Ayuda

Rafael Conte Oroz

Biografía

Conte Oroz, Rafael. Zaragoza, 1935 – Madrid, 22.V.2009. Crítico literario.

De extracción mesocrática —su padre, comerciante al por menor en Pamplona, patria de su madre, era de fuerte raigambre carlista—, estudió la primera y segunda enseñanza con brillantez en el colegio escolapio de la capital iruñesa, en cuyo Estudio General de Navarra —antecesor inmediato de la Universidad de Navarra regentada por el Opus Dei— cursó la carrera de Derecho y fue jefe provincial del Sindicato Español Universitario. Número uno, tiempo adelante, de la XXV promoción de la Escuela de Periodismo madrileña, se entregó muy pronto, una vez licenciado en Leyes, a las actividades literarias en diversas revistas pertenecientes o alentadas por el Sindicato Español Universitario, en cuya elite dirigente —llegó a ser, fugazmente, Inspector Nacional de la Organización— se integraría a partir del otoño de 1959, consagrado primordialmente a tareas culturales: teatro, cine-club, revistas, etc., destacando, entre las últimas, Acento Cultural (1958-1962) y Aulas (1962-1965).

Miembro de la plantilla del semanario de orientación falangista SP, dirigido por Rodrigo Royo en los primeros años de la década de los sesenta del siglo xx, ingresaría luego en el diario madrileño Informaciones, del que llegará a ser secretario de redacción y, muy especialmente, uno de los fundadores de su prestigioso y muy influyente suplemento semanal Informaciones de las Artes y las Letras. Corresponsal en París entre 1969 y los inicios del reinado de Juan Carlos I del mismo periódico, su estancia francesa le arraigó en una galofilia ya muy pronunciada desde la mocedad, convirtiéndolo en uno de los mayores conocedores de la narrativa contemporánea del Hexágono. A través de introducciones, prólogos y traducciones divulgó la principal narrativa de su tiempo. Retornado a Madrid, tras algunos avatares, se incorporó al diario El País, cuya sección literaria pilotó durante más de un decenio, para pasar luego a ABC, con un cometido algo más ampliado al erigirse en uno de sus articulistas más asiduos. En los inicios de la actual centuria, volvió de nuevo a El País, en el que desplegó ahora una labor más limitada y espaciada que en la primera etapa del influyente periódico.

 

Obras de ~: “Esperando a Coundette”, en E. Tijeras, Últimos rumbos del cuento español [Buenos Aires], Columba [1969]; (ed.), Narraciones de la España desterrada, Barcelona, Edhasa, 1970; Lenguaje y violencia: Introducción a la nueva novela hispanoamericana. Madrid, Al-Borak, 1972; 16 escritores de Hispanoamérica, Madrid, Prensa Española, 1977; Robinson o la imitación del libro, Madrid, Trieste, 1985 (Madrid, Espasa Calpe, 2000); El escorpión y la luna, Madrid, Anaya, 1987; P. Valéry, Escritos sobre Leonardo da Vinci, trad. de ~ y E. Castejón, Madrid, Visor, 1987; C. Cohen, Bella del Señor, trad. de J. Albiñana, introd. de ~, Barcelona, Círculo de Lectores, 1988; M. Yourcenar, Opus nigrum, trad. de E. Calatayud, introd. de ~, Barcelona, Círculo de Lectores, 1988; A. Camus, El extranjero, pról. de M. Vargas Llosa y semblanza biográfica de ~, Barcelona, Círculo de Lectores, 1988; (dir.), Una cultura portátil, Madrid, Temas de Hoy, 1990; M. Proust, Por el camino de Swann, trad. de P. Salinas, pról. de ~, Madrid, Alianza Editorial [1996]; Yo, Sade, Barcelona, Planeta, 1997; El pasado imperfecto, Madrid, Espasa Calpe, 1998.

 

Bibl.: L. S uñén, “Rafael Conte: razón y pasión”, en Ínsula, n.os 464-465 (1985), pág. 17; C. Martínez Romero, “Creación de la industria cultural (1965-1975), en A. Bernal y C. Gregori (eds.), Realisme i compromís en la narrativa de la postguerra europea, Barcelona, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2002; J. P. Quiñonero, “Pour faire parti du ‘petit clan’”, en Retrato del artista en el destierro, Palma de Mallorca, Cort [2004]; J. Gracia, Estado y Cultura, Barcelona, Anagrama, 2006; J. P. Quiñoñero, “Rafael Conte. In memoriam”, en ABC, 28 de mayo de 2009; J. Gracia, “Contra la glosa rutinaria” y J. M.ª Guelbenzu, “Criterio de buen lector”, en El País. Babelia, 30 de mayo de 2009.

 

José Manuel Cuenca Toribio