Ayuda

Julio Cervera y Baviera

Imagen
Biografía

Cervera y Baviera, Julio. Segorbe (Castellón), 23.I.1854 – Madrid, 24.VI.1927. Teniente coronel de Ingenieros, científico, explorador africanista, escritor y político.

Realizó los estudios de primera y segunda enseñanza en su ciudad natal, tras los que accedió a la Universidad de Valencia comenzando la carrera de Ciencias Físicas y Naturales en 1871, estudios que abandonaba transcurridos los dos primeros cursos. Ingresaba en 1874 en la Academia de Caballería de Valladolid, donde terminó al año siguiente como primero de su promoción. En 1878 ingresaba en la Academia de Ingenieros del Ejército en Guadalajara, saliendo de la misma como teniente, el 19 de julio de 1882, siendo destinado al 4º Regimiento de Ingenieros.  Parece que en ese año se iniciaba en la masonería. Tras sus primeros destinos en Zaragoza y Barcelona, se casaba en 1883 con María de los Desamparados Jiménez Baviera, con la que tendría tres hijos.

Tras realizar un primer viaje por Marruecos, fruto del cual publicaba el libro Geografía Militar de Marruecos (1884), fue comisionado para completar sus estudios africanos. Daba a conocer éstos con su Expedición geográfico-militar al interior y costas de Marruecos de 1885, expedición en la que recorría el gran desierto o Sahara Occidental, logrando, además, tratados con varias tribus árabes, vecinas a las posesiones españolas. Lo más interesante del libro, además de las descripciones geográficas de los itinerarios, son sus apreciaciones sobre la sociedad de Marruecos y su organización administrativa, política y militar. En ese mismo año (1885) ascendía a capitán del Cuerpo, pasando a la situación de supernumerario. La publicación de su último libro facilitó que se contase con él para nuevas expediciones. En 1886, en unión del geólogo Quiroga, un intérprete y una escolta de Tiradores del Rif de la guarnición de Ceuta, era comisionado para recorrer las costas del Sáhara y del sur de Marruecos, donde firmaba algunos tratados con los notables de la región, por los que éstos, aceptaban la protección de España. La exploración estaba apoyada por la Sociedad Geográfica de Madrid y por la Sociedad Geográfica y Comercial.

En 1888 era designado representante del Cuerpo de Ingenieros en la Exposición Internacional de Barcelona, pasando a continuación agregado a la legación española en Tánger, donde estuvo hasta 1890. En ese año, una carta suya al diario El Imparcial, en la que criticaba la política africana del gobierno, le valió un arresto. En 1894 fue nombrado ayudante de campo del general Manuel Macías, a quien siguió al ser designado este capitán general de Canarias, trasladándose a vivir a las islas, donde colaboró en varios proyectos de ingeniería fuera del ámbito militar, destacando entre ellos, el alumbrado de Santa Cruz de Tenerife. En 1896 regresa a la península con el general Macías, con el que permaneció como ayudante de campo tras la designación de Macías como comandante en jefe del Primer Cuerpo de Ejército con sede en Valladolid. Cervera viajaba entonces en comisión durante dos meses a Francia, Alemania y Suiza.

Al ser nombrado Manuel Macías como gobernador y capitán general de Puerto Rico, Cervera siguió como su ayudante, participando en la Guerra Hispano-americana en 1898, donde destacaba especialmente en la dirección de la defensa del Gamaní, cerro que dominaba el camino entre El Caney y Guayama, logrando repeler, posteriormente, un ataque de las tropas norteamericanas.

En 1899, una vez finalizada la guerra con los Estados Unidos, obtuvo permiso para trasladarse a Inglaterra, trabajando durante tres meses con Guillermo Marconi y su ayudante George Kemp. El 27 de marzo de del citado año de 1899, Marconi, que había instalado una estación radio cerca de Boulogne-sur-mer (Francia), a orillas del canal de la Mancha, enlazó esta con otra situada a cincuenta kilómetros de distancia en el lado inglés, en el faro de South Foreland, cerca de Dover. La repercusión internacional de este éxito fue muy grande, razón por la que las autoridades militares españolas enviaron como observador a Julio Cervera. El 6 de diciembre, siempre de 1899, en los locales que ocupaba el Batallón de Telégrafos, en el Cuartel de la Montaña de Madrid, ante la reina regente, Alfonso XIII, el ministro de la Guerra, el capitán general de Castilla la Nueva y todos los jefes y oficiales del Cuerpo de Ingenieros de la guarnición, se efectuó una demostración del sistema de telegrafía sin hilos inventado por Julio Cervera. Con él ya se habían realizado ensayos a la distancia de diez kilómetros. Cervera pretendía también aplicar la telegrafía sin hilos a la explosión de minas a larga distancia.

