Ayuda

María Tomasa Palafox y Portocarrero

Imagen
Biografía

Palafox y Portocarrero, María Tomasa. Marquesa de Villafranca (XII) duquesa de Medina Sidonia (XVI). Madrid, 7.III.1780 – Nápoles (Italia), 14.X.1835. Presidenta de la Sociedad Patriótica de Señoras de Fernando VII y de la Junta de Damas de Madrid.

Era hija de los condes de Montijo. Su madre, María Francisca de Sales y Portocarrero, primera secretaria que tuvo la Junta de Damas de Madrid, se ocupó de la educación de su hija, que fue muy esmerada para aquel tiempo, hasta el punto de que lady Holland, en su estancia en España, celebraba la inteligencia de la condesa, encontrando a Tomasa muy parecida a su madre “física y moralmente”. Casó en 1798 con Francisco de Borja Álvarez de Toledo (1763-1821), hermano de José Álvarez de Toledo, que fuera duque de Medina Sidonia, casado, a su vez, con Cayetana Silva, duquesa de Alba, y que había fallecido sin descendencia en 1796, trasmitiendo la titularidad de la casa a su hermano. No obstante, el matrimonio usaría frecuentemente el título del marquesado de Villafranca, herencia por línea paterna de Francisco. Tomasa destacó por su labor dentro de la Sociedad Económica Matritense, institución en la que ingresó en 1799. Siguiendo la intensa labor de su madre, se preocupó especialmente por la situación de los niños incluseros y de la educación de las niñas, mostrando interés en la recepción del sistema pedagógico lancasteriano. Además de estas inquietudes sociales, manifestó también sensibilidad hacia las artes. Fue inmortalizada por Goya hacia 1804 en un cuadro que se conserva en el Museo del Prado y en el que es representada como pintora, pues ingresó, por méritos propios, en la Real Academia de San Fernando en 1805. Otro rasgo que revela su carácter excepcional, es el reconocimiento hacia el saber científico, realidad que manifestó durante la larga enfermedad y posterior fallecimiento de su primogénito, acaecido en 1816, permitiendo la realización de su autopsia.

Respecto a la vida política, a Tomasa le tocó vivir los avatares de una Corte en vilo por los acontecimientos revolucionarios de Francia, agitada por el predominio del favorito Godoy y las desavenencias entre los miembros de la familia del rey Carlos IV. Su marido, que realizaría una verdadera carrera militar, estuvo involucrado, según parece, en el Motín de Aranjuez, perteneciendo al círculo de conspiradores a favor de Fernando VII. Estallada la guerra contra Francia, el matrimonio y sus hijos abandonan la capital en 1808.

Tras su estancia en Sevilla, siguiendo el recorrido de la Junta Central, pasaron a Cádiz. Allí, el marqués, que había sido nombrado en 1809 capitán general y gobernador de Murcia, se incorporó a la vida política y terminó siendo elegido diputado por esa ciudad entre 1810 y 1814. La marquesa de Villafranca hizo lo propio y contribuyó al esfuerzo de guerra recaudando fondos en la ciudad de Murcia. Pero, quizás, su labor más destacada en este sentido se desarrolló durante su estancia en la capital gaditana. Tras una iniciativa sevillana de 1809, encabezada por la marquesa de Astorga, se llegó a formar en la ciudad de Cádiz, en noviembre de 1811, gracias a la iniciativa de la gaditana Engracia Coronel, la Sociedad Patriótica de Señoras de Fernando VII, de la que Tomasa pasó a ser presidenta. La labor que desarrolló esta sociedad de damas de la aristocracia y de la burguesía gaditana, según los Estatutos aprobados, era la de recaudar fondos y organizar los trabajos necesarios a fin de conseguir pertrechos y uniformes para los soldados, ofreciendo un modelo femenino de implicación en la vida pública. La marquesa pronunció el discurso de apertura, dando muestras del encendido patriotismo de las mujeres, legitimando y dejando patente la utilidad de su acción. El resultado no fue nada despreciable, ya que la prensa de la época dio cuenta de los logros conseguidos por la sociedad y reseñable fue la implicación de las damas americanas desde el otro lado del Atlántico.

El año de 1812 fue el de mayor actividad, remitiendo seguidamente, tras el levantamiento del cerco a Cádiz. La sociedad fue disuelta por Fernando VII en 1815, tras reconocer el valor y patriotismo de las damas. Tomasa, con su amplia familia (al menos dió a luz en nueve ocasiones, sobreviviéndole seis hijos), regresó a Madrid en 1813, continuando en la capital su labor a favor de los Ejércitos del rey Fernando. Finalizada la guerra, su marido fue recompensado con el nombramiento de teniente general en 1816 y, tras ser condecorado en 1819, murió en Madrid en 1821. Para entonces y desde 1818, Tomasa había asumido la presidencia de la Junta de Damas de Madrid, dedicándose intensamente a los trabajos filantrópicos ya mencionados. Finalmente se volvió a casar en 1824, en Nápoles, con José Álvarez de Toledo, pariente de su marido, brigadier del Ejército y ministro plenipotenciario en Baviera, de su misma edad, cuarenta y cuatro años, y soltero. En sus últimos años y con su marido viajó a las posesiones de la familia en Italia para reencontrarse con su hijo, Pedro, heredero del título, estando este último envuelto en desavenencias con el Rey por su apoyo al pretendiente Don Carlos. La marquesa de Villafranca falleció en la ciudad de Nápoles en 1835, a la edad de cincuenta y cinco años.

 

Fuentes y bibl.: Archivo Casa Ducal de Medina Sidonia, legs. 164-6314.

En la apertura de la Sociedad Patriótica, la Excelentísima Señora Marquesa de Villafranca, su Presidenta, dixo lo siguiente, Cádiz, Don Josef Antonio Niel, hijo, 1811; Estatutos de la Sociedad de Señoras establecida en esta ciudad de Cádiz baxo el título de Fernando VII, Cádiz, Imprenta de Niel, hijo, 1812; M. Bolufer, Mujeres e Ilustración. La construcción de la feminidad en la España del siglo xviii, Valencia, Diputación e Institució Alfons el Magnànim, 1998; G. Espigado y A. Sánchez, “Formas de sociabilidad femenina en el Cádiz de las Cortes”, en M. Ortega, C. Sánchez y C. Valiente (eds.), Género y ciudadanía. Revisiones desde el ámbito privado, Madrid, Instituto Universitario de Estudios de la Mujer, UAM, 1999, págs. 225-242; G. Espigado Tocino, “Mujeres y ciudadanía en el primer liberalismo español”, en Seminario: Mujeres y Ciudadanía: del Antiguo Régimen a la Revolución Liberal, Barcelona, Universidad Autónoma de Barcelona, 2003, en http://seneca.uab.es/hmic/2003/debats/Mujeres%20 y%20ciudadania.pdf.

 

Gloria Espigado Tocino