Ayuda

Antonio Esteve Ródenas

Biografía

Esteve Ródenas, Antonio. Antonio Gades. Elda (Alicante), 14.XI.1936 – Madrid, 20.VII.2004. Bailarín, coreógrafo y actor.

Nació el 14 de noviembre de 1936 en la localidad alicantina de Elda (aunque por la tardanza en su registro muchas biografías fechan su nacimiento dos días después), en el seno de una familia muy humilde. Su padre era albañil y su madre trabajaba en la industria del calzado. Poco después de concluir la Guerra Civil española su familia se trasladó a Madrid. Las penurias económicas le obligaron a ponerse a trabajar a los once años. Comenzó como botones y después como ayudante en el estudio del fotógrafo Gyenes, donde conoció a artistas que despertaron su interés por la danza. Posteriormente trabajó también en los talleres del diario ABC y, según él mismo contaba, probó también suerte en el ciclismo, en los toros y en el boxeo.

En 1949 comenzó a tomar clases de baile y poco después empezó su carrera profesional en espectáculos de cabaret, donde le descubrió Pilar López, a quien Gades siempre admiró y reconoció como su gran maestra. Fue la propia Pilar López quien le bautizó como Antonio Gades cuando, en 1952, comenzó a bailar en su compañía. A su lado actuó en teatros de todo el mundo. Su primer solo en esta compañía fue la Danza del Chivato, sobre música de Pittaluga, y allí firmó también su primera coreografía, un paso a dos titulado Ensueño, con música de Joaquín Turina.

En 1961, llevado por su afán de aprendizaje, dejó el Ballet Español de Pilar López. Giancarlo Menotti le invitó a realizar la coreografía de la ópera Carmen en Spoleto (Italia). El 20 de diciembre de 1962 se presentó en la Scala de Milán, donde bailó El amor brujo junto a Elettra Morini, durante nueve meses, período tras el cual se trasladó a París, permaneciendo una breve temporada dedicándose al aprendizaje y al estudio de la pintura.

En España, el director de cine Francisco Rovira Beleta le ofreció el papel protagonista en la película Los Tarantos, con guión de Alfredo Mañas, pero algunos problemas contractuales con Pilar López le relegaron finalmente a interpretar un papel secundario. No obstante, esta película, que impulsaría extraordinariamente su carrera, le permitió conocer a Carmen Amaya y a Vicente Escudero, dos figuras por las que sentía gran admiración y respeto.

En 1963, con la intención de dignificar el flamenco y eliminar su calificación de baile para turistas, creó su primera compañía, en la que le acompañan Curra Jiménez como bailarina, y Félix Ordóñez y José de la Peña, como bailarines, así como el guitarrista Emilio de Diego y el cantaor Calderas de Salamanca. Su primer contrato fue en el tablao barcelonés Los Tarantos, al que siguió el madrileño Corral de la Morería.

Un año más tarde se produjo un nuevo punto de inflexión en su carrera, al ser invitado a participar en la Feria Mundial de Nueva York, cuyos seis meses de actuación impulsaron su proyección internacional, que le permitieron después actuar en teatros como el Covent Garden londinense, o realizar una gira iberoamericana e, incluso, participar en la película The Pleasure Seekers, de Jean Negulesco. Pero ese año de 1964, también contrajo matrimonio con María Díaz Ruiz, más conocida como Marujita Díaz, cuya unión no llegó a los dos años.

El teatro de la Zarzuela fue escenario en 1965 del estreno de Don Juan, un ambicioso ballet sobre el mito español, con libreto de Alfredo Mañas, música de Antón García Abril y colaboración en la coreografía de José Granero. Pero el ballet resultó un fracaso, que Gades achacó a la censura de la época. Durante los dos años siguientes continuó alternando su actividad escénica en España y en el extranjero con sus colaboraciones en el cine, en las películas Con el viento solano, de Mario Camus; Último encuentro, de Antonio Eceiza, y El amor brujo, de Rovira Beleta.

