Ayuda

Galindo II Aznar

Biografía

Aznar, Galindo II. Conde de Aragón (IV). ú. t. s. IX – p. t. s. X. Noble.

Hijo y sucesor del conde de Aragón, Galindo Aznar II, y de Onneca, hija del Arista de Pamplona García Íñiguez. Casó primeramente con Acibella, hija del conde García Sánchez de Gascuña, de la que tuvo a Toda, que casó con Bernardo Unifredo de Ribagorza; Redento, obispo, y Mirón. Sus segundas nupcias fueron con Sancha, hija de García Jiménez, de la que tuvo a Belasquita y Andregoto. Esta última casaría con García Sánchez, hijo primogénito de Sancho Garcés I de Pamplona y sucesor en el gobierno de esta incipiente monarquía.

El nacimiento del condado de Aragón está contextualizado a la luz de la campaña de influencia y presencia carolingias entre finales del siglo VIII y comienzos del siglo IX sobre toda la orla pirenaica. El linaje de los Aznar, con toda probabilidad oriundo del Pirineo central, rigió la cabecera del río Aragón y Gállego, o la tierra de los sirtaniyyun que mencionan las fuentes musulmanas. La floreciente vida monástica, atestiguada por san Eulogio y las relaciones por vía matrimonial con Pamplona, con el valí de Huesca y con la casa condal de Gascuña y Ribagorza, representaban, sin lugar a dudas, los signos de identidad de un territorio condal a comienzos del siglo X, de tan sólo unos 4.000 km2.

Se considera tradicionalmente que hacia el año 893 comenzó a regir el condado heredado de su padre, protegido de las embestidas del valí de Huesca, MuÊammad al-Tawil, a la sazón su cuñado. Asimismo, y antes del 920, logró llevar a su mayor extensión la geografía condal incorporando la mitad oriental del valle del Aragón, el valle de Atarés, el campo de Jaca y el valle de Aucumer.

Aunque es difícil precisar en qué momento coyuntural y bajo qué circunstancias concretas Aragón pasó a conformarse como apéndice pamplonés, cabe asegurar que fue bajo el gobierno de Galindo II Aznar.

La Crónica Albeldense señala que Sancho Garcés I se adueñó de dicho territorio, de modo que para antes del 925 se había integrado cum castris omne territorium Aragonense. De manera que tendría sentido la presencia documental del rey de Pamplona, que tras la conquista de Nájera, confirma los términos del monasterio de Fuenfría (921) y un año después aparece con Galindo y el obispo Ferriolo en un documento de donación a San Pedro de Siresa. Posteriormente, Sancho sería interpelado para resolver las contiendas entre Galindo Aznar y los monjes del monasterio de Cillas. El matrimonio del heredero pamplonés García Sánchez I con Andregoto Galíndez, depositaria de los derechos condales, ratificó el ensamblamiento de Aragón a los dominios del soberano de Pamplona.

Galindo Aznar fue mantenido en el ejercicio de sus funciones condales hasta su muerte, no obstante se debió de aplicar a su herencia la fórmula de ruptura de la estricta sucesión familiar mediante la encomendación de la aristocracia local a un nuevo señor o caudillo, Sancho Garcés I. Ello explica que el condado, a diferencia de Nájera, conservara dentro de la Monarquía pamplonesa, su imagen tradicional de entidad política, la correspondiente al grupo nobiliario de los “barones” aragoneses.

 

Bibl.: J. M.ª Lacarra, “Textos navarros del Códice de Roda”, en Estudios de Edad Media de la Corona de Aragón, 1 (1945), págs. 232 y 243-245; A. Ubieto Arteta, Cartulario de Siresa, n.os 5 y 6, Valencia, Anubar, 1960; J. M.ª Ramos Loscertales, El reino de Aragón bajo la dinastía pamplonesa, Salamanca, Universidad, 1961, págs. 37-43; A. Ubieto Arteta, Cartulario de San Juan de la Peña, n.os 7, 8 y 12-13, Valencia, Anubar, 1962; J. M.ª Lacarra, Historia política del reino de Navarra desde sus orígenes hasta su incorporación a Castilla, vol. 1, Pamplona, Caja de Ahorros de Navarra, 1971, págs. 79-85 y 120-122; J. M.ª Lacarra, Aragón en el pasado, Madrid, Espasa Calpe, 1972, págs. 34-36; A. Durán Gudiol, De la marca superior de Al- Andalus al reino de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza, Huesca, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, 1975, págs. 62-67; J. Gil Fernández, J. L. Moralejo y J. I. Ruiz de la Peña, Crónicas asturianas, Oviedo, Universidad, 1985, pág. 188; A. Durán Gudiol, Los condados de Aragón y Sobrarbe, Zaragoza, Guara, 1988, págs. 154 y ss.; A. Ubieto Arteta, Historia de Aragón. Orígenes de Aragón, Zaragoza, Anubar, 1989, págs. 188, 192, 197-206, 222-232, 255, 259- 263, 281, 371, 381 y 384; A. Durán Gudiol, “Aragón, Sobrarbe y Ribagorza en los siglos IX y X: Geografía condal”, en Atlas de Historia de Aragón, n.º 39, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1991; A. J. Martín Duque, “El reino de Pamplona”, en Historia de España Ramón Menéndez Pidal. La España cristiana de los siglos VIII al XI. Los núcleos prepirenaicos (718-1035). Navarra, Aragón, Cataluña, vol. VII-2, Madrid, Espasa Calpe, 1999, págs. 127-128; E. Sarasa Sánchez, “El condado de Aragón”, en Historia de España Ramón Menéndez Pidal. La España cristiana de los siglos VIII al XI. Los núcleos prepirenaicos (718-1035). Navarra, Aragón, Cataluña, vol. VII-2, Madrid, Espasa Calpe, 1999, págs. 280-282.

 

Julia Pavón Benito