Ayuda

Treboniano Galo

Biografía

Treboniano Galo. C(aius) Vibius Trebonianus Gallus. Perugia (antes Perusia, Italia), c. 206 – Interamna (Terni, Italia), ¿VIII?.253. Emperador de Roma.

Procedía de una familia senatorial de Perusia (Perugia, Italia), en donde está documentado el nombre de su bisabuelo, Caius Vibius Gallus Proculeianus (PIR1 V 383), así como el de su padre, Caius Vibius Veldumnianus (PIR1 V 406). Las primeras noticias de su vida corresponden ya a su carrera pública, que parece haber seguido los pasos habituales en una carrera senatorial. Desempeñó el consulado (consul suffectus) por primera vez el año 245, un rango que no volvió a alcanzar hasta el año 252, cuando ya era emperador. Era gobernador de Moesia Superior (legatus Augusti pro praetor provinciae Moesiae Superioris) cuando murió su predecesor en el trono. Desde esta provincia danubiana, defendía la frontera del Imperio de los ataques de los Godos. A la muerte del emperador Decio, el ejército le aclamó como nuevo Imperator. El Senado le ratificó (Aurelio Víctor, Epítome, 30,1), concediendo también el título de Augusto a Hostiliano (Zósimo 1, 25,1), hijo del difunto Decio, mientras que el propio hijo de Galo se convirtió en César (AE 1979, 302).

Al tener el poder, Treboniano Galo firmó una rápida paz con los Godos, que fue vista por algunos con desconfianza porque suponía la aceptación del pago de un subsidio anual de las arcas del Estado romano a cambio de terminar con el conflicto.

Con la tranquilidad lograda en la frontera, pudo volver a Roma, en donde ya se extendía (o estaba a punto de hacerlo) una epidemia de peste que terminaría, al parecer, con la vida de Hostiliano. Aurelio Víctor (Epítome, 30,2) afirma que el Príncipe y su hijo ganaron mucho apoyo popular al hacerse cargo de los entierros de los afectados más pobres. La desaparición de Hostiliano convertía en Augusto a Volusiano, quien además compartió el consulado con su padre (consul II en 252).

En la frontera danubiana, el ejército proclamó un nuevo Imperator, su comandante Aemilius Aemilianus (Aurelio Víctor, Epítome, 30,1), que inició la marcha hacia Italia para hacer frente a los dos Augustos. El encuentro en Interamna terminó con la derrota de Treboniano Galo y de su hijo, que perdieron también la vida en aquel lugar el año 253 (¿agosto?).

Treboniano Galo se casó con Afinia Gemina Baebiana (PIR² A 439), aunque no seguía casado con ella cuando subió al trono, quizá porque hubiera muerto (CIL XI 1927). Tuvieron un hijo y una hija: Caius Vibius Afinius Gallus Veldumnianus Volusianus (PIR1 V 376), heredero y corregente con su padre, y Vibia Galla (AE 1952, 19).

En la Península Ibérica, su reinado ha quedado documentado en algunos epígrafes cuyos hallazgos se reparten por la geografía hispana. En casi todos los casos se trata de miliarios de Treboniano Galo, en su segundo consulado (desde el 1 de enero de 252) y asociado a Volusiano. Los hallazgos corresponden a lugares tan dispersos como: Layana y Castiliscar (Zaragoza), Lolios (Orense), Carcastillo (Navarra), Xilxes (Castellón), Estepa (Sevilla) y Santa Cruz de la Sierra (Córdoba). Una mención especial merece la placa honorífica de Rosino de Vidriales (Zamora), el lugar del asentamiento del campamento romano de Petavonium, en la que el nombre de la unidad la vincula al reinado de Treboniano Galo y Volusiano (ala II Flavia Hispanorum civium Romanorum Galliana Volusiana, según lectura de Le Roux).

 

Bibl.: E. Bormann, Corpus inscriptionum latinarum, vol. XI. Inscriptiones Aemiliae, Etruriae, Umbriae Latinae, Berlin 1888-1901 (Berlin, Walter de Gruyter, 1966-68), n.º 1927; P. von Rohden, H. Dessau, Prosopographia Imperii Romani saec. I, II, III (PIR1), Pars III, Berlin, George Reimer, 1898 (2.ª ed., Berlin, Walter de Gruyter, 1978), pág. 195, n.º V 376, 383, 406; A. Stein, Prosopographia Imperii Romani saec. I, II, III. Editio altera (PIR²), Pars I, Berlin-Leipzig, Walter de Gruyter, 1933, pág. 316, n.º A 439; C. Preaux, “Trébonien Galle et Hostilianus”, en Aegyptus, 32 (1952), págs. 152- 157; L‘Année Épigraphique 1952 [Paris, Presses Universitaires de France], n.º 19; R. Hanslik, “C. Vibius Trebonianus Gallus”, en Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft (RE) VIII A2, 1958 (München, Alfred Druckenmüller, 1972), págs. 1984-1994, n.º 58; G. Sotgiu, “Trebonio Gallo Ostiliano Volusiano Emiliano (1960-1971)”, en Aufstieg und Niedergang der römischen Welt II 2, Berlín-Nueva York, Walter de Gruyter, 1975, págs. 798-802; G. Fatás, M. A. Martín Bueno, Epigrafía romana de Zaragoza y su provincia, Zaragoza, 1977, pág. 20, n.º 13; L‘Année Épigraphique 1979 [Paris, Presses Universitaires de France], n.º 302; C. Castillo et al., Inscripciones romanas del Museo de Navarra, Pamplona, Diputación Foral de Navarra, 1981, pág. 32, n.º 9; P. Le Roux, L’armée romaine et l’organisation des provinces ibériques d’Auguste a l’invasion de 409, París, CNRS, 1982, pág. 247, n.º 255; Hispania Epigraphica 2 (1990), Madrid, Ministerio de Cultura, 1991 (HEp 2), n.º 551; Hispania Epigraphica 5 (1995), Madrid, Universidad Complutense, 1995 (HEp 5), n.º 920; G. Alföldy, Corpus Inscriptionum Latinarum, vol. II (editio altera), Pars 14, conventus Tarraconensis, pars meridionalis (= CIL II²/14), Berlin, Walter de Gruyter, 1995, pág. 63; D. Kienast, Römische Kaisertabelle. Grünzuge einer römischen Kaiserchronologie, Darmstadt, Wissenschaftliche Buchgesellschaft, 1996, págs. 209-211; J. González, Corpus de inscripciones latinas de Andalucía: Sevilla. Tomo IV, Sevilla, Junta de Andalucía, 1996, pág. 105, n.º 1123; A.U. Stylow, Corpus inscriptionum Latinarum, vol. II (editio altera), Pars V, conventus Astigitanus (= CIL II²/5), Berlin, Walter de Gruyter, 1998, pág. 127; Hispania Epigraphica 7 (1997), Madrid, Universidad Complutense, 2001 (HEp 7), n.º 285.

 

María Pilar González-Conde