Ayuda

Fernando Cotoner Chacón

Imagen
Biografía

Cotoner Chacón, Fernando. Marqués de la Cenia (I). Palma de Mallorca (Islas Baleares), 15.I.1810 – Barcelona, 16.VI.1888. Teniente general del Ejército y ministro.

Hijo de José Cotoner y Despuig, caballero de Calatrava, y de María de las Mercedes Chacón Manrique de Lara y Net, dos de las familias más ilustres de Mallorca.

Ingresó como cadete en el Arma de Infantería el 28 de septiembre de 1825. Ya como alférez, desde el 9 de marzo de 1826 hasta 1836 sirvió en los Granaderos de la Guarda Real de Infantería. Ascendió a capitán el 30 de junio de 1833. Entre 1833 y 1840 intervino activamente en la Primera Guerra Carlista, en la columna móvil de la Guardia Real que partió de Talavera, incorporándose a su regimiento en Bilbao el 31 de enero de 1834. Participó en la evacuación de Guernica (27 de febrero de 1834), la sorpresa de Mundaca, Oñate (2 de marzo) y Alsasua (22 de abril). El 25 de julio fue herido en el monte Olazagoitia, y el 31 de ese mes participó en la batalla de Artaza, por cuya actuación mereció el grado de teniente coronel.

Luego participó en las acciones del monte Oiz (19 de septiembre de 1834), Plencia (11 de octubre), Orozco (9 de noviembre), Gorbea (7 de diciembre), Segura (3 de enero de 1835) y Guernica (1 de mayo de 1835), donde fue herido grave y salvó la vida gracias a la intervención de su amigo Domingo Dulce.

Tras pasar por la Ayudantía de la Plana Mayor en el sitio de Bilbao, organizó, a inicios de 1836, el Batallón Franco de Cazadores de Guipúzcoa (o “chapelgorris”), a cuyo frente triunfó en la acción de Mondéjar, el 16 de enero en Arlabán, el 3 de mayo en Ayeta y dos días más tarde en la toma de las líneas carlistas de San Sebastián, donde fue de nuevo gravemente herido y recompensado con el ascenso a comandante de Infantería. Resultó herido otra vez en la defensa del convento de San Agustín de Bilbao el 27 de noviembre de 1836, tras lo cual obtuvo el grado de coronel.

En 1837 pasó a desempeñar funciones de ayudante del general Lacy Evans en las tropas auxiliares inglesas, y participó en las acciones de Amezagaña (10 de marzo), Oriamendi (15 de marzo) y Hernani (16 de marzo). Al mes siguiente asumió el mando del primer batallón del Regimiento de Infantería de la Princesa, con el que atacó la línea de Loyola (6 de mayo), tomó las líneas de Hernani y Urnieta (14 de mayo) y contribuyó al asalto de Irún (16 y 17 de mayo), tras lo cual fue ascendido a teniente coronel de Infantería y fue nombrado poco después gobernador de Fuenterrabía. El 4 de mayo de 1838 pasó al cuerpo de Estado Mayor del Ejército del Norte a las órdenes del general O’Donnell. Ascendió a coronel efectivo de Infantería en marzo de 1839, y colaboró con O’Donnell como segundo jefe de Estado Mayor y como jefe del ala izquierda del Ejército en la derrota de Cabrera en las acciones de la Cenia el 20 y 30 de mayo de 1840, por las que obtuvo más tarde el título de marqués y el ascenso a brigadier en julio de 1840.

Retirado a Mallorca en septiembre de 1840, en junio de 1843 ofreció sus servicios al general Serrano en su sublevación contra Espartero. Serrano le confió la subinspección de Infantería del Ejército y el mando de la Primera División del Cuerpo de Operaciones que ocupó Madrid el 25 de julio de 1843. Por Real Orden de ese mismo día, el Gobierno Provisional de Joaquín María López le nombró comandante general del Cuerpo de Operaciones de Galicia; partió de Madrid el 28 de julio y llegó a Lugo el 11 de agosto.

