Ayuda

Mariano Belmás Estrada

Biografía

Belmás Estrada, Mariano. Madrid, 17.I.1850 – 16.VIII.1916. Arquitecto y urbanista, uno de los socios fundadores y primeros artífices de la Ciudad Lineal de Madrid.

Figura esencial en la renovación del urbanismo madrileño en el último tercio del siglo XIX, especialmente en lo relacionado con la problemática de las viviendas obreras surgida como consecuencia del crecimiento económico y demográfico de la ciudad.

Belmás concibió la arquitectura, más que como una actividad estética, como un instrumento técnico comprometido con la resolución de los problemas sociales. Hijo de un ingeniero oriundo de Galicia, Juan Belmás Vidal, sintió pronto la atracción por la arquitectura —cuyos estudios simultaneó con la carrera de ciencias—, titulándose en la escuela de Madrid el 16 de octubre de 1873. Su formación se desarrolló, por tanto, en el llamado Sexenio Revolucionario, una etapa caracterizada por el planteamiento de ambiciosos proyectos para la mejora urbana de Madrid, impulsados por algunos miembros del partido liberal y personalidades como Ángel Fernández de los Ríos.

Sus primeros años de actividad se dirigieron preferentemente hacia el campo profesional y el estudio teórico, más que a la práctica constructiva. Así, tras ingresar en la Sociedad Central de Arquitectos, realizó una activa labor dentro de esta asociación corporativa, que le llevó a ser nombrado secretario general en 1875 —cargo que desempeñó hasta 1882— y director de su publicación oficial, la Revista de la Arquitectura Nacional y Extranjera, al año siguiente. Fue en esta etapa cuando tomó contacto con las teorías del higienismo arquitectónico y la vivienda social, que tanto le influirían en años posteriores. Su vinculación con tales asuntos le permitió en 1880 ser pensionado por el Estado para viajar a Inglaterra y Bélgica, con el fin de estudiar in situ el problema de la vivienda obrera y la realización de las denominadas “construcciones económicas”. A su vuelta participó decisivamente en la fundación de la Sociedad Española de Higiene (1881) —de la que llegó a ser secretario casi perpetuo—, en representación de la cual asistió a los Congresos Internacionales de Higiene de París (1885) y Londres (1891); ello le valió la posibilidad de ser nombrado miembro correspondiente de la Sociedad Central de Arquitectos Franceses y del Real Instituto Británico de Arquitectos.

Sus amplios conocimientos en asuntos de higiene, urbanismo y viviendas baratas se hicieron públicos a partir de 1881 cuando, a través de conferencias o intervenciones en el I Congreso Nacional de Arquitectos, defendió la realización de barriadas obreras compuestas por viviendas unifamiliares, integradas en el tejido urbano gracias a la utilización de los nuevos medios de transporte. También ese año comenzó a divulgar su proyecto de “construcciones económicas” erigidas mediante el llamado “sistema Belmás”, basado en el empleo de modernos métodos constructivos.

La oposición a sus ideas en el mencionado congreso, por parte sobre todo de conservadores como Lorenzo Álvarez Capra, y en el seno de la propia Sociedad Central, provocó su abandono de la misma en 1882. También la salida de la revista que dirigía, la cual pasó a denominarse en 1888, como publicación privada, Gaceta de Obras Públicas, cabecera que perduró hasta 1926, ya muerto su fundador.