El 11 de diciembre de 1899 se concedía a Cervera una comisión de servicio para Madrid, Andalucía, Valencia y Ceuta para efectuar prácticas de telegrafía sin hilos, hasta finales de julio de 1900. En agosto de ese año sería nombrado comisario regio y director de la Escuela Superior de Artes e Industrias de Madrid, cargo del que dimitía al siguiente año. El recién nombrado Director General de Correos y Telégrafos, Vicente Cabeza de Vaca, estudiaba a finales de 1900 el medio de poner en comunicación mediante el telégrafo sin hilos, a todas las islas de los archipiélagos de Canarias y Baleares. Para lo cual inició contactos en Francia y con Marconi en Inglaterra. No obstante, esperó el resultado de los ensayos del sistema de Cervera, que, en febrero de 1901, trabajaba en el enlace de la península con las islas Baleares, al que se decidió dar preferencia por ser un invento enteramente nacional. En los meses de mayo, junio y julio de 1901, Cervera realizaba ensayos de telegrafía sin hilos entre las estaciones instaladas en Ceuta y Tarifa con el sistema radiotelegráfico de su invención. El 12 de enero de 1902, tras los ensayos y detenidos estudios, había empezado a funcionar la comunicación de telegrafía sin hilos del sistema Cervera entre las estaciones militares de Ceuta y Tarifa. También entre 1901 y 1902, mantuvo el enlace entre Jávea (Cabo de la Nao) e Ibiza (Cabo Pelado). En 1902, Cervera creaba la sociedad Telegrafía Sin Hilos, a través de la cual registraba numerosas patentes en España y otros países, siendo una de las más destacadas la del Telemando de equipos y sistemas, antecesor de la dirección a distancia. De igual manera, en 1902, Julio Cervera solicitaba su última patente, con la denominación “Aparato trasmisor y receptor de señales por medio de oscilaciones electromagnéticas”, que representaba la versión más actualizada de sus aparatos, después de las cinco actualizaciones que había registrado desde 1899.

El 23 de junio de 1902, se realizaban en el estanque del Retiro algunas experiencias del telégrafo sin hilos de Marconi. Las pruebas dieron un resultado negativo, pues los aparatos no funcionaron aun tratándose de distancias muy cortas. A la semana siguiente de haberse efectuado las fracasadas pruebas con el aparato del sistema Marconi, se redactaba un informe por los marinos que asistieron a las mismas, en el que se señalaba que era preciso repetir los ensayos con nuevos aparatos que permitieran comunicar a distancias de más de cien millas. El 8 de julio de 1902, Cervera viajaba a Cartagena con el objeto de instalar una estación radiotelegráfica a bordo del crucero Lepanto. Por Real orden de 26 de Julio de 1902 se había invitado al representante en España de la telegrafía sin hilos de Marconi para instalar en el Lepanto una estación de ensayo a disposición de la Escuela de aplicación ubicada a bordo de ese buque. En una unidad naval ligera se instalaría el sistema Cervera y, en septiembre, se realizarían pruebas para decidir cuál de los dos sistemas resultaba mejor para incorporarlo en la Armada.

En octubre de 1902, el comandante Cervera se encontraba en Madrid efectuando nuevas pruebas de comunicación. En sus oficinas, laboratorio y talleres se celebraron experiencias con los aparatos construidos destinados al crucero Río de la Plata y al Cabo de La Nao, montando tres estaciones, una en los talleres, otra en la calle de Don Martin y la tercera en la calle Tutor, funcionando las tres sin interrupción durante la hora y media que duraron las experiencias. Posteriormente, Cervera siguió realizando nuevos ensayos entre las estaciones establecidas en el Cuartel de la Montaña y el de San Francisco.

En enero de 1903 se informaba en el periódico Las Provincias que “se ha ordenado al comandante de ingenieros Julio Cervera, que se encontraba en Jávea [Cabo La Nao, costa de Alicante] haciendo con éxito experiencias de telegrafía sin hilos entre dicho punto y la isla de Ibiza [Cabo Pelado], que tenga dispuestas dos instalaciones del citado sistema para las plazas africanas de Ceuta y Melilla”.

El 1 de abril de 1903, se le concedía a Cervera una licencia por enfermedad y, el 1 de mayo, marchó a Málaga y Londres. Al terminar la baja no se reincorporaba a su destino, por lo que se le abría un proceso por abandono de destino y el 18 agosto de 1903 se publicaba su baja en el ejército. En 1903 realizaba un viaje por Europa y los Estados Unidos, interesado por la enseñanza técnica a distancia, de la que fue pionero en España. En efecto, después de abandonar el ejército, creaba, aún en 1903, la Escuela Libre de Ingenieros en Valencia, una de las primeras experiencias de educación a distancia de todo el mundo. La institución daba títulos propios de ingeniero mecánico, electricista, mecánico-electricista y, más tarde, de ingeniero agrícola.

