Ayuda

Pilar Careaga y Basabé

Biografía

Careaga y Basabe, Pilar. Bilbao (Vizcaya), 26.X.1908 Madrid.10.VI.1993. Primera alcaldesa de Bilbao, primera mujer ingeniera industrial de España.

Hija del Conde del Cadagua, título nobiliario español creado el 20 de febrero de 1910 por el rey Alfonso XIII a favor de Pedro Careaga de la Quintana y Osante, embajador de España, quien contrajo matrimonio con María de la Concepción Basabe y Zubiría. Posteriormente con Marta von Worms. El matrimonio Careaga-Basabe tuvo cuatro hijos: Pedro, Concepción, Pilar y María Begoña.

Pilar Careaga Basabe cursó estudios de aparejador y posteriormente, continuó en la Escuela Superior de Ingenieros Industriales de Madrid (1922-1923). Finalizó su carrera en seis años, plazo previsto en el plan de estudios. Obtuvo calificaciones destacadas en Matemáticas, Química y Ferrocarriles. Había estudiado, además, lenguas en Suiza (alemán, inglés y francés). En el último año de sus estudios en la Facultad siguió la asignatura de Ferrocarriles y realizó prácticas como maquinista de tren, convirtiéndose en la primera mujer que condujo un tren en España. Su proyecto fin de carrera trató sobre “Historia de la ETSI de Ingenieros Industriales de Madrid desde 1901 a 1972”. Tenía 20 años.

La revista semanal Estampa, que se caracterizó por su apoyo a la mujer, le dedicó un reportaje en el que fue fotografiada con mono de trabajo manejando una máquina de tren que salió de la Estación del Norte de Madrid y acabó su recorrido en la de Bilbao. Era una locomotora de vapor 4.700. Se convirtió así en la primera mujer ingeniera en España, por lo que a sus 29 compañeros de promoción se los etiquetó como la “promoción de Pilar”. La foto de dicha promoción se publicó en ABC. Obtuvo el título de Ingeniería en 1929.

Entre sus aficiones figuraba la vela, y dispuso de un velero (Zortzi). Nunca se dedicó a la Ingeniería, sino a la política. En las elecciones de 1933, obtuvo acta de diputada, junto a otras seis mujeres, mostrándose desde entonces partidaria de la renovación del papel social de la mujer, desde el asociacionismo católico y político. En enero de 1936 figuraba como “protectora” de la revista Acción Española, junto con otros miembros de

Renovación Española.

Al inicio del conflicto civil de 1936 se encontraba en Bilbao, donde fue encarcelada en la prisión de Larrinaga y en Los Angeles Custodios por las autoridades republicanas. El 11 de septiembre de 1936 fue intercambiada junto con 150 presos franquistas a cambio de los niños de una colonia escolar bilbaina en Laguardia (La Rioja Alavesa). Viajó a Valladolid y desde allí, al frente de Madrid, donde fue delegada de Asistencia al Frente y Hospitales de la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (FET de las JONS). Al acabar la guerra fue condecorada por las autoridades franquistas y retornó a Bilbao.

El 23 de octubre de 1943 casó en Getxo con el ingeniero Enrique Lequerica Erquiza (1892-1987), hermano del entonces alcalde de Bilbao José Félix Lequerica, luego embajador en Francia. Su residencia fue la casa-palacio Eguzkialde desde 1957, en Neguri.

El Vaticano le concedió la Cruz Pro Ecclesia et Pontifice (1958) “en reconocimiento a los servicios prestados a la Iglesia y a la sociedad”. En 1959 ingresó en la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País. En 1964 fue nombrada consejera del Consejo Provincial del Movimiento Nacional; siendo, asimismo, la primera diputada provincial (1964-1969). Es decir, se convertía de nuevo en la primera mujer miembro de la Diputación de Vizcaya. Fue vicepresidenta de la Junta de Protección de Menores y vicepresidenta (1965) de la Junta Provincial de Beneficencia. El 7 de julio de 1969 sucedió a Javier Ybarra Bergé en el consistorio bilbaíno, como primera mujer que ocupaba una alcaldía en una capital de provincia durante la dictadura franquista. En 1970 fue escogida como procuradora en Cortes, una de las escasas mujeres procuradoras en las Cortes franquistas.

Su mandato municipal se caracterizó por una política de reformas encaminadas a paliar la insuficiencia de infraestructuras de tráfico y comunicaciones. Gestionó toda clase de negociaciones en pro de la financiación de los nuevos accesos para Bilbao, la creación de 22.000 plazas escolares, la Universidad (en 1968 se confirmaba la Universidad Autónoma de Bilbao a partir de la Facultad de Ciencias Económicas fundada en 1955 como centro adscrito a la Universidad de Valladolid, y una nueva Facultad de Ciencias y Medicina, que se ubicó en el nuevo Campus de Leioa), la nueva Escuela Oficial de Idiomas, los nuevos Institutos de Enseñanza Media, Mercabilbao (3 de Mayo 1971), el pabellón de deportes, proyectos de abastecimiento de aguas del Gran Bilbao, etc. El 8 de enero de 1972 se inauguró la Solución Centro que facilitaba la entrada a Bilbao por el puente de La Salve y se reparó el puente de Deusto. En esos años, el aeropuerto de Sondika no resultaba suficiente para atender las necesidades del tráfico aéreo. El debate sobre una nueva ubicación derivó en polémica. La alcaldesa, ante la oposición al proyecto, pronunció una de las frases que se convirtió en slogan en su contra: “El sueño solo lo perdí en cierta ocasión, cuando tuve que decidir si aceptaba la Alcaldía de Bilbao, pero no, el tema del aeropuerto no me quita el sueño, lo que si me ha dado ha sido muchas horas de preocupación” (La Gaceta, 27.10.1973).

