Ayuda

Luis Amadeo de Saboya

Biografía

Saboya, Luis Amadeo de. Duque de los Abruzos, en Italia. Madrid, 29.I.1873 – Jowhar (Somalia), 18.III.1933. Marino, militar, explorador, alpinista.

Fue el hijo más joven de Amadeo de Saboya y de María Victoria dal Pozzo della Cisterna, nacido poco antes de que su padre renunciara al trono de España para regresar a Italia. Pasó su infancia en Turín donde compaginó los estudios, el adiestramiento militar y su pasión por la montaña en los Alpes. Ingresó en la Academia Naval de Livorno y fue nombrado guardia marina real con dieciséis años. Desde los dieciocho años comenzó a entrenar con regularidad en el macizo del Mont Blanc y en el Gran Paradiso. Allí resolvió paredes de gran dificultad, escalando, tanto en hielo como en roca, con una creciente calidad técnica y codeándose, a pesar de su juventud, con los mejores, hasta el reto más ambicioso, la arista Zmutt del Cervino que emprendió con el gran alpinista Alfred Mummery.

En 1895 embarcó en el Amerigo Vespucci para dar la vuelta al mundo y conoció a Humberto Cagni, uno de sus compañeros inseparables. En 1897 organizó la primera ascensión al monte San Elías (Canadá-Estados Unidos) que permitió fijar la altitud de la montaña en 5489 metros, así como conocer su origen geológico. De esta expedición ha trascendido también el fenómeno de espejismo colectivo conocido como la ciudad silenciosa de Alaska en referencia a lo que el equipo afirmó ver sobre un glaciar.

En 1899 partió del puerto de Arjánguelsk (localidad rusa en el Mar Blanco) su expedición al Polo Norte en un ballenero llamado Stella Polare con veinte hombres abordo, entre los que estaba Humberto Cagni y el fotógrafo Vittorio Sella. Se dirigieron al archipiélago de Fritjof Nansen (conocido como la tierra de Francisco José, que había sido descubierta oficialmente en 1873) desde donde emprenderían, en trineo de perros, el viaje hasta alcanzar el Círculo Polar Ártico.

A pesar de alcanzar el ártico en diciembre, cuando la noche es más larga (cincuenta y tres días) y de que el duque tuvo que ser relevado por Cagni, debido a congelaciones en dos dedos, que le fueron amputados, la expedición logró cartografiar varias islas cercanas y Cagni superó el récord de Nansen (de 1895) acercándose cuarenta kilómetros más al Polo Norte.

En 1906 organizó una expedición al Ruwenzori, cordillera situada a lo largo de la frontera entre Uganda y Congo. Allí escalaron dieciséis de las cumbres más altas de la cordillera, algunas por primera vez, incluido el pico al que dio su nombre Luigi di Savoia o al que llamaron el Pico Margarita (el más alto con 5109 metros) en honor a su tía, la reina, patrocinadora de la expedición.

A su regreso, conoció a Catherine Elkins, hija de un senador estadounidense, la prensa narró su romance y se llegó a publicar la fecha de la boda, a la que las familias se oponían. Finalmente, el enlace no llegó a celebrarse a pesar de que, al parecer, el duque la recordó hasta el final de sus días como su gran amor.

Tras romper la relación, y tal vez, en parte, por alejarse de la hipocresía que veía en la sociedad, se lanzó a la conquista del K2, el segundo en altitud y uno de los ochomiles más peligrosos del Karakorum, en 1909. Aunque no lograron llegar a la cima, su quipo batió el récord de ascensión en 6666 metros y dieron a conocer el espolón sureste, llamado la Arista de los Abruzos, que constituye la ruta principal de ascensión, todo ello ilustrado por las espectaculares fotografías de Sella. Al año siguiente emprendieron la ascensión al Chogolisa que tuvieron que abortar a tan sólo ciento setenta y siete metros de la cima pero en la que volvieron a batir el récord de altitud sólo superado trece años más tarde en el Everest.

A su regreso, participó en la guerra Italo-Turca en la campaña de Tripolitana como contralmirante de la Marina Real Italiana y en la Primera Guerra Mundial como comandante en jefe de la flota del Mar Adriático.

Después de la guerra viajó a Somalia donde se dedicó durante diez años a la colonización y al desarrollo de una gran explotación agrícola. Creo dieciséis pueblos, fábricas y ferrocarriles y en Jowhar fundó la Villa del Duque de los Abruzos, un asentamiento agrícola experimental para nuevas técnicas de cultivo.

En 1928 organizó una última expedición que se adentraba en zona desconocida de Etiopía en busca del nacimiento del río Uebi-Scebeli, que duró cien días. Como en cada expedición que realizó se recopiló una ingente cantidad de material y datos que, en este caso, permitieron desarrollar mapas exactos de una vasta zona totalmente desconocida.

Tras la expedición y sufrir la pérdida de varios compañeros, incluido Cagni, regresó a Jowhar donde murió veinticinco días después.

 

Bibl.: Santelia 1897, Torino, Museo Nazionale della Montagna, 1997; M. Shandrik y M. Tenderini, El duque de los Abruzos: vida de un explorador, Madrid, Desnivel, 2001; S. Álvaro, “Luis de Saboya. El duque alpinista”, en Desnivel.com, 7 de noviembre de 2001; R. Marcos, “Aristócrata y aventurero”, en Paisajes, n.º 234, abril (2010), págs. 30-33; S. Álvaro, “85 aniversario de la muerte del Duque de los Abruzos” en Desnivel.com http://www.desnivel.com/cultura/85-aniversario-de-la-muerte-del-duque-de-los-abruzos

 

Icíar Gómez Hidalgo