Tras un tiempo retirado en la localidad gerundense de Cadaqués para descansar y dedicarse a la pintura, retomó en 1968 el trabajo con su compañía, a la que se incorporó Cristina Hoyos, su pareja de baile durante muchos años. Inicia también en 1968 su relación con la bailarina Pilar San Clemente, con la que tuvo dos hijos, Elsa e Ignacio, antes de que ambos se separaran en 1971. Dos años después, estando de gira por tierras cubanas y siendo padrinos el propio Fidel Castro y la bailarina y coreógrafa Alicia Alonso, contrae matrimonio civil con la que fue la célebre niña prodigio del cine, Josefa Flores Gónzalez, Marisol, de cuya unión nacerían tres hijas: María, Tamara y Celia.

El 2 de abril de 1974 se estrenó en Roma una de las obras maestras de la danza española, Bodas de Sangre, basada en la obra teatral de García Lorca, que le valió un reconocimiento unánime. En 1975, Antonio Gades, de ideas comunistas, decidió dejar el baile y disolver su compañía al enterarse de la orden de fusilamiento dictada por Franco contra tres militantes del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP) y dos de la banda terrorista Euskadi Ta Askatasuna (ETA). En esta etapa rodó, sólo como actor, aunque con su mujer, la película Los días del pasado, que dirigió Mario Camus. Volvió a Cuba, un país con el que mantendría hasta el final de su vida una estrecha relación, hasta el punto de que sus cenizas fueron depositadas tras su muerte, y por expreso deseo del artista, en el país caribeño. Alicia Alonso y otros amigos cubanos le convencieron de que volviera a la danza, y así, con el Ballet Nacional de Cuba bailó el paso a dos Ad Libitum, coreografiado por Alberto Méndez, y el papel de Hilarión en el ballet Giselle.

El Ministerio de Cultura de España creó en 1978 el Ballet Nacional Español (hoy Ballet Nacional de España) y encargó a Antonio Gades su dirección. Durante los casi dos años que estuvo al frente de la compañía recuperó y presentó coreografías de creadores como Mariemma, Antonio Ruiz Soler, Pilar López, Rafael Aguilar o José Antonio. Aún tuvo tiempo para presentarse en Alicante a las primeras elecciones municipales de la Transición Democrática encabezando la candidatura del Bloc d’Esquerra d’Alliberament Nacional del País Valencià, aunque pese a su fama sólo atrajo a un escaso 0,46 por ciento de los votantes.

En mayo de 1980, fue destituido del Ballet Nacional Español, creando entonces Gades, junto con otros artistas el Grupo Independiente de Artistas de la Danza (GIAD), un proyecto que apenas duró algo más de un año, y tras cuya disolución remontó su propia compañía.

Durante este tiempo se produjo el decisivo encuentro, tanto para Antonio Gades como para el baile flamenco, con Carlos Saura. Cineasta y coreógrafo comenzaron el rodaje de su primera película juntos, Bodas de sangre, que fue estrenada en marzo de 1981.

El éxito les llevó a emprender un año más tarde su segundo proyecto conjunto: Carmen, inspirado en la novela de Prosper Merimée, que fue candidata al Oscar a la mejor película en lengua no inglesa. Simultáneamente al rodaje, preparó su versión teatral en la que también colaboró Carlos Saura, que se estrenó en el Théâtre de Paris el 17 de mayo de 1983, viajando después la compañía por todo el mundo. En el verano de 1985 comenzó el rodaje de la película El amor brujo, tercera colaboración entre Saura y Gades, estrenada a principios del año siguiente. Tras este estreno, rompería poco después su relación con Pepa Flores para unirse en 1988 a la suiza Daniela Frey. En este tiempo también coreografió la película Carmen, basada en la ópera de Bizet, realizada por Francesco Rosi, y a principios de 1989 estrenó un espectáculo basado en El amor brujo en el Théâtre Chatelet de París Fuego, siguiendo con su compañía hasta finales de 1991, que decidió tomarse un descanso, dedicándose a navegar, una de sus grandes pasiones, que seguiría practicando hasta poco antes de su muerte, cuando viajó en velero desde España hasta Cuba. Tras una nueva separación matrimonial, recompuso su compañía en septiembre de 1994 y volvió a la actividad creativa con el ballet Fuenteovejuna, que estrenó el 20 de diciembre de ese año en el teatro Carlo Felice de Génova con un guión de José Manuel Caballero Bonald basado en la obra de Lope de Vega, toda una fusión de flamenco con distintas danzas populares folclóricas españolas, una de sus permanentes obsesiones. Con esta obra y Carmen viajó durante los cinco siguientes años de gira por Japón, España, Europa e Iberoamérica.

