Ayuda

Juan Ignacio Molina González

Biografía

Molina González, Juan Ignacio. Talca (Chile), 24.VI.1740 – Bolonia (Italia), 12.IX.1829. Jesuita (SI) expulso, naturalista e historiador.

Estudió en el colegio de Talca (VII Región, Chile) y, tras dos años en el seminario de Concepción, entró en la Compañía el 12 de noviembre de 1755 en el noviciado de Santiago de Chile (Región Metropolitana). Cursó las Humanidades (1757-1760) en Bucalemu y la Filosofía (1761-1763) en el Colegio Máximo San Miguel de Santiago. Enseñó (1764-1765) Gramática en Talca y, vuelto a Santiago, inició la Teología en 1766, mientras en privado aprendía italiano y francés, además de enseñar Geometría, Cosmografía y Matemáticas.

El 28 agosto 1767 le llegó el decreto de Carlos III, que expulsaba a los jesuitas de sus dominios. Molina prosiguió sus estudios en la ruta del exilio: se examinó de segundo de Teología (1768) en Valparaíso, de tercero (1769) en El Puerto de Santa María (España) y fue ordenado sacerdote el 29 de septiembre de 1769 en Bertinoro (Forli), en los Estados Pontificios. Hizo sus últimos votos el 15 de agosto de 1773 en Ímola (Bolonia), y al día siguiente se promulgó el breve de supresión de la Compañía.

Trasladado a Bolonia, desde allí fue informador de Hervás para las lenguas de Chile (Idea dell’Universo, vol. XV, 29) y allí enseñó diversas materias en privado, gratuitamente, dado que su rica familia le enviaba dinero desde Chile. Pronto comenzó a ser conocido por sus escritos, ya que es citado por Luengo (1786) con las dos versiones (italiana y española) del Compendio histórico, geográfico, natural y civil del Reino de Chile.

La versión castellana de este Compendio es más completa que el original italiano, publicado anónimamente, pues ahora “se pone por autor el señor Molina”, se añade un compendio gramatical, un pequeño diccionario de lengua chilena y un catálogo de escritores de Chile. En el anónimo Compendio hay varias confusiones. Por ejemplo, se adjuntaron algunos mapas, planos y grabados, todos firmados por Giovanni Fabbri, aunque atribuidos a Molina, en concreto, un mapa de Chile y un plano de la ciudad de Santiago. La razón de la atribución de Molina pese a no ser cartógrafo se debe a que pudo ser el creador intelectual, coincidente por su condición de conocedor del espacio descrito, por lo que el nombre de artista, Fabbri, quien nunca estuvo en Chile, pasó a segundo plano. Sin embargo, un reciente hallazgo de nuevos manuscritos permite descubrir que las referidas piezas fueron realizadas por otro artista, Giussepe Mancini, quien supo representar tanto el territorio de la gobernación, así como su capital, siguiendo las instrucciones del sacerdote chileno, es decir, puso la ciencia cartográfica al servicio de la representación e imaginario de un intelectual que recordada su patria desde el exilio.

La paternidad literaria de esta obra ha sido confusa en algunos estudiosos, pues unos autores se la atribuyen al padre Molina y otros al también ex jesuita Felipe Gómez de Vidaurre, quien escribió otra Historia geográfica, natural y civil del Reino de Chile, terminada de redactar en 1789, aunque solamente fue publicada un siglo más tarde en Santiago de Chile. El traductor alemán de la obra de Molina se la atribuye a Vidaurre.

Esta obra debe distinguirse de las tres del padre Molina: un pequeño volumen anónimo, Compendio della storia geografica, naturale e civile de Chile, Bolonia, 1776; Saggio sulla storia naturale del Chili, Bolonia, 1782, traducida al alemán (1786), al español (1788), al francés (1789), al inglés (1808); y Saggio sulla storia civile del Chili, Bolonia, 1787, traducido al alemán (1791), al español (1795), al inglés (1808).

