Ayuda

Pedro Duque Cornejo

Biografía

Duque Cornejo, Pedro. Sevilla, 14.VIII.1678 – Córdoba, 1757. Escultor y arquitecto.

Perteneciente a una de las estirpes de artistas más importantes del barroco andaluz, Duque Cornejo, representa el máximo exponente y culmen de las escuelas sevillana y granadina en la escultura barroca.

Además de escultor de tallas, trabajará como arquitecto de retablos, fundamentalmente realizando el diseño o traza, y también conociéndose obras suyas en pintura y grabado. Se le considera el imaginero y entallador más destacado del siglo xviii en Andalucía.

En su figura confluyen factores importantes, como es una rica formación en varias disciplinas artísticas, que le permiten no dedicarse exclusivamente a la talla; y la culminación de la idea de artista que ejerce las tres artes, que está presente en la tradición andaluza desde la figura singular de Alonso Cano. Conocedor de su propia valía, siempre tuvo un alto concepto de sí mismo, e intentó por ello la consecución del título de escultor de cámara del rey, que no logró nunca, aunque sí obtuvo el de escultor de la reina, así como privilegio de hidalguía, concedido por la Real Chancillería de Granada en 1751. Dejó muestra de su trabajo por gran parte de Andalucía, fundamentalmente Sevilla, Granada y Córdoba, y también trabajó en Madrid. Sus esculturas se van a caracterizar por las poses afectadas y el impulso barroco conseguido con las grandes ondulaciones de las telas, en sus retablos va a ser constante la aparición del estípite, como elemento definitorio de las arquitecturas.

Sus padres fueron el escultor de origen granadino José Felipe Duque Cornejo y Francisca Roldán Villavicencio, pintora de oficio e hija a su vez del escultor Pedro Roldán. Pedro Duque Cornejo se formará en el entorno del taller familiar de su abuelo, al que hay que considerar su maestro, ya que su padre fue un escultor mediocre. El taller de Pedro Roldán era el más activo de la Sevilla del último cuarto del siglo xvii, y estaba nutrido por toda la saga familiar dedicada a oficios artísticos, como su tía Luisa Roldán, la Roldana. En este ambiente aprendería todo lo concerniente a la escultura y a la pintura y policromía de las imágenes. Su dedicación a la arquitectura vendrá algo más tardía, por el trabajo conjunto con dos arquitectos importantes, Jerónimo Balbás en Sevilla y Francisco Hurtado Izquierdo en Granada, figuras importantes para entender la obra retablística de Duque Cornejo.

Sus primeras obras se fechan en torno a 1702, dedicándose en estos primeros momentos a la escultura de tallas y a los grabados. Empieza a granjearse cierta fama en Sevilla, lo que hace que se le encarguen las esculturas del retablo mayor de la iglesia del Sagrario de Sevilla (desaparecido en el siglo XIX), la parte arquitectónica corrió a cargo de Jerónimo Balbás, insistiendo el cabildo catedralicio en la participación de Duque Cornejo, esta empresa ocupó al escultor entre 1706 y 1709.

En 1709 contrae matrimonio en Sevilla con Isabel de Arteaga, con la que tendrá un total de siete hijos, algunos de ellos dedicados a la pintura y escultura, van a destacar Enrique, José y María, que trabajarán como ayudantes en el taller paterno.

Este trabajo junto a Balbás le anima a emprender su carrera como arquitecto y en 1711 contrata su primera obra como maestro arquitecto y escultor, el también desaparecido retablo de la iglesia parroquial de San Lorenzo de Sevilla; en sus retablos va a hacer gala de un barroquismo exaltado. Durante este período no deja de realizar también encargos propiamente escultóricos.

En 1714 está documentado su traslado a Granada, ciudad en la que permanecerá hasta 1719. Su principal encargo es para la iglesia de la Virgen de las Angustias, donde va a realizar la transformación de la imagen titular y añade en la nave de la iglesia esculturas monumentales de tamaño superior al natural.

También se le encarga la realización del retablo de la Virgen de la Antigua en la catedral granadina, donde se va a ocupar del diseño y ejecución de la arquitectura y escultura. Su diseño es deudor de Hurtado Izquierdo.

