Ayuda

Giovani Caboto

Biografía

Caboto, Giovanni. ¿Venecia? (Italia), c. 1450 – Océano Atlántico, 1498. Navegante, cosmógrafo, descubridor de Terranova y de la Costa Este norteamericana.

Era de origen italiano, aunque todavía hoy se disputan su origen Génova y Venecia. Realmente, no se tiene constancia exacta de su nacimiento, pero sí hay algunos indicios documentales que apuntan más bien a esta última ciudad. Consta su ciudadanía veneciana.

Además, en una real cédula otorgada por el rey de Inglaterra al marino, en 1498, se le citaba como “Caboto veneciano”.

En la ciudad del Adriático debió de aprender sus primeras nociones en el arte de la navegación y de la cartografía. Venecia y Génova, seguían siendo a finales del siglo xv dos grandes repúblicas marineras, centros florecientes que rivalizaban en la construcción de barcos y donde se confeccionaban cartas de navegación de todo el Mediterráneo occidental y de las costas del norte de África, poco antes exploradas por marinos portugueses.

Incitado por los descubrimientos portugueses, y convencido de la redondez de la tierra, pretendió buscar un paso por occidente, a través de América, para llegar a la China del Gran Khan. Y, desde la década de los noventa, estuvo defendiendo su proyecto en Inglaterra. Finalmente, encontró el apoyo del rey de Inglaterra, Enrique VII, que vio en su idea una forma de romper el monopolio hispano-luso sobre las nuevas tierras descubiertas. Aprobado su plan, se estableció en Bristol y se nacionalizó inglés. Desde entonces fue conocido en ese país como John Cabot.

El propio Cristóbal Colón, inquieto por los proyectos y los descubrimientos de Caboto, decidió enviar a Inglaterra, en 1496, a un informante. Se trataba del comerciante John Day, que se encargó de poner al día al Almirante de los avances del veneciano, así como de los descubrimientos británicos en el Atlántico Norte.

En 1497 organizó su deseada expedición. Sin embargo, enterado el gobierno español, la protesta del embajador en Londres no se hizo esperar. Caboto se vio obligado a rectificar su proyecto original, debiendo dirigirse hacia el noreste. Partió de Bristol con un solo navío, el Matthew, y navegaron durante cincuenta y dos días hasta llegar a la península del Labrador.

Él creía que había arribado a las tierras del Gran Khan. Pese a su equivocación, su viaje fue un éxito desde el punto de vista geográfico pero económicamente ruinoso. Pasa por ser el primer europeo, después de los vikingos del siglo x, que recorrió la costa oriental de Norteamérica.

De vuelta en la corte de Enrique VII, y pese al fracaso económico de la expedición, convenció al Monarca para que financiase una segunda. Y efectivamente se aprestó en el puerto de Bristol, a orillas del río Avon. Se hizo a la mar, pero nunca más se tuvieron noticias de la expedición. A partir de aquí, todo son conjeturas; hay quien piensa que hicieron un largo recorrido hasta la península de la Florida, mientras que otros afirman que tan sólo llegó hasta el cabo Bretón. Sea como fuere, todo parece indicar que una tormenta dio con los barcos al través, pereciendo toda la expedición en el océano.

Cerca de un siglo después, el corsario Walter Raleigh utilizó los descubrimientos de Caboto para enviar tres expediciones a la costa norteamericana; una en 1582, al frente de su hermano Humhrey Gilbert.

Otra, en 1584, capitaneada por Arthur Barlow y Philiph Amydas. Y finalmente, otra en 1587, al mando de John White. Su objetivo: colonizar los territorios descubiertos por el marino veneciano. Todas las expediciones fracasaron.

 

Bibl.: D. J. Boorstin, Los Descubridores, Barcelona, Crítica, 1986; VV. AA., Diccionario temático abreviado Iberoamericano, Sevilla, Castillejo, 1989; Crónica de América, t. I, Barcelona, Plaza y Janés, 1990; F. Fernández-Armesto, Colón, Barcelona, Crítica, 1992; M. Lucena Salmoral, Piratas, bucaneros, filibusteros y corsarios en América, Madrid, Mapfre, 1994; J. M. González Ochoa, Quién es quién en la América del Descubrimiento, Madrid, Acento, 2003.

 

Esteba n Mira Caballos