El mismo padre Molina debió reivindicar la paternidad de su Compendio de 1776 en la página IX de la traducción francesa del Saggio. La confusión entre los estudiosos se ha debido tanto a la similitud del título como a la temática. Además, Gómez Vidaurre admiraba sinceramente al abate Juan Ignacio Molina, cuyos dos ensayos fueron su fuente y guía, y los juzgaba “apreciadísimos”.

La más importante de las tres obras es el Saggio sulla storia naturale del Chili (1782), en la que destacan los capítulos titulados “Flora selecta regni chilensis juxta systema Linneanum” y “Catalogo di alcuni termini chilesi appartenenti all’istoria naturale”. Molina mantuvo que el clima de Chile era benigno, templado y óptimo para la vida. Por esta razón, había un variadísimo número de animales que se adaptaban muy bien al medio ambiente y las plantas crecían en un suelo fértil y rico en minerales; además, las especies animales y vegetales trasladadas desde Europa se aclimataban sin dificultad. La imagen proyectada era apacible, como de una continua primavera, con un radiante cielo azul y una extraordinaria fertilidad de la tierra. El chileno determinó las estaciones del año y recalcó su contraposición con las de Europa. Y clasificó minuciosamente los principales fenómenos meteorológicos (ácueos, aéreos e ígneos) de Chile, señalando su distribución espacial y temporal. También profundizó en las causas de dichos fenómenos, obtuvo algunas regularidades sobre su formación e interacción mutua y contempló la posibilidad de predecirlos. Además de realizar comparaciones entre los climas chilenos y los de otros países próximos, proporcionó un escueto dato cuantitativo de la temperatura. Cuenta Batllori que Molina se hacía traer papel americano para imprimir con lujo y gusto exquisitos este valioso Saggio, obra que tuvo bastante resonancia en el extranjero, como demuestran sus traducciones inmediatas a otras lenguas.

Reconocido el mérito de sus obras y sin problemas económicos, el resto de la vida de Molina transcurrió tranquila en Bolonia, aunque no ociosamente, pues estaba al corriente de la vida cultural, como demuestra el hecho de estar suscrito a la enciclopedia de Idea dell’Universo de Hervás y colaborar con él, proporcionándole información sobre las lenguas de Chile. Recibió autorización oficial (19 de noviembre de 1806) para enseñar en su casa, habilitada como escuela “legítima y aprobada”. Durante la ocupación napoleónica, declinó el nombramiento (1810) de intérprete de francés del tribunal de justicia. La Academia Pontificia de Ciencias le había ofrecido (1801) la Cátedra de Historia Natural y Botánica, que rechazó entonces, pero que aceptó en 1812. Desde este momento, presentó allí varias memorias, entre ellas, “Las analogías menos observadas en los tres reinos de la naturaleza” (1815). Acusado ante las autoridades eclesiásticas de opiniones contrarias a la fe, fue excluido de la Academia y vetado de la docencia y el ministerio sacerdotal.

Se defendió Molina, alegando que “inteligencia y discernimiento”, al hablar de las plantas, no se toman en rigor metafísico, sino en el sentido “más que impropio que algunas veces se usa”. En su opinión, las plantas tienen una “animalidad” que en nada se opone al dogma católico. Terminó manifestando su sumisión a la decisión de la Iglesia Católica, bajo la cual se preciaba de vivir y haber servido siempre. En 1817 fue absuelto de todo error y restituido a su ministerio sacerdotal, a sus clases y a la Academia, que publicó (1821) todas sus ponencias, incluida la que ocasionó el conflicto y otras de tono parecido, como “La propagación sucesiva del género humano”. El 12 de abril de 1817 fue nombrado miembro honorario de la Academia privada de Georgofili de Florencia, “en mérito a sus conocimientos de agricultura tanto teóricos como prácticos, así como también de otras ciencias análogas”. Fue, además, distinguido como socio correspondiente (20 de mayo de 1820) de la Academia Trentina de Ascoli, y miembro de la de Felsinei (4 de abril de 1822).