De vuelta en Sevilla, recibe el encargo de dos retablos para la cartuja de Santa María de las Cuevas, primer contacto con la Orden cartuja, que le proporcionará otros dos encargos importantes: la realización de las esculturas para la cartuja de Granada y para la de El Paular en Madrid. Las esculturas de Granada las realizará en su segunda estancia en la ciudad entre 1723 y 1728, trabajando junto con los mejores escultores granadinos del momento. Mientras realiza el encargo granadino, recibe el de Madrid, donde viajará en 1725, alternando los dos proyectos. En ambos, la arquitectura corre a cargo de Hurtado Izquierdo. Las esculturas para las cartujas de Granada y El Paular son consideradas el mejor exponente de la escultura de Duque Cornejo.

En estos años alternará su estancia en Granada y Madrid, con estancias también en Sevilla, donde realizará encargos importantes en la catedral.

Durante la permanencia de la Corte de Felipe V en Sevilla, el llamado “lustro Real”, entre 1729 y 1733, Duque Cornejo intenta entrar en la órbita de los artistas cortesanos, consiguiendo el nombramiento de escultor de la reina Isabel de Farnesio, gran aficionada a las Bellas Artes. La intención del artista es conseguir el nombramiento de escultor de cámara, que no logrará.

En 1731 recibe su encargo más ambicioso: la realización de la arquitectura y las esculturas de los retablos de la iglesia de San Luis de los Franceses de Sevilla y de la capilla de los Novicios, para los Jesuitas. El retablo de la capilla de los Novicios es considerado su mejor intervención en el campo de la retablística.

A partir de este momento, Duque Cornejo recibirá multitud de encargos de retablos, como los sevillanos de San Leandro o el de la parroquia de Nuestra Señora de la Consolación de Umbrete (Sevilla). En 1734 se ocupa del encargo de la realización del retablo de la Virgen de la Antigua de la catedral y del sepulcro del arzobispo Salcedo y Azcona, para situarlo en la misma capilla. El retablo es una realización en piedra.

La obra que va a ocupar los últimos años en la vida del maestro es el encargo del coro de la catedral de Córdoba. Primero se le encomendará la ejecución de los laterales y luego el frente a modo de retablo, concertando lo primero en 1747 y el frente en 1752.

Duque Cornejo diseña tanto la arquitectura como la escultura de esta inmensa obra repleta de ornamentación, relieves y esculturas de bulto. Cuando el coro se inauguró el 17 de septiembre de 1757, Duque Cornejo había fallecido unos meses antes, siendo enterrado en la misma catedral cordobesa.

 

Obras de ~: con J. Balbás, Retablo del Sagrario de Sevilla, 1706-1709; Esculturas del retablo de la Purísima del colegio de las Becas, c. 1710; San Felipe Neri, 1711; Santa María Magdalena, 1711; Santa Rosalía, 1711; Virgen de las Angustias (transformación), 1714; Apostolado, 1714; Retablo Virgen de la Antigua Granada, c. 1715; la Gran Madre, 1721; con Hurtado Izquierdo, Sagrario de la Cartuja de Granada, 1723-1728; Relieves del órgano de la catedral de Sevilla, 1724; con Hurtado Izquierdo, Sagrario cartuja de El Paular, 1725; Retablos de la iglesia de San Luis de los Franceses, 1731; Retablo de la parroquia de Umbrete, 1733; Retablo de San Leandro, 1733-1734; Retablo de la Virgen de la Antigua, 1734; Sepulcro del arzobispo Salcedo, 1734; Santas Justa y Rufina, c. 1735; Cristo de la Sangre, 1737; Cristo de Burgos de Chucena; Relieves de los armarios de la catedral de Sevilla, 1743; Coro de la catedral de Córdoba, 1747-1757; Retablo de San Andrés de Córdoba, 1752.

