Ayuda

Arthur Wellesley

Biografía

Wellesley, Arthur. Duque de Ciudad Rodrigo (I), duque de Wellington (I) en el Reino Unido. Dublín (Irlanda), 1.V.1769 – Walmer Castle (Kent), 14.IX.1852. Capitán general, generalísimo del Ejército español.

Cuarto hijo de lady Anne Hill de Dungannon y de Garret Wesley, II barón y I conde de Mornington, I vizconde de Wesley de Dangam Castle. Estudió en Eton (1781-1784) y en la Escuela Militar de Angers en Francia (1786). Ingresó en el Ejército como cadete en el 73.º Regimiento, el 7 de marzo de 1787, ascendiendo rápidamente a los siguientes empleos, merced al sistema de compras, hasta obtener el mando del 33.º Regimiento como teniente coronel, el 30 de septiembre de 1793.

A su frente tomó parte en la desastrosa campaña de Holanda en 1793, a las órdenes del duque de York, hasta la retirada del ejército en 1795, siendo al año siguiente destinado con su Regimiento a la India, en donde su hermano mayor, Richard Wellesley, sería nombrado dos años más tarde, gobernador general. Gracias a la influencia de su hermano, obtuvo mandos importantes, entre ellos durante la campaña contra Tippoo Sultan, distinguiéndose en el asalto a su capital, Seringapatam, el 4 de mayo de 1799, ascendiendo a mayor general, el 29 de abril de 1802. Participó decisivamente en la guerra contra los maharattas, en donde consiguió las victorias de Assaye, el 23 de septiembre de 1803, y Argaum, el 29 de noviembre de ese año, recibiendo al siguiente la Orden del Baño. Regresó a Inglaterra, en donde tomó el mando de una brigada en la expedición de Lord Cathcart al norte de Alemania, en septiembre de 1805.

Contrajo matrimonio en Dublín, el 10 de abril de 1806, con lady Catherine (Kitty) Pakenham, hija de lord Edward Michel Pakenham de lady Catherine Rowley.

Tomó parte en la expedición a Dinamarca en septiembre de 1807, siendo al año siguiente ascendido a teniente general y enviado a Portugal, en donde derrotó a los franceses en las batallas de Roliça y Vimeiro, el 17 y 21 de agosto de 1808, pero teniendo que entregar el mando a su superior lord Dalrymple.

La firma de la convención de Cintra, que permitía el transporte del ejército francés de Junot, desde Portugal a Francia, en buques ingleses, provocó la indignación en Inglaterra, siendo sometido a un Consejo de Guerra, que le declaró libre de toda culpa. Enviado nuevamente a Portugal, como general en jefe, se apoderó de Oporto en mayo de 1809, siendo nombrado mariscal general del Ejército portugués, el 6 de julio. Entró en España y unido al Ejército español mandado por Gregorio García de la Cuesta, libraron la batalla de Talavera de la Reina, el 27 y 28 de julio, obligando la retirada de José Bonaparte. Pero al tener noticias del avance de las tropas de Soult y Ney que amenazaban su línea de retirada, marchó rápidamente sobre Portugal, mientras Cuesta lo efectuaba hacia Mesas de Ibor y Deleitosa, siendo elevado por el regente de Inglaterra, futuro Jorge IV, a la dignidad de vizconde Wellington de Talavera, en septiembre de 1809.

En prevención a una previsible invasión de Portugal, comenzó la construcción de unas formidables líneas de defensa en Torres Vedras, al norte de Lisboa, mientras observaba en la frontera, los preparativos del mariscal Massena.

Fue muy criticado por los españoles por no auxiliar la plaza de Ciudad Rodrigo, que finalmente capituló el 9 de julio de 1810. Tras la rendición de la plaza portuguesa de Almeida, se retiró a la posición de Busaco, en donde rechazó los ataques de Massena, el 27 de septiembre de 1810.

Replegado a las líneas de Torres Vedras, en donde recibió el refuerzo de Pedro Caro Sureda, III marqués de la Romana, con dos divisiones españolas, detuvo el avance francés, que, tras varios meses ante dichas posiciones, tuvo que retirarse en marzo de 1811.

Iniciando rápidamente su seguimiento hasta la frontera, derrotó nuevamente a Massena, en la batalla de Fuentes de Oñoro que tuvo lugar entre los días 3 y 5 de mayo de 1811, recibiendo en recompensa el grado de general, si bien solamente para la Península. Además, en Portugal, le fue concedida la merced de conde de Vimeiro (18 de octubre de 1811), reconociéndole también con las mercedes de duque de Torres Vedras y de Vitoria, al año siguiente.

El 19 de enero de 1812, capturó por asalto las plazas de Ciudad Rodrigo, y de Badajoz, el 6 de abril de ese año, a costa de sufrir terribles bajas y en donde el comportamiento de las tropas anglo-portuguesas con la población civil, fue de una terrible crueldad y salvajismo. En febrero de 1812, el gobierno inglés elevó su merced a condado, mientras que la Regencia de España por la cautividad del rey Fernando VII, le concedió título de Castilla con la denominación de duque de Ciudad Rodrigo, con Grandeza de España y asimismo, el 11 de abril de ese año, la Gran Cruz de San Fernando, por la toma de Badajoz. Una vez en posesión de la plaza de Ciudad Rodrigo, le permitió avanzar en España, ocupando Salamanca y derrotando completamente al mariscal Marmont en la batalla de los Arapiles, el 22 de julio de 1812, entrando en Madrid, el 12 de agosto, entre grandes aclamaciones.

