada en la capilla de la Sábana Santa de la catedral de Turín por el arzobispo de esa diócesis, Gaetano Alimonda —artífice del matrimonio como confesor de ambos contrayentes—. Fue asistido por el obispo de Aosta, Duc, y el de Mondovì, Pozzi, ex preceptor del duque de Aosta. En la boda ejerció de oficial del Estado Civil el presidente del Senado —Domenico Farini— y de notario de la Corona, el presidente del Consejo, Francesco Crispi. La novia llevaba un manto con ciento treinta águilas imperiales y doscientas abejas bordadas en oro y plata, y una corona principesca con 1.217 diamantes. Amadeo le regaló dos diademas: “una a mi duquesa y otra a mi reina”. Los testigos de la esposa fueron su hermano Luis y el príncipe Carlos Napoleón, y los del esposo, los generales Morozzo della Rocca y Luigi Menabrea. En el registro matrimonial firmó “Laetizia Napoleone”. Era el segundo matrimonio de Amadeo de Saboya, viudo ya de María Victoria dal Pozzo, princesa de la Cisterna.

En el castillo de Moncalieri, cerca de Turín, vivió sus primeros y sus últimos años, y allí falleció. Sus funerales los presidió Mussolini, siendo inhumada en la cripta de las reinas de la basílica de Superga. Amadeo y Leticia tuvieron un solo hijo, Humberto, conde de Salemi, fallecido soltero y sin descendencia. Leticia hizo heredero universal de su fortuna —y dentro de ella, la famosa Villa Cyrnos que perteneció a la emperatriz Eugenia— a un oficial de carabineros napolitano con el que mantuvo una criticada relación, al que sacaba veinte años y que fue administrador de sus bienes.

 

Bibl.: S. Bertoldi, Aosta. Gli altri Savoia, Rizzoli, prima edizione, Milano, 1987; J. Richardson, Portrait of a Bonaparte. The Life and Times of Joseph-Napoleon Primoli 1851-1927, London, Quartet Books, 1987, págs. 133-136; J. Autin, L’Impératrice Eugénie ou l’empire d’une femme, Paris, Librairie Arthème Fayard, 1995, pág. 362; D. Paoli, Clémentine, Princesse Napoléon, Bruxelles, Racine, 1998; G. Speroni, Amedeo. Duca d’Aosta. L’eroe dell’Amba Alagi, Milano, Rusconi Libri, 1998, pág. 20; I Savoia Scomodi. I duchi d’Aosta, Santarcangelo di Romagna, Rusconi Libri, 1999; J. Balansó, Las coronas huecas. Reinas y reyes olvidados que crearon leyenda, Barcelona, Plaza y Janés, 2003, págs. 133-138; G. Oliva, Duchi d’Aosta. I Savoia che non diventarono re d’Italia, Milano, Arnoldo Mondadori Editore, 2003; M. Cervi, Il duca invitto.

Emanuele Filiberto di Savoia e la storia della sua terza armata mai sconfitta, Milano, Il Giornale, 2005, págs. 40-41.

 

Amadeo-Martín Rey y Cabieses