Ayuda

Alexandre de Riquer e Ynglada

Biografía

Riquer e Ynglada, Alexandre de. Conde de Casa Dávalos (VII). Calaf (Barcelona), 3.V.1856 – Palma de Mallorca (Islas Baleares), 13.XI.1920. Dibujante, pintor, grabador y poeta.

Hijo de una familia aristócrata que se exilió a Francia a raíz de la Tercera Guerra Carlista. Su padre, Martín de Riquer y de Comellas, VI conde de Casa Dávalos y VI marqués de Benavent —Barcelona, 1820 – Torre Bassolls (Castellfollit de Riubregós, Barcelona—, 1888) había participado en las dos primeras guerras carlistas, mientras que su madre, Elisea Ynglada y Moragas, pertenecía a una familia de intelectuales y artistas.

Alexandre de Riquer casó en 1885 con Dolors Palu González de Quijano, de cuya unión nacieron nueve hijos. Había iniciado sus estudios en Tolosa, para continuar después en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona donde fue discípulo de Tomàs Padró, Claudi Lorenzale y Antoni Caba. Antes que nada, dibujante litógrafo, se dedicó también al diseño aplicado a las industrias artísticas —mobiliario, pavimentos, bordados y encajes, vidriería, joyería...—, trabajando en algunas de las firmas más destacadas del premodernismo y el Modernismo catalán como las Industrias Artísticas de Francesc Vidal Jevellí o los talleres de joyería y orfebrería Masriera, e incluso en un taller propio que fundó con su primo, Manuel de Riquer, en 1892.

Asimismo colaboró como ilustrador en diversas publicaciones —La Ilustración Artística, la colección Arte y Letras, Luz o Joventut, estas dos últimas ya plenamente modernistas—. En 1893 fue también uno de los fundadores del Cercle Artístic de Sant Lluc, entidad cultural de carácter católico mientras cultivaba una pintura religiosa de tono simbolista. En 1894, durante una estancia en Londres pudo conocer de cerca la pintura y el arte decorativo de los prerrafaelitas, influencia decisiva para Riquer y su obra desde entonces. Desde finales de siglo se convirtió también en el cartelista más famoso de Cataluña y sus obras fueron reproducidas en las principales publicaciones extranjeras especializadas como Les maitres de l’affiche (1897 y 1900). Son muy conocidos sus carteles para la Tercera Exposición de Bellas Artes e Industrias Artísticas, de Barcelona, de 1896, de sabor neomedieval o el del Salón Pedal (1897), presidido por una joven en bicicleta, ya muy Art Nouveau. Como dibujante destacó también en su vertiente de exlibrista, especialmente como grabador aguafortista, técnica que recuperó y difundió desde su taller de la barcelonesa calle de la Frenería junto al ábside de la Catedral, frecuentado por numerosos discípulos y artistas coetáneos.

Como pintor destacó por su intervención en la basílica de la Abadía de Montserrat, en la decoración del Instituto Industrial de Terrassa y en diversas viviendas particulares del Ensanche barcelonés, siempre dentro de su estilo floral Art Nouveau. Pero donde Riquer demostró ser un perfecto representante del arte total modernista o mejor dicho, de su característica integración de las artes, fue en su decoración de la antesala del Círculo del Liceo barcelonés, sala para la que diseñó desde el pavimento hasta el mobiliario y sus complementos, la pintura decorativa de techos y sobrepuertas, los cristales grabados al ácido y el tapizado de las paredes.

Esa estrecha integración es también evidente en su labor editorial, puesto que Riquer cultivó a la par la poesía, y se ocupó de la ilustración y/o ornamentación de algunos de sus libros poéticos, fundiendo así literatura y dibujo, como en el caso de Crisantemas (1897) y Anyoranses (1901), publicados respectivamente en 1898 y 1902, y en los cuales Riquer se declara notablemente influido por la estética simbolista y el japonismo imperante en Europa, visible incluso en el formato de dichos libritos, de un gusto floral muy refinado, que nos recuerdan los “makemonos” japoneses.

Tras haber sido uno de los más destacados representantes del Modernismo catalán, y probablemente el mejor representante del artista polifacético y global, Riquer desde 1911 se dedicó casi exclusivamente a la pintura hasta que en 1920 falleció en Palma de Mallorca.

Su obra como cartelista, exlibrista e ilustrador se conserva en el Museu Nacional d’Art de Catalunya.

 

Bibl.: VV. AA., Alexandre de Riquer. L’home, l’artista, el poeta, Comissió organitzadora de l’homenatge a Alexandre de Riquer, Barcelona, Comissió Organitzadora de l’Homenatge a Alexandre de Riquer, 1978; J. L. de Yebra, Alexandre de Riquer i l’exlibrisme, Barcelona, Publicacions i edicions de la Universitat de Barcelona, 1983; P. Vélez, El llibre com a obra d’art a la Catalunya vuitcentista. 1850-1910, Barcelona, Biblioteca de Catalunya, 1989; M. de Riquer, Quinze generacions d’una família catalana, Barcelona, Quaderns Crema, 1998; E. Trenc, Alexandre de Riquer, Barcelona, Caixa de Terrassa-Lunwerg Editores, 2000.

 

Pilar Vélez Vicente