Ayuda

Josefina Carabias Sánchez-Ocaña

Biografía

Carabias Sánchez-Ocaña, Josefina. Carmen Mo­reno. Arenas de San Pedro (Ávila), 19.VII.1908 – Madrid, 20.IX.1980. Periodista y escritora.

Nació el 19 de julio de 1908 en Arenas de San Pe­dro (Ávila) en una familia de agricultores y ganade­ros acomodados. Su padre, Feliciano Carabias, era hijo de Luis Carabias que había sido alcalde de la localidad durante largos períodos en los tiempos de la Restauración. El matrimonio formado por Feli­ciano y Carmen Sánchez-Ocaña de Gavilanes tuvo siete hijos, de los que Josefina fue la segunda. Estu­dió el bachillerato en el colegio de chicos del profe­sor Gordillo, el único de la localidad habilitado para realizar esos estudios. En 1926 se trasladó a Madrid para cursar la carrera de Derecho. En 1928 se instaló en la Residencia de Señoritas, dirigida por María de Maeztu y que fue el equivalente femenino de la Re­sidencia de Estudiantes, ambos organismos impulsados por la Institución Libre de Enseñanza con el objeto de extender la enseñanza universitaria a los estudiantes que no residían en Madrid. Para las mu­jeres fue una iniciativa pionera y arriesgada, dado lo precario de la instrucción femenina en la época. En 1929 comienza a frecuentar el Ateneo de Madrid, convertido en un centro de actividad política contra la dictadura de Primo de Rivera, en pleno enfrenta­miento ya del dictador con la Universidad. Aquí co­noció a algunos de los intelectuales más importantes de la época, como Pío Baroja, Ramón del Valle-In­clán, Gregorio Marañón, y a personajes que alcanza­ron gran relevancia en la política española en la etapa republicana, como Manuel Azaña, Miguel Maura o Indalecio Prieto. También conoció en el Ateneo a José Rico Godoy, quien más tarde se convirtió en su esposo.

En 1930 comenzó a colaborar en la revista Estampa, dirigida por su primo Vicente Sánchez-Ocaña. Poco después de proclamada la Segunda República, entre­vistó a Victoria Kent tras ser ésta nombrada direc­tora general de Prisiones. Josefina Carabias no fue la primera mujer que ejerció el periodismo en Es­paña, pero sí fue la primera que consiguió no enca­sillarse en temas femeninos o literarios. Unos meses después empieza a colaborar también en el periódico Ahora. A finales de 1931 entró a formar parte de la redacción de La Voz, periódico editado por la em­presa de El Sol, de la familia Urgoiti. Dos años más tarde comenzó a colaborar en los semanarios Crónica y Mundo Gráfico. En 1933 se hace cargo del diario hablado matinal La palabra en Unión Radio (la emisora antecesora de la actual Cadena SER), empresa creada por Ricardo María Urgoiti. Es también aquí la primera mujer que ejerce como periodista-redac­tora, hasta ese momento una locutora se encargaba de leer las crónicas redactadas por sus compañeros varones.

En abril de 1936 contrajo matrimonio con José Rico Godoy. Unos meses después, y tras el inicio de la Guerra Civil española el matrimonio abandonó Ma­drid y en noviembre de ese año se instalaron en París. En la capital francesa, Josefina Carabias inició unas colaboraciones periodísticas en revistas de México y Argentina. En 1939 su esposo volvió a España para hacerse cargo de una herencia y fue encarcelado en Burgos antes de llegar a Madrid. El tribunal para la represión de la masonería y el comunismo le condenó a doce años de cárcel, pero finalmente fue puesto en libertad en 1942. Para Josefina son años duros, se en­cuentra sola en un país extranjero con su hija Carmen que acababa de nacer, unos días antes de iniciarse la Segunda Guerra Mundial. La llegada victoriosa de los alemanes a París empuja a muchos refugiados españo­les hacia el sur. Josefina abandona la capital del Sena y se instala en Biarritz.

