Ayuda

Jaime Milans del Bosch y Ussía

Biografía

Miláns del Bosch y Ussía, Jaime. Madrid, 8.VI.1915 – 25.VII.1997. Teniente general.

Tataranieto del teniente general guerrillero, fue el quinto general de la familia por línea directa. Hijo mayor del teniente general Jaime Miláns del Bosch y del Pino y de Consuelo Ussía y Cubas, hija de los marqueses de Aldama.

Cursó primer curso de Ciencias en la Universidad Central e ingresó por oposición en la Academia de Infantería, Caballería e Intendencia de Toledo en 1934.

En julio de 1936, se incorporó voluntario al Alcázar de Toledo, durante cuyo asedio resultó herido.

Promovido a alférez de Infantería, pasó voluntario al 2.º Tercio de la Legión con destino en la VII Bandera.

Tras participar en la batalla de Madrid, y ser herido en acciones posteriores, ascendió a teniente provisional el 26 de marzo de 1937 y, como defensor del Alcázar de Toledo, le fue concedida la Laureada colectiva.

Su unidad fue enviada al frente de Teruel el 29 de enero de 1938, donde tuvo destacadas actuaciones y participó en el avance por El Maestrazgo. El 9 de junio, la unidad fue relevada, quedando en reserva. El 25 comenzó la batalla del Ebro y el 30, la VII Bandera fue trasladada a la primera línea. La dureza de las condiciones ambientales ocasionó numerosas bajas, entre ellas, Jaime Miláns del Bosch, que enfermó y fue trasladado a Bot.

Fue convocado al cursillo de formación de capitanes, que terminó el 22 de noviembre, incorporándose a su bandera, estacionada cerca de Baldoma. Al día siguiente se inició la batalla de Cataluña. Su actuación le valió una Medalla Militar individual el 26 de agosto de 1939, que sumó a dos Medallas Militares colectivas ganadas por la VI Bandera en la batalla del Jarama y formando parte de la División de Navarra.

Recibió además la Medalla de la Campaña, dos Cruces Rojas al Mérito Militar, cuatro Cruces de Guerra, la Medalla de Sufrimientos por la Patria, cinco Ángulos de Herido, la Cruz del Mérito de la Orden del Águila Alemana con espadas de 3.ª Clase y la Cruz al Mérito de Guerra (italiana).

Terminada la guerra, el 24 de octubre de 1939, con la VII Bandera quedó de guarnición en Larache, hasta que, el 2 de enero de 1940, fue enviado a continuar sus estudios en la Academia Militar de Zaragoza. El 30 de junio de 1941, se incorporó voluntario a la División Española de Voluntarios (División Azul) y fue destinado al 262 Regimiento, que llegó el 17 de julio al campamento de instrucción de Grafenwörh, en Baviera. Como sus graduaciones eran provisionales, recibiría en Rusia los nombramientos efectivos de teniente, el 22 de julio, y capitán, el 14 de agosto.

Terminado el adiestramiento en Grafenwörh, la División se internó en Rusia hasta llegar a mediados de octubre al frente de Leningrado. Tras resultar herido, rechazó ser evacuado. Las operaciones terminaron el 30 de junio y su estancia en el frente fue recompensada con las Cruces de Guerra, del Mérito Militar con distintivo rojo, la Medalla Conmemorativa de la Campaña de Rusia y las alemanas, Cruz de Hierro de 2.ª Clase y Medalla de la Campaña de Invierno en el Este.

Regresó a España el 2 de agosto de 1942, incorporándose, el 17, al Regimiento de Infantería Inmemorial n.º 1 y, el 16 de septiembre, al Regimiento de Infantería Carros de combate n.º 1. El 5 de octubre ingresó, como alumno en la Escuela de Estado Mayor del Ejército.

