Ayuda

Pedro Fernández de Cabrera y Bobadilla

Biografía

Fernández de Cabrera y Bobadilla, Pedro. Conde de Chinchón (II). Chinchón (Madrid), p. s. xvi – Balsaín (Segovia), 19.VIII.1575. Embajador, consejero de Estado, mayordomo mayor del Rey.

Hijo de Fernando de Cabrera Bobadilla, I conde de Chinchón, y de Teresa de la Cueva y Álvarez de Toledo, natural de Cuéllar e hija del duque de Alburquerque.

Casó con Mencía de Mendoza y de la Cerda, hija del conde de Melito, Diego Hurtado de Mendoza, y de Ana de la Cerda.

De su enlace matrimonial con Mencía de Mendoza, tuvieron ocho hijos, cuatro varones y cuatro mujeres; entre los primeros, Andrés Cabrera Bobadilla, a la postre arzobispo de Zaragoza y fallecido en 1592, tras presidir las Cortes celebradas en Tarazona; Pedro de Cabrera Bobadilla, que combatió en La Goleta y en Mazalquivir; y Diego, que recibió el título de III conde de Chinchón. Su cuarto hermano, también llamado Diego, falleció muy joven sin llegar a tomar estado.

A la muerte de su padre, en 1521, Pedro le sucedió en todos los estados, oficios y alcaidías, como II conde de Chinchón, reuniendo un extenso patrimonio compuesto por la villa de Chinchón y otras veintiuna villas en el reino de Toledo con unos 1.200 vasallos.

Los numerosos servicios prestados a Carlos V por su padre, quien defendió al Emperador desde el Alcázar de Segovia contra los comuneros hasta el punto de perder la vida, prepararon el camino de su hijo, Pedro Fernández, con una trayectoria político-administrativa desarrollada, sobre todo, durante el gobierno de Felipe II.

Mayordomo de este Rey, ocupó el cargo de consejero en los Consejos de Estado, Guerra, Italia y Aragón.

Por merced real fue designado alférez mayor perpetuo de Segovia, según el título dado en El Bosque a 20 de septiembre de 1566.

En la casa de los Fernández de Bobadilla resultó habitual que algunos de sus miembros desempeñaran el cargo de tesorero general de la Corona de Aragón, como sucedió con Pedro, que lo hizo por juro de heredad.

Falleció en la Casa del Bosque, en Balsaín, el 19 de agosto de 1575.

 

Bibl.: J. A. Álvarez de Baena, Hijos de Madrid, Ilustres en Santidad, Dignidades, Armas, Ciencias y Artes, t. II, Madrid, 1790 (4 vols.) (Madrid, Ed. Atlas, 1973); A. y A. García Carraffa, Diccionario de Heráldica y Genealogía de apellidos españoles y americanos, t. XVII, Madrid, Imprenta de Antonio Marzo, 1924; J. Regla Campistol, “Política de Carlos V”, en Carlos V (1500-1558), en VV. AA., Homenaje de la Universidad de Granada, Granada, Universidad, 1958, págs. 257-270; G. Mattingly, La diplomacia del Renacimiento, Madrid, Instituto de Estudios Políticos, 1970; F. Braudel, El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II, Madrid, Fondo de Cultura Económica, 1976; G. Colas Latorre y J. A. Salas Ausens, Aragón en el siglo xvi. Alteraciones sociales y conflictos políticos, Zaragoza, Departamento de Historia Moderna, Universidad, 1982; I. A. A. Thompson, Guerra y decadencia. Gobierno y administración en la España de los Austrias (1560-1620), Barcelona, Crítica, 1982; B. Chudoba, España y el Imperio (1519-1643), Madrid, Sarpe, 1986; J. A. Fernández-Santamaría, El Estado, la guerra y la paz. El pensamiento español en el Renacimiento. 1516-1559, Madrid, Akal, 1988; M. J. Rodríguez Salgado, Un Imperio en transición. Carlos V, Felipe II y su mundo, Barcelona, Crítica, 1992; M. Fernández Álvarez, Felipe II y su tiempo, Madrid, Espasa Calpe, 1998; Carlos V, el César y el hombre, Madrid, Espasa Calpe, 1999; M. Rivero Rodríguez, Diplomacia y Relaciones exteriores en la Edad Moderna. De la cristiandad al sistema europeo, 1453-1794, Madrid, Alianza Editorial, 2000; E. García Hernán, Políticos de la Monarquía hispánica (1469-1700).

Ensayo y Diccionario, Madrid, Fundación Mapfre-Tavera, 2002; M. A. Ochoa Brun, Historia de la diplomacia española, V. La diplomacia de Carlos V y VI. La diplomacia de Felipe II, Madrid, Ministerio de Asuntos Exteriores, 2003.

 

Porfirio Sanz Camañes