Ayuda

Blanca de Artois

Biografía

Blanca de Artois. Condesa de Champaña, de Bria y Rosnay. Vicennes, París (Francia), 1250 – París, 1302. Reina de Navarra, esposa de Enrique I de Navarra.

Hija de Roberto I, conde de Artois, y de Mafalda, hija del duque de Brabante. A la muerte de su padre, acaecida el 9 de febrero de 1250 por su participación en la cruzada de su hermano Luis IX, fue acogida bajo el amparo de su tío, el rey de Francia, y de su hermano Roberto II de Artois. Con diecinueve años, en junio de 1269 contrajo matrimonio con Enrique, conde de Rosnay, séptimo hijo de Teobaldo I y hermano de Teobaldo II, rey de Navarra y conde de Champaña y Bria. La dote, fijada en veinticinco mil libras tornesas, fue aportada por san Luis y, en menor medida, por el conde de Artois. Un año y medio más tarde, a finales de 1270, al morir su cuñado, su marido asumiría la doble condición de conde y Rey. En los primeros días de 1273 nacería su hija Juana. La repentina muerte de Enrique I, con apenas veinticinco años, le llevó a asumir la regencia y la salvaguarda de todos los derechos de su hija, la Reina niña.

Impresionada por la gravedad de los acontecimientos, no supo responder con la celeridad necesaria a la postura adoptada por el rey de Aragón y por algunos sectores de la nobleza navarra. A finales de agosto de 1274, dos meses después de la muerte del Rey, Blanca de Artois convocó a las Cortes o asamblea de ricoshombres, caballeros y representantes de las buenas villas, al objeto de recibir consejo sobre el nombramiento del nuevo gobernador, pues era su intención marchar a Francia, donde al parecer se encontraba su hija, al amparo de sus parientes, en especial de su primo el rey Felipe III. La elección recayó en Pedro Sánchez de Monteagudo y una vez asegurado el gobierno de Navarra, la reina Blanca emprendió su deseado viaje a Francia.

Mientras tanto los grupos navarros más influyentes habían buscado un protector para el reino y un marido para la joven Reina. Dicha búsqueda se había centrado en dos opciones: la del monarca aragonés y la del castellano, pero una por indecisa y la otra por violenta fueron pronto abandonadas. Al final, se impuso la candidatura preconizada por la Reina madre. Ésta, una vez en la Corte francesa, prestó homenaje, en nombre de su hija, por el condado de Champaña. Y de acuerdo con los usos de la tierra, se dispuso a recorrer sus dominios y recibir el reconocimiento de sus vasallos. Asimismo, trató de concertar un posible enlace matrimonial de su hija Juana. En su condición de heredera de Navarra y Champaña, Felipe III el Atrevido, como protector y primo de la Reina viuda, propuso a uno de sus hijos mayores. En estas capitulaciones matrimoniales quedaban a salvo los derechos de Blanca de Artois sobre la tutela de su hija, pero sería el rey de Francia el encargado de proteger a la heredera y de ejercer el gobierno de Navarra durante la minoría de edad de su futura nuera. Respecto al condado de Champaña era preciso encontrar un marido a Blanca. El monarca francés, en su calidad de tutor y señor feudal, propuso a Edmundo, conde de Lancaster y hermano del rey de Inglaterra, como esposo. Él sería el encargado del gobierno de dicho condado hasta que la reina Juana alcanzase la mayoría de edad. El matrimonio condal tuvo lugar en diciembre de 1275; con esta solución quedaban asegurados los vínculos entre la monarquía navarra y la realeza de los Capetos.

Muere en el 1302, el mismo año que su hermano Roberto, y fue enterrada en la iglesia de los franciscanos de París, en el mismo lugar donde tres años más tarde sería inhumada su hija Juana.

 

Bibl.: G. Anelier, Histoire de la guerre de Navarre en 1276 et 1277, trad., introd. y notas de F. Michel, Paris, Imprimerie impériale, 1856 (ed. trilingüe de M. Berthe, Pamplona, Gobierno de Navarra, 1995, págs. 219-357); M. H. d’Arbois de Jubainville, Histoire des ducs et des comtes de Champagne, ts. IV, V y VI, Paris, A. Durand, 1859-1869; VV. AA., Gran Enciclopedia Navarra, V. Eugi-hospitalidad, Pamplona, Caja de Ahorros de Navarra, 1990; J. Favier, “Artois”, en J. Favier, Dictionnaire de la France médiévale, Paris, Fayard, 1993; J. Gallego Gallego, Enrique I, Juana I y Felipe el Hermoso, Luis I el Hutín, Felipe el Largo, Carlos I el Calvo (1270-1328), Pamplona, Mintzoa, 1994.

 

Juan Carrasco Pérez