En febrero de 1815, había recibido la noticia de la muerte de su sobrino Agustín Molina, propietario de la hacienda familiar de Huaraculén en Talca, con lo cual él se convertía en su heredero. Decidido a regresar a Chile, escribió (15 de noviembre de 1815) a otro sobrino, Ignacio Opazo, administrador de sus bienes, pidiéndole el envío de 3.000 pesos. Le dice que, a pesar de su edad —setenta y cinco años—, se considera “bastante robusto” y capaz de emprender el viaje. Cuando llegó la suma, Molina ya no estaba como para viajar. En plena guerra de independencia el jefe patriota Bernardo O’Higgins mandó (1817) la confiscación de los bienes de los españoles ausentes en el extranjero. Considerado erróneamente “peninsular”, Molina perdió su hacienda, aunque el Senado de la República reconoció el error y se la restituyó en 1820. Molina la cedió a Talca, estableciendo que, con el producto de su venta, se formase un instituto científico dotado de biblioteca e instrumentos modernos en Astronomía, Física y Matemáticas.

Cuando estudiaba Humanidades en Bucalemu, Molina escribió poesías en griego y latín. Entre éstas destacan dos elegías curiosas: una “autobiográfica”, dedicada al historiador P. Miguel de Olivares, y otra “a la viruela”, en ocasión de la peste de 1761. Su afición a la poesía no disminuyó con los años, pues en su edad madura escribió en italiano “décimas a la española”, odas y epigramas.

A su muerte, Molina se acordó de Chile, del que había sido expulsado sesenta y dos años antes. En 1966, a solicitud del gobierno chileno, sus restos fueron trasladados del mausoleo de “hombres ilustres” de Bolonia a Chile. En 1927, se le había erigido un monumento en Talca.

El naturalista padre Molina es considerado gloria de la cultura chilena, además de por sus méritos literarios y naturalistas, por su entusiasta adhesión al movimiento de liberación americanista, una vez iniciadas las guerras de independencia. Ignacio Molina quizá sea el ex jesuita especializado en historia de Chile de más resonancia. Dentro de su compleja personalidad se debe resaltar su faceta de naturalista, ya que es su penetrante espíritu de observación de la Naturaleza lo que le llevó a la descripción del territorio, geografía, costumbres y lenguas de Chile.

Los naturalistas europeos abordaron a los aborígenes de América recurriendo a las narraciones que el archivo occidental poseía y que estaba a disposición de la racionalidad ilustrada en perspectiva de la administración colonial. A su vez, los criollos letrados confrontaban su episteme, a veces diferenciada, con esas narrativas occidentalistas. Así, Molina investigará las costumbres civiles del indígena antes de la llegada de los españoles. Aportó conocimiento sobre los indios, que hasta ese momento habían sido descritos por los letrados e ilustrados de los imperios coloniales. El punto de vista de Molina responde a su propia experiencia y relación con el mapuche y con otras etnias en Chile, saber que incorpora al Compendio de la Historia Geográfica, Natural y Civil del Reyno de Chile. Enmarcada en la conocida como “Disputa del Nuevo Mundo, la reivindicación del reino de Chile desplegada por Molina tiene sus fundamentos en un concepto de cultura que fusiona corrientes intelectuales antiguas y modernas en un pensamiento híbrido, fruto de la cultura jesuita americana en el exilio. Pero a fines del s. XVIII, periodo de definiciones radicales en la historia de pensamiento, esta escuela se mostrará inviable. La incomprensión de este contexto ha instaurado imágenes arquetípicas que dificultan la integración del tema en la historiografía americana y chilena en particular. El concepto de “raza” en la obra de Molina contribuyó a la epistemología patriótica, legitimando las clasificaciones sociales durante la primera mitad del siglo XIX, cuando la élite criolla se posiciona en un lugar socialmente privilegiado, gracias a la reivindicación del mito sobre el origen de “sangre pura”.

