Ayuda

Blanca de Evreux

Biografía

Blanca de Evreux. Evreux (Francia), 2.IV.1331 – Francia, 5.X.1398. Infanta de Navarra y reina de Francia.

Hija de Juana II de Navarra y Felipe III de Evreux. En 1345 Alfonso XI de Castilla quiso casarla con su hijo Pedro, ofreciéndole la mitad de las arras que había tenido su esposa, la reina María. Los reyes de Navarra le darían trescientos mil florines de dote, de ellos doscientos mil a pagar en Pamplona, cuando la princesa llegara de Francia, y el resto al año siguiente de la boda. En 1349 Blanca fue prometida al heredero de Francia, pero cuando la conoció su futuro suegro, el rey Felipe VI, que acababa de enviudar, se casó con ella el 19 de enero de 1350. Esta boda pudo haber reportado a Carlos II de Navarra la entrega de tres plazas en Normandía, de acuerdo con lo dispuesto por el monarca francés en febrero de 1350, pero en agosto de este mismo año moría Felipe y la cesión no se hizo efectiva. Parece que se trató de nuevo la boda con el rey de Castilla, pero Blanca no se volvió a casar y permaneció en Francia, estrechamente unida a su hermano Carlos II y a su tía Juana de Evreux, viuda de Carlos IV de Francia. Ambas fueron negociadoras cerca del rey de Francia, en el tratado de Mantes de 1354, en el encuentro que siguió al tratado de Valognes de 1355 y en el acuerdo de Pontoise entre Carlos II y el delfín Carlos de 1359. En este tratado Blanca entregó Melun, a cambio de dos mil libras en tierra, los castillos de Vernon, Vernonet, Pontoise, Neaufle, las castellanías de Châteauneuf, Lincourt y Gournay, y el vizcondado de Gisors, salvo la villa y el castillo.

En 1361 el rey Carlos II la nombró en su testamento tutora de su hijo, junto con sus otros dos hermanos, Felipe y Luis. En 1364, Blanca defendió Vernon frente a las tropas de Beltran Duguesclin y dio asilo en la villa a los aliados de su hermano. Poco después de Cocherel (1364), perdió Châteauneuf y Gournay y los castillos de Vernon y Vernonet fueron de nuevo asediados. Blanca negoció con Carlos V de Francia, que tomó Vernon y le dio otras rentas a cambio. Ella y su tía fueron también mediadoras del encuentro de Vernon en 1371. De su breve matrimonio con el rey de Francia tuvo una hija, Juana, nacida en mayo de 1351 que en 1371 fue prometida al heredero de Aragón, Juan. La princesa murió en Beziers el 16 de septiembre, cuando iba camino de Aragón. Blanca redactó su testamento el 18 de marzo de 1396, con dos codicilos, uno del 20 de marzo de 1396 y otro del 10 de septiembre de 1398. Su douaire pasó a Isabel de Baviera, reina de Francia, y su residencia en París a su sobrino Pedro, conde de Mortain. Los cuarenta y un libros y diversos bienes muebles de su legado se repartieron entre sus sobrinos (Carlos III de Navarra, Pedro, conde de Mortain, María, condesa de Denia, y Juana, duquesa de Bretaña), sus hermanas (Inés, condesa de Foix, y Juana, vizcondesa de Rohan) y su sobrina nieta Blanca, hija de Carlos III. Sus funerales se celebraron en Olite el 15 de noviembre de 1398. Fue enterrada junto con su hija en Saint Denis, en la capilla de San Hipólito, donde había fundado un aniversario. Conocida por los cronistas coetáneos como Belle Sagesse, su hermosura y discreción la hicieron modelo de reinas.

 

Bibl.: L. Delisle, “Testament de Blanche de Navarre, reine de France”, en Memoires de la Societé de l’Histoire de Paris et de l’Île de France (Paris), vol. XII (1885), págs. 1-55; E. Meyer, Charles II, roi de Navarre, comte d’Evreux et la Normandie au xivème siècle, Paris, 1898 (reimpr. Ginebra, Slatkine-Megariotis, 1975, págs. 28, 98, 132, 139, 155, 160 y 163); L. Suárez Fernández, Intervención de Castilla en la Guerra de los Cien Años, Valladolid, 1950, págs. 27 y ss.; M. R. García Arancón, “Carlos II de Navarra. El círculo familiar”, en Príncipe de Viana (Pamplona), XLVIII (1987), págs. 583-585; M. Narbona Cárceles, “La Discreción Hermosa: Blanca de Navarra, reina de Francia. Una dama al servicio de su linaje”, en Martí Aurel et al., La dama en la corte bajomedieval, Pamplona, Eunsa-Publicaciones de la Universidad de Navarra, 2001, págs. 77-116.

 

Raquel García Arancón