 

Bibl.: J. A. Ceán Bermúdez, Diccionario histórico de los más ilustres profesores de las Bellas Artes en España, Madrid, 1800 (Madrid, Akal, 2001); M. E. Gómez Moreno, Escultura del siglo XVII, en M. Almagro Basch et al., Ars Hispaniae: historia universal del arte hispánico, Madrid, Plus Ultra, 1958; J. Valverde Madrid, “El escultor sevillano Duque Cornejo”, en Boletín de Bellas Artes (BBA), n.º 1 (1973), págs. 141-190; J. Guerrero Lovillo, “El maestro imaginero Pedro Duque Cornejo”, en BBA, n.º 7 (1979), págs. 85-102; J. Herández Díaz, “El sevillano Pedro Duque Cornejo en el barroco Andaluz (1678-1757)”, en BBA, n.º 7 (1979), págs. 191-234; J. Valverde Madrid, “Pedro Duque Cornejo, Proyectista”, en BBA, n.º 7 (1979), págs. 77-84; VV. AA., Catálogo de la Exposición conmemorativa de Pedro Duque Cornejo y Roldán (1678-1757) en el arte andaluz de su tiempo, Sevilla, Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, 1980; J. L. Romero Torres, “Documentación sobre las santas Justa y Rufina, de la catedral hispalense, obras del escultor Pedro Duque Cornejo”, en Tercer Congreso Español de Historia del Arte, Sevilla, Universidad, 1980, págs. 44 y ss.; J. Hernández Díaz, La escultura andaluza del siglo XVII, en J. Pijoán (dir.), Summa artis: historia general del Arte, t. XXVI, Madrid, Espasa Calpe, 1982; R. Taylor, El entallador e imaginero sevillano Pedro Duque Cornejo (1678-1757), Madrid, Instituto de España, 1982; A. Sancho Corbacho, Arquitectura Barroca sevillana del siglo XVIII, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1982; L. Hernández Díaz, Pedro Duque Cornejo y Roldán (1678-1757), Sevilla, Diputación Provincial, 1983; J. J. Martín González, Escultura barroca en España (1600- 1700), Madrid, Cátedra, 1983; A. Pleguezuelo Hernández, “Nuevos datos sobre la vida y obra de Pedro Duque Cornejo”, en Archivo Hispalense: Revista histórica, literaria y artística, t. 67, n.º 205 (1984), págs. 179-188; A. Aroca Lara, “La obra de Pedro Duque Cornejo en Córdoba: su labor escultórica en los retablos de la Magdalena y la Compañía”, en Conferencias de los Cursos de Verano de la Universidad de Córdoba sobre “El barroco en Andalucía”, vol. III, Córdoba, Universidad, 1986, págs. 11-24; R. Howard, Pedro Duque Cornejo, 1678-1757, tesis doctoral, University of Michigan, Xeros University Microfilms, 1991; J. J. Martín González, El retablo barroco en España, Madrid, Alpuerto, 1993; J. Roda Peña, “Tres esculturas de Pedro Duque Cornejo para el Oratorio de San Felipe Neri de Sevilla”, en Atrio: revista de historia del arte, n.os 8-9 (1996), págs. 240-243; R. M.ª Salazar Fernández, “Un grabado de Santa María del Subsidio: primera obra firmada de Pedro Duque Cornejo”, en Laboratorio de Arte: Revista del Departamento de Historia del Arte (LA), n.º 9 (1996), págs. 359- 364; F. J. Herrera García, “Un nuevo grabado y últimas obras documentadas en Sevilla de Pedro Duque Cornejo”, en LA, n.º 12 (1999), págs. 243-254; J. Roda Peña, “Pedro Duque Cornejo en la Capilla Sacramental de la Parroquia de San Bernardo”, en Boletín de las cofradías de Sevilla (BCS), n.º 496 (2000), págs. 76-81; F. J. Herrera García, El retablo sevillano en la primera mitad del siglo XVIII. Evolución y difusión del retablo de estípites, Sevilla, Diputación, 2001; A. García Herrera, “Una obra inédita de Pedro Duque Cornejo para la Hermandad del Perdón de Sevilla”, en BCS, n.º 537 (2003), págs. 779-781; J. Roda Peña, “A propósito de los crucifijos de Pedro Duque Cornejo: dos nuevas versiones en Umbrete y Chucena”, en LA, n.º 19 (2006), págs. 215- 229.

 

Cipriano García-Hidalgo Villena