Ayuda

José Joaquín Ferrer Cafranga

Biografía

Ferrer y Cafranga, José Joaquín. Pasajes de San Juan (Guipúzcoa), 1763 – Bilbao (Vizcaya), 1818. Astrónomo.

Hijo de Vicente de Ferrer y Echevarría, contador de la Real Armada, y de Manuela de Cafranga y Villabaso. Hechos sus primeros estudios, obtuvo por mediación de un pariente un empleo en la Real Compañía Guipuzcoana, en uno de cuyos barcos partió rumbo a Caracas, pero el navío fue apresado por los ingleses. Conducido a Inglaterra, merced a las influencias de su familia fue internado en un colegio, donde permaneció hasta 1786, adquiriendo sólidos conocimientos en Matemáticas y Astronomía y perfecto dominio del inglés. De regreso a España, su padre lo envió a Cádiz, para que de allí pasase a Perú; embarcó en 1787. En Lima adquirió una apreciable fortuna en los negocios, antes de regresar a Cádiz, donde se vinculó a una importante firma comercial.

De Cádiz partió hacia Veracruz, al frente de una expedición promovida por la citada firma. Ferrer aprovechó la estancia en México para determinar la posición geográfica y la altura de los picos de Onzaba, Perote, Xalapa y Enceo. De México regresó a Cádiz, donde colaboró en los trabajos del Observatorio astronómico de San Fernando y se relacionó con oficiales de la Marina destacados en el campo de la Astronomía y de la Náutica, como Dionisio Alcalá Galiano y José de Mazarredo. En 1799, los negocios le obligaron a trasladarse a los Estados Unidos y fijó su residencia durante algunos años en la ciudad de Nueva York. Alternando los negocios con la actividad científica, Ferrer realizó durante su estancia en la citada ciudad numerosas observaciones astronómicas, determinando la posición geográfica de varios puntos de los Estados Unidos y otros lugares de la América septentrional. Entre dichas observaciones figura la relativa al eclipse de sol de 16 de junio de 1806, que siguió desde Kinderhook con un cronómetro de Arnold, un círculo de reflexión y un telescopio acromático construido por Edward Troughton; Ferrer, al tratar de la aureola visible alrededor de la Luna (la corona), llegó correctamente a la conclusión de que dicho fenómeno no podía proceder de la iluminación de una atmósfera lunar, sino que tal “atmósfera [...] debe sin duda corresponder al sol”.

Miembro desde 1801 de la American Philosophical Society, Ferrer publicó en las Transactions de esta institución las citadas observaciones, alcanzando una notable reputación como astrónomo. Desde Nueva York mantuvo correspondencia con varios destacados científicos europeos, como Joseph-Jérôme Le François de Larande, Jean-Baptiste Joseph Delambre, Dominique François Jean Arago, Pierre Simon de Laplace, Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander von Humboldt y Franz Xaver von Zach.

Entre 1796 y 1807, Ferrer remitió al Depósito hidrográfico trece Memorias de sus trabajos astronómicos, manteniendo en esta misma época correspondencia con Felipe Bauzá. En 1811 envió también, desde La Habana, adonde se había trasladado, observaciones del cometa aparecido por entonces, con una memoria relativa al cálculo de la órbita elíptica de aquel astro. En 1813 viajó a Cádiz, y de allí, poco después, a Inglaterra, donde examinó los progresos experimentados por el Observatorio de Greenwich y adquirió varios instrumentos de física y astronomía para su uso particular. En 1814 pasó de Londres a París, donde se relacionó con los miembros de la Junta de Longitudes y fue hecho socio correspondiente del Instituto de Francia. A fines del citado año regresó a España y permaneció algún tiempo en Cádiz. El Gobierno español le ofreció la dirección del Observatorio de San Fernando, cargo que no quiso aceptar.

En cambio, realizó un detallado informe acerca de las mejoras que podrían introducirse en el citado observatorio.

Después de haber efectuado algunos estudios astronómico-geográficos en diferentes provincias de España, fijó en 1817 su residencia en Bilbao, donde permaneció hasta su muerte.

