Ayuda

Antonio Domingo Porlier y Sáenz de Asteguieta

Biografía

Porlier y Sáenz de Asteguieta, Antonio Domingo. Marqués de Bajamar (III). Lima (Perú), 4.VII.1772 – Madrid, 31.VIII.1839. Oficial de la Secretaría del Despacho de Estado y diplomático.

Nació en Lima, el 4 de julio de 1772 y catorce días después fue bautizado en la iglesia parroquial de Santa Ana de dicha ciudad. Pertenecía a una familia de origen francés, pues su abuelo paterno, Esteban, había nacido en París y fue cónsul de Francia en Canarias (1711-1739). Allí nació su padre, Antonio Aniceto Porlier y Sopranis, primer marqués de Bajamar, oidor de la Real Audiencia de Charcas (Bolivia), fiscal civil en la de Lima y secretario de Estado y del Despacho de Gracia y Justicia de Indias; su madre, María Josefa Sáenz de Asteguieta e Iribarren, era natural de Salta (Argentina).

Destinado desde muy joven a la carrera diplomática, recibió una sólida educación basada en estudios clásicos de Retórica, Latín, Derecho y Poesía Latina, además de francés e inglés. Por expreso deseo de su padre y con la finalidad de que adquiriera mayores conocimientos en la práctica de los negocios, el 28 de junio de 1788 accedió, en calidad de agregado, a una plaza de nueva creación en la Secretaría de Estado y del Despacho de Gracia y Justicia de Indias, de la que él era titular, con el sueldo de la dotación de una de las plazas vacantes (28 de junio de 1788). El 3 de febrero de 1789 obtuvo plaza efectiva en la misma, al ser nombrado oficial sexto segundo, a gozar desde el 8 de julio de 1785; poco después ascendió a sexto primero (7 de marzo de 1790). El 23 de agosto de 1790 salió de la Secretaría por haber sido designado para servir en el ministerio de Roma como agregado a las órdenes de José Nicolás de Azara, conservando su plaza, sueldo y ascensos regulares en la Secretaría.

Ese mismo año se suprimió dicho departamento, por lo cual, aunque ausente, pasó a la de Gracia y Justicia de España e Indias, ascendiendo a oficial quinto (26 de diciembre de 1790). El 25 de mayo de 1791 obtuvo del Papa la gracia de reducir a caballerato la pensión eclesiástica de 800 ducados que gozaba sobre el obispado de Canarias. Es decir, consiguió la secularización de dicha pensión para poder disfrutarla en cualquier destino u ocupación que tuviera. El 10 de agosto de 1793 fue nombrado secretario de la embajada de Lisboa, con retención de su plaza de oficial.

Por ello, en los años siguientes, pese a su ausencia, ascendió a oficial cuarto segundo (22 de junio de 1794) y cuarto primero (13 de septiembre de 1795).

También en la Corte de Lisboa fue promovido a encargado de negocios (25 de marzo de 1796), y permaneció allí con tal carácter hasta que el 29 de agosto de 1798, se le ordenó abandonar la embajada y regresar a España a servir su plaza de la Secretaría del Despacho de Gracia y Justicia, en la que obtuvo el grado de oficial tercero segundo (18 de noviembre de 1798). Fue entonces trasladado a la Secretaría del Despacho de Estado, como oficial noveno y último (26 de noviembre de 1798). En los años siguientes, siguió los ascensos rigurosos: oficial octavo (9 de marzo de 1799), séptimo (13 de marzo de 1800), sexto (10 de febrero de 1801), quinto (30 de abril de 1802), cuarto (25 de mayo de 1802), tercero (19 de octubre de 1802) y segundo (9 de mayo de 1806). Confirmado en su plaza el 9 de abril de 1808, cuando el 4 de diciembre de ese año entraron los franceses en Madrid y el gobierno nacional huyó a Sevilla, él decidió permanecer en la Corte. Siguiendo el ejemplo de su padre, en enero de 1809 prestó juramento y entró a servir en el gobierno de José Bonaparte. Fue nombrado oficial primero del entonces denominado Ministerio de Negocios Extranjeros (29 de marzo de 1809), y promovido a jefe de división del mismo (6 de septiembre de 1809).

