Ayuda

Asdrúbal

Biografía

Asdrúbal. Cartago (Túnez), s. t. s. iii a. C. – ?, 221 a. C. General cartaginés.

Era yerno de Amílcar. Al conocer su muerte, Asdrúbal marchó con cien elefantes a Acra Leuca. Fue proclamado general por el ejército y por los cartagineses.

El ejército se componía de cincuenta mil infantes bien entrenados y doscientos elefantes. Los bárquidas trajeron a Hispania elefantes, como novedad en la batalla, que imponían pavor al enemigo.

Venció al rey Orisón y a los culpables de la muerte de Amílcar. Recibió la sumisión de doce ciudades.

Casó con la hija de un rey y fue proclamado, por todos los iberos, general con plenos poderes, lo que le convirtió en su auténtico caudillo. Construyó Cartago Nova, uno de los mejores puertos de todo el Mediterráneo, bien situado en sus relaciones con Cartago, junto a las minas más famosas de plata de todo el Mediterráneo y próxima a los grandes talleres de salazón y a los campos de esparto, que producían el material para las velas de los barcos y para fabricar diferentes utensilios utilizados en las minas, y una segunda ciudad.

Cartago Nova estaba asentada sobre cinco colinas: la de Asclepio; la de la ciudadela; la de Hefaisto; la de Aletes, quien por descubrir las minas de plata de Cartago Nova recibió honores divinos; y la de Cronos.

La ciudad estaba amurallada. Las emisiones monetales del período 227 al 221 a. C. quizás se acuñaron en Acra Leuca.

El mando lo administraba con gran cordura. Asdrúbal usó, en su trato con los iberos, más la diplomacia que la fuerza. Esta política proporcionó gran prosperidad a los cartagineses. En el año 226 a. C. firmó con Roma un tratado por el que se prohibía a los cartagineses pasar el Ebro con armas.

El historiador romano Fabio es contrario a Asdrúbal.

Le acusa de injuriar a los saguntinos, y de que la avaricia y la ambición de Asdrúbal fue la causa de la guerra emprendida por Aníbal.

Adquirió un gran poder en Hispania y preparó la subversión de las leyes de su patria y la conversión de Cartago en una Monarquía. Los gobernantes de Cartago se opusieron a los planes de Asdrúbal, que abandonó África y gobernó a su arbitrio los asuntos de Hispania, sin respetar al Gobierno de Cartago. Probablemente, este programa no responde a la realidad, pues la influencia de los Bárquidas sobre el ejército y la plebe era enorme, como afirma Tito Livio, el historiador, que insiste en que usó de la diplomacia más que de la fuerza. Aumentó el poderío de Cartago, más con los lazos de la hospitalidad que estableció con los reyezuelos y con los pueblos nuevos que ganó a su alianza por medio de la amistad de los príncipes, que por la fuerza de las armas. El historiador latino reconoce que fue de una admirable habilidad en atraerse las tribus y unirlas a su mando. Cuando debía usar la fuerza, utilizaba a Aníbal. Murió asesinado por un esclavo que quería vengar la muerte de su señor.

 

Bibl.: A. Schulten, Fontes Hispaniae Antiquae. Las guerras de 237-154 a. de J.C., Barcelona, Librería de A. Bosch, 1935, págs. 15-22; C. Alfaro, Historia monetaria de Hispania Antigua, Madrid, Jesús Vico Editores, 1998, págs. 74-78.

 

José María Blázquez