En Connaissances des temps para 1817, texto publicado por la Junta de Longitudes de París en 1815, figura el nombre de José Joaquín Ferrer a propósito de la determinación de las situaciones geográficas de la isla de Cuba, del canal de Bahama, de las islas de Barlovento, de la de Puerto Rico, de Ohio, en Estados Unidos, y otros lugares. En la misma obra, el redactor (François Arago) se refiere a otras memorias cuyos manuscritos le había confiado Ferrer durante una corta residencia en París; Laplace comentó en 1816 la discusión por parte de Ferrer de las observaciones del paso de Venus por delante del disco solar en 1769, fenómeno seguido por numerosos astrónomos europeos, dada su importancia para la determinación de la paralaje del Sol. El mismo autor, en una memoria incluida en Connaissances des temps para 1818, dice: “El señor Ferrer, sabio astrónomo español, acaba de confirmar esta paralaje en una nueva discusión de las observaciones del paso de Venus hechas en 1769, en la cual él mismo ha rectificado las suyas propias respecto a la longitud y latitud de los lugares donde fue observado el referido paso en América. Lo perfectamente acorde de todos estos valores determinados por fenómenos tan diversos y desemejantes, es una nueva confirmación del principio de gravedad o pesantez universal.” Entre las instituciones a las que perteneció Ferrer y Cafranga figuran también la Real Academia de la Historia, la Real Sociedad Económica de Cádiz y la Real Sociedad Vascongada.

 

Obras de ~: “Astronomical observations made chiefly for the purpose of determining the geographical positions of various places in the United States an other parts of North America in 1804”, págs. 158-164 y 360-361; “Memoir on the occultation of Aldebaran by the Moon, on the 21st of October 1793”, págs. 213-220 y 354-367; “Further observations on the eclipse of 16th June 1806, a determination of the longitude of Natchez an New Orleans, also an investigation of the semidiameters of the Sun and Moon”, págs. 293-299; “Observations of the Comet which appeared in September 1807, in the island of Cuba”, págs. 345, 346 y 347-350; “Calculations of the Solar Eclipse of 16th June 1806 at Havanna. Longitude of Havanna, as compared with the new tables published at Paris in 1806. Passage of Venus over the Sun’s disk, 12th Nov., 1782 and 5 Nov., 1787. Annular eclipse 3 April 1791”, págs. 351- 356 y 362-363; “Astronomical Observations made at Havanna 1809”, pág. 428; con J. Garnett, “Observations on the eclipse of the Sun, 16th June 1806, made at Kinderhook in the state of New York”, págs. 264-274, en Transactions of the American Philosophical Society, 6 (1809); “Observations made at Havanna, from 1808 to 1812, with the resulting longitude and latitude of that city”, en Monthly Notices of the Royal Astronomical society of London (MNRASL), 1 (1827), 189-190; “Observations made in the island of Cuba: Observations of the Comet of 1807. Observations of the comet of 1813, with the determination of the elements of its orbit, together with remarks on this magnitude, and that of the comet of 1811”, en MNRASL, 3 (1829), págs. 1-38; “Nota de las Observaciones y Memorias remitidas al depósito hidrográfico de Madrid desde el año 1796 hasta 1807” (ms.), en A. Alcalá Galiano, Biografía del astrónomo español don José Joaquín de Ferrer y Cafranga, Madrid, 1958, pág. 11 del apéndice.

 

Bibl.: A. Alcalá Galiano, Biografía del astrónomo español don José Joaquín de Ferrer y Cafranga, Madrid, Imprenta de J. Martín Alegría, 1858; A. M. Clerke, A popular history of Astronomy during the nineteenth century, London, A. and Ch. Black, 1902, págs. 67 y 69, a propósito del estudio de Ferrer sobre el problema de la corona de la luna; A. Echarri, “Desarrollo de las matemáticas y la física en España durante el siglo xviii y algunas causas de la decadencia en el siglo xix: correcciones a algunos tópicos totalitarios”, Comunicación a la 12 Reunión Anual de Matemáticos Españoles. Universidad de Málaga, 21 a 24 de abril de 1976; V. Navarro, “José Joaquín Ferrer y Cafranga”, en J. M. López Piñero, T. F. Glick, V. Navarro Brotóns y E. Portela Marco (dirs.), Diccionario Histórico de la Ciencia Moderna en España, vol. I, Barcelona, Península, 1983, págs. 345-347.

 

Víctor Navarro Brotóns