Además, el 25 de octubre de 1809 fue condecorado con la Orden Real de España. En 1813 se refugió en Francia, siendo destituido de sus cargos, al tiempo que se ordenaba la confiscación de sus bienes. Al año siguiente fue nombrado mariscal de campo de infantería.

Desde su destierro escribió numerosos memoriales solicitando su purificación. Por fin, el 26 de diciembre de 1828 fue rehabilitado en los honores y distinciones que disfrutaba en 1808 y obtuvo la jubilación. El 10 de septiembre de 1836 prestó juramento de fidelidad a la Reina y de observar la constitución política de la Monarquía española decretada por las Cortes en 1812. Murió en Madrid el 31 agosto de 1839.

El 1 de julio de 1801 contrajo matrimonio con María Eugenia Miñano y Ramírez, nacida en Madrid el 16 de noviembre de 1783, hija única de José Luis Miñano y Daoiz, brigadier de Dragones, y de Mariana Ramírez y Virues. Tuvo dos hijos: Donato (1802-1850), IV marqués de Bajamar (1839) y caballero de Carlos III (1834), y Juana.

En 1840 su viuda obtuvo una pensión de 8000 reales.

Caballero pensionista de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, por Real Decreto de 10 de noviembre de 1789, y de la de San Juan de Jerusalén. Era además académico de honor de la de Tres Nobles Artes de San Fernando (5 de enero de 1794), donde sirvió como contador de la asamblea suprema (1818-1823).

En 1817 obtuvo la Gran Cruz de San Hermenegildo y desde 1817 hasta 1820 fue secretario de la Diputación en Madrid de la Sociedad Económica de Tenerife.

Escribió El joven diplomático, obra publicada en Madrid el año 1829, y Fuentes de la riqueza pública, impresa en la Corte en 1833.

 

Obras de ~: El joven diplomático, Madrid, Imprenta de Miguel de Burgos, 1829 (est. histórico de M. Hernández Ruigómez, present. de M. Á. Ochoa Brun, introd. de C. M.ª González de Heredia, Madrid, Ministerio de Asuntos Exteriores, Secretaría General Técnica, 1996); Fuentes de la riqueza pública, Madrid, D. J. Espinosa, 1833.

 

Bibl.: F. de Antón del Olmet, marqués de Dosfuentes, El cuerpo diplomático español en la Guerra de la Independencia, t. III, Madrid, Imprenta Artística Española, 1911; T. Taberes de Nava, “Genealogía de los marqueses de Bajamar”, en Revista de Historia y Genealogía Española, t. VIII (1919); M. Guimerá Pedraza, “D. Antonio Porlier, Marqués de Bajamar, 1722- 1813”, en Anuario de Estudios Atlánticos (Madrid-Las Palmas), XXVII (1981), págs. 113-207; C. Bédat, Los Académicos y las Juntas (1744-1808), Madrid, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, 1982; V. Cadenas y Vicent, Extracto de los expedientes de la Orden de Carlos 3º. 1771-1847, t. X, Madrid, Hidalguía, 1986; R. Gómez-Rivero, Los orígenes del Ministerio de Justicia (1714-1812), Madrid, Ministerio de Justicia, Centro de Publicaciones, 1988; A. Gil Novales, Diccionario biográfico del Trienio Liberal, Madrid, El Museo Universal, 1991; D. Ozanam, Les diplomates espagnols du xviii siècle, Madrid- Bordeaux, Casa de Velázquez-Maison de Pays Ibèriques, 1998; B. Badorrey, Los orígenes del Ministerio de Asuntos Exteriores (1714-1808), Madrid, Ministerio de Asuntos Exteriores, 1999; M. Gómez Gómez, Actores del documento. Oficiales, archiveros y escribientes de la Secretaría de Estado y del Despacho Universal de Indias durante el siglo xviii, Madrid, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2003.

 

Beatriz Badorrey Martín