El naturalista chileno elaboró sobre la estructura interna de la Tierra unas ideas geológicas que fueron más allá de la simple reflexión científica. Apoyado en una disciplina particular y novedosa como la economía política, reflexionó sobre la organización interior de la Tierra, los procesos geológicos y las descripciones sobre la naturaleza del reino de Chile.

El estudio de la obra del jesuita chileno, especialmente desde la historiografía chilena, ha acusado una importante miopía crítica respecto del naturalista que constantemente ha sido considerado, con bastante ligereza, como el primer científico chileno. La importancia fundamental del exilio como vocación científica, las controversias europeas sobre el Nuevo Mundo y las condiciones institucionales y mecanismos políticos que permitieron el desarrollo del conocimiento científico a fines del siglo XVIII son elementos que no han sido integrados en el análisis de la obra del naturalista chileno quien llegó a formar parte de la Accademia delle Scienze di Bologna. Por tanto, hay que romper con la historiografía apologética, presentar la obra y la figura del jesuita chileno en un contexto histórico amplio y mostrar los problemas políticos y epistemológicos “europeos” que influyeron en la elaboración del pensamiento científico del naturalista chileno.

 

Obras de ~: Compendio della storia geografica, naturale e civile del Regno del Chile, Bolonia, 1776 (Madrid, 1788-1795, 2 vols.; Santiago de Chile, 1878, insertado en la Colección de historiadores de Chile); Saggio sulla storia naturale del Chili, Bolonia, 1782 (Seconda edizione accresciuta ed arricchiata di una nuova carta geografica e del ritratto dell’autore, Bolonia, 1810; Ensayo sobre la historia natural de Chile, ed. de Rodolfo Jaramillo, Santiago de Chile, Ediciones Maule, 1987); Saggio sulla historia civile del Chili, Bolonia, 1787 (Madrid, 1795; Bolonia, 1810); Analogía de los tres reinos de la naturaleza, Bolonia, 1820; Memorie di storia naturale, Bolonia, 1821.

 