En 1943 se casó con Amparo Portolés y Balaguer, con la que tuvo tres hijos, y, el 31 de marzo de 1945 ascendió a comandante. Una vez finalizados los estudios y prácticas reglamentarias, el 6 de febrero de 1945, recibió el diploma de Estado Mayor. En marzo de 1946, fue enviado al Estado Mayor de la 23.ª División, donde fue jefe del Estado Mayor de la agrupación de tropa expedicionarias destacadas en la zona pirenaica. Permaneció en Cataluña hasta el 30 de agosto de 1946, cuando marchó a la Escuela de Aplicación para realizar el curso de ascenso a jefe.

El 20 de mayo de 1947 fue destinado al Estado Mayor Central del Ejército y en 1953 se diplomó en la Escuela de Guerra Naval, siendo nombrado profesor de la Escuela de Estado Mayor en diciembre del mismo año, y en 1954, también de la Escuela de Guerra Naval. El 6 de octubre de 1957, ascendió a teniente coronel, realizando también el curso de Estado Mayor del Aire, en la Escuela Superior del Aire, cuyo diploma obtuvo en diciembre de 1959. Gran aficionado al automovilismo, ese mismo año de 1959 ganó el Campeonato de España de este deporte.

Pasó destinado al Estado Mayor de la 1.ª Región Militar, el 29 de noviembre de 1960, hasta que fue agregado a la Capitanía General de Canarias, a consecuencia de los incidentes ocurridos en el Sáhara, entre el 22 de marzo y el 11 de mayo del 1961. El 6 de diciembre fue nombrado agregado militar y representante del Ejército del Aire en las Embajadas de España en Argentina, Chile, Paraguay y Uruguay, con residencia en Buenos Aires, donde permaneció hasta el 11 de diciembre de 1965.

De nuevo en Madrid, el 23 de mayo de 1966, ascendió a coronel y, el 22 de agosto, pasó al Estado Mayor Central del Ejército. El 24 de octubre, recibió el mando del Regimiento de Infantería Mecanizada Asturias n.º 31 de la División Acorazada Brunete, donde permaneció hasta el 14 de febrero de 1969, cuando ocupó el puesto de segundo jefe de Estado Mayor de la 1.ª Región Militar.

El 19 de febrero de 1971, ascendió a general de brigada, recibiendo el mando de Brigada de Infantería Mecanizada XI de la División Brunete, el 5 de marzo.

El 23 de julio de 1974, denunció por escrito al capitán general las reuniones de los militares pertenecientes a la Unión Militar Democrática, que fueron detenidos, mientras el presidente Arias Navarro se hallaba en Helsinki. El 19 de agosto de 1974, ascendió a general de división, recibiendo el mando de la División Acorazada Brunete.

Mandaba la Brunete cuando murió Franco y desfiló al frente de las tropas encargadas de su acompañamiento.

Dada la tradición monárquica de su familia —él mismo era partidario decidido del regreso al Trono de España de los Borbones—, un informe confidencial que recibió el Gobierno aseguraba que, de los cuarenta generales de división en activo, únicamente parecían aceptar un cambio político Miláns del Bosch, Gutiérrez Mellado e Ibáñez Freire. Sin embargo, pronto se orientó contra el Gobierno de Suárez, como presidente de la junta de fundadores del diario El Alcázar. No hacía declaraciones públicas, aunque manifestó su indignación cuando, el 19 de abril de 1977, el presidente Adolfo Suárez legalizó el Partido Comunista.

Su enfrentamiento con el Gobierno y especialmente con Gutiérrez Mellado, vicepresidente para la Defensa, se explicitó cuando, el 23 de diciembre de 1976, el Consejo de Ministros nombró director general de la Guardia Civil a Antonio Ibáñez Freire y lo ascendió a teniente general, saltándose otros generales más antiguos, entre ellos a Jaime Miláns del Bosch. Como protesta no asistió a su despacho durante varios días y dirigió al Rey una queja por conducto reglamentario.

El 29 de mayo de 1977, los Reyes pasaron revista a la Brunete completa en la cañada de Castilla. La policía advirtió al Gobierno que, en septiembre, Miláns del Bosch había asistido a una reunión con varios generales disconformes con la reforma política, por lo cual fue cesado en el mando de la División Brunete.