Con ella se celebró el 670 aniversario de la Fundación de la Villa de Bilbao, dándole relevancia al hecho. Su interés por introducir presencia femenina en la vida pública se materializó en la incorporación de mujeres a la Policía Municipal de Bilbao. Proyecto sin efecto hasta abril de 1974, momento en el que ingresaron las 10 primeras auxiliares femeninas en este cuerpo municipal.

La dimisión de Pilar Careaga de su cargo tuvo lugar el 7 de julio de 1975, a los seis años de su nombramiento. Estuvo motivada por una intensa polémica mantenida con las asociaciones de vecinos, por la campaña crítica de algunos medios de comunicación, y la confrontación con algunos concejales. Esta solicitud de dimisión de la alcaldesa por parte de un concejal era la primera vez que se producía en el Consistorio bilbaíno durante la etapa franquista, con la consiguiente repercusión en la prensa.

Entre algunos episodios que afectaron la salud de la exalcaldesa, la prensa recogió con discreción el hecho de que fuera mordida por sus perros guardianes en mayo de 1976, al

intentar separarlos de su pelea. Se le atendió de mordeduras de consideración en una pierna y en la mano. El País precisó el alcance de dichas lesiones (26 puntos en una pierna y 4 en un dedo). Había abandonado la política activa, aunque respaldó a organizaciones de extrema derecha y participó en la fundación de Fuerza Nueva. El 25 de marzo de 1979 sufrió un atentado a manos de Euskadi Ta Askatasuna (ETA) en Getxo cuando se dirigía en su vehículo -un Seat 127- que ella misma conducía, hacia la iglesia del Carmen, muy cercana a su palacete de Neguri, para asistir a misa junto con su esposo. Una bala se le alojó en el pulmón y aunque se la intervino exitosamente y se recuperó, las secuelas fueron evidentes. Fue, lamentablemente por ello también, la primera mujer a la que ETA intentó asesinar. Se instaló luego en Madrid, en su casa de la calle Velazquez.

El 28 de octubre de 1970 se le había impuesto la gran cruz de la Orden de Cisneros, concedida el 18 de julio por el Gobierno. Como alcaldesa había sido presidenta de la Junta de Gobierno de la Caja de Ahorros Municipal de Bilbao, y de la Comisión de la Feria Internacional de Muestras; vicepresidenta del Consejo del Gran Bilbao, presidenta de la Comisión Ejecutiva del Gran Bilbao, presidenta de la Junta de Gobierno de la Casa Civil del Generalísimo, presidenta de la Junta de Patronato del Museo Histórico de

Vizcaya, presidenta de la Junta del Patronato del Museo de Reproducciones Artísticas, jefe local de la Junta de Protección Civil de Bilbao, vicepresidenta de la Junta Administrativa del Consorcio de Abastecimiento de Aguas del Gran Bilbao, representante de la Junta de Patronato de la Universidad de Bilbao, vicepresidenta de la Comisión Interparlamentaria de las Cortes Españolas, vocal de la Comisión del Plan de Desarrollo Económico y Social, presidenta de la Comisión de Trabajo y Protección del Medio Ambiente, vocal de la Junta del Puerto de Bilbao, miembro del Sanatorio Marítimo de Górliz, vicepresidenta de la Junta de Peregrinaciones Diocesanas, etc.

En junio de 1993 fue ingresada en la Clínica de la Virgen Milagrosa de Madrid con complicaciones hepáticas. Finalmente, se decidió trasladarla a su domicilio madrileño, donde falleció el 10 de junio de 1993.

Estuvo en posesión de la gran cruz de Beneficencia, gran cruz de Sanidad, gran cruz de Alfonso X el Sabio, gran cruz del Mérito militar, gran cruz de la Orden de Cisneros, la Cruz Roja al mérito militar y la medalla de Sufrimientos por la Patria.

 

Obras de ~: “…Y al prójimo como a ti mismo. Tríptico de la caridad vascongada, en Zumárraga. Revista de estudios vascos, no 4, (1955), págs. 83-105; “Dinámica revolución de la asistencia social vizcaína”, en  Revista Vizcaya, nº29, (1968), sin paginar; “Bilbao y el desarrollo económico”, en Reales Sitios, nº 29, Madrid (1971), págs. 52-56; “Así queremos Bilbao”, en Mundo, nº 1798, Barcelona, (19 de octubre de 1974),  págs. 77-81.

 

Bibl.: Mª A. García de León, Las elites femeninas españolas, Madrid, Queimada, 1982;  J. J. Alzugaray, Vascos relevantes del siglo XX, Madrid, Ediciones Encuentro, 2004; I. Morant (dir.), Historia de las mujeres en España y América Latina, Madrid, Cátedra, 2006; J. Agirreazkuenaga et al., Bilbao desde sus alcaldes. Diccionario biográfico de los alcaldes de Bilbao y gestión municipal en la Dictadura, vol. 3, Bilbao, 2008; F.J. González Martín, “Pilar Careaga y Basabe (1908-1993): feminismo católico y militancia política en el franquismo” en APORTES, nº 81, año XXVIII, (1/2013), págs. 159-189.

 

María Jesús Cava Mesa