Ayuda

Gordiano III

Biografía

Gordiano III. M(arcus) Antonius Gordianus. Roma (Italia), ¿20.I.225? – Ctesifonte (Irak), I-III.244. Emperador de Roma.

Nieto de Gordiano I, sobrino de Gordiano II (sus predecesores en el trono en enero del año 238) y homónimo de ambos, dicen las fuentes antiguas que había nacido en Roma (Cronógrafo del año 354) el 20 de enero, probablemente del 225 (Epítome de los Césares, 27, 1). Su padre fue Iunius Balbus, un senador que había llegado a desempeñar el consulado; su madre, Maecia Faustina (Scriptores Historiae Augustae [SHA], Vita Gordiani, 4, 2), era hija de Gordiano I.

Su abuelo y su tío tuvieron breves reinados, de unos días de duración, a comienzos del año 238. Tras la muerte del segundo, fueron elegidos para ocupar el trono de Roma Pupieno y Balbino, que retuvieron el poder durante unos meses, siendo obligados a nombrar César (Herodiano, 8, 10, 8-9) al tercer Gordiano (probablemente el último día de enero o primero de febrero de ese año. Ambos Monarcas fueron asesinados por la guardia pretoriana en la primavera del mismo año (probablemente en mayo). Los soldados elevaron entonces al trono al joven César cuando no era más que un adolescente que tendría entre once y dieciséis años. Dice su biógrafo en la Historia Augusta que Gordiano era alegre, hermoso, amable, entendido en letras y querido por todos, aunque demasiado joven para gobernar ([SHA], Vita Gordiani, 31, 4).

A comienzos de junio de 238, muertos ya Balbino y Pupieno, fue nombrado Augusto por los soldados, convirtiéndose así en el emperador de Roma. Tuvo que sofocar una sublevación que su nombramiento habría provocado en la urbe. Al año siguiente (239) ocupó por primera vez el consulado (la segunda sería dos años más tarde, en 241). Durante el año 240, tuvo que hacer frente a los partidarios de Marcus Asinius Sabinianus, un usurpador que había sido elegido en Cartago y que fue aniquilado por Gordiano (Zósimo, 1, 17, 1).

En mayo del año 241, Gordiano se casó con Furia Sabina Tranquillina, la hija de un individuo del orden ecuestre llamado Caius Furius Sabinus Aquila Timesitheus, quien a su vez fue promocionado a la prefectura del pretorio (el jefe de la guardia pretoriana del Emperador). Si atendemos a la Historia Augusta, Timesitheus habría sido, durante casi todo el reinado, el hombre más influyente junto al Emperador, que habría seguido sus consejos. En una carta dirigida a él, reproducida por la Historia Augusta ([SHA], Vita Gordiani, 25, 1 y ss.), Gordiano se lamentaba de haber seguido hasta entonces los consejos de su propia madre en las decisiones políticas.

A comienzos del verano del año 242, Gordiano salió hacia Oriente. Durante su viaje pasó por las provincias de Moesia y Tracia, en donde aseguró la frontera con una victoria, para llegar finalmente a Siria.

Probablemente a principios del año siguiente, tras abrir las puertas del templo de Jano (lo que indicaba el inicio de una guerra), Roma declaró la guerra a los persas. Allí venció a su rey, Sapor, que había extendido sus dominios hacia el oeste, llegando hasta Antioquía en Siria. Gordiano recuperó Antioquía y Carras, llegando a Nisibis y Ctesifonte ([SHA], Vita Gordiani, 27, 4 y ss.). El Senado habría decretado la celebración del triunfo para Gordiano y la ejecución de una inscripción para su suegro, cuya presencia junto al príncipe le valió el reconocimiento por los éxitos frente a los persas. Timesitheus murió poco después, sin que se pueda afirmar si fue de enfermedad o por la conspiración de quien le habría de suceder en la prefectura del pretorio, el futuro emperador Filipo el Árabe (244-249).

Entre el 13 de enero y el 14 de marzo (Cod. Just. VI.10.1), el Emperador murió delante de la ciudad de Ctesifonte (Irak, en el valle del Tigris) a consecuencia de las heridas sufridas durante la batalla, aunque se ha apuntado un complot de Filipo. Los soldados levantaron un monumento funerario en Dura Europos (cerca de la actual Salhiyé (Siria, en el Eúfrates) (Ammiano Marcelino, 23, 5, 7 y ss.) con una inscripción en cinco lenguas (griego, latín, persa, hebreo y egipcio), que recordaba sus victorias en las fronteras y en el interior del Imperio ([SHA], Vita Gordiani, 34, 2-5: en el campamento de Circesium; Eutropio, 9, 2, 3: “a veinte millas del campamento de Circesium”). Su cadáver fue llevado a Roma y enterrado allí. Posteriormente fue divinizado.