Bibl.: C. Sommervogel, Bibliothèque de la Compagnie de Jesus, Bruxelles-Paris, O. Schepens-A. Picard, 1890, vol. V, col. 1165-1166; vol. IX, col. 683; J. T. Medina, Diccionario Biográfico Colonial de Chile, Santiago de Chile, Impreta Elziviriana, 1906, págs. 541-544; J. Espinosa, El Abate Molina, uno de los precursores de Darwin, Santiago de Chile, Zig-Zag, 1946; H. Briones, El Abate Juan Ignacio Molina. Ensayo crítico- introductorio a su vida y obra, Santiago de Chile, Andrés Bello, 1968; J. Jiménez, “Un estudiante humanista de nuestro siglo XVIII: Revelador inédito del futuro Abate Molina”, en Teología y Vida, 14 (1973), págs. 180-210; “El Abate Molina, humanista clásico y sabio cristiano”, en Anales de la Facultad de Teología (Santiago de Chile), 24 (1973), págs. 111-388; W. Hanisch, “Juan Ignacio Molina, sabio de su tiempo”, en Montalbán, 3 (1974), págs. 205-308; C. E. Ronan y W. Hanisch, Epistolario de Juan Ignacio Molina, S. I., Santiago de Chile, Editorial Universitaria, 1979; H. Guncrel, Bibliografía moliniana, Santiago de Chile, 1980; W. Hanisch, “El ambiente chileno y europeo en la formación de Juan Ignacio Molina”, en Universum, I, 1 (1986), págs. 5-15; “La sabiduría de Juan Ignacio Molina”, en Universum, II, 2 (1987), págs. 23- 32; J. Pinedo, “Reflexiones en torno al [...] Ensayo sobre la historia natural de Chile”, en Universum, 7 (1992), págs. 21-40; E. Tampe, “Molina, Ignacio”, en Ch. E. O’Neill y J. M.ª Domínguez (dirs.), Diccionario Histórico de la Compañía de Jesús, Roma-Madrid, Institutum Historicum, S. I.-Universidad Pontificia de Comillas, 2001, págs. 2717-2718; A. Astorgano Abajo, “La Biblioteca jesuítico-española de Hervás y Panduro y su liderazgo sobre el resto de los ex jesuitas”, en Hispania Sacra, 112 (2004), págs. 171-268; L. Hervás y Panduro, Biblioteca jesuítico-española, ed. de A. Astorgano, Madrid, Libris Asociación de Libreros de Viejo, 2007, págs. 383-386; L. Hachim Lara, “De la Historia moral a la Historia civil en el Compendio de la Historia Civil del Reyno de Chile (1787) del abate Juan Ignacio Molina”, en Literatura y lingüística, 19 (2008), págs. 21-37; “Expulsión, destierro, exilio: Peripecias de un naturalista en el Epistolario del jesuita Juan Ignacio Molina”, en Telar: Revista del Instituto Interdisciplinario de Estudios Latinoamericanos, 5, 6 (2008); M. Figueroa Zúñiga, “El gentilicio para los habitantes de Chile en Juan Ignacio Molina”, Revista de crítica literaria latinoamericana, 67 (2008), págs. 95-110; C. Fuenzalida Caro, “Apología del pueblo chileno: contexto e implicaciones del discurso de Juan Ignacio Molina”, en Estudios humanísticos. Historia, 8 (2009), págs. 225-247; A. de Nordenflycht, “Tensiones entre literatura, ciencia, experiencia e historia en un intelectual de la Sattelzeit hispanoamericana: los prefacios en la prosa científica de Juan Ignacio Molina”, en Alpha: revista de artes, letras y filosofía, 29 (2009), págs. 23-40; “Paratopía del exilio jesuita americano: historia natural y narración literaria en Juan Ignacio Molina, Francisco Javier Clavijero y Juan de Velasco”, en Acta literaria, 40 (2010), págs. 91-108; F. Orrego González, “Juan Ignacio Molina y la compresión de la naturaleza del Finis Terrae. Un acercamiento desde la Historia (cultural) de la ciencia”, en Arbor: Ciencia, pensamiento y cultura, 751 (2011), págs. 961-976; N. Ocaranza, “El paisaje de una patria perdida. Juan Ignacio Molina y el patriotismo criollo como origen cultural de la independencia”, en J. F. Forniés Casals y P. Numhauser (eds.), Escrituras silenciadas: paisaje como historiografía, Alcalá de Henares, Universidad, 2013, págs. 263-271; D. L. Mundaca Machuca, “Razón ilustrada y fe en la obra histórica de Juan Ignacio Molina”, en Revista de filosofía, 12, 2 (2013), págs. 77-92; L. Hachim Lara, “Narrativa de ‘indios’ en las Historias naturales de Juan Ignacio Molina y Felipe Gómez de Vidaurre”, en América Sin Nombre, 18 (2013), págs. 95-103; J. A. Molina García, “El saber climatológico de los jesuitas en la América española. Siglo XVIII”, en Revista de Indias, 262 (2014), págs. 723-750; P. Lepe Carrión, “La idea de ‘raza’ en Juan Ignacio Molina, en el contexto de la disputa del Nuevo Mundo y la emergencia del mito nacional”, en Andamios: revista de investigación social, 28 (2015), págs. 285-314; C. A. Valenzuela Matus, “Plinio en el fin del mundo. La influencia del naturalista romano en el Compendio de la Historia Geográfica, Natural y Civil del Reyno de Chile (1788), de Juan Ignacio Molina”, en G. A. Franco Rubio et al. (coords.), España y el continente americano en el siglo XVIII, Gijón, Trea, 2017, págs. 755-768; R. Moreno Jeria, “El mapa de Chile y el plano de Santiago en la obra atribuida a Juan Ignacio Molina de 1776: los manuscritos perdidos”, en Revista de Geografía Norte Grande, 69 (2018), págs. 33-47.

 

Antonio Astorgano Abajo