El 7 de agosto, las Cortes le concedieron la Orden del Toisón de Oro (confirmada después por Fernando VII, el 15 de junio de 1814, como caballero supernumerario). El 22 de septiembre de 1812, fue nombrado generalísimo de los Ejércitos españoles, aceptado por la mayor parte de los generales, excepto por Ballesteros, comandante en jefe del 4.º ejército, que fue depuesto por la regencia y deportado a Ceuta. Detenido su avance ante el castillo de Burgos y contraatacado por los ejércitos franceses, tuvo que retirarse sobre Ciudad Rodrigo y Portugal en noviembre de 1812.

En la campaña de 1813, desbordó al Ejército francés, obligándole a retroceder, alcanzándolo en Vitoria, en donde participaron las tropas españolas de Morillo y Longa, causándoles una terrible derrota, el 21 de junio, y en donde José Bonaparte, perdió todos sus tesoros, entre ellos una valiosa colección de pinturas, incluyendo obras de Velázquez, Van Dyck, Rubens o Correggio, que fue capturada por las tropas inglesas y de la cual, posteriormente, Fernando VII, le hizo donación y que hoy en día figuran en su palacio de Apsley House en Londres, recibiendo asimismo de manos del Príncipe regente, el ascenso a mariscal del Ejército inglés.

Derrotó al mariscal Soult en la batalla de Sorauren (28-30 de julio de 1813), para después entrar en Francia, en el Bidasoa, el 7 de octubre, Nivelle, el 10 de noviembre, y Nive, el 9-13 de diciembre de 1813. Entre tanto, la toma de San Sebastián y su posterior saqueo e incendio, el 31 de agosto, por su lugarteniente el general Thomas Graham, causó una gran indignación en España, que fue silenciada para evitar mayores desavenencias entre las fuerzas aliadas.

En 1814, mientras las tropas anglo-españolas sitiaban Bayona y otra parte, servían directamente a sus órdenes, venció nuevamente en Orthez, el 27 de febrero de 1814 y finalmente en Toulouse, el 10 de abril. El Príncipe regente de Inglaterra, elevó finalmente su merced a duque de Wellington (3 de mayo de 1814) y le concedió una semana más tarde también el título de marqués de Douro. El 5 de julio de 1814, le nombró embajador en París, y, al año siguiente, el 3 de febrero de 1815, ministro plenipotenciario en el Congreso de Viena. Asimismo, Fernando VII, le concedió la Gran Cruz de San Hermenegildo.

Tras la fuga de Napoleón de la isla de Elba, fue nombrado comandante en jefe del Ejército aliado en Bélgica, librando las batallas de Quatre-Bras y derrotándole totalmente en Waterloo, el 18 de junio de 1815, y en reconocimiento a este hecho, Holanda le concedió la merced de príncipe de Waterloo. Después ejerció como general en jefe del Ejército de ocupación en Francia, hasta 1818, regresando a Inglaterra, en donde fue nombrado primer ministro en enero de 1828, cargo en el que se mantuvo durante dos años.

En 1842 fue general en jefe del Ejército inglés, falleciendo en Walmer Castle en 1852.

 

Bibl.: VV. AA., Dictionary of National Biography, Oxford, 1917; J.ª M.ª Q ueipo de Llano y Ruiz de Saravia, conde de Toreno, Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, Paris, Librería Europea de Baudry, 1838; J. Gómez de Arteche, Guerra de la Independencia, Madrid, Imprenta y Litografía del Depósito de la Guerra, 1868-1903; J. W. Fortescue, History of the British Army, 1899-1930; C. Oman, A History of the Peninsular War, Oxford, At the Clarendon Press, 1902-1930; M. Glover, Wellington as military commander, London, B. T. Batsford, 1968; E. Longford, Wellington, the years of the sword, New York, Harper and Row Publishers, 1969; A. Bryant, The Great Duke, London, Collins Publishers, 1971; Servicio Histórico Militar, Guerra de la Independencia, Madrid, Librería Editorial San Martín, 1972; P. Guedalla, The Duke, London, Hodder and Staughton, 1974; J. Weller, Wellington in India, London, Camelot Press Ltd. 1972; R. Addington, El duque de Wellington, México, Fondo de Cultura Económica, 1985; C. Oman, Wellington’s Army, 1809-1814, London, Greenhill Books, 1986; C. J. Esdaile, The duke of Wellington and command of the Spanish Army, 1812-1814, London, Macmillan Press, 1990; A. Ceballos- Escalera y Gila, marqués de la Floresta, La insigne orden del Toisón de Oro, Madrid, Palafox y Pezuela, 2000, págs. 487-488; A. Ceballos-Escalera, J. L. Isabel y L. Ceballos- Escalera, La Real y Militar Orden de San Fernando, Madrid, Palafox y Pezuela, 2003.

 

Alberto Martín-Lanuza