La familia tenía una casa en Roma y una villa en la vía que salía en dirección a Preneste, de cuya grandiosidad se hizo eco su biógrafo ([SHA], Vita Gordiani, 32, 1 y ss.). Gordiano encargó numerosas obras públicas en Roma: fuentes, baños y un pórtico en el Campo de Marte, que habría formado parte de unos espectaculares jardines. También debió de organizar unos juegos quinquenales (Aurelio Víctor, 37, 7).

Durante su reinado, dice su biógrafo que se produjo un eclipse, así como un terremoto que hundió varias ciudades. Se consultaron los Libros Sibilinos (escritos de carácter profético que se consultaban en Roma en momentos de crisis) antes de tomar las decisiones que pusieran remedio a la catástrofe.

En Hispania, el reinado de Gordiano III ha quedado documentado en varias inscripciones honoríficas al Emperador y, en algunos casos, a su esposa: una dedicatoria de dos individuos en Refojos de Basto (Cabeceiras de Basto, Braga, Portugal); dedicatorias de la ciudad de Baetulo (Badalona, Barcelona) a ambos, de Tutugi (Galera, Granada), de Iliberris (Granada), de Ebora (Évora, Portugal) y Gerunda (Girona) a Tranquillina; en Segisamo (Sasamón, Burgos), durante el reinado de Gordiano III (durante el consulado del año 239), una asociación de artesanos (libertos y esclavos) dedicaba una inscripción a sus patronos.

 

Bibl.: E. Hübner, Corpus Inscriptionum Latinarum, vol. II (CIL II), Berlin, Academia Litterarum Regia Borussicae, 1869, n.º 110, 2070, 2072 (= 5505), 2382, 3406, 4606, 4620, 4607 y 5812; A. Stein, Prosopographia Imperii Romani saec. i, ii, iii. Editio altera (PIR²), Pars I, Berlin-Leipzig, Walter de Gruyter, 1933, págs. 161-162, n.º A 835; A. d’Ors, Epigrafía jurídica de la España romana, Madrid, Instituto Nacional de Estudios Jurídicos, 1953, págs. 395-397, n.º 30; P. W. Townsend, “The revolution of A.D. 238: the leaders and their aims”, en Yale Classical Studies, 14 (1955), págs. 49- 105; R. Syme, “Gordianus, Pupienus, Balbinus”, en Emperors and Biography, Oxford, Clarendon Press, 1971, págs. 163- 178; P. von Rodhen, “M. Antonius Gordianus”, en Paulys Real-Encyclopädie der classischen Altertumswissenschaft. vol. I.2 (Stuttgart 1894), München, Alfred Druckenmüller, 1975, cols. 2619 y ss., n.º 60; X. Loriot, “Les premières années de la grand crise du iiie siècle: de l’avènement de Maximin le Thrace (235) à la mort de Gordien III (244)”, en Aufstieg und Niedergang der römischen Welt II.2, Berlin-New York, Walter de Gruyter, 1975, págs. 657-787; D. MacDonald, “The death of Gordian III-another tradition”, en Historia, 30 (1981), págs. 502-508; A. Nicoletti, Sulla politica legislativa di Gordiano III, Napoli, Jovene-Facoltà giuridica dell’Università degli Studi di Napoli, 1981; E. Kettenhofen, “The Persian Campaign of Gordian III and the Inscription of Sahpuhr at the Ka’be-ye Zartost”, en S. Mitchell (ed.), Armies and Frontiers in Roman and Byzantine Anatolia, Oxford, British Archaeological Reports (BAR) International Series 156, 1983, págs. 151- 171; M. Sartre, “Le dies imperii de Gordien III: une inscription inédite de Syrie”, en Syria, 61 (1984), págs. 49-61; P. J. R. Rea, “Gordian III or Gordian I?”, en Zeitschrift für Papyrologie und Epigraphik, 76 (1989), págs. 103-106; M. Peachin, Roman Imperial Titulature and Chronology, A.D. 235- 284, Amsterdam, Gieben, 1990; F. Millar, The Roman Near East: 31 BC-AD 337, Cambridge-Massachusetts-London, Harvard University Press, 1993; D. Kienast, Römische Kaisertabelle. Grünzuge einer römischen Kaiserchronologie, Darmstadt, Wissenschaftliche Buchgesellschaft, 1996, págs. 195-197; S. Brecht, The crisis of the Roman Empire from its beginnings to the culmination as represented by byzantine authors, Rahden (Westfalia), Althistorische Studien der Universität Würzburg, Karlheinz Dietz, 1999, págs. 132-157.

 

María Pilar González-Conde