Ayuda

Ramón de Cala y Barea

Imagen
Biografía

Cala y Barea, Ramón de. Jerez de la Frontera (Cádiz), 27.I.1827 – 12.VII.1902. Político.

Nacido en el seno de una familia de clase media, cursó estudios medios en Jerez y comenzó la carrera de Derecho en Sevilla en 1844, pero su débil constitución física y su agitada vida política hicieron que, pese a que reanudara varias veces los estudios, nunca llegara a obtener la licenciatura. Tomó parte activa en la revolución progresista encabezada por el general O’Donnell en 1854, presentándose en las elecciones municipales de 1854, en las que fue elegido síndico del ayuntamiento, cargo que desempeñó durante dos años, pues debió abandonarlo tras el golpe de Estado de 1856 en que tomó el poder la Unión Liberal. Durante los años de gobierno de los moderados no cesó su actividad política, fundando en Jerez el Casino de los Trabajadores, germen de lo que serían las Casas del Pueblo, y el Partido Demócrata. Además, estuvo muy preocupado por los problemas de la economía local, llegando a proponer varias reformas para el sector vinícola, como la creación de un banco territorial de cosecheros y una casa de extracción, equivalente al actual Consejo Regulador. Estuvo implicado en la sublevación de Sargentos de San Gil, intentando implicar a la Infantería de Marina de San Fernando, pero, al fracasar esta revuelta, debió exiliarse en Francia.

De vuelta a España desempeñó un papel decisivo en la revolución de 1868 junto al también jerezano José Paul y Angulo. Mientras éste estaba en Gibraltar haciendo pasar a la Península Ibérica a otros insurgentes, Cala marchó a Cádiz con un grupo de voluntarios tomando los principales edificios públicos.

Nombrado presidente de la Junta Revolucionaria Local, tomó varias medidas para favorecer a las clases necesitadas, como el desestanco de los productos de primera necesidad. Durante su mandato se cerraron y demolieron varios templos históricos de la ciudad y se creó el cuerpo armado denominado Voluntarios de la Libertad, que se encargó de extender la revolución por las poblaciones cercanas.

Fue elegido diputado a Cortes por el Partido Demócrata en 1869, trasladándose a Madrid y desarrollando allí junto a Paul y Angulo una intensa actividad periodística en rotativos de ideología radical que atacaban sin descanso al Gobierno de Prim. De nuevo fue elegido diputado en 1873, ya en tiempos de la Primera República, e incluso ocupó el cargo de senador por Gerona (elegido el 6 de septiembre de 1872). En su actividad como parlamentario destaca su defensa del federalismo, llegando a ser autor de un proyecto de Constitución federal de la República que sirvió de modelo a las Constituciones de numerosos países iberoamericanos.

Hombre de una honestidad proverbial, en este período renunció a varios cargos que no creía merecer, como el de ministro de Hacienda y embajador de España en París.

Con la Restauración prácticamente desapareció de la vida política del país. Desengañado, llegó a trabajar como peón en las obras del ferrocarril en Extremadura y tan sólo se sabe que colaboró en la redacción de la Constitución Cantonal de Antequera en 1883 y que en 1891 lo incluyó en sus listas el Partido Republicano, que ni siquiera se llegó a presentar a las elecciones.

Su ideología era muy cercana al socialismo utópico de autores como Fourier o Cabet y al federalismo de Pi y Margall. Su interés por las penurias de la clase trabajadora le hizo escribir varias obras en las que abordaba la solución a estos problemas.

 

Obras de ~: “Riqueza positiva de Jerez”, en Revista Vinícola Jerezana, 8 (1866) págs. 90-91; Los comuneros de París: Historia de la Revolución Federal de Francia en 1871, Madrid, Imprenta F. Escámez, 1871; Legalidad de la Internacional, Madrid, Imprenta F. Escámez, 1871; Zacarino, Jerez sitiado con estado de sitio y sin él, Jerez, 1872; El problema de la miseria resuelto por la harmonía de los interess humanos, Madrid, Imprenta de Juan Iniesta, 1884 (ed. facs., Ayuntamiento de Jerez, 2002); Sucinto proceso de las elecciones de febrero en la circunscripción de Jerez de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda, 1891.

 

Fuentes y bibl.: Archivo del Senado, exp. personal, HIS- 0079-07; Archivo del Congreso de los Diputados, Serie Documentación Electoral, 60, n.º 12.

A. María Segovia, Figuras y figurones, Madrid, Fernando Cao, 1881; C. Hennessy, La República Federal de España, Madrid, Aguilar, 1966; E. Fedriani Fuentes, Jerezanos Insignes, Jerez de la Frontera, 1968; J. Álvarez Junco, La Comuna en España, Madrid, Siglo XXI, 1971; M. Ruiz Lagos, Ensayos de la revolución. Andalucía en llamas, Madrid, Editora Nacional, 1977; País Andaluz, Jerez, Centro de Estudios Históricos Jerezanos, 1978; El andalucismo militante. Dialéctica y crónica del ideal andaluz, Jerez, Centro de Estudios Históricos Jerezanos, 1979; Ramón de Cala. Federación y autonomía en el País Andaluz, Jerez, Centro de Estudios Históricos Jerezanos, 1980; J. L. Millán Chivite, “Sociedad e ideología en torno a la consitución federal de los cantones andaluces”, en Actas del I Congreso sobre Andalucismo Histórico, Sevilla, 1985, págs. 217- 229; “Raíces sociológicas del andalucismo histórico en Cádiz”, en Actas del III Congreso sobre Andalucismo Histórico, Sevilla, 1989, págs. 385-396; J. Pérez Serrano, “Gaditanismo y andalucismo. Orígenes de la conciencia andaluza en Cádiz”, en Actas del III Congreso sobre Andalucismo Histórico, Sevilla, 1989, págs. 407-430; A. Mariscal Trujillo, Jerezanos para la historia, Jerez, Libros El Laberinto, 2006; D. Caro Cancela, “Ramón de Cala (1827-1902)”, en R. Serrano García (ed.), Figuras de la Gloriosa. Aproximación al sexenio democrático, Valladolid, Universidad, 2006.

 

Manuel Romero Bejarano