Tras las discusiones teóricas, Belmás intentó en los años siguientes materializar su ideario, aunque con escasa fortuna. En 1882 fundó una cooperativa para la realización de viviendas baratas, la Constructora Mutua, pero la escasez de recursos económicos sólo permitió la ejecución de un número reducido de edificaciones en la antigua carretera de Francia (hoy calle de Bravo Murillo). En 1885, como consecuencia de unos trágicos terremotos en Andalucía, participó en la reconstrucción del pueblo granadino de Alhama, aunque sólo pudo llevar a cabo una pequeña barriada. Poco después, en 1887, intentó gestionar directamente la urbanización de una parcela del ensanche en el barrio de Pacífico (entre las calles Narciso Serra, Granada y Juan de Urbieta), donde construyó su propia residencia, pero nuevamente las dificultades financieras paralizaron los trabajos. Entre 1890 y 1896 se implicó en la realización del barrio de “hotelitos” adosados conocido como “Madrid Moderno”, una actuación de carácter especulativo —que encontró múltiples obstáculos burocráticos— donde la intervención concreta de Belmás no está del todo clara. Finalmente, en 1894 participó de manera decisiva en la fundación y plasmación inicial de una de las propuestas urbanísticas más trascendentes del Madrid decimonónico, la Ciudad Lineal, promovida por la Compañía Madrileña de Urbanización de Arturo Soria, de cuyo consejo director formó parte como accionista hasta 1898. En esos años proyectó y construyó algunas de las edificaciones más significativas (desde las oficinas de la compañía hasta los diferentes modelos de casas, incluidas las de lujo, pasando por los apeaderos del tranvía) y también promovió en 1896 la celebración de la popular “fiesta del árbol”, la primera realizada en Madrid. No obstante, desavenencias con el fundador provocaron su desvinculación definitiva del proyecto.

Durante todo este período de intensa actividad preparó, además, la reforma del Ministerio de Fomento para convertirlo en Escuela de Artes y Oficios (1881- 1885), aunque su propuesta fue finalmente transformada por Ricardo Velázquez Bosco para construir el actual edificio (hoy Ministerio de Agricultura). También realizó una ampliación en el Palacio de Altamira (1887) de la calle de la Flor. Asimismo, inició su carrera política como miembro del partido liberal.

Entre 1897 y 1906 fue diputado por Madrid, y posteriormente senador por la provincia de Lugo. En el siglo xx, desvinculado de algunos de sus planteamientos más utopistas, ejecutó la mayoría de sus realizaciones conocidas, entre las que cabría mencionar los diversos edificios de viviendas que, en distintas variantes del estilo ecléctico, realizó para el marqués de Valdeterrazo en la calle Hortaleza (1902-1904), para la familia Mitjans en la calle Velázquez y el paseo de la Castellana (1904-1905 y 1907, respectivamente), para Luis de la Mata en la avenida de Felipe II (1905- 1909) y para José Rivas en la calle Lagasca (1911- 1914) —éstos concluidos por el arquitecto Francisco Reynals—. En sus últimos años de vida, Belmás, que gozaba de un reconocido prestigio y ostentaba entre otras condecoraciones la Gran Cruz de Isabel la Católica, tuvo tiempo de aportar su experiencia para la redacción de la “Ley de Casas Baratas” (1911), la normativa que permitió la construcción de las principales colonias de viviendas unifamiliares erigidas en Madrid en las primeras décadas del siglo xx.

 

Obras de ~: proyecto de construcciones económicas “Sistema Belmás”, 1881 (no realizado); reforma del Ministerio de Fomento para Escuela de Artes y Oficios en el paseo de la Infanta Isabel, Madrid, 1881-1885; casas de la Constructora Mutua en la calle de Bravo Murillo, Madrid, desde 1882 (demolidas); proyecto de reconstrucción de Alhama, Granada, 1885; ampliación del palacio de Altamira en la calle de la Flor Alta, Madrid, 1887; viviendas unifamiliares (incluida la de la familia Belmás) en las calles Granada y Narciso Serra, Madrid, desde 1887 (la mayoría demolidas); con M. Martínez Calonge, colonia Madrid Moderno, 1890-1896 (atrib.); primeros proyectos y construcciones de la Ciudad Lineal, Madrid, 1894-1898 (la mayoría demolidas); proyecto del teatro “Salón Rusia” en la colonia Madrid Moderno, 1895 (no realizado); viviendas para el marqués de Valdeterrazo en la calle Hortaleza, Madrid, 1902-1904; viviendas para José Mitjans en la calle Velázquez, Madrid, 1904-1905; cinco edificios de viviendas para Luis de la Mata en la Avenida de Felipe II y la calle Fernán González, Madrid, 1905-1909; reforma de viviendas para hotel en la calle Arenal, Madrid, 1906-1908; viviendas para Luis Mitjans en el paseo de la Castellana, Madrid, 1907; reforma y ampliación de la capilla del Ave María en la calle Doctor Cortezo, Madrid, 1909; con J. Pedro Mathet, viviendas en la calle Castelló, Madrid, 1911-1912; con F. Reynals Toledo, cuatro edificios de viviendas para José Rivas en las calles Lagasca y General Oraa, Madrid, 1911-1914.