Paulatinamente, y con total discreción, Antonio Gades fue espaciando sus intervenciones como bailarín hasta dejarlo por completo. Murió en Madrid, el 20 de julio de 2004, unos meses después de haber dejado constituida la Fundación que lleva su nombre y tras contraer nuevas nupcias con Eugenia Eiriz, siendo víctima de un cáncer tras cinco años de enfermedad. Fue una figura esencial de la historia de la danza española y uno de sus grandes renovadores. Bailarín elegante y majestuoso, su mayor contribución se produjo, sin embargo, en el campo de la creación, con coreografías llenas de teatralidad, inteligencia, modernidad y conocimiento de la tradición, en las que combinó con maestría lo culto y lo popular, razón por la cual a lo largo de su vida, fue reconocido con numerosos premios, entre los que figuran la Medalla al Mérito Turístico de la Feria Mundial de Nueva York (1964), el Premio Nacional de Teatro al mejor ballet durante cuatro años consecutivos entre 1969 y 1972, el Premio Nacional de Teatro a la interpretación y coreografía (1979), el Premio Nacional de Danza (1988), el Premio Nacional a la Maestría Flamenca de la Cátedra de Flamencología de Jerez (2002), el Premio de la Crítica del Festival de Jerez (2002) o la Medalla de la Orden de José Martí, en Cuba (2004).

 

Obras de ~: Filmografía: F. Rovira Beleta (dir.), Los Tarantos, 1963; J. N egulesco (dir.), The Pleasure Seekers, 1964; M. Camus (dir.), Con el viento solano, 1966; A. Eceiza (dir.), Último encuentro, 1967; F. Rovira Beleta (dir.), El amor brujo, 1967; V. Escrivá (dir.), Johnny Ratón, 1969; A. Fons (dir.), Fortunata y Jacinta, 1970; J. Esteva (dir.), Lejos de los árboles, 1972; E. Manzanos (dir.), Canciones de nuestra vida, 1975; M. Camus (dir.), Los días del pasado, 1978; C. Mira (dir.), Con el culo al aire, 1980; C. S aura (dir.), Bodas de sangre, 1981; C. S aura (dir.), Carmen, 1983; C. S aura (dir.), El amor brujo, 1986.

 

Fuentes y bibl.: Archivo de la Fundación Antonio Gades.

C. Saura y A. Gades, Carmen: el sueño del amor absoluto, Barcelona, Círculo de Lectores, 1984; S. S aura y R. T orrente, Carmen, Barcelona, Ediciones de L’Eixample, 1985; J. Blas Vega y M. Ríos Ruiz, Diccionario enciclopédico ilustrado del Flamenco, Madrid, Editorial Cincerco, 1988; V. Ponce, “Gades, Antonio (Antonio Esteve Ródenas)”, en J. L. Borau (dir.), Diccionario del cine español, Madrid, Alianza Editorial- Sociedad General de Autores y Editores, 1998, págs. 384 y 385; A. Álvarez Caballero, El baile flamenco, Madrid, Alianza Editorial, 1999; M. Ríos Ruiz, “Gades, Antonio (Antonio Esteve Ródenas)”, en E. Casares Rodicio (dir. y coord.), Diccionario de la Música Española e Hispanoamericana, 1999, págs. 300 y 301; E. Carmen Mandelli, Antonio Gades, Palermo (Italia), l’Epos, 2004; L. Hormigón, “Bodas de sangre, de Antonio Gades: un hito para la danza española”, en ADE Teatro: Revista de la Asociación de Directores de Escena de España (Madrid), n.º 102 (2004), págs. 139-144; Fundación Antonio Gades, Antonio Gades, Madrid, Fundación Antonio Gades y Fundación Autor, 2005; D. de Courcelles, De soplo y de espejo: Lorca-Gades-Saura, Barcelona, Alpha Decay, 2006; E. Matamoros (ed. y coord.), Carmen/Gades, veinticinco años, Madrid, Fundación Antonio Gades, 2008.

 

Julio Bravo García