Ayuda

Gabriel Alomar i Villalonga

Biografía

Alomar i Villalonga, Gabriel. Biel de la Mel, Fòsfor, Albert de Beaurocher. Palma de Mallorca (Islas Baleares), 7.X.1873 – El Cairo (Egipto), 7.VIII.1941. Ensayista, poeta, profesor y político.

Nació en el seno de una familia mallorquina acomodada, en el antiguo barrio de la Seu. Sus primeros años se caracterizaron por los continuos cambios de residencia motivados por la profesión del padre, Joan Alomar i Barbarín, oficial del Ejército. La muerte de su madre, Margalida Villalonga i Puig, en 1882, puso fin a estos traslados, y Gabriel terminó el bachillerato, que había comenzado en Ávila, en el Instituto Balear de Palma. En 1888 inició sus estudios de Derecho y de Filosofía y Letras en la Universidad de Barcelona, donde conoció a Joaquim Rubió i Ors y entró en contacto con el catalanismo. La muerte de su padre en 1890 y la de su hermana dos años después, le obligaron a continuar su formación como alumno libre, abandonando sus estudios de Derecho, al tiempo que cayó en una desidia espiritual que se tradujo en un fuerte rechazo de la Iglesia católica. El 26 de junio de 1896 obtuvo la licenciatura en Filosofía y Letras y se trasladó a Mallorca. En 1901 se casó con la pollencina Margalida Cifre, de familia humilde, con la que tuvo dos hijos, y comenzó a trabajar en el Instituto Balear, primero como auxiliar supernumerario y después como ayudante interino. En 1911, y tras no lograr la cátedra en Palma (1909), obtuvo la cátedra de literatura en Gijón, pero su estancia no dura más que un año, pues en 1912 se trasladó por concurso al Instituto de Figueras, donde siguió alternando su trabajo como docente con su labor periodística y política durante seis años; en 1920 regresó por traslado nuevamente a Palma, donde impartió primero latín y más tarde literatura.

Sus inicios en el periodismo se remontan al 25 de diciembre de 1889, cuando publicó su primer artículo titulado “Observaciones sobre escritores musulmanes nacidos en Mallorca” en el Bolletí de la Societat Arqueològica Lul·liana. Un año después, apareció su primer artículo en catalán titulado “Amor i caritat”, en el Almanaque de El Felanigense, mientras siguió escribiendo en otras publicaciones mallorquinas todavía en castellano, como en La Almudaina. En 1893 comenzó sus colaboraciones bajo el seudónimo de Biel de la Mel en el semanario mallorquín En Figuera, donde, en palabras de Pere Roselló Bove “nostre autor envers l’ús del català dialectal i col·loquial” (P. Roselló Bove, 2004, I: 27). En octubre de 1898, apareció como uno de los fundadores de la efímera revista Nova Palma, portavoz del modernismo mallorquín, mostrando en sus artículos no sólo su posición antimilitarista y su defensa del individuo frente al estado, sino también su obra poética. Precisamente su único libro de poemas La columna de foc, publicado en 1911, recoge en su primera parte los poemas que ya habían aparecido en Nova Palma y en Catalonia.

A lo largo de su vida, se sucedieron las colaboraciones en periódicos y revistas españolas y de América Latina, como Catalonia, La Roqueta, El Día, La Veu de Catalunya, La Última Hora, La Tarde, El Imparcial, La Nación de Buenos Aires, etc., quedando gran parte de su obra diseminada en ellos. En La Roqueta publicó una serie de artículos sobre un viaje a Argel y que fueron la base de su primer libro titulado Un poble que es mor. Tot passant, título que eligió la editorial sin consultar a su autor que había escogido Una vila que es mor.

El 18 de junio de 1904, y dentro del ciclo de conferencias de escritores mallorquines que se celebró en el Ateneo de Barcelona, Gabriel Alomar pronunció la conferencia titulada “El Futurisme”, publicada un año después por l’Avenç, y que, en palabras de Mireia Aldomà, “lo que más se destacó no fue la novedad del término sino las doctrinas catalanistas liberales que ahí se plasmaban” (M. Aldomá, 1988: 100). La ideología expuesta en esta conferencia va a tener su continuidad en una serie de siete artículos bajo el título El Lliberalisme català (1904-1905), que publicó en el semanario, y posteriormente diario, El Poble Catalá bajo el seudónimo de Fòsfor.

Cultivó el ensayo como una forma de dar a conocer sus teorías modernistas, en el sentido de progreso ideológico y social: Els dos Esperits (1898), L’estètica arbitrària (1904-1905), Sobre el nacionalismo artístic (1907), L’escola filosòfica del catalanisme (1907), Negacions i afirmacións del catalanisme (1907), Catalanisme socialista (1910) [...] Su ideología nacionalista también se manifiestó en su interés por la normalización de la lengua catalana tal y como lo demuestra en 1906 en el I Congrés Internacional de la Llengua Catalana, celebrado en Barcelona con la ponencia titulada “¿Es indispensable pera la vida i progrés de la nostra llengua, l’unificació absoluta de l’ortografia catalana?”.