Encargado del mando superior en Galicia, fue ascendido como recompensa de sus servicios a mariscal de campo el 23 de agosto, y el 29 se le encargó la inspección en comisión para la revista de las tropas de Galicia. Pacificado aquel reino, hizo entrega del mando el 6 de septiembre al capitán general Francisco Puig de Samper. Tras la sublevación de Vigo el 26 de octubre, Cotoner se puso en marcha desde Ferrol para perseguir a los sediciosos, reforzado con las guarniciones de la izquierda del Miño, y obligó a los rebeldes a internarse en Portugal, donde depusieron las armas. Vigo se rindió el 11 de noviembre de 1843. Por esta acción recibió la Gran Cruz de Isabel la Católica.

El 2 de diciembre de 1843 retornó a Madrid para tomar asiento en el Congreso como diputado por las Islas Baleares. El 4 de febrero de 1844 se le mandó marchar a formar parte del ejército que asediaba las plazas de Cartagena y Alicante, y el 10 de agosto fue nombrado gobernador militar de Mahón, destino que no ocupó por haber aceptado el cargo de diputado por la Unión Liberal. En 1845 fue nombrado segundo cabo de Cataluña, gobernador de la plaza de Barcelona y comandante general de la provincia, hasta el 4 de septiembre, en que marchó de cuartel para las Baleares. Pasó luego a las órdenes del comandante en jefe del Ejército Expedicionario de Portugal marqués del Duero, y el 27 de abril de 1847, con motivo de la entrada de esta fuerza en el país vecino, fue llamado a la Corte. Desde el 6 de mayo de 1847 fue capitán general de Burgos, y desde el 6 de junio de 1847 hasta julio de 1856 de las Baleares, donde se afanó en perfeccionar las defensas de Menorca y en finalizar la construcción del castillo de La Mola. Ascendió a teniente general en julio de 1854 con antigüedad de 20 de diciembre de 1851.

El nuevo Gobierno de O’Donnell le nombró en 1856 capitán general de Puerto Rico, donde dirigió los Cuerpos de Milicias disciplinarias, fomentó obras públicas, fundó nuevas poblaciones (como San Fernando de La Carolina), sustituyó la antigua moneda y mejoró las defensas de la colonia. Vuelto a España en 1860, quedó en situación de cuartel hasta agosto de 1862, en que fue nombrado capitán general de Aragón, y en febrero de 1863 de Cataluña, donde hubo de enfrentarse a las conspiraciones de Prim. En 1864 dejó el mando para trasladarse a Mallorca en situación de cuartel, pero al volver al poder la Unión Liberal ocupó de nuevo la capitanía general de Cataluña desde octubre de 1865 hasta julio de 1866. En enero de 1866 dominó la inquietud causada por las noticias de la sublevación de Prim con los regimientos de Caballería de Calatrava y Bailén mediante la declaración del estado de guerra, merced a la cual, y como máxima autoridad del Principado, tuvo que tomar medidas de saneamiento financiero tras el derrumbe del Crédito Mobiliario Barcelonés y la Catalana General de Crédito. De nuevo el 22-23 de junio de 1866 la sublevación del Regimiento de Bailén en Gerona y la entrada de Milans del Bosch por la frontera fueron acontecimientos que hubo de afrontar con energía, pero la caída de O’Donnell el 10 de julio y su sustitución por Narváez obligaron a Cotoner a dejar su cargo en el Principado y retornar a Mallorca, donde se mantuvo hasta el triunfo de la Revolución de 1868.

Adscrito al nuevo régimen, pasó inmediatamente a Madrid a ocupar la presidencia de la Sección de Guerra y Marina del Consejo de Estado. De 1872 a 1874 fue director general de Infantería en dos ocasiones, y ministro de la Guerra interino del 29 de junio al 3 de septiembre de 1874, mientras el general Serrano y el ministro Juan de Zavala dirigían las operaciones en el norte contra los carlistas. Tras dimitir por renuncia del titular de la cartera, pasó a regir la Dirección General de la Guardia Civil, puesto en el que se mantuvo hasta el 21 de enero de 1882. En ese año pasó a la reserva del Estado Mayor General, y el rey Alfonso XII concedió la Grandeza de España al marquesado de la Cenia obtenido en 1871. De 1885 a 1887 fue director general del Cuerpo y Cuartel de Inválidos, cargo del que fue separado sumariamente, por lo que decidió retirarse definitivamente de la vida pública y refugiarse en su hacienda de Bañalbufar.

