Ayuda

Jerónimo Antonio Gil

Biografía

Gil, Jerónimo Antonio. Zamora, 1732 – México, 6.4.1798, Grabador, tallista y pintor.

Fue uno de los primeros discípulos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que por su aplicación le concedió una pensión para continuar estudiando en Madrid con Tomás Prieto. Completó su formación con el escultor Felipe de Castro y con el pintor Luis González Velázquez. El 28 de octubre de 1760 fue nombrado Académico de Mérito de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Pronto destacó como medallista y grabador de láminas, especialmente de monedas y monumentos antiguos. En 1767 la Real Academia de la Historia le encargó grabar las monedas y epígrafes árabes que la institución había reunido y proyectaba publicar. Dos años después presentó a la Real Academia de la Historia once dibujos de inscripciones árabes del Alcázar de Sevilla y el 27 de abril de 1778 entregó a dicha institución cincuenta y cuatro láminas de la colección de monedas e inscripciones árabes. También grabó algunas de las láminas de las Antigüedades árabes de España que publicó la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1784 y 1804.

Asimismo grabó todas las láminas de la Descripción de las ruinas de Talavera la Vieja de Ignacio de Hermosilla, varias láminas del tomo correspondiente a Tarragona de la España Sagrada del P. Flórez, del Viaje de España de Antonio Ponz y tres láminas en el apéndice de Francisco Pérez Bayer “Del alfabeto y lengua de los Fenices y de sus colonias” incluido en el Salustio del Infante Don Gabriel.

No obstante, su prestigio como medallista, como señala Ceán (1800, II, p. 188), le valió ser nombrado por Real Decreto de 26 de enero de 1778 primer grabador de la Real Casa de la Moneda de México con el encargo específico de establecer una escuela de grabado y de mejorar las acuñaciones de la ceca. Con este motivo la Real Academia de la Historia le propuso encargarse de grabar en México los jeroglíficos y mapas que recogió Lorenzo Boturini, lo cual aceptó, aunque, finalmente, el proyecto no se pudo materializar.

Jerónimo Antonio Gil se trasladó a México con sus alumnos José Esteve y Tomás Saria, quien años se después se incorporó como dibujante en la expedición de Alejandro Malaspina, así como con sus hijos Bernardo y Gabriel. Al poco tiempo de su llegada creó una Escuela provisional de dibujo antecedente de la Real Academia de San Carlos, fundada definitivamente, tras esforzadas gestiones del entonces superintendente Fernando José Mangino y el propio Gil, por Real Cédula de 25 de diciembre de 1783.

Desde ese momento Jerónimo Antonio Gil, desde sus cargos de Director de la Real Casa de la Moneda y de la Real Academia de San Carlos, fue el principal impulsor e introductor del neoclasicismo en México. En 1785 se publicaron los Estatutos de la Real Academia de San Carlos de Nueva España, inspirados en la de Bellas Artes de San Fernando. Tan sólo un año después se incorporaron a la academia mejicana Ginés Andrés de Aguirre, como primer Director de Pintura, Cosme Acuña como segundo director de Pintura, José de Arias, como director de escultura, Antonio González Velázquez como director de Arquitectura y Joaquín Fabregat, como director de grabado en lámina. En 1790 se incorporó el escultor Manuel Tolsá y en 1796 el pintor Rafael Ximeno.

Aunque desde 1778 se habían trasladado algunos vaciados de esculturas clásica, cuya mayor parte se perdieron en el transcurso del viaje, Jerónimo Antonio Gil solicitó al Rey el envió de nuevos vaciados en 1785 para desarrollar la enseñanza. Los trámites se alargaron durante varios años hasta que, finalmente, el 20 de febrero de 1791 se embarcaron, bajo el cuidado de Manuel Tolsá, nombrado al efecto director del taller de escultura, 275 copias de de los vaciados existentes en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que incluían figuras completas, cabezas, brazos, piernas, manos y pies, que constituían las más importante colección de vaciados de escultura clásica de todo el continente americano, lo que equiparaba a la Academia de San Carlos de México a las mejores de Europa.

Jerónimo Antonio Gil continuó su brillante carrera personal en México y dejó obras importantes entre las que destacan las medallas de proclamación de Carlos IV y, especialmente, las de la imponente estatua ecuestre del mismo, hecha y fundida por Manuel Tolsá, que se colocó en la plaza mayor de México.

 

Bibl.: Ceán Bermúdez, 1800 [1965], pp. 187-189; Bargellini y Fuentes, 1989; Meade de Angulo, 1995; Báez Macias, 2001; Báez Macias, 2009.

 

Jorge Maier Allende