En 1943 regresa a España, pero no puede reinte­grarse a su profesión. En esta época escribía en su casa y publicaba con el seudónimo Carmen Moreno una biografía de la emperatriz Carlota de México, para la editorial Atlas en 1944 y Los alemanes en Francia vistos por una española, para la editorial Ambos Mundos. En 1945 nace su segunda hija. En 1948 comienza a trabajar para el periódico Informaciones de Madrid, donde publica algunos artículos pero sin firmar. Ese mismo año, el director del periódico le propone que escriba sobre la Liga de fútbol. Poste­riormente esas crónicas se recopilarán en un libro, La mujer en el fútbol. El primer libro que apareció fir­mado con su nombre es un reportaje del año 1978. En 1950 escribió una comedia, Sucedió como en el cine, que es estrenada en el Teatro Gran Vía de Ma­drid por la compañía de José Soler-Milagros Leal. Su carrera profesional en esta segunda etapa se conso­lidó tras ganar el Premio Luca de Tena en 1951, más tarde obtuvo también el Conde de Godó, el Tambor de Oro de San Sebastián y el Premio Hogar de Ávila, entre otros. En 1954 fue enviada como corresponsal a Washington por un consorcio de tres periódicos —Informaciones (Madrid), La Gaceta del Norte (Bil­bao) y El Noticiero Universal (Barcelona)—, donde permaneció hasta 1959, año en el que se traslada a París para ejercer la misma función, contratada por el periódico madrileño Ya. En 1967 regresó a Ma­drid y desde entonces hasta su muerte en septiembre de 1980, mantuvo una columna periodística diaria en el periódico Ya, que se publicó también en La Gaceta del Norte, El Noticiero Universal, Heraldo de Aragón, Diario de Cádiz, Ideal Gallego, La Verdad y Hoy. Durante un tiempo dirige la revista Ama. Pu­blicó algunas novelas cortas, pronunció varias con­ferencias sobre humor, sus experiencias como corres­ponsal y sobre el personaje galdosiano “Tristana”. En 1955 tradujo al español una novela de Joseph Peyre, Juan el Vasco, sobre los pastores vascos. Tam­bién prologó varios libros y escribió el epílogo de la obra de Manuel Chaves Nogales, Juan Belmonte, matador de toros.

Murió en septiembre de 1980, poco después de ha­ber entregado a la imprenta su último libro, una bio­grafía sobre Manuel Azaña, a quien había conocido como presidente del Ateneo de Madrid, en los tiem­pos de la dictadura de Primo de Rivera.

 

Obras de ~: “Por nacer tarde”, en Ahora, 24 de abril de 1932; Carmen Moreno (seud.), Carlota de Méjico, Atlas, Madrid, 1944; Carmen Moreno (seud.), Los alemanes en Francia vistos por una española, Madrid, Ambos Mundos [1944] (pról. de C. Rico Godoy, Madrid, Castalia, 1989); 1878, Madrid, Revista de Occidente, 1945 (col. Vidas de Años); La mujer en el fútbol, Barcelona, Editorial Juventud, 1950; Sucedió como en el cine (teatro), 1950; El maestro Gue­rrero fue así, Madrid, Editorial Prensa Castellana, 1952; Mi­guel de Cervantes, el autor más famoso de los libros, Madrid, Editorial Juventud, 1952; Una muchacha inglesa visita España, Madrid, Prensa Española, 1953; Santa Teresa de Jesús, la más risueña de las santas, Barcelona, Editorial Juventud, 1954; De oro y Azul, Madrid, Ediciones Cid, 1954; M. Chaves No­gales, Juan Belmonte, matador de toros: su vida y sus hazañas, epílogo de ~, Madrid, Alianza Editorial, 1969; Tristana (con­ferencia), Madrid, Fundación Universitaria Española, 1975; Azaña. Los que le llamábamos don Manuel, Madrid, Plaza y Ja­nes, 1980; Antología arenense, Arenas de San Pedro, Imprenta Cervantes, 1981; Crónicas de la República: del optimismo a la tragedia, Madrid, Temas de Hoy, 1997; Como yo los he visto: encuentros con Valle-Inclán, Unamuno, Baroja, Marañón, Pas­tora Imperio, Ramiro de Maeztu y Belmonte, Madrid, El País Aguilar, 1998.

 

Bibl.: A. López de Zuazo Algar, Catálogo de periodistas es­pañoles del siglo xx, 2.ª ed. corr. y aum., vol. I, Madrid, Fun­dación Universidad-Empresa, 1984, págs. 290-291; C. Rico Godoy, “Prólogo” a J. Carabias, Los alemanes en Francia vis­tos por una española, op. cit.; E. Marteles Marteles, “Notas sobre la historia de las mujeres en la radio española”, en Arbor, nº 720 (2006), págs. 455-467.

 

Elvira Marteles Marteles