Ayuda

José María Moscoso de Altamira Quiroga

Biografía

Moscoso de Altamira, José María. Conde de Fontao (I). Mondoñedo (Lugo), 25.V.1788 – Madrid, 1.III.1854. Político.

Hijo de José María Moscoso y Miranda, VII señor de Fontao, coronel del Regimiento de Milicias Provinciales, y de Carmen Quiroga y Quindós, de la casa de Quirós y de Andrade de San Saturnino, La Coruña, nieta de los III marqueses de San Saturnino.

En 1802 falleció su padre y heredó sus vínculos y facultades, entre las que se contaban dos para el nombramiento de jueces. Ese año ingresó en la Academia de Artillería de Segovia, junto a su hermano Joaquín, que moriría en 1811 en la batalla de Albuela, siendo nombrado caballero cadete en 1803. Comenzada la Guerra de la Independencia en 1808, fue nombrado representante de la nobleza de Lugo en el Congreso de La Coruña. Comandante en el Regimiento de la Milicia de Mondoñedo, ciudad que tuvo que abandonar al ser ocupada por los franceses, y huir a Ferrol.

Regresó pronto, pero se negó a acudir a la Corte en representación del reino a cumplimentar a José I, y de nuevo tuvo que huir. En 1812 fue nombrado regidor de Mondoñedo y en 1814, acabada la ocupación francesa, fue su alcalde.

Se trasladó a Ferrol, donde en 1817 casó con María Antonia Taboada y Bueno, señora de Bendoiro y de Santa María de Babío. Liberal convencido, participó activamente en la organización de la Sociedad Patrótica de dicha ciudad y fue miembro de la Junta Revolucionaria Provincial. Apoyó el levantamiento de Riego contra el régimen absolutista, siendo nombrado alcalde en 1820, ya en el Trienio Liberal. Asistió como diputado por el Reino de Galicia a las Cortes de Madrid en 1820, desempeñando esta representación durante las legislaturas de 1820, 1821 y 1821-1822. Fue enseguida nombrado vicepresidente de dichas Cortes y, del 2 al 30 de junio de 1821, su presidente.

El 28 de febrero de 1822 ocupó la cartera de Gobernación en el gabinete de Martínez de la Rosa, junto a Sierra Pambley, Balanzat, Romarate, De la Bodega, Clemencín y Garelly. A consecuencia del asesinato del teniente liberal Landáburu a manos de la Guardia Real absolutista, y de los desórdenes que por ello se produjeron y que culminarían con los sucesos del 7 de julio, cayó el Gobierno y fue destituido de su cargo.

Con la vuelta del absolutismo, fue arrestado por la causa criminal seguida contra los miembros de ese gabinete, ordenando el Rey su destierro a Lugo en mayo de 1823. En octubre de ese año, fue nuevamente encausado y apresado por su participación en el levantamiento de 1820, consiguiendo finalmente ser absuelto.

No se acogió a la amnistía general de 1824 concedida por Fernando VII, que era muy restringida y llevaba implícito el destierro del Reino, y fue confinado en Lugo por el general Eguía, situación en la que permaneció siete años, sufriendo, además, la muerte de su esposa en 1824.

En 1832 el nuevo capitán general Morillo le otorgó la libertad de movimiento, y le llamó a La Coruña como consejero, nombrándole el año siguiente subdelegado de Fomento en Lugo. El 17 de abril de 1834 fue nombrado ministro de Fomento de nuevo con Martínez de la Rosa, cargo que ocupó hasta el 17 de febrero de 1835.

El 25 de noviembre de 1834 fue nombrado académico de honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Volvió a representar a su provincia en el Estamento de Procuradores durante las legislaturas de 1834- 1835 y 1835 y por Real Decreto de 11 de agosto de 1835 fue agraciado con el título de Castilla para sí, sus hijos y sucesores, con la denominación de conde de Fontao, vizconde de Moscoso de Altamira, gracia que no aceptó hasta 1840. Fue también maestrante de Ronda.

Caballero Gran Cruz de Carlos III y gentilhombre de Cámara en 1837, fue elegido ese año otra vez diputado por Lugo, cargo del que dimitió a los dos días para pasar a ocupar el escaño que había obtenido en el Senado también por esa provincia, y que mantuvo hasta su dimisión en 1841. En 1844 fue elegido otra vez senador por La Coruña, siendo en 1845 nombrado por la Corona senador vitalicio. Durante su etapa en la Cámara Alta, la presidió en cinco ocasiones en las legislaturas 1837-1838, 1838-1839, 1839, 1840 y 1844-1845. A lo largo de su vida parlamentaria, defendió siempre los intereses de Galicia y la causa del liberalismo, aunque desde sus filas más templadas.

Falleció en Madrid el 1 de marzo de 1854.

 

Obras de ~: Memoria leída a las Cortes en el día 6 de Marzo de 1822 por el Señor encargado de las Secretaría de Estado y del Despacho de la Gobernación del Reino para Ultramar, Madrid, Imprenta de D. José del Collado, 1822.

 

Fuentes y bibl.: Archivo del Senado, Expedientes personales, HIS-0168-05; Archivo Histórico Nacional, Consejos Suprimidos, leg. 8981, a. 1840, n.º 4; Estado, Carlos III, exp. 2302; Archivo del Congreso de los Diputados, Serie documentación electoral, 6 n.º 13, 10 n.º 27 y 15 n.º 4.

R. Otero Pedrayo (dir.), Gran Enciclopedia Gallega, Santiago de Compostela, Silverio Cañada, 1974-1991; A. Alonso de Cadenas y V. Cadenas. Elenco de Grandezas y Títulos nobiliarios españoles 1991, Madrid, Ediciones de la Revista Hidalguía, 1991; J. M. Cuenca Toribio y S. Miranda García, El poder y sus hombres. ¿Por quiénes hemos sido gobernados los españoles? (1705-1998), Madrid, Actas, 1998, págs. 678- 681; X. R. Barreiro Fernández (coord.), Parlamentarios de Galicia. Biografías de deputados e senadores (1810-2001), vol. II, Santiago de Compostela, Parlamento de Galicia e Real Academia Galega, 2001; M. Á. Valle de Juan, Presidentes del Senado y del Estamento de Próceres, 1834-1923, Madrid, La Fundación del Sur, 2002.

 

María de los Ángeles Valle de Juan