Ayuda

Francisco de Herrera Ruesta

Biografía

Herrera Ruesta, Francisco de. Toledo, 25.XII.1473 – Granada, XII.1524. Obispo, arzobispo, inquisidor general, catedrático y magistrado.

Francisco de Herrera nació en Toledo y no en Albarracín, como señalan algunos autores, pues así consta en una inscripción en el claustro del monasterio de San Bartolomé de Lupiana (M. Casares).

De profunda formación jurídica, desempeñó a lo largo de su vida, en cuanto letrado, numerosos cargos y dignidades. Obtuvo una beca en el colegio mayor de San Bartolomé de Salamanca —conocido por antonomasia como el Colegio Viejo— el 14 de abril de 1497, accediendo años más tarde a una cátedra de Cánones en dicha Universidad. Ocupó la plaza de juez metropolitano en Santiago de Compostela, siendo tenido por los que le conocieron como docto y ejemplar.

Fray Francisco Giménez de Cisneros, a la sazón arzobispo de Toledo, lo hizo comensal suyo, enviándolo a Roma para negociar la fundación de la Universidad de Alcalá de Henares, tal y como lo refleja el biógrafo del prelado, Álvar Gómez. Posteriormente, fue chantre y abad de la iglesia magistral de esta ciudad, vicario general, canónigo y provisor de su Arzobispado.

Capellán mayor de la capilla de los Reyes de esa iglesia, desempeñó funciones de inquisidor de distrito y más tarde de inquisidor general, obispo de Ciudad Rodrigo y arzobispo de Granada —designado el 8 de junio de 1524— y ejerció de presidente de su Real Chancillería, donde murió ese mismo año.

Sirvió con fidelidad al emperador Carlos I, alineándose políticamente en contra de la sublevación de las Comunidades de Castilla, al igual que en otras ocasiones. En reconocimiento por los servicios prestados, otorgó real privilegio a sus hermanos, Juan y Pedro de Herrera, armándolos caballeros.

Entre los escritos de este prelado se han conservado unos Papeles de sucesos, donde narra episodios notables de los que fue testigo, y diversas Epístolas a personalidades que gozaron de cierto relieve en la vida pública o privada del reino castellano.

 

Bibl.: M. Casares, “Herrera, Francisco”, en Q. Aldea Vaquero, T. Marín Martínez y J. Vives Gatell (dirs.), Diccionario de la Historia Eclesiástica de España, vol. II, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Enrique Flórez, 1972, pág. 1089; R. Lugilde Yepes, “La limpieza de sangre a través de las informaciones del Colegio Mayor de San Bartolomé (s. xvi)”, en Salamanca: Revista de Estudios, 31-32 (1993), págs. 63-94; M. Gómez Uriel, Bibliotecas antigua y nueva de escritores aragoneses de Latassa aumentadas y refundidas en forma de diccionario bibliográficobiográfico, ed. de M. J. Pedraza Gracia, J. Á. Sánchez Ibáñez y L. Julve Larraz, Zaragoza, Universidad, 1999; J. C. Galende Díaz, “La biblioteca del colegio mayor salmantino de San Bartolomé en el siglo xviii”, en Revista General de Información y Documentación, 10 (2000), págs. 33-69; M. de Portilla y Esquivel y J. M. Nogales Herrera, Historia de la civdad de Complvto, vvlgarmente, Alcalá de Santivste, y aora de Henares, Alcalá de Henares, Fundación Colegio del Rey, 2003.

 

Miguel Ángel Motis Dolader