Ayuda

Requimundo

Biografía

Requimundo. ?, p. s. V – 469, post. Rey suevo.

Aparece en las fuentes a partir del año 459 liderando una facción sueva, probablemente aquella que en su momento se había dado como rey a Framtan.

Incluido en la lista de reyes suevos, el término no le es aplicado en las fuentes hasta un tiempo después y asociado a una grafía distinta de su nombre, por lo que la naturaleza originaria de su jefatura nos es desconocida.

En la primera mención de Hidacio aparece saqueando Gallaecia mientras Maldrás, el rey reconocido por la facción contraria, saqueaba la Lusitania.

Muerto Maldrás la hostilidad entre los suevos y los hispano-galaicos alcanzó su mayor grado.

En el año 460 numerosos romanos, junto a su rector (probablemente la máxima autoridad local), fueron masacrados en una irrupción repentina en la ciudad de Lugo, probablemente por los hombres de Requimundo que controlaban las tierras más septentrionales de Gallaecia. Esta actuación forzó la llegada de tropas godas que derrotaron a los suevos cerca de Lugo. Sin embargo, ese mismo año Requimundo saqueó las localidades de los no localizados auregenses, que vivían en las proximidades de su territorio, y la zona costera del conventus de Lugo. Momento en el cual estalla un conflicto por el poder entre él y un tal Framtan que parece haber sucedido a Maldrás al frente de la facción rival. En los meses siguientes se sucede el cruce de embajadas entre los suevos y el rey visigodo Teodorico II, en quien Requimundo parece buscar legitimidad para su poder, a la vez que continúan los pillajes en la provincia.

En 461, en el cruce de una de esas embajadas, en un contexto bastante confuso, Requimundo desaparece del texto de Hidacio y es sustituido por Remismundo.

La asociación de Isidoro que le hace hijo de Maldrás parece una mera suposición suya. Tradicionalmente se ha considerado que Requimundo y Remismundo son personajes distintos, pero del análisis interno de las fuentes y de las confusiones en las transmisiones manuscritas parece concluirse que es un único personaje.

La confusión parece proceder de la nueva actitud de los godos, que tras el conflicto precedente dan ahora su apoyo a Remismundo, hasta el punto de que, tiempo después, Teodorico II le da como esposa a una hija suya y le reconoce como rey. Tras una laguna de tres años en las fuentes, en el año 465, muerto Frumario, Requimundo/Remismundo impone la autoridad real sobre todos los suevos y restablece la paz. Sin embargo, poco después ocupa Coimbra, capturando a la familia de un rico ciudadano (Cántabro) que probablemente se encontraba al frente de la ciudad. Al año siguiente los suevos de Requimundo se dirigieron contra los aunonenses, que probablemente habitaban en la costa de la actual Pontevedra, lo que provocó la llegada de una embajada goda, a la que siguieron nuevos intercambios que servirían de contención a las ambiciones del rey suevo. En ese mismo año, probablemente como parte de las nuevas relaciones con los visigodos, desde la Galia llegó a la Corte sueva un misionero arriano de nombre Ajax que, con el apoyo de Requimundo, convirtió a los suevos al arrianismo.

Cuando Teodorico fue sustituido por Eurico en el año 467, Requimundo se sintió liberado de sus compromisos con los visigodos y lanzó nuevas ofensivas para reforzar su posición, que quiso hacer evidentes también por vía diplomática con sendas embajadas al Emperador a los vándalos y a los godos. En esas mismas fechas había reanudado sus hostilidades hacia los aunonenses y en 468 Coimbra, sorprendida en paz, fue arrasada. En el año 469, con la colaboración de Lusidio, un ciudadano que estaba al frente de la ciudad, Lisboa fue tomada por los suevos de Requimundo.

El que poco después alcanzase la paz con los aunonenses no le impidió continuar sus saqueos en Lusitania y en el conventus de Astorga. Cuando la crónica de Hidacio se interrumpe ese mismo año los godos se encuentran a las puertas del territorio suevo y Requimundo ha enviado al mencionado Lusidio como embajador ante el Emperador. No sabemos hasta cuándo continuó al frente de los suevos.

 

Bibl.: C. Torres Rodríguez, El reino de los suevos, La Coruña, Fundación Barrié de la Maza, 1977; E. A. Thompson, “The End of Roman Spain. Part II”, en Nottingham Medieval Studies, 21 (1977), págs. 3-31; D. Claude, “Prosopographie des spanischen Suebenreiches”, en Francia, 6 (1978), págs. 647-676; G. Kampers, “Die Genealogie der Könige der Spaniensueben in prosopographischer Sicht”, en Frühmittelalterliche Studien, 14 (1980), págs. 51-58; P. C. Díaz, “La monarquía sueva en el s. v. Aspectos políticos y prosopográficos”, en Studia Historica. Historia Antigua, IV-V (1986-1987), págs. 205-226; M. C. Díaz y Díaz, “Notas sobre el Distrito de Lugo en la época Sueva”, en Helmantica, 46 (1995), págs. 227-242.

 

Pablo de la Cruz Díaz Martínez