Gutiérrez Mellado —con quien mantenía un enfrentamiento público— lo ascendió a teniente general, el 10 de diciembre de 1977. Poco después, fue nombrado capitán general de la III Región Militar, con sede en Valencia. Tomó posesión el 12 de enero de 1978, culminando una brillante carrera militar llena de diplomas y distinciones. Además de las ya mencionadas, había superado los cursos de Cooperación Aeroterrestre, Atómico, Curso Complementario de Mandos Superiores y de Altos Estudios Militares en el CESEDEN. Estaba en posesión de la Cruz, Placa y Gran Cruz de San Hermenegildo, la Cruz al Mérito Militar con distintivo blanco de 3.ª y 2.ª Clase, la Gran Cruz del Mérito Naval, la Cruz y Gran Cruz del Mérito Aeronáutico, la Medalla de la Paz de Marruecos, la Orden de la Mehdauia, la del Mérito Militar (Argentina). Además, era caballero de honor y devoción de la Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta (1975), del Real Cuerpo de la Nobleza y Antiguo Brazo Militar del Principado de Cataluña.

Su nueva situación no zanjó el enfrentamiento con Gutiérrez Mellado, que volvió a encresparse en mayo de 1977, cuando el Consejo Superior del Ejército debió presentar la propuesta para el nuevo jefe del Estado Mayor del Ejército. Tras muchas discusiones, quedaron empatados Miláns del Bosch y González del Hierro, y el ministro de Defensa, Agustín Rodríguez Sahagún, no eligió a ninguno de los dos, sino a José Gabeiras, hombre de confianza de Gutiérrez Mellado.

El cargo correspondía a un teniente general y Gabeiras era general de división y, para evitar el escándalo, fue promocionado junto con otros cuatro generales.

El 28 de mayo de 1979, un Consejo de Guerra presidido por Luis Caruana Gómez, absolvió al general de la Guardia Civil José Atarés Peña, que, en 1977, se había insolentado públicamente con Gutiérrez Mellado.

Miláns del Bosch, como autoridad judicial militar de la región, aprobó la sentencia.

El 23 de febrero de 1981, poco después de que el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero asaltara el Congreso de los Diputados, decretó el estado de excepción en Valencia y desplegó sus fuerzas en los puntos estratégicos de la ciudad, que quedó bajo control militar. Tras el mensaje de don Juan Carlos I por televisión y habiendo recibido ordenes directas de Su Majestad el Rey, el teniente general Miláns del Bosch hizo volver las fuerzas a sus acuartelamientos, aunque mantuvo el estado de excepción hasta las 5 horas del día 24, y publicó un bando que decía: “La intención de este Mando ha sido y es el servicio a España y el respeto a la Ley bajo el Mando Supremo de S. M. el Rey (Q.D.G.) cuya adhesión inquebrantable queda patente hoy más que nunca”. En esta misma fecha, un decreto lo cesó en el mando; dos días después, fue arrestado en el Regimiento de Artillería de Campaña n.º 13, de Getafe, y el 8 de marzo, procesado por la justicia militar, denegándole un recurso interpuesto el 8 de abril de 1981. A finales de año, su antiguo subordinado, el general Fernando Ortiz, le concedió la Medalla de Sufrimientos por la Patria, con motivo de un accidente de servicio sufrido anteriormente.

El ministro de Defensa, anuló la concesión y cesó al general Ortiz.

El 3 de junio de 1982, un Consejo de Guerra lo condenó por rebelión militar, a veintiséis años y ocho meses de prisión, con pérdida de empleo. Recurrió al Tribunal Supremo que, el 22 de abril de 1983, la sentenció a treinta años por el delito de rebelión militar, con la accesoria de pérdida de empleo. Un mes más tarde, se publicó su baja en el Ejército.

Comenzó a cumplir su condena en la prisión militar de Alcalá de Henares y, un mes más tarde, fue trasladado a la Academia de Artillería de Fuencarral.

