Ayuda

Lucio Vero

Biografía

Lucio Vero. Lucius Ceionius Commodus. Roma (Italia), 15.XII.130 – Altino (antes Altinum) (Italia), I o II.169. Emperador de Roma.

Nacido como Lucius Ceionius Commodus, cambió su nombre el 136, cuando su padre fue adoptado por Adriano, pasando a llamarse Lucius Aelius Commodus.

Su progenitor murió al año siguiente sin llegar a alcanzar el trono. Su madre era Avidia Plautia. Tuvo dos hermanas: Ceionia Fabia y Ceionia Plautia.

El año 138, Antonino Pío fue elegido nuevo sucesor al trono, con la condición de que adoptara a Marco Aurelio y a Lucio Vero, que todavía eran muy jóvenes, para convertirse en príncipes. Con esta nueva situación, desde el 25 de febrero de ese año, adoptó el nombre de Lucius Aelius Aurelius Commodus, aunque pasó a la historia como Lucio Vero por el epíteto que al parecer había recibido en su infancia. Tras la muerte de Adriano (10 de julio), fue prometido en matrimonio con la hija de Marco Aurelio, Annia Galeria Lucilla.

A los catorce años (en 144 o quizá en 146) recibió la toga viril, pasando a la edad adulta. Cuando alcanzó la edad suficiente, inició una carrera senatorial. En 153 desempeñó la cuestura (quaestor) y un año después el consulado por primera vez (la segunda sería en 161). El 7 de marzo del año 161, a la muerte de Antonino Pío, Marco Aurelio se convirtió en príncipe y asoció inmediatamente a su hermano adoptivo al trono, iniciando un gobierno compartido (Dión Cassio, 71, 1, 1). Al año siguiente (162) fue enviado a Siria, en donde se había desencadenado un conflicto abierto con los Partos. En su viaje de ida, estuvo en Atenas, en donde se inició en los misterios de Eleusis.

En Éfeso se casó con Lucilla, con quien tuvo una hija de nombre desconocido (Dión Cassio, 72, 4, 4). La guerra en oriente fue llevada directamente por Avidio Cassio. El 12 de octubre celebró el triunfo sobre los Partos y parece que los príncipes recibieron entonces el título de Patres Patriae, aunque ya se les reconocía desde antes.

En la primavera del 168 llegaron de vuelta a Roma, aunque ese mismo año atravesaron los Alpes para realizar un viaje de inspección a lo largo de la frontera danubiana. El invierno lo pasó Lucio Vero en Aquileia y a comienzos de enero del 169, cuando regresaba a Roma, enfermó repentinamente cerca de la ciudad de Altinum, a donde le llevaron inmediatamente. Había sufrido una apoplejía y, tras tres días sin hablar, murió, aunque parece que también hubo rumores de envenenamiento (Scriptores Historiae Augustae [SHA], Vita Veri, 9, 1-11, y 10, 1 y ss.).

Su biógrafo en la Historia Augusta le describe como alto y atractivo, presumido, con habilidad para la broma y la diversión que le apartaba de las tareas de gobierno, y con una vida licenciosa volcada en los placeres. Para la situación en Hispania durante su reinado, véase biografía de Marco Aurelio.

 

Bibl.: P. Lambrechts, «L’empereur Lucius Verus, Essai de réhabilitation», en L’Antiquité Classique, 3 (1934), págs. 173- 201; A. Stein, Prosopographia Imperii Romani saec. i, ii, iii. Editio altera (PIR²), Pars II, Berlin, Walter de Gruyter, 1936, págs. 138-141, n.º C 606; T. D. Barnes, “Hadrian and Lucius Verus”, en Journal of Roman Studies, 57 (1967), págs. 65-79; G. Barta, “Lucius Verus and the Marcomannic Wars”, en Acta Classica Universitatis Scientiarum Debreceniensis, 7 (1971), págs. 67-71; A. Garzetti, From Tiberius to the Antonines: A History of the Roman Empire, A.D. 14-192, London, Methuen, 1974; G. R. Stanton, “Marcus Aurelius, Lucius Verus, and Commodus, 1962-1972”, en Aufstieg und Niedergang der römischen Welt, II.2, Berlin-New York, Walter de Gruyter, 1975, págs. 459-479; J. M.ª Blázquez, “Hispania desde el año 138 al 235”, en Hispania, 36, n.º 132 (1976), págs. 5-87; A. R. Birley, Marcus Aurelius, London-New York, Routledge, 1993; D. Kienast, Römische Kaisertabelle. Grünzuge einer römischen Kaiserchronologie, Darmstadt, Wissenschaftliche Buchgesellschaft, 1996 (2.ª ed.), págs. 143-146; F. J. Navarro, “La presencia del emperador en las ciudades de la Hispania romana”, en C. Castillo et al., De Augusto a Trajano. Un siglo en la historia de Hispania, Pamplona, Eunsa, 2000, págs. 33- 55; K. Rosen, “Marc Aurel und Lucius Verus”, en M. Clauss (ed.), Die römischen Kaiser. 55 historische Portraits von Caesar bis Iustinian, Munich, C. H. Beck, 2005 (1.ª ed. 1997), págs. 145-158.

 

María Pilar González-Conde