En su actividad política, intentó fusionar el catalanismo con el socialismo, fundando en 1916 el Bloc Republicà Autonomista con Marcel.lí Domingo y Francesc Layret, convertido un año después en el Partit Republicà Català al fusionarse con la Joventut Republicana de Lleida y otros miembros procedentes de otras fuerzas políticas, como Josep Mestres, Bernaldo de Quirós, August Pi i Sunyer, etc. Aunque surgió con la intención de “interposar una tercera força entre la Lliga i els radicals”, fracasó y en 1923 presidió la Unió Socialista de Catalunya que creó junto a Rafael Campalans y Manuel Serra i Moret. Durante la II República es elegido diputado por la Conjunció FederalSocialista de Mallorca, presidente de la Comisión Permanente de Instrucción Pública (1931) y embajador de España en Roma (1932-1934). En mayo de 1935, regresó a la docencia al autorizar el decano de Filosofía de la Universidad Autónoma de Barcelona la incorporación de Gabriel Alomar como profesor de Literatura Española. En julio de 1937, fue nombrado ministro plenipotenciario de la Segunda República en El Cairo, ciudad en la que continuará viviendo, una vez acabada la guerra civil, como exiliado político.

Allí siguió cultivando el ensayo y el periodismo y en sus colaboraciones en Le Journal d’Egypte escribió bajo el seudónimo de Albert de Beaurocher. Murió en el exilio el 7 de agosto de 1941 en un hospital israelita de El Cairo y sus restos mortales no llegaron a Palma de Mallorca hasta el 8 de agosto de 1977.

 

Obras de ~: Un poble que es mor: Tot pasant, Barcelona, Biblioteca Popular de L’Avenc, 1904; El futurisme: conferencia llegida en L’Ateneu Barcelonés la nit del 18 de juny de 1904, Barcelona, Tip. L’Avenue, 1905; “¿Es indispensable pera la vida i progrés de la nostra llengua, l’unificació absoluta de l’ortografia catalana?”, en Primer Congrés Internacional de la Llengua Catalana, Barcelona, octubre de 1906, Barcelona, Joaquim Horta, 1908, págs. 466-468; De poetisació: conferencia llegida en l’Ateneu Barcelonés la Vetlla el 14 d’octubre de 1908, Barcelona, Antoni López, 1908; Negacions i afirmacions del catalanisme: conferencia donada per en Gabriel Alomar en el Teatre “Circo Barcelonés”, el día 4 de desembre de 1910 y organisada p’el setmanari politic la Campana de Gracia, Barcelona, 1910; Poesies, Barcelona, Ilustració Catalana, [1910]; La columna de foc, Barcelona, Antoni López, [1911]; La pena de mort, s. l., 1912; La guerra a través de un alma, Madrid, Renacimiento, 1917; El frente espiritual, Tortosa, Monclús, 1918; Verba, pról. de Azorín, Madrid, Biblioteca Nueva, 1919; La formación de sí mismo: (El diálogo entre la vida y los libros), Madrid, Rafael Caro Raggio, [1920]; El sorbo del heroísmo: novela, Madrid, Prensa Gráfica, 1923; La política idealista: proyecciones y reflejos de alma, Barcelona, Minerva, [1923]; El futurisme i altres assaigs, ed. de Antoni-Lluc Ferrer, Barcelona, Edicions 62, 1970; Antologia poètica, pról. de M. Dolç, Palma de Mallorca, Moll, 1987; Sobre liberalisme i nacionalismo, pról. de A. Sierra, Palma de Mallorca, Moll, 1988; Obres completes de Gabriel Alomar, introd. biográfica de A. I. Alomar Canyelles, introd., transcr. y ed. de P. Roselló Bover, Mallorca, Moll, 2000-2004.

 

Bibl.: M. Seguí i Puntas, “Gabriel Alomar, polític”, en Lluc, 614 (mayo de 1972), págs. 12-13; “Homenatge a Gabriel Alomar”, en Lluc, 674 (octubre de 1977), págs. 3-20; J. Carbonell, “Notes sobre l’ideari de Gabriel Alomar”, en Randa, 10 (1980), págs. 157-168; A. Serra, Gabriel Alomar: Mallorca i una societat en crisi, [Palma], Ajuntament de Palma, 1984; J. Castellanos, “L’Escola Mallorquina: el concepte d’Escola Mallorquina”, en História de la Literatura Catalana, vol. VIII, Barcelona, Ariel, 1986, págs. 325-330; M. Aldomá, “Gabriel Alomar y el Futurismo”, en L’Internationalité Littéraire, Calaceite (Teruel), Noésis, [1988]; F. Vilanova i Vila-Abadal, “Entre les restes del naufragi: els darrers temps de Gabriel Alomar a Egipte”, en Miscel·lánia Joan Fuster V, Barcelona, Abadía de Montserrat, 1992, págs. 233-247; D. Pons i Pons, “L’Afirmació de la individualitat en l’obra inicial de Gabriel Alomar”, en Revista de Catalunya, 121 (1997), págs. 59-80; P. Roselló Bover, “Entre el quadre de costums i el relat breu: alguns exemples en l’obra de Miquel dels Sants Oliver i Gabriel Alomar”, en Actes del Primer Simposi Internacional de Narrativa Breu, Barcelona, Institut Interuniversitari de Filologia Valenciana, 1998, págs. 85-104; J. Albertí i Oriol, “Gabriel Alomar i la revista Futurisme”, en Revista de Catalunya, 145 (1999), págs. 151-167; M. P. Perea, “Dues vides enfrontades: Antoni M. Alcocer i Gabriel Alomar”, en Randa, 51 (2003), págs. 103-141; A. I. Alomar Canyelles, [“Introducción biográfica”] en Obres completes de Gabriel Alomar, op. cit.; http://www.filosofia.org/ave/001/a305.htm;http://www.bib.ub.edu/fileadmin/personatges/alomar/7resalomar.htm.

 

María José Rucio Zamorano