Fue senador en 1853, 1857 y 1863-1864, senador por las Baleares en la legislatura de 1876-1877, y senador vitalicio desde el 10 de abril de 1877. Asimismo, fue vocal del Consejo Supremo de Agricultura, Grande de España, caballero del hábito de Alcántara y gentilhombre de Cámara de Su Majestad con ejercicio.

Entre sus distinciones destacan: dos Cruces de San Fernando, una de 1ª clase con el empleo de capitán y otra de 3ª con el de mariscal de campo; la Cruz de Calatrava, la Gran Cruz de San Hermenegildo, la Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco, la Gran Cruz de Carlos III (2 de diciembre de 1856), la Cruz de San Benito de Avis, la Legión de Honor y la Orden Americana de Isabel la Católica.

Casó en Fuenterrabía el 30 de octubre de 1837 con Francisca de Allendesalazar y Loizaga (Guernica, 2.IV.1818 – Bilbao, 26.V.1890) con quien tuvo seis hijos. Su hijo Nicolás Cotoner y Allendesalazar (1847-1897), segundo marqués de la Cenia, fue alférez de Caballería de las Milicias Disciplinarias de Puerto Rico en 1858 y jefe del Partido Conservador en Mallorca, además de senador del reino por las Baleares de 1891 a 1898, Grande de España y gentilhombre de Cámara de Su Majestad, con merced de hábito de Calatrava. Su nieto Pedro Cotoner y Veri, tercer marqués de la Cenia, también fue senador de 1908 a 1923.

Obras de ~: Memoria de los sucesos militares que han tenido lugar en Puerto Rico durante el mando del general D. Fernando Cotoner, esto es, desde enero de 1857 hasta abril de 1860, ms., s. f.; Memoria de la visita política pasada a la isla de Puerto Rico por el Excmo. Sr. Capitán General Gobernador y Superintendente don Fernando Cotoner en el año 1858, ms. con apéndice documental, s. f.; Memoria de la visita política pasada a la isla de Puerto Rico en el año de 1857, por el Excmo. Sr. Gobernador Capitán General y Superintendente don Fernando Cotoner, ms., s. f.; Memoria de la visita política pasada a la isla de Puerto Rico en el año de 1859, por el Excmo. Sr. D. Fernando Cotoner y Chacón, Capitán General Gobernador y Superintendente delegado de Real Hacienda, ms., s. f.

Fuentes y bibl.: Archivo Diocesano de Mallorca (ADM), I/46- B/29, fol 75v-76 (Libro de bautismos y confirmaciones de la parroquia de Santa Cruz, años 1807 a 1810); Servicio Histórico Militar, Exps. personales, rollo 16; Archivo del Senado, Exps. personales, HIS-0115-04; Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores, Condecoraciones, caja 179; Archivo General Militar (Segovia), Infantería 1825; Archivo Histórico Nacional, Órdenes Militares, Expedientillos, leg. 145, exp. 12776.

J. Gómez de Arteche, El teniente general d. Fernando de Cotoner y Chacón, marqués de la Cenia, Barcelona, Redacción y Administración de la Revista Científico-Militar y Biblioteca Militar, Imprenta de Fidel Giró, 1889; J. M. Cuenca Toribio y S. Miranda García, El poder y sus hombres. ¿Por quiénes hemos sido gobernados los españoles? (1705-1998), Madrid, Actas, 1998; A. Alonso de Cadenas y V. Cadenas y Vicent, Elenco de grandezas y títulos nobiliarios españoles, Madrid, Instituto Salazar y Castro-Revista Hidalguía, 2003.

Eduardo González Calleja