Más tarde consiguió́ que le fuera sobreseída la causa, reingresando en el ejército en 1905. Cervera alegó que padecía una enfermedad mental y que en enero de 1903 había sido reconocido en el hospital militar de Valencia. Tras su regreso del extranjero no volvió a ocuparse nunca más de la telegrafía sin hilos.

En el tiempo en el que estuvo en Tenerife, realizó una importante labor facultativa, dio a conocer la arquitectura del hierro y proyectó el trazado de las vías del tranvía de Santa Cruz de Tenerife, de la fábrica de electricidad, realizando también el alumbrado eléctrico de la ciudad a partir de 1904. Julio Cervera continuó su vida en la que inició nuevos proyectos ya fuera del ejército, del que se retiró en 1906. Participó en la política siendo elegido diputado por Valencia en 1908 en las listas del Partido Republicano Radical y en 1909 adquirió y fue director del periódico valenciano El Radical. Los últimos días de su vida se desarrollaron en Madrid, donde falleció el 24 de junio de 1927.

Un análisis de los personajes involucrados en el origen de la radio y los documentos disponibles, llevan a la afirmación de que Marconi fue el que abrió la era de la comunicación inalámbrica, por lo que puede considerarse “el padre de la telegrafía sin hilos”. Sin embargo, él mismo reconocía en numerosos escritos que no entraría en la radio, es decir, en la transmisión de voz humana y no de señales telegráficas, hasta bien entrado 1913. Por otro lado, Cervera, para entonces, llevaba once años de adelanto, pues ya en 1902 había demostrado el funcionamiento de un sistema de transmisión de voz humana sin hilos, estableciendo, además, una comunicación constante durante cuatro meses entre Jávea e Ibiza, patentando su invento en cuatro países: España, Alemania, Bélgica y en la misma Inglaterra, donde Marconi no puso ninguna objeción, considerando justa la patente de Cervera.

Obras de ~: “Hidrografía de Marruecos”, en Revista Científico-Militar, t. I (1881), págs. 255-260, 311-319 y 357-360; Geografía Militar de Marruecos, Barcelona, Administración de la Revista Científico-Militar, 1884; Enciclopedia, científico práctica del ingeniero mecánico y electricista, Valencia, E. Mirabet, 1904 (s.l., 1915); Expedición al interior de Marruecos, Valencia, E. Mirabet, 1909; Aritmética, Valencia, E. Mirabet, 1911; Álgebra y medidas, Valencia, E. Mirabet, 1911; Complemento de álgebra elemental, Valencia, E. Mirabet, 1911; Dibujo, Valencia, Francisco Vives Mora, 1911; Geometría y Problemas geométricos, Valencia, E. Mirabet, 1911; Trigonometría, Valencia, Francisco Vives Mora, 1911; Dibujo, Valencia, Francisco Vives Mora, 1911; Las Escuelas por correspondencia en España y en el Extranjero, Valencia, E. Mirabet, 1911; Colección de problemas y preguntas para el estudio y exámenes de los conocimientos propios de la ingeniería, Valencia, F. Vives Mora, 1915; Campaña de los Ingleses en Egipto, s.l., s.f.; Itinerarios Militares en Marruecos, s.l., s.f.

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar de Segovia, Exps. pers.

Índice Analítico de las Memorias, Artículos y Noticias del Memorial de Ingenieros, desde el año 1846 al 1920, Madrid, Imprenta del Memorial de Ingenieros del Ejército, 1925; J. Arencibia de Torres, Diccionario Biográfico de Literatos, Científicos y Artistas Militares Españoles, Madrid, E y P Libros Antiguos, 2001; V. Rodríguez, “El español que inventó la radio”, en Crónica, Suplemento del Diario El Mundo, 30 de octubre de 2005; M. Silva Suarez, El Ochocientos. Profesiones e Instituciones civiles, Zaragoza, Real Academia de Ingeniería - Institución Fernando el Católico, Prensas Universitarias, 2007; A. Faus Belau, La radio en España (1896-1977). Una historia documental, Madrid, Taurus, 2007; B. D´o Río Martínez, “Julio Cervera y Baviera, inventor de la Radio”, en Diario del Alto Aragón, 21 de septiembre de 2008; V. Sampedro Ramo, Julio Cervera Baviera, republicano y masón, Castelló de la Plana, Publicacions de la Universitat Jaume I, 2015; VV.AA., Julio Cervera y la telegrafía sin hilos, Madrid, Ministerio de Defensa. Ministerio de Economía y Competitividad, 2015.

“Cervera Baviera, Julio”, en Foro Histórico [en línea] disponible en forohistorico.coit.es/index.php/personajes/personajes-espanoles/item/Cervera-Baviera.

Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño