Ayuda

Manuel Fernández de Villanueva

Biografía

Fernández de Villanueva, Manuel. Oña (Burgos), p. t. s. XVIII – Guatemala, ú. t. s. XVIII. Oidor de la Real Audiencia de las provincias de Guatemala, auditor de Guerra que fue de la de Yucatán, rector de Santa Catalina Mártir, vulgo de los Verdes, de la Universidad de Alcalá y opositor a las cátedras de ellas.

Por Real Decreto de 7 de marzo de 1763 le confirió Su Majestad el empleo de auditor de la Gente de Guerra de la provincia de Mérida de Yucatán, y Plaza de Campeche, del que tomó posesión en 29 de abril de 1775. En carta de 19 de agosto de ese año dio cuenta la ciudad de Yucatán de haberse creado la cátedra de Prima de Leyes en la Real y Pontificia Universidad de ella, y que era el único con méritos suficientes para ocupar el cargo.

Al burgalés se le confirió la Auditoría de Guerra de La Habana, de la que no se expidió título, por haberle concedido Su Majestad a consulta de la Cámara de 16 de octubre de 1765, plaza de oidor en la Real Audiencia de Guatemala, que sirvió desde el mes de julio de 1766.

Manuel Fernández fue el encargado de realizar las residencias del mariscal de campo José Crespo, gobernador que fue de la provincia del Yucatán, y la de su antecesor el auditor de Guerra Sebastián Maldonado; las de los oidores de la Audiencia de Santo Domingo, José de Gómez Buelta, Antonio Villaurrutia; y estando tomando las respectivas a éstos, le fue asignada, de manera interina, la Fiscalía del Tribunal; tomó residencia al oidor de Guatemala Juan Antonio Velarde; al mariscal de campo Alonso Fernández de Heredia, presidente que fue de la Audiencia de Guatemala; y fue nombrado en tercer lugar para tomar residencia al marqués de Cruillas, del tiempo que sirvió el virreinato de Nueva España.

Por su trayectoria, el presidente de la Audiencia de Guatemala le nombró superintendente de la Casa de la Moneda, puesto que ejerció con total beneplácito de los operarios. También participó en las diligencias que se llevaron a cabo con motivo de la expulsión de los Regulares de la Compañía, en primera instancia, del colegio de San Francisco de Borja, con gran acierto.

A la muerte del contador oficial real Juan Crisóstomo Rodríguez de Rivas tuvo la responsabilidad de velar por la seguridad de los reales intereses.

Desde 11 de marzo de 1767 sirvió la Superintendencia de la Casa de la Moneda, y desde 4 de junio de 1768, la del Juzgado General de Bienes de Difuntos.

Manuel Fernández de Villanueva estuvo casado con Leonarda de Pliego y Valdés, hija legítima de Sebastián de Pliego y Valdés, del hábito de Santiago, y de Francisca Núñez de Castro, habiendo servido su padre durante veinticinco años de juez mayor de Vizcaya, oidor de la Chancillería de Valladolid, fiscal del Consejo de Órdenes y de ministro del referido Consejo.

 

Fuentes: Archivo General de Indias (Sevilla), Indiferente General, leg. 1507; Audiencia de Quito, leg. 125.

 

Ángela Pereda López