Escritos: “Sección de la Propiedad”, en Revista de la Sociedad Central de Arquitectos, 1 (1876); “Crónicas desde Londres”, en Revista de la Arquitectura (RA), 8 ss. (1881); “Las construcciones económicas del sistema Belmás, bajo los puntos de vista social, constructivo y económico”, en Anales de la Construcción y de la Industria (ACI), 6 (1881), págs. 116- 122 y 129-132 (también publicado por Imprenta G. Yuste, 1881); “Conferencia dada en el Fomento de las Artes sobre construcciones económicas”, en RA, 5 y 6 (1881), pág. 77- 80; “Medios de realizar las construcciones económicas”, en ACI, 7 (1882), págs. 118-121 y 129-133 (también en RA, 31 de julio de 1882); Medios para dar solución al problema de las construcciones económicas, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1882; Discusión acerca de la mortalidad en Madrid, discurso en la Sociedad Española de Higiene, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1882; “Una palabra sobre la edificación en Madrid”, en La Higiene, diciembre de 1882, págs. 92-93; Reglamento de la Constructora Mutua o Caja de Ahorros dedicada a erigir construcciones económicas bajo la dirección de D. Mariano Belmás, Madrid, 1882; Construcciones económicas y casas para obreros, Madrid, Imprenta G. Yuste, 1883; Sesiones del Congreso Nacional de Arquitectos de 1881, Madrid, Establecimiento Tipográfico G. Yuste, 1883, págs. 253 y ss.; La crisis del trabajo y los obreros de Madrid, Madrid, 1884; Mi casa. Hoteles o casitas de campo edificadas por la empresa constructora dirigida por Mariano Belmás, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1885; Comparación entre España y los Estados Unidos, Madrid, Imprenta M. Velasco, 1894; “Aspiración de todo el mundo”, en La Ciudad Lineal. Antecedentes y datos varios acerca de su construcción, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1894.

 

Bibl.: P. Navascués Palacio, Arquitectura y arquitectos madrileños del siglo xix, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1973; E. Ruiz Palomeque, Ordenaciones y transformaciones urbanas del casco antiguo de Madrid durante los siglos xix y xx, Madrid, Instituto de Estudios Madrileños, 1976; J. R. Alonso Pereira, “Mariano Belmás, arquitecto de la Ciudad Lineal”, en Q Arquitectos, 58 (1982), págs. 46-57; Madrid 1898-1931 de corte a metrópoli, Madrid, Comunidad de Madrid, 1985; C. Díez de Baldeón, Arquitectura y clases sociales en el Madrid del siglo xix, Madrid, Siglo XXI, 1986; J. Hernando, Arquitectura en España 1770-1900, Madrid, Cátedra, 1989; C. Saguar Quer, Arquitectura funeraria madrileña del siglo xix, Madrid, Universidad Complutense, 1989; M. A. Maure Rubio, La Ciudad Lineal de Arturo Soria, Madrid, Servicio de Publicaciones del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, 1991, págs. 49-55; P. Barreiro Pereira, Casas Baratas. La vivienda social en Madrid 1900-1939, Madrid, Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, 1991, págs. 24-29; A. Urrutia Núñez, “Bibliografía básica de arquitectura en Madrid. Siglos xix y xx”, en Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte de la Universidad Autónoma de Madrid, 3 (1991), págs. 199-266; Arquitectura española siglo xx, Madrid, Cátedra, 1997; J. R. Alonso Pereira, La Ciudad Lineal de Madrid, Barcelona, Fundación Caja de Arquitectos, 1998, págs. 84-87; VV. AA., Arquitectura de Madrid: casco histórico y ensanches, Madrid, Fundación COAM-Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, 2003.

 

Óscar da Roc ha Aranda