En marzo de 1988 solicitó al Tribunal Supremo que se le reintegrase su condición de militar, en virtud de la nueva redacción del Código de Justicia Militar. La demanda fue denegada, aunque se rebajó la pena a veintiséis años, ocho meses y un día.

En 1985 concedió su única entrevista a Fernando Vizcaíno Casas, declarando que, en iguales circunstancias, volvería a repetirlo y que nunca solicitaría un indulto al Gobierno. En 1991, el juez militar de vigilancia ordenó su puesta en libertad condicional por aplicación del artículo 60 del Reglamento Penitenciario Civil y haber cumplido setenta y cinco años. El 1 de julio de 1991, fue puesto en libertad, tras nueve años y ciento veintisiete días en prisión.

Falleció en Madrid el 25 de julio de 1997. Dos días más tarde, sus restos fueron enterrados en la cripta del Alcázar de Toledo.

 

Obras de ~: El problema de la Unificación de los tres Ejércitos, Madrid, Escuela Superior del Ejército, Estado Mayor, 1959; Los valores del espíritu y El asedio del Alcazar de Toledo, Buenos Aires, Colegio Militar de la Nación Argentina, 1965; “Prólogo”, en S. Segura, Jaque al Rey, los enigmas e incongruencias del 23-F, Barcelona, Planeta, 1983.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar (Segovia), Hoja de Servicios.

J. Arrarás, L. Jordana de Pozas y J. Pérez de Urbel, El sitio del Alcázar, Zaragoza, Heraldo de Aragón, 1937; F. Vadillo Ortiz de Guzmán, A orillas del Volchov, Barcelona, Marte, 1967; Arrabales de Leningrado, Barcelona, Marte, 1971; A. Macía Serrano (dir.), La Legión Española (cincuenta años de historia), vol. II, Madrid, Subinspección de la Legión, 1973, págs. 384-385; M. Mérida, Mis conversaciones con los generales, Madrid, Plaza y Janés, 1979, págs. 191-202; G. Cardona, El poder militar en la España contemporánea hasta la guerra civil, Madrid, Siglo XXI, 1983; S. Segura y J. Merino, Las vísperas del 23-F, Barcelona, Plaza y Janés, 1984; E. Romero, Papeles reservados, Madrid, Plaza y Janés, 1985; R. Sanchís, Los golpes de Estado en España, Madrid, Mumbert, 1987; J. Mazarrasa, Corazón, Cañones, Corazas, División Acorazada Brunete, 50 años de historia, Madrid, 1993; J. Arespacochaga, Cartas a unos capitanes, Madrid, Incipit, 1994; E. Fuentes Gómez de Salazar, El pacto del capó, Barcelona, Editorial Temas de Hoy, 1994; J. Blanco, 23-F Crónica fiel de un golpe anunciado, Madrid, FN Editorial, 1995; R. de la Cierva, El 23-f sin máscaras, Madrid, Editorial Fénix, 1998; A. Bullón de Mendoza y L. E. Togores, El Alcázar de Toledo, final de una polémica, Madrid, Actas, 2001; G. Cardona, Franco y sus generales, Madrid, Temas de Hoy, 2001; A. Martínez Inglés, 23-F El golpe que nunca existió, Madrid, Foca, 2001; F. Reinlein, Capitanes rebeldes, Madrid, La Esfera, 2002; J. I. San Martín, Apuntes de un condenado por el 23-F, Madrid, Espasa Calpe, 2005; S. Pardo Martínez, Un año en la División Azul, Madrid, Quirón, 2005; G. Cardona, Los Miláns del Bosch, una familia de armas tomar, Barcelona, Edhasa, 2005; M. Bravo Navarro, 23-F, las claves de una trama oscura, conclusiones, Madrid, Quirón Ediciones, 2006; R. Pardo Zancada, Las dos caras del golpe, Barcelona, Editorial Altera, 2006; G. Morales y L. E. Togores, La División Azul, Fotografías de una Historia, Madrid, Esfera, 2008; A. Martínez Inglés, La conspiración de mayo, Madrid, Styria, 2009